Bambú

Bambú

Érase una vez dos agricultores japoneses que decidieron plantar bambú en sus respectivos terrenos. Colocaron las semillas y, durante varios años, regaron pacientemente sin que los tallos asomaran por la superficie. Todo parecía estar igual que al principio. Uno de ellos, cansado de trabajar sin ver beneficios, desistió en el empeño. “Creo que nos hemos equivocado y que las semillas que plantamos no eran fértiles. Quiero obtener beneficios ya. Como este terreno es húmedo y por él pasa un río, dedicaré mi tiempo en remover de nuevo la tierra, construir un bancal en el que plantar arroz, que es lo que planta todo el mundo, y unirme a una cooperativa. Aquí el bambú no crece”, le dijo a su vecino. Sin embargo, este se encogió de hombros y volvió a la tarea de seguir regando con cariño la tierra en la que había plantado el bambú.

El PACMA está muy cerca de ver su bambú crecer hacia arriba: sólo hay que regar un poco más, como los más de 31.700 animalistas pacientes que lo han apoyado en los últimos comicios andaluces

Pasaron varios años más. El agricultor paciente seguía cada día trabajando con cariño una tierra aparentemente inerte, en la que no había rastro de vida. Mientras tanto, su vecino ya estaba sacando cierto beneficio al arroz que sustituyó por el bambú y aquí descubrimos que los japoneses también saben vacilar. “Mírate”, se burlaba, “ahí sigues esperanzado con el bambú y han pasado ya seis años y medio desde que plantaste las semillas. Eres un fracasado. Bien hubieras hecho en tener en cuenta mi opinión y decidirte por el arroz en lugar de seguir trabajando para nada”. Su vecino se encogió de hombros y siguió regando. Aunque, para qué negarlo, algo más fastidiado al ver que su humilde trabajo era cuestionado gratuitamente.

Lo que el agricultor paciente sabía y el impaciente ignoraba, pero estaba a punto de descubrir, era que el bambú japonés, como ocurre con los cambios sociales, crece durante sus primeros años de vida hacia abajo, dentro de la tierra; en las raíces, sin que nada esté sucediendo aparentemente desde la superficie. Pasada la friolera de unos siete años, ya ha construido una base suficientemente sólida para asomarse al mundo vertiginosamente y crecer unos 30 metros en sólo seis meses. Incluso es capaz, cuando se ha regado con paciencia y esmero, de estirarse un metro cada 24 horas. Cuando esto ocurrió, el agricultor paciente saltaba con alegría ante la mirada recelosa de su vecino.

El Partido Animalista – PACMA está muy cerca de ver su bambú crecer hacia arriba. El riego por goteo quedó atrás. La acertada estrategia política ha completado sus raíces para estirarse con fuerza y dar voz en las instituciones públicas a los que no la tienen. Sólo hay que regar un poco más, como lo han hecho los más de 31.700 animalistas pacientes que han apoyado a PACMA en los últimos comicios andaluces y todos los que lo hicieron en los anteriores. El objetivo está más cerca, pero los cambios sociales importantes entienden menos de atajos que de perspectiva y esfuerzo constante. Y en eso estamos.

Andrés Cardenete Andrés Cardenete

Esta entrada fue publicada en Elecciones, Historias, PACMA y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Bambú

  1. JUAN MONTORO CASTILLO dijo:

    seguro estoy de que en efecto las personas amantes de los animales cada dia estan
    mas unidas y cada dia que pase contamos todos con mas apoyo por parte de las
    personas que nada tengan que ver con la politica,es decir nada y nunca podremos
    esperar ningun tipo de apoyo por parte de ningun grupo politico y es facil de entender
    que producto les puede dar un animal si no es para que se lo coman,como por fortuna
    en ESPAÑA los perros,gatos,etc,aun se respetan estos no dan comisiones ni trajes
    ni viajes,ni nada solo lo mas importante dan mucho cariño.
    Debo decir que en las proximas elecciones para el parlamento español,estoy seguro
    que PACMA formara grupo y tendran voto en el parlamento seguro estoy que los
    animales podran ser defendidos por un grupo de personas que aman a los animales

  2. filo muñoz dijo:

    Yo se que cada vez somos mas los que votamos a PACMA, al creer que los animales no humanos tienen el mismo derecho que nosotros a la vida, y una vida digna.
    Gracias PACMA por existir y darles voz a los seres más indefensos y agradecidos .

  3. Yasmina dijo:

    Me ha encantado el texto!

    Es un símil tan acertado y cercano a la realidad, a lo que ha experimentado y está experimentando no solo el PACMA si no el movimiento animalista en general, que no puedo menos que emocionarme pensando en el bambú que se recogerá, en el contínuo crecimiento del PACMA, que ya no es pasito a pasito, si no a zancadas.

    Cuadruplicar resultados es un contundente giro, conseguido no solo por el cambio de conciencia general si no por el enorme trabajo y tesón, y la lucha contra viento y marea que han llevado a cabo multitud de personas en el Partido. A veces incluso a pesar de algunos defensores de los animales, porque de todo hay en la viña del Señor.

    Los resultados de PACMA son el único barómetro OFICIAL y ACREDITADO de la sensibilidad social hacia los animales. y lo que está pasando con PACMA, augura muchos cambios positivos para los sin voz.

  4. Francisco González Benito dijo:

    Enhorabuena por el artículo, Andrés, me ha soprendido gratamente, porque los candidatos políticos en la España actual, aparte de sus carencias éticas y democráticas, no suelen mostrar ningún talento literario.

  5. Paulina Marín Cruz dijo:

    muy buena analogía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *