Tres Tombs

Tres tombs Vilanova

Es irónico que una fiesta que debería celebrar la armonía del hombre con la naturaleza se haya convertido en un desfile de pesados carros arrastrados por animales al límite de sus fuerzas

Cada 17 de enero se celebra la festividad de San Anton Abad, protector de los animales, día en que muchos devotos llevan a sus animales a recibir la tradicional bendición, como hacían antiguamente los campesinos para protegerlos de depredadores y enfermedades.  La iconografía muestra a San Anton siempre con un cerdito a sus pies, ya que de acuerdo con la leyenda, se presentó ante él una cerda que en su boca portaba a un cerdito con la pata malherida y sin poder caminar. La madre depositó al cerdito a los pies del santo y éste lo bendijo quedando curado al momento. La cerda agradecida, o quizás el cerdito, no dejo nunca de seguir al santo hasta su muerte en agradecimiento.

Es irónico que una fiesta que debería ser la celebración de la armonía del hombre con la naturaleza, fuente de sabiduría para el santo, y del respeto por los animales no humanos tiene su máxima expresión en Barcelona y en otras partes de Cataluña en la Fiesta de los Tres Tombs (en catalán, las tres vueltas, en referencia a las tres vueltas que la procesión daba antiguamente por el barrio o el pueblo), un desfile donde destacan como más aberrantes los pesados carros arrastrados por caballos, mulas, asnos, bueyes y hasta pequeños ponis.

caballo-muere-en-festejo-dels-3-tombs

Caballo muerto durante la celebración de la Festa dels 3 Tombs del 2017 en Torrelles de Llobregat

En la actualidad, la fiesta de San Antón es una excusa para que la Federación dels Tres Tombs de Barcelona, constituida por cuatro entidades en el año 2012, y con el pretexto de recordar los antiguos gremios de transporte a tracción a sangre de la ciudad, exponga a los animales a daños físicos y psicológicos.  El estrés que les provoca el ruido de la multitud y la música, el asfalto resbaladizo del entorno urbano, y principalmente el esfuerzo desmesurado y absurdo, cargados muchos al límite de sus fuerzas, es fácil de observar en los claros signos de ansiedad y temor en sus miradas, en su salivación excesiva, jadeo, temblores y vocalizaciones. Y Barcelona es solo el comienzo de la temporada, ya que la Federación transporta esos mismos animales esclavizados de pueblo en pueblo repitiendo el “espectáculo”.

Colau tres tombs

Pero las contradicciones de esta fiesta popular van más allá de haber transformado la celebración de la empatía por los animales de San Antón en exactamente su antítesis. La propia ordenanza de protección, tenencia y venta de animales de Barcelona establece en su artículo 10 la prohibición de “maltratar o agredir físicamente a los animales o someterlos a cualquier otra práctica que les produzca sufrimientos o daños físicos o psicológicos” y de “utilizar animales en espectáculos, filmaciones, actividades publicitarias, culturales o religiosas y cualquier otra actividad que pueda ocasionarles daño o sufrimiento, o también degradación, parodias, burlas o tratos antinaturales, o que pueda herir la sensibilidad de las personas que los contemplan”. Sin embargo, la Federación dels Tres Tombs recibió la Medalla de Honor de la Ciudad de Barcelona en 1997, la Medalla de Honor de la Guardia Urbana en 2017, y del mismo Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya, la inscripción como “fiesta patrimonial de interés nacional” en agosto del 2018.

Para los que amamos y respetamos a los animales y estamos comprometidos con liberarlos del maltrato, esta fiesta hiere nuestra sensibilidad.  Pero también la hiere ver que cuenta con la participación entusiasta y el apoyo de otros partidos políticos y de las autoridades que, aun considerándose “amigas de los animales”, la apoyan y celebran. Desde PACMA no nos cansamos de repetir que ninguna tradición puede servir de escudo para el maltrato de animales humanos y no humanos y que debemos evolucionar hacia otras alternativas éticas para honrar nuestro pasado. Cuando las personas descubren lo que las tradiciones con animales esconden, la gran mayoría rechaza el sufrimiento como forma de divertimento. Cada día somos más los que no estamos dispuestos a tolerarlo.  El verdadero ejemplo de San Anton  es la empatía, no la demostración de la fuerza animal, y creyentes o no, es el valor que nos inspira.

Raquel IglesiasRaquel Iglesias

Esta entrada fue publicada en Tradiciones crueles y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a Tres Tombs

  1. Manuela Argibay Ferreiros dijo:

    Nadie debería aprovecharse de un animal inocente, de su fuerza, de su buena voluntad. Los animales están en la tierra para ayudarnos a otras cosas, nos muestran su cariño, su humildad, y nosotras deberíamos hacer lo mismo que ellos nos hacen.

  2. Nela dijo:

    Es lamentable . Cuándo se dejará de maltratar a los animales ? Ellos son seres inocentes qué no tienen la maldad del ser humano .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *