Incendios letales

Indonesia incendios

Incendios en la zona de las turberas en Palangka Raya, provincia de Kalimantan Central | Greenpeace

Aunque no se hace público, estos incendios provocados producen una neblina que es letal para la salud de personas, animales y plantas

Soy española y residente en España, pero paso todo el tiempo que me es posible en Indonesia. Es un país maravilloso con unas gentes encantadoras y tiene enormes recursos naturales, pero, y como siempre, de ellos solo se enriquecen unos pocos y la mayoría salen del país a través de las multinacionales. Indonesia está compuesto por más de 17.000 islas, de las cuales unas 6.000 están habitadas. Hay multitud de etnias, idiomas y religiones diferentes. Para entender lo que está sucediendo en la actualidad hay que recordar un poco su historia:

Los llamados países del tercer mundo no son pobres, todo lo contrario, la mayoría son muy ricos; la gente es pobre fruto del colonialismo o lo que es lo mismo, del capitalismo. En 1512 llegan los portugueses y en 1602 los holandeses. Sukarno (primer presidente de la República de Indonesia) logra la independencia de los Países Bajos en 1945. En 1965 el general Suharto (segundo presidente de la República de Indonesia) se hace con el control del ejército, promovido y financiado, como siempre, por los Estados Unidos de América a través de la CIA. En 1968 se produce un golpe de estado y se nombra como presidente al general Suharto.

Durante estos años se comete uno de los mayores genocidios de la historia de eso que llaman ‘humanidad’: se asesinan sistemáticamente a mas de un millón de personas de izquierdas y sus familias, en una matanza silenciada por los medios y la historia oficial.

Las grandes transnacionales, que son las que mandan, se ocupan de que lleguen al poder los políticos más corruptos, fáciles de comprar, así hacen su agosto, y las riquezas vuelan afuera del país, siendo la población cada vez más pobre. Parecido a lo que ha pasado estos últimos años con el saqueo de España. 

El actual presidente, Joco Widodo, está intentando que cambien las cosas, pero lo tiene muy difícil pues los intereses son enormes. Los incendios provocados están íntimamente relacionados con este tipo de economía. Solo por poner un ejemplo: la compañía Bumitama Agro, que es propiedad de una de las familias mas ricas del país, tiene 5 plantaciones en Kalimantan, la parte indonesia de Borneo (la tercera isla más grande del mundo) y otra más en una de las islas de Riau Islands, que es donde yo estoy, en la estratégica zona del estrecho de Malaca.

Para hacer estas enormes plantaciones se provocan incendios en las que se destruyen bosques con todos sus habitantes dentro. Los principales damnificados de estos incendios son los orangutanes: los están masacrando. Estos incendios producen una neblina que es letal para la salud de personas, animales y plantas. En el año 2015 fueron horrorosos, duraron más de tres meses. Aunque no se hace público, la salud de muchas personas se deterioró enormemente y muchos de ellos están muriendo a causa de ello. En este país hay mucha tuberculosis, la mayoría de los casos sin diagnosticar, y no pueden superar tres meses con esa terrible humareda.

Solo por poner un ejemplo, en plena neblina recogí de la calle cuatro gatitos recién nacidos. Les está costando muchísimo salir adelante a pesar de los cuidados, tienen muy afectados los pulmones y los ojos, van y vienen del hospital. Tristemente uno ya murió. Muchísimos de los alimentos, cremas y demás que utilizamos normalmente contienen aceite de palma. Hay que puntualizar que aproximadamente el 15 por ciento de la producción del aceite de palma es de cultivos sostenibles. También hay muchas organizaciones nacionales e internacionales que están trabajando duramente para atajar semejante atrocidad, en especial en lo que respecta a los orangutanes.

Pero solo el tomar consciencia y tener un consumo ético es lo que puede acabar con semejante barbarie. Todo esto es una vez mas fruto del capitalismo, de la avaricia del ser humano para el que nada y nunca es bastante. Vivimos en este planeta como si tuviéramos otro al que emigrar. Solo un cambio radical en nuestra manera de pensar y de consumir hará que el mundo cambie y que el planeta se convierta en un lugar en el que la violencia y la desigualdad no tengan cabida.

Patricia Marraco 

Esta entrada fue publicada en Legislación, Maltrato animal y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Incendios letales

  1. Maria Teresa Cunha dijo:

    Por favor alguém me diga se já fizeram Petição Pública, para eu assinar??

    Obrigado

  2. Miguel dijo:

    Interesante artículo Patricia. Desconocía por completo está problemática, la daré a conocer. S2.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *