“Retrata la caza, no el animal”

Stop caza

Ya no nos engañan. Vamos a ubicar la caza en el lugar que le corresponde, junto a la Tauromaquia, en compañía de aberraciones humanas del pasado como el nazismo, la inquisición o la esclavitud

Decía Goebbels, Ministro de Propaganda del Reich alemán de Hitler, que “Una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad”. Mentir es ocultar la verdad, adrede. Los nazis eran diestros en tales argucias. Por ejemplo, uno de los nazis más recalcitrantes del movimiento Nacional Socialista fue Julius Streicher (1885-1946), fundador de la publicación Der Stürmer, caracterizada por un brutal y sórdido antisemitismo que hacía las delicias de las castas más salvajes e incultas del movimiento nazi, la mayoría de los miembros de las S.A.

Hitler y su camarilla descubrieron, una vez en el poder, que su mensaje antisemita debía moderarse. Mostrar la realidad en plenitud de su actividad antijudía en público generaba mala imagen y oposición entre la clase culta alemana y a nivel internacional. Goebbles tomó cartas en el asunto y metió en cintura al salvaje Streicher, moderando su lenguaje y censurando sus publicaciones antisemitas (sip, nazis censurando el antisemitismo de otros nazis, pero no quedaba otra), haciéndolas más pasables con el fin de no espantar a la sociedad. Para conocer más sobre este asunto puedes consultar el fabuloso libro de Claudia Koonz, “La Conciencia Nazi”, Ediciones Paidós, 2005.

Mientras los nazis velaban por una buena imagen para la sociedad alemana y el exterior seguían trabajando en su criminal esencia antisemita, pero ocultando sus elementos más brutales al gran público. La monstruosidad de la barbarie sólo se descubrió acabada la guerra en 1945. El ardid nazi había surtido efecto: no se mostraba la realidad de lo que hacían mientras millones de víctimas eran masacradas.

rehalas

El mundo de la caza ha tomado buen ejemplo. Ahora sabemos que la caza sobrevive en el S. XXI porque la inmensa mayoría de la sociedad no tenía una idea clara de lo que era. Ello, unido a las típicas mentiras del cazador, repetidas mil veces: que la caza es una labor necesaria, ecológica, etc. Convertía la caza en una actividad pasable.

Gracias a las redes sociales se ha puesto en evidencia lo que es la caza en realidad: cazadores amenazando y matando guardas rurales, matándose entre ellos, matando senderistas, ciclistas, etc. Salvajes ritos de iniciación en menores de edad, embadurnados en sangre y vísceras. Y por supuesto, el brutal trato que dispensan a las víctimas principales, los animales, sean los cazados o los complementarios, perros de caza, abandonados, tiroteados, despeñados, ahorcados.

Concentracion PACMA Stop Caza

Conscientes de ello, los cazadores lanzan una campaña con ciertas directrices para sus acólitos sobre cómo mostrar la caza en público. En otras palabras, ocultando la realidad, mintiendo. Mientras cometen sus atrocidades, que la gente no lo sepa. Esta es la idea, aunque como hemos relatado al principio, poco original. Lo bueno de todo esto es que pone de relieve que la caza es incompatible con la sociedad a la que quieren mentir. Ya no nos engañan y vamos a seguir trabajando para ubicar la caza en el lugar que le corresponde, junto a la Tauromaquia, en compañía de aberraciones humanas del pasado tales como el nazismo, la inquisición o la esclavitud.

Juan Arriaz Juan Arriaz B

Esta entrada fue publicada en Caza y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a “Retrata la caza, no el animal”

  1. Edita Olaizola dijo:

    Gracias, Juan, por tu valentía. Es necesario concienciar a la sociedad

  2. Manuela Argibay Ferreiros dijo:

    Gracias Juan, pero no hay que irse muy lejos, también en España hay y hubo nazis, no hay que olvidar que Franco ha amparado a muchos de ellos en España, después de la guerra que tuvieron. Pero antes ya nosotros habíamos tenido la Inquisición, y las muchas ganas de matar en todo tiempo y lugar, y los españolitos se jactaban de ello haciéndose los valientes, muy machos. Siempre han sido asesinos.

  3. RosaTormos dijo:

    Toda la razon. A trabajar duro hasta acabar con la tortura de los animales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *