La historia de Ronnie

Ronnie-en-el-campo

Ronnie trajo la alegría a nuestra casa, acabábamos de comprar nuestro piso y empezábamos una nueva vida, ya éramos una FAMILIA

El día 8 de septiembre de 2015 mi marido y yo nos decidimos a responder a un anuncio de una web donde se regalan o venden cosas. Una familia no podía tener por más tiempo a un cachorro precioso, era mestizo, mezcla de Cocker y Podenco, color canela. Había nacido el 27 de mayo de ese mismo año. Yo no estaba convencida, porque a pesar de que me encantan los perros, tuve una hace años y lo pasé muy mal cuando murió, pero cuando lo vimos, no pude resistirme a acogerlo y darle todo el amor que pudiera.

Ronnie trajo la alegría a nuestra casa, acabábamos de comprar nuestro piso y empezábamos una nueva vida, ya éramos una FAMILIA.

La verdad es que al principio fue muy duro, porque Ronnie sufría ansiedad por separación y cuando nos íbamos a trabajar nos destrozaba todo lo que podía. Con el tiempo y con la ayuda del veterinario, conseguimos que lo superase y todo fue calmándose.

Aprendimos una rutina para él, dejar la luz encendida, el patio abierto, la tele puesta, agua fresquita y comedero lleno, sin olvidar un paseo con una buena dosis de carrera para gastar energía, siempre, por pocas horas que fuéramos a estar fuera, era nuestro ritual.

Ronnie era un perro muy enérgico, nunca se cansaba de jugar y correr en la calle, le encantaba jugar con piedras que encontrábamos por un campo que tenemos cerca de casa. En casa, con nosotros, era muy tranquilo, se pasaba el día acostado en el sofá, entre medias de los dos, y por las noches, cuando nos veía dormidos, se subía a la cama y se acostaba a mis pies.

Ronnie-en-casa-rural

Hace unas semanas, programamos un viaje a la playa, era un viaje al que Ronnie no podía venir, la verdad es que nos daba miedo dejarlo solo en alguna habitación de hotel y que la destrozase como hizo con la nuestra… Nunca lo habíamos dejado en una guardería, pero nos animaron a hacerlo porque unos familiares conocían al dueño de una guardería canina de Jaén que se porta genial con los animales, así que me fui a hablar con él.

Daniel, el dueño del negocio, entendió mis miedos, yo no quería que Ronnie estuviera en una jaula ni que se pasara todo el día solo ni encerrado en un local, así que se ofreció a tenerlo con él durante el día en la guardería y por las noches llevárselo a su casa para que durmiera con él. Me tranquilizó y pensé: “solo son tres días y va a estar con él 24 horas al día, no debo preocuparme”, así que el viernes 20 de julio de 2018 sobre las 12 de la mañana lo dejamos en la guardería, me fui intranquila a pesar de que me habían asegurado que todo estaría bien, no era intranquilidad por no fiarme de los dueños, que aparentemente eran unas personas geniales y muy sensibles con los animales, sino porque no quería dejarlo y que pensara que lo habíamos abandonado… salí con lágrimas en los ojos y mi marido me tranquilizó, sólo eran tres días y podríamos llamar al chico a preguntar por él cuando quisiéramos.

Hablamos con él varias veces y todo iba genial, se portaba muy bien, jugaba con otro perro que estaba en la guardería y en casa se comportaba bien, así que me quedé tranquila.

El domingo por la noche, sobre las 23:00, recibí una llamada de Daniel, me dijo que Ronnie estaba vomitando mucho, lo veía muy débil y que no había querido comer en todo el día, que le había ofrecido de todo y que quitaba la cara, eso me alarmó porque Ronnie era muy tragón, así que el chico lo llevó a un veterinario de urgencias, allí le tomaron la glucosa y la tenía muy baja, tanto es así que tuvieron que repetirle la prueba porque el veterinario no creía que fuera posible que estuviera vivo con esas cifras de glucosa. Le pusieron suero, le aumentaron la glucosa y le dieron de comer, Ronnie se puso en pie y empezó a mover su rabo, así que el chico me llamó y me dijo que no nos preocupásemos, que estarían en casa en breve.

Al día siguiente, me desperté a las 7 de la mañana, preparé las maletas, desayunamos y nos pusimos en marcha para volver a Jaén, yo estaba intranquila desde la llamada de la noche anterior, tenía un mal presentimiento. Sobre las 8:30 le escribí un mensaje a Daniel para preguntar por Ronnie y para decirle que ya salíamos de camino para recogerlo. A las 9:30 recibimos un mensaje de Daniel, Ronnie había sido envenenado, el mundo se me cayó encima.

La guardería canina, tenía en el rellano de su puerta, una fuente con agua que era accesible desde la calle para todos los perros que pasaran con sed por allí, un desalmado, el domingo, vertió un veneno en ella y a la vuelta de su paseo, Ronnie, al que le encantaba el agua que salía de los chorritos, se bebió casi toda la fuente, no dejó beber a ningún perro más.

Cuando llegamos al veterinario sacaron a Ronnie, estaba consciente, nos reconoció y hasta dentro de la poca energía que tenía, movió un poco su rabo para celebrar que sus papis habían vuelto, no podía ni mantenerse en pie. El veterinario nos dijo que la única solución era la diálisis y para eso debíamos ir al Hospital Clínico Veterinario de la Universidad de Córdoba, el mejor lugar ya que allí disponen de banco de sangre. No nos lo pensamos, salimos corriendo para Córdoba, al llegar lo ingresaron en la UCI para repetirle las analíticas y nos informaron que no era candidato a diálisis porque no coagulaba bien y que temían por su vida si introducían el catéter para hacérsela, así que iban a probar con otros medios para salvarlo.

Ronnie-en-Hospital

Ronnie tenía hemorragias fuertes, los riñones muy dañados y el hígado también. Esa tarde fuimos a verlo y parecía estar un poco mejor, eso nos dio un poco de esperanza, estaba consciente y pudimos darle de beber agua. Nos dio un beso a cada uno, mi pequeño apenas podía moverse, pero sacó su lengua un poquito para poder chuparnos la mano a los dos, más tarde entendí que esa fue su despedida.

Esa noche, llamamos al hospital, sobre las 22 para preguntar por él y la chica que llevaba el caso nos dijo que Ronnie había empeorado, había tenido convulsiones y estaba sedado, todo eso les hacía pensar que el tóxico había llegado al sistema nervioso central. Nos dejaron ir a verlo a pesar de que el horario de visitas no era ese. Ya no estaba consciente, pero le hablamos, le tocamos, queríamos que sintiera que estábamos allí con él, luchando por él.

Las analíticas indicaban que Ronnie tenía las plaquetas muy bajas, en 3000, por lo que su estado era muy grave. Empezaron a hacerle una transfusión de plasma, que se repitió 3 veces más a lo largo del martes y de la mañana del miércoles.

Sus riñones mejoraban, empezaban a funcionar mejor, pero su hígado, aunque funcionaba todavía, estaba muy dañado. Nos dieron pocas esperanzas de supervivencia, quisimos dormirlo el martes por la mañana, pero nos recomendaron que esperáramos 24 horas más, Ronnie era un perro joven y fuerte, había posibilidades y nos aseguraron que con la sedación no estaba sufriendo ningún dolor.

Ronnie-sedado-en-el-Hospital

Me preguntaron por el valor de Ronnie, ¿valor?, ¿qué valor le puedes poner a un miembro de tu familia? Es incalculable

La mañana del miércoles 25 de julio, fue la peor de mi vida, salieron a informarnos de que la analítica había mejorado mucho, los riñones ya estaban funcionando bien, el hígado, aunque seguía mal, parecía estar algo mejor y las plaquetas, con las transfusiones y la parada de las hemorragias habían subido a 14000, todavía eran bajas, pero era buena señal, el problema es que pensaban que los daños neurológicos eran irreversibles, las pupilas no respondían, no había respuesta a ningún estimulo, no se movía, así que nos indicaron que iban a hacer una última prueba, iban a medir la actividad cerebral de Ronnie, la prueba salió muy mal, la actividad se situaba entre un 28 y un 32%, por lo que aunque todos sus órganos consiguieran salvarse, Ronnie no podría vivir como un perro normal nunca. Así que llegó el momento, no queríamos alargar más su sufrimiento, debíamos dormirlo. Entramos a una sala donde nos dejaron unos minutos a solas con él, nos despedimos y procedieron a dormirlo. Mi pequeño ya descansa en el cielo de los perros.

Al día siguiente, de vuelta en Jaén, fuimos a denunciar los hechos ante la Policía Nacional, que no nos dio mucha esperanza de que esto se solucionara, al final, ante la ley, los perros sólo son cosas. Me preguntaron por el valor de Ronnie, ¿valor?, ¿qué valor le puedes poner a un miembro de tu familia? Es incalculable…

A la vista de que nuestra denuncia no parecía ser muy efectiva, decidimos luchar, decidimos hacer pública nuestra historia, para que no vuelva a suceder, para que la administración tome medidas. Nadie nos devolverá a nuestro pequeño, pero no queremos que su muerte, tan injusta, haya sido en vano.

Hemos recibido muchos mensajes de apoyo y también de preocupación de los vecinos de Jaén, al parecer no es la primera vez que sucede algo así. Hay varios parques que se plagaron de veneno durante la semana en la que Ronnie enfermó. Pensamos que hay que hacer algo, que hay que actuar y que hay que endurecer las penas, una persona que hace algo así, no debe andar tan campante por la calle. ¿Qué pasaría si mañana es un niño en un parque el que bebe de donde no debe? ¿y si se come una salchicha envenenada? ¿entonces toda España entendería mi dolor, pero por ahora, sólo es un perro ¿verdad?, para mí no lo era, para mí era mi FAMILIA.

No queremos dejar de agradecer la rápida actuación de Daniel, su preocupación, sus llamadas y todos sus intentos porque Ronnie siguiera viviendo. No tenemos palabras para agradecerlo. Al igual que a toda la gente que nos ha mostrado sus condolencias, su apoyo y que ha compartido o reaccionado a nuestras publicaciones. GRACIAS DE CORAZÓN.

Laura EspinosaFamilia-de-Ronnie

Esta entrada fue publicada en Historias y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

26 respuestas a La historia de Ronnie

  1. Laura Espinosa dijo:

    Muchas gracias al equipo de PACMA por hacer posible que se nos oiga un poquito más. GRACIAS.

    • Raquel Espinosa dijo:

      Solo cuando has tenido a un pequeño contigo, lo has cuidado y tratado como un miembro de tu familia ( por que aunque sean perros aportan más cariño y sinceridad que a veces determinados individuos) y lo pierdes tan injustamente, solo entonces sabes el valor que le puedes dar a cada uno. Ronnie cariño allí donde estés estáis todos juntos felices( conocerás a Gorda y Vicky,acompañaros y esperarnos) ; tranquilo si en esta vida no se hace justicia, ( y espero que caiga todo el peso de la ley sobre dicho ser), algún día pagarán y responderán como se merecen.
      Solo puedo decir que este artículo no sea uno más de unas personas que pierden a un ser importante para ellos. Debemos dar a cada ser el sitio que se merece. Endurecimiento de la penas YA!!!!

  2. Isabel Lopez dijo:

    Cómo siento la perdida,yo hace un año perdí al mío después de 13 años con el, no pensaba que esa perdida la iba a sentir tanto, lo pasé fatal, ahí me di cuenta cuánto lo quería, a los dos meses de su perdida se cruzó en mi vida un Loquillo q me enamoro, Lucca, no ha suplantado a Rayo pero…..
    De Rayo tengo las cenizas en casa y por supuesto todos lo tenemos en nuestro corazón,era uno más de la familia

  3. Nela dijo:

    Hola Laura tu relato me ha conmovido .Al leer poco a poco éstas lineas ,por un momento pensé q Ronnie se recuperaría .Me pongo en tu lugar y me imagino cómo te sientes .Por un lado mucha tristeza y por otro mucha indignación .Existen alimañas con forma humana q solo albergan maldad en su corazón y encima se van de rositas por desconocer su identidad .Al mismo tiempo las condenas por maltrato animal deben endurecerse .Ronnie era un miembro de la familia ,muy amado y respetado y siempre le recordareis con mucho cariño.Laura eres una persona maravillosa .Muchas gracias por compartir tu historia y mucho ánimo ❤❤❤

  4. Manuela Argibay Ferreiros dijo:

    Siento mucho tu dolor, yo también lo he pasado hace varios años con mi perrita, ella se fué al cielo por causa de cáncer en la sangre: (Moquillo) yo sé lo que es perder a un hijo, y los perrillos son como nuestros hijos. Pero tengo un buen presentimiento, es que cuando nosotras nos vayamos de éste mundo, ellos nos esperan en el otro, es normal… El amor no muere, solo muere el cuerpo, el alma se eleva y con ella los sentimientos y el amor con todos los momentos bonitos, ellos permanecen siempre en nosotros, y con ellos….
    Ánimo, que la vida se va rápido: verás a tu niño de nuevo…..

  5. Yeray dijo:

    Hola Laura,

    Solamente entro aquí para daros ánimos y fuerzas, para deciros que no estáis solos. Yo me tuve que despedir de Benji (un Beagle de 3 años que sufría epilepsia) hace un año. Nunca antes había pasado por un trance así y entiendo que realmente a muchas personas les haga pensarse mucho el hecho de tener un nuevo amigo de cuatro patas. Admiro tu valor de hacerlo y de querer, de esta forma, ayudar a dar mejor vida a un ser vivo. Lo dicho, animo y fuerza. Sigamos peleando por ellos, no conozco a nadie que lo merezca más. Descansa en paz Ronnie.

  6. Gloria dijo:

    Cómo lo siento. Gracias por hacerlo público e intentar acabar con este tipo de desalmados. Abrazos

  7. Lottiejimenez dijo:

    Ronnie, cruzaste el arcoiris y seguramente te habrás encontrado con mi pastor alemán, Dickie, no te asustes, parece un abuelete gruñón, pero seguro que te llevarás muy bien con él. Además, ya lleva tres años allí y se conocerá los mejores sitios donde poder jugar para siempre. Era un poquito desastre rompiendo cositas también, pero al igual que tú querías con locura a tus papás, él nos quería a nosotros. Ojalá tu historia no se repita, a mi lado tengo a Chloe, mi otra peludita y sufro por si un día le ocurre algo parecido. Las leyes deberían endurecerse, Ronnie, no hay derecho que nos arrebaten a seres de luz como ustedes y no pase nada. Por esto y más, yo voto a PACMA, por una sociedad más justa que le de voz a los que no la tienen.

  8. Ana Pérez dijo:

    Siento muchísimo lo que le ha sucedido a Ronnie. A un perrito nuestro, adoptado después de una mala situación, con solo 5 mesecitos le paso lo mismo. Mi novio y yo estábamos en el extranjero y cuando llamaron mis padres no podíamos creerlo. Mi madre estaba destrozada, Koke era tan vital y alegre. A mi novio y a mi se nos paralizó la vida del susto tan Grande, del miedo tan grande de que sea posible que te arrebaten sin mas a alguien que quieres tanto. Mucho ánimo y de verdad, de corazón, lo sentimos mucho Ronnie, lo sentimos mucho Koke.
    Saludos desde Alemania

  9. GLM dijo:

    Te enviamos el apoyo de nuestra pequeña familia desde Valencia. Te animamos a seguir adelante, hay muchos perros que necesitan ayuda para vivir y se nota que tienes un corazón que debería salvar alguna vida más. Ánimo! Un abrazo fuerte.

  10. Susana Sousa Ribeiro dijo:

    Hola Laura,
    Al leer tu carta, automáticamente me identifiqué contigo y con tu sufrimiento, y con todos los esfuerzos que hicisteis para salvar a vuestro pequeño, mi perrita tiene 15 años y lleva con nosotros desde que tenia un mes y medio, ha tenido un tumor, que felizmente, se ha extirpado a tiempo y era benigno, ha tenido una infección en la vejiga, y hace poco tiempo la hemos operado de un absceso en la boca por el deterioro de los dientes, y seguimos y seguiremos siempre con ella dándole todo el cariño y amor que se merece, es una más de la familia, un ser querido, y ojalá que viva muchos años más, y que podamos seguir disfrutando de ella, su mirada y su alegría nos llena el corazón, por eso entiendo muy bien vuestra tristeza porque yo jamás olvidaré a mi perra cuando se vaya. Seguir queriendo y respetando a los animales y que todo el dolor que sentís ahora se pueda transformar en amor y podréis dar la oportunidad a otra criatura peluda porque hay demasiadas víctimas de abandono y maltrato esperando a alguien que las quiera. Mucha suerte en vuestra vida.

  11. Alejandra Coco Santos dijo:

    Nada que decir más que lo siento de verdad y sobre todo entiendo lo de “valor” el amor no se puede medir.

  12. Zoe dijo:

    Lo siento muchísimo Laura. Como tú has dicho, es un miembro de la familia. Hace poco casi un año perdí a mi perra – simplemente porque ya era mayor – y siento su pérdida cada día. Siento mucho que hayáis tenido que pasar por esto…Tenemos que alzar nuestras voces y conseguir que estos criminales paguen por sus acciones, creando un mundo más seguro para los animales. Mucho ánimo.

  13. Pilar dijo:

    No he podido contener las lágrimas al leer vuestro relato. Todo mi ánimo y fuerza para vosotros en estos momentos tan duros. Ojalá estas cosas no ocurran nunca más y quienes son capaces de cometer estas atrocidades paguen por ello.
    Descansa pequeño.

  14. Raquel dijo:

    Estimada Laura:

    Desde aquí te mando un abrazo con mucho cariño, con mucha pena y con mucha alegría de que a pesar de que haya desalmados como esa persona sádica que pone el veneno, también haya personas maravillosas como tú y tu marido, que dísteis amor y cuidados a Ronnie desde el principio hasta el final, así como a todas las personas que cuidaron de él e intentaron que se recuperara.

    Creo que esta terrible historia se suma a una larga e interminable lista de terribles historias que resumen lo poco que cuesta maltratar animales en este país, y lo fácil que es para la gente sádica hacerlo. Les sale muy barato. Hasta que no se endurezcan las leyes de verdad, tendremos que estar padeciendo esto. Envenenamiento de perros, robos de perros para utilizaros para peleas, perros encerrados y hacinados por parte de cazadores, y tantos otros casos. Ojalá tu historia llegue hasta alguien que pueda y quiera cambiar las cosas.

    Lo siento en el alma. Tengo dos perros en casa y son mi vida. Te entiendo. No hay derecho.

    Pero a pesar de todo, mi enhorabuena porque sois buenas personas y porque todo el mundo debería de ser como vosotros.

  15. TERESA RIANCHO FUMADÓ dijo:

    Siento vuestra gran pérdida, es un miembro de nuestra família. Ojalá deis con el envenenador. Un fuerte abrazo!!!!!

  16. Rick Zamora dijo:

    Gracias por hacer esto publico de verdad te lo digo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *