El chiringuito cinegético

Stop caza

Si desde fuera de las instituciones se ha conseguido este punto de inflexión en la lucha contra la injusticia ¿Qué será posible hacer desde dentro de las instituciones?

La reciente suspensión de la caza en Castilla y León es un hito histórico. No existe en la historia de España un acontecimiento de tal entidad sobre esta terrible práctica. Es cierto que tiene un carácter temporal, pero aún así, pone de relieve tres hechos fundamentales:

  1. Evidencia el sustrato oscuro que hay en los cimientos de esa actividad. Donde la normativa no es clara y como se ha evidenciado, la transgrede ante la parsimonia de políticos y acólitos. Los mismos que campan corrompiendo para su beneficio las instituciones que son de todos.
  2. Manifiesta su vulnerabilidad de la caza si hay voluntad de acorralarla. La caza no es intocable y como la tauromaquia, carece del vigor social del que hace gala pues…
  3. Como se puede observar, los únicos afectados por la suspensión han sido los propios cazadores. Al resto de la sociedad, básicamente, les preocupa lo que la tauromaquia, nada. Al contrario, las manifestación de júbilo al respecto han sido notorias. El descenso de licencias es un claro ejemplo de su retroceso.

Desde hace tiempo se viene denunciando que no, que la caza ni es necesaria, ni tiene impronta social, ni aporta un beneficio neto a la población española, pues el dinero que mueve se queda en sus garantes. Es lo que se puede llamar economía del chiringuito. Una economía hacia dentro que sólo genera lucro en unos pocos. Y además, con carácter estacional, que se concentra en los meses de noviembre, diciembre y enero. Resulta complicado considerar que tal actividad sea importante para la economía rural, que también vive el resto del año.

coto de caza

Es una actividad cruel que se lleva millones de vidas de animales, que destruye el entorno ecológico, que sesga vidas humanas, tanto de cazadores como de personas ajenas a esa actividad. Un mundo que llena la tierra de individuos armados dispuestos a matar impidiendo el acercamiento del resto a sus cotos privilegiados. Un mundillo incompatible con la civilización y una sociedad en progreso, una práctica atávica y anacrónica.

Debemos reflexionar sobre esta realidad porque si desde fuera de las instituciones se ha conseguido este punto de inflexión en la lucha contra la injusticia ¿Qué será posible hacer desde dentro de las instituciones?

Ahora es el momento de que todas las personas con un sentido básico de la Justicia actuemos con determinación contra la barbarie cinegética. Porque es posible acorralarla hasta su extinción y debemos hacerlo por nosotros, que tenemos derecho a un mundo sin violencia y en compañía del resto de criaturas que comparten territorio con los humanos y porque se lo debemos a las generaciones que están por venir, que merecen un planeta mejor al que heredamos.

Juan ArriazJuan Arriaz B

Esta entrada fue publicada en Caza y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El chiringuito cinegético

  1. Isabela Bueno dijo:

    Excelente reflexión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *