Medinaceli, tortura de fuego

6340415518_afb5f23271_b

El 13 de noviembre, en Medinaceli (Soria), un toro será amarrado a una cuerda, después será arrastrado y conducido a la plaza del pueblo. Allí lo atarán a una estaca y lo sujetarán por la fuerza; una vez inmóvil fijarán unas bolas de alquitrán y azufre a sus cuernos a las que posteriormente prenderán fuego.

Sabemos que los animales sufren, que los gritos les asustan, que el fuego les quema y que los golpes les duelen. Pero preferimos adaptar nuestra mente y normalizar el horror

En ese momento cortarán la cuerda que ata al toro. Aterrorizado comenzará a moverse de forma errática intentando en vano huir del fuego que arde sobre su cabeza.

La diversión consiste en ver cómo el toro, enloquecido de terror, va corriendo de un lado a otro sin poder escapar, mientras su fuerza y sus facultades van mermando poco a poco. Los gritos de la gente, los movimientos bruscos, los objetos que le arrojan, se suman al terror ancestral provocado por el fuego. El tormento se prolongará durante 60 minutos en los que el animal, víctima de un terrible sufrimiento, irá soportando todo tipo de martirios.

El fuego le producirá quemaduras en la cabeza y con mucha probabilidad le dejará ciego; el miedo le hará correr sin rumbo y en su desesperación chocará con las talanqueras. En otras ocasiones morirá de un infarto víctima del terrible estrés. Si logra sobrevivir, su destino será en todo caso el matadero; no olvidemos que para ellos la tortura siempre es la antesala de la muerte.

La primera constancia que se tiene de esta celebración se remonta a mediados del siglo XVI. En una sociedad en la que la tortura humana formaba parte de la cultura, este espectáculo pasaba desapercibido. El toro de Júbilo convivía con los métodos más crueles de tortura de la Santa Inquisición. La violencia, la desigualdad, la injusticia y la barbarie estaban completamente normalizadas.

La lucha por los derechos humanos está siendo lenta; la de los animales está despertando ahora.

Es difícil conseguir que la gente adquiera una mirada crítica libre del lastre de las tradiciones y de todo aquello que nos impide progresar. Sabemos que los animales sufren, que los gritos les asustan, que el fuego les quema y que los golpes les duelen. Pero preferimos adaptar nuestra mente y normalizar el horror. Basta con mirar a otro lado e ignorar los gritos de dolor…

Pero ya no.

Los gritos son tan fuertes que no se pueden ahogar y la sangre derramada que nos salpica ya no se puede lavar. Progresar significa asumir nuevos compromisos morales, dejar atrás la barbarie y profundizar en la conciencia para aprender a diferenciar lo que está bien de lo que no lo está.

Y hacer daño a quien sufre no puede estar bien de ninguna manera.

Alicia Roa Alicia Roa

Esta entrada fue publicada en Tauromaquia, Tradiciones crueles y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Medinaceli, tortura de fuego

  1. CRIZ LAZZ CORTZ dijo:

    Deprimente eso… no tengo palabras @#$%@!! solamente tengo ganas de patear duro estes seres humanos y hacer 50 veces peor en ellos …. CUANTA CRUELDADE AFFE !!!! :-0

  2. Sonia Malpartida dijo:

    Muy bueno Alicia. Te felicito amiga.

  3. Wa lter dijo:

    Mi comentario para el logro que se elimine estas conductas de barbarie por que el hombre no pienza si le pasa al otro a mi no me duele. Pero no es así la vida tenemos que cambiar lo que esta mal hacerlo bien pero como se hace si el Rey mata elegantes y en lugar de dar ejemplos de buena cuna el participa de esas barbaries y las fomenta entonces no visitemos y hagamos saver por que no viajaremos a estos paices con culturas retrogadas asi perderan y penzaran como adultos y no vomo salvajes yo no viajare ni a españa ni a mejico ni a bolivia ni a peru. Que p’ ractican semejante barbarie son hipócritas y salvajes bárbaros.

  4. RAQUEL CADIERNO DOMINGO dijo:

    Me avergüenza este país donde para divertirse se tortura a los animales. Por favor, evolución. No puede hacernos disfrutar ver el sufrimiento de un ser vivo que siente tanto o más que nosotros mismos. Dejemos de ser monstruos y demostremos realmente esa humanidad que se dice que tienen los seres humanos, y que a mí, cada día, más me cuesta ver. Por favor, basta ya.

  5. Josefina Haro dijo:

    Es un crimen muy grande !!No tengo palabras para decir que es un asesinato salvaje !!!Puro sadismo !La gente quiere seguir siendo ignorante !!!Y NO HAY MAYOR POBREZA QUE SER IGNORANTE !!!

  6. rosa isela cortes hernandez dijo:

    Gente gruel e ignorante

  7. Edison Arandi dijo:

    Este es un gran pais .lo aprecio y respeto muchísimo, su cultura , su arte y su gastronomía ..etc etc ,,pero lo que detesto es tanta maldad , tanta tortura innecesaria, contra tantos animales …supuestamente nosotros somos la raza superior ,….¿pero superiores para que ?…¿ para acabar con lo que nos rodea ?… personajes de Medinaceli alzad la cabeza, mirad el presente ,vive el hoy …no te quedes anclado el pasado esta clase de tortura no es arte esto tiene que acabar

  8. teresa dijo:

    VERGUENZA DE PUEBLO Y TORTURA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *