Galgos, una vida de maltrato

Galgos del Sur voluntarias

Hoy es 1 de febrero, Día Mundial del Galgo, una fecha trágica, que coincide con el fin de la temporada de caza de la liebre con galgo en la mayoría de comunidades autónomas. Hoy comienza el calvario para muchos galgos. 

Si los galgueros cada año renuevan a la mayoría de sus canes. ¿A dónde van a parar todos los galgos descartados?

Durante la temporada de caza, según fuentes galgueras, se estima que son 200.000 galgos los usados. Si los galgueros cada año renuevan a la mayoría de sus canes. ¿A dónde van a parar todos los galgos descartados? Está muy claro.

Los galgueros son los máximos responsables del abandono y asesinato de 50.000 galgos anualmente en España. Una cifra que puede ser muy superior teniendo en cuenta la gran cantidad de galgos que salvan las protectoras de animales, y la gran cantidad que mueren sin tener esa suerte y sin que encontremos sus cuerpos, enterrados, escondidos en agujeros…

Un galguero puede criar hasta 20 galgos al año, de los que solo el 20% son utilizados para la caza de la liebre con galgo. El resto son “desechados” directamente. Cuando finaliza la temporada de caza a finales de enero, se produce el abandono de la mayoría de los perros utilizados. Aparecen buscando comida, deambulando por las calles de pueblos y ciudades de zonas de tradición galguera, con el microchip arrancado. Otros muchos son abandonados en perreras donde son sacrificados a los diez días, asesinados a disparos, ahorcados o tirados a pozos.

España es el único país de Europa que permite la caza con galgo.

Galgos del Sur conocemos bien el problema, llevamos diez años luchando contra esta barbarie

Uno de los factores más preocupantes de la caza con galgo es que son los propios galgueros quienes enseñan a sus hijos esta cruel práctica, perpetuándola de este modo de generación en generación, ajenos a la sensibilidad creciente en el resto de la sociedad.

Canela, galga rescatada por Galgos del Sur

Canela, galga rescatada por Galgos del Sur

En Galgos del Sur conocemos bien el problema, llevamos diez años luchando contra esta barbarie. Conocemos a fondo la crueldad que sufren los galgos. Son más de 1.800 galgos salvados en los últimos diez años. Hubiéramos querido salvar a muchos más, pero nuestros medios no nos lo permiten, ya que, a diferencia de los cazadores, no recibimos ni ayudas públicas ni apoyo institucional. Por suerte, gracias a que muchas personas están conociendo el maltrato que sufren los galgos, los animales rescatados encuentran una familia en España o en países con una alta conciencia en el respeto hacia los animales, como Holanda, Alemania, Suiza, Finlandia…

Los galgueros son amparados y protegidos por las administraciones, gobiernos, parlamentos regionales y partidos políticos con representación en el Congreso.

Bruno, rescatado por Galgos del Sur con el cuerpo lleno de disparos

Bruno, rescatado por Galgos del Sur. Fue abandonado con sarna

La solución para acabar con la caza con galgo, sin duda alguna, es la prohibición de la caza con perros, una reivindicación que evitaría el abandono, maltrato y asesinato de miles de perros de caza, y nos abriría el camino en nuestra lucha contra la caza en general.
#StopCaza #StopGalgueros

P.D. En este enlace puedes ver el último rescate, realizado ayer 31 de enero de 2018. A Picu lo hemos recogido tras un atropello, con doble fractura de pelvis, fractura abierta de tarso y neumotorax.

Javier LunaJavier Sanchez

Esta entrada fue publicada en Caza y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Galgos, una vida de maltrato

  1. Nela dijo:

    La solución es prohibir la caza con perros sea la raza q sea y prohibir la caza d antemano .Quitarle la vida a un animal por el placer d asesinar es d cobardes.

  2. Si yo dijera todo lo que pienso y siento sobre los ”sinalma”, es así como llamo a estos asesinos, no me lo publicarían.
    Como además su inteligencia emocional es 0, con palabras no se enterarian absolutamente de nada.
    La única manera de que se enterarán de algo es dándoles la misma vida ”maravillosa” que ellos les dan a los animales, a ellos y por supuesto a su familia, sus cómplices.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *