El circo de Wert

Wert riendo

Hace ya algunos días se inauguró en el Teatro Circo de Albacete el I Congreso Internacional de la Tauromaquia. El ínclito ministro de cultura Wert y Dolores de Cospedal, en calidad de presidenta de la Comunidad de Castilla La Mancha, hacían los honores en la inauguración.

El señor Wert dijo que le gustaría españolizar a los alumnos catalanes. Parece que también está dispuesto a “torear” a toda la sociedad española

De rotundo fracaso se puede considerar no solo la sesión inaugural sino cada una de las tres mesas redondas que se celebraron para debatir no se sabe muy bien el qué. Si alguien se pregunta el sentido de tal despliegue de medios y en qué dirección iban encaminados los esfuerzos en llevar a parte de la primera plana del gobierno español a semejante evento, no encontrará fácil respuesta.

Si hubiera o hubiese alguna, sería rebatida de inmediato con los pobres datos de asistencia. Es decir, el poco o nulo interés que demuestra actualmente en nuestra sociedad algo tan primitivo como el mundo de los toros. Desde muchos foros, no solo antitaurinos, se viene denunciando el empeño de algunos en sujetar un cadáver muerto de cara a la galería. Albacete, tierra de toros, le dio la espalda al evento con una asistencia irrisoria. El Teatro Circo dispone de una capacidad de 1.200 personas, mientras que la media de asistencia a las mesas redondas, que debían de ser como el fútbol de interés general, fue de 300. En las taquillas de la corrida, acto estelar del Congreso, se colgó el cartel de “Agotadas”. Eso sí, la asistencia fue floja. ¿Por qué? La respuesta está en el acto solidario del evento. El dinero recaudado iba destinado a asociaciones benéficas, con lo cual, muchas de las personas se inclinaron por hacer un donativo a instituciones como Cáritas o a un colectivo de religiosas que trabajan para desfavorecidos.

El señor Wert dilapidó un valioso fin de semana de su trabajo en un acto irrelevante. Visto lo visto, parece que los frentes que tiene abiertos con la sociedad española, con todo el arco estudiantil en pie de guerra y con una baja valoración como ministro, no le importan y/o no le interesan.

El señor Wert dijo, en una de sus frases que serán más recordadas, que le gustaría españolizar a los alumnos catalanes. Parece ser que también está dispuesto a “torear” a toda la sociedad española. Nuestro ministro de Cultura debería saltar a otros ruedos y enfrascarse en faenas de otro menester, al menos, debería lidiar en temas que realmente interesen a la sociedad española del siglo XXI. Puede que todavía no se haya enterado del cambio de siglo.

Olga García Olga García

Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El circo de Wert

  1. Nani dijo:

    Muchas de las reuniones y eventos que se celebran bajo el amparo del titulo “oficial” no son más que subterfugios para pagarse unas vacaciones o pasar varios días de astio a cuenta de los contribuyentes. Si nos tratan como gilipollas a los humanos no podemos esperar que siquiera se les pase por la cabeza considerar a los seres que ni pagan impuestos ni votan.

  2. filo muñoz dijo:

    Espero con ansiedad, el día en que este partido popular de políticos carentes de empatía, tanto por los animales humanos como no humanos, desaparezca de este país.
    Derochan nuestro dinero, como si se tratara de dinero propio.
    Desconocen lo que es la cultura, ni les interesa.
    Solo tienen un becerro de oro, su propio yo y el de sus amiguitos del alma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *