PACMA sale a la calle con Orgullo

 

Estos días Madrid acoge el World Pride, popularmente conocido como Orgullo Mundial, un evento destinado a promover la visibilidad y el respeto de la comunidad LGTB+ a nivel internacional. Tras Roma (2000), Jerusalén (2006), Londres (2012) y Toronto (2014), nuestra capital acoge la quinta edición, para la cual fue elegida como anfitriona, por encima de Berlín y Sidney, por más de 80 delegaciones de todo el mundo en una conferencia de la asociación InterPride celebrada en octubre de 2013 en Boston.

Las Fiestas del Orgullo de Madrid son unas de las más importantes del mundo, sólo superadas por las de San Francisco

Que Madrid fuera seleccionada se debe en gran medida a la popularidad de sus Fiestas del Orgullo, las cuales nacieron en los 80 como una pequeña concentración y han terminado convertidas en unas de las más importantes del mundo (tan sólo superadas por las de San Francisco): cada año, 300.000 turistas visitan nuestra ciudad con motivo de estos festejos, dejando en ella más de cien millones de euros anuales (los cuales, para qué negarlo, no nos vienen nada mal).

¿Por qué surgieron las Fiestas del Orgullo? Pues bien, tras la homófoba redada policial acontecida el 28 de junio de 1969 en el pub neoyorkino Stonewall Inn, muchas ciudades del mundo empezaron a celebrar manifestaciones de repulsa. Por aquel entonces, el régimen franquista impidió que las noticias llegaran hasta España, pero en 1977 unas 4.000 personas protagonizaron en Barcelona la primera concentración a favor de los derechos LGTB+ de nuestro país, la cual fue rápidamente disuelta por la fuerza. Por suerte, al año siguiente la manifestación fue autorizada en Madrid, donde se ha celebrado desde entonces con la excepción de 1980, creciendo en popularidad año tras año, hasta conseguir el año pasado ser declaradas como “Fiestas de interés general” en el pleno de Madrid, opinión aparentemente contraria a la de TVE, que la ha apartado de la programación (poniéndosela en bandeja a La Sexta, donde ciertamente encaja mucho mejor).

La primera concentración LGTB+, celebrada en 1977 en Barcelona, fue disulta por la fuerza. Ahora están declaradas ‘fiestas de interés general’

Hay quien se pregunta por qué seguimos necesitando el Orgullo LGTB+, absurda duda que, innegablemente, no ha analizado el contexto LGTBófobo que sigue invadiendo el mundo entero. Y es que ser homosexual o transexual en la mayoría de los países de África y Asia es una auténtica pesadilla (literalmente delito en unos 70 países), no encontrándose tampoco precisamente un campo de rosas las personas ajenas a la heteronormatividad del resto del globo. Mientras Madrid presume de ser moderna e inclusiva, sus calles acogen homofobia diaria. Y no hablo sólo de los casos aislados de violencia física LGTBófoba, los cuales terminan en ocasiones con heridas graves (físicas y mentales) e incluso la muerte. No; hablo de ese niño apodado “maricón” por sus compañeros de clase antes incluso de ser consciente de que es gay; de esa mujer trans eliminada de un proceso de búsqueda de empleo por “bicho raro”; de ese adolescente intersexual incapaz de desnudarse delante de sus compañeros de clase para evitar que su propio cuerpo sea motivo de burla; o de esa mujer madura tachada de “solterona” a la que la incapacidad de aceptar su propio lesbianismo, sumada al machismo imperante, arrebata las ganas de vivir. Hablo de todas esas personas y de muchas más; porque los casos ocultos de LGTBfobia son infinitos. Y sí: por eso necesitamos Orgullo LGTB+ y no Orgullo Heterosexual, igual que necesitamos Día de la Mujer y no Día del Hombre.

Que no haya discriminación por especie, raza, género o identidad sexual es una de las máximas del Partido Animalista, que tiene en el Orgullo LGTB+ una cita obligada.

Y, bueno, ¿qué pinta PACMA en todo esto? Pues bien, como sabéis, PACMA es el Partido Animalista Contra el Maltrato Animal, denominación que acoge a todas las especies animales, desde la imperceptible hormiga hasta el formidable elefante, pasando por supuesto por el ser humano. ¿Qué sentido tendría defender la igualdad entre todas las especies sin reivindicarla también entre los miembros de cada una de ellas? Que nadie sea discriminado a raíz de su especie, raza, género o identidad sexual es una de las máximas del partido encabezado por Silvia Barquero, que tiene en el Orgullo LGTB+ una cita obligada.

Las Fiestas del Orgullo se cuentan entre las más divertidas del año, pero no debemos dejar de lado su carácter militante. Quizá en un futuro estos días sean tan sólo motivo de celebración, habiendo quedado atrás todo rastro de LGTBfobia, pero lamentablemente aún queda mucho para ello. Entretanto, disfrutemos, reivindiquemos y luchemos por un mundo mejor para todos los habitantes del planeta, sea cual sea su especie, raza, género o identidad.

Juan Roures 

Esta entrada fue publicada en Derechos, Política y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a PACMA sale a la calle con Orgullo

  1. José Alberto García Gutiérrez dijo:

    Me parece coherente que PACMA este presente en estas fiestas defendiendo el derecho a la dignidad de todos los animales y al respeto por la vida, incluido por supuesto el respeto a la diversidad étnica, cultural y social humana. Tenéis todo mi apoyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *