Señorías, ellos también sienten

El pasado 14 de febrero, el Congreso de los Diputados apoyó por unanimidad una proposición no de ley que insta al Gobierno a promover las reformas legales necesarias para crear una categoría especial en el Código Civil donde se defina a los animales de compañía como “seres vivos dotados de sensibilidad”, así como para que no puedan ser objeto de embargo en ningún procedimiento judicial.


A lo largo del tiempo se han sucedido numerosas reformas de nuestro Código Civil, que data de 1889. En teoría, la ley va evolucionando para adaptarse a la realidad y necesidades sociales de cada momento. Sin embargo, en cuestiones de protección y bienestar animal, en España, como bien sabemos, siempre vamos muy por detrás.

El Tratado de Lisboa instaba ya a los Estados miembros a tener bien en cuenta las exigencias en materias de bienestar de los animales como seres sensibles

Hace ya 10 años el Tratado de Lisboa reconocía a los animales su sensibilidad. En su artículo 13, instaba a los Estados miembros a tener bien en cuenta las exigencias en materias de bienestar de los animales como seres sensibles “al formular y aplicar las políticas de la Unión en materia de agricultura, pesca, transporte, mercado interior, investigación y desarrollo tecnológico y espacio”.

Diez años más ha tardado España en reconocer que los animales no son cosas. Pero lo que es peor, y muy grave, es que sólo pretende reconocerlo respecto de los animales “de compañía”, ignorando lo que dicta el propio Tratado que se refiere expresamente a materias relacionadas con la agricultura, la pesca o el transporte.

Nos encontramos pues que, en relación a su estatuto jurídico, los perros, los gatos y los animales que en determinado momento “esté de moda” tener en casa como compañía, estarán dotados de sensibilidad. El resto, no. Es decir, la capacidad de sentir no depende por sí mismo del animal sino de que nosotros lo consideremos o no como “compañía”.


Prueba de que el poder legislativo va siempre a remolque en esta materia, es el hecho de que una sentencia ya reconociera de facto que los animales son seres vivos dotados de sensibilidad, cuando aún no está reconocido legalmente. El auto de la Audiencia de Valencia así lo manifestaba, incluyéndolo entre los argumentos que sirvieron de fundamentación para prohibir a un maltratador de perros la tenencia de animales.

A Las vacas, los cerdos, los caballos, y demás animales que “no gozan de nuestra compañía”, los Diputados han decidido dejarlos de lado, una vez más.

Desde un punto de vista teórico, no cabe duda de que es fundamental que se reconozca jurídicamente a los animales como seres dotados de sensibilidad, incluso aunque, por ahora, sea sólo para los animales considerados de compañía.

Pero, a efectos prácticos, ¿conocen algún caso en el que un perro o un gato haya sido embargado y ejecutado por acreedores, subastado para liquidar una comunidad de gananciales o introducido en un lote y sorteado en supuestos hereditarios?

Yo tampoco.

Sí sucede en cambio, cuando se trata de ganaderías, rebaños… pero, a las vacas, los cerdos, los caballos, y demás animales que “no gozan de nuestra compañía”, los Diputados han decidido dejarlos de lado, una vez más.


Tiene mucho que ver el incremento de votos obtenidos por PACMA en las últimas elecciones, y que el resto de partidos advierten como reflejo de una creciente preocupación de la sociedad española

Es esperanzador, sin embargo, que la protección animal ocupe cada día más espacio en la agenda política, algo en lo que naturalmente tiene mucho que ver el incremento de votos obtenidos por PACMA en las últimas elecciones, y que el resto de partidos advierten como reflejo de una creciente preocupación de la sociedad española por el bienestar de los animales.

Lo más paradójico de la jornada parlamentaria fue escuchar a Avelino de Barrionuevo, del Grupo Popular, resaltar que “el PP está comprometido contra el abandono y el maltrato”. Sólo con el que se produce sobre perros y gatos. Bien se han afanado en su partido estos últimos años para proteger, fomentar e intentar blindar el maltrato que reciben los toros en las plazas de este país.

Porque sí, señores Diputados, los toros también son seres vivos dotados de sensibilidad. Y no, no son cosas, quieran ustedes reconocerlo o no.

Eva Ramos
Jurista

Esta entrada fue publicada en Especismo, Legislación, Política y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Señorías, ellos también sienten

  1. Francisco González Benito dijo:

    Enhorabuena, Eva, por tu artículo tan incisivo.

    Políticos españoles supuestamente jóvenes, que presumen de moderación, buen tono y buen talante; se jactan en sesiones de gobierno de asesinar individuos a pisotones, aparte de burlarse de quienes defienden a esas víctimas.

    Pero, como los políticos hispanos suelen destacar por su astucia, picardía y oportunismo, alertados por las encuestas de intención de voto; no tardarán en iniciar una ceremonia de la confusión para el público desavisado, en la que hasta torturadores y asesinos aparecerán reconvertidos en luchadores contra el maltrato y animalistas de corazón (no vaya a ser que pierdan la poltrona por los “putos animales”), aprobando, por ejemplo, mociones hipócritas en los Ayuntamientos, para ponerse a tono con lo que perciben como la nueva moda social. De hecho, ya está ocurriendo eso en algunos lugares, para vergüenza y asombro de propios y extraños, que no dan crédito a las contradicciones que observan boquiabiertos, dentro de los acuerdos municipales aprobados y que trascienden a la Opinión Pública: tauromaquia no, matanzas sí, encierros sí, maltrato no, caza sí, abandono no, etc.

    Sí, amig@s, será un espectáculo repugnante y bochornoso ver a esa gentuza practicando un delicado encaje de bolillos y una sinuosa danza barroca, para adaptarse y quedar bien con la parte avanzada y moderna de la sociedad española; mientras mantienen sus compromisos con las mafias explotadoras: ganaderos, cazadores, pescadores, peleteros, vivisectores, etc…. todas ellas creadas, alimentadas, enriquecidas y “empoderadas” gracias a los no veganos.

  2. Alicia dijo:

    Genial Eva. Gracias.

  3. Raquel dijo:

    Gran artículo. A ver si este país evoluciona ya y trata con respeto al resto de animales. Porque nosotros también lo somos, y ser de diferente especie no justifica que podamos maltratarles a nuestro antojo. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *