Los otros ‘Capitan’

vaquita y terneroTras leer el desgarrador relato de lo ocurrido al burrito Capitán, al que durante días unos energúmenos sometieron a tortura, cuesta pensar que haya seres capaces de idearlo y llevarlo a cabo.

La razón que asiste y que nos es tan evidente para la causa del burrito ‘Capitán’, es la misma que debería asistir a tantos y tantos otros victimas del maltrato animal institucionalizado

Pese a todo hay que estar contentos y agradecidos porque algo se le pudo ayudar. Se pudo llamar a Fuerzas de Seguridad que acudieron en su auxilio, la investigación de los hechos y hubo denuncia e imputación de los desalmados ¡Cómo iba a ser de otra forma! A quién no le conmueve que, de manera depravada y en jauría, se infrinja dolor de manera tan cruel y gratuita a un animal indefenso y acorralado.

Y, si todo es tan claro y evidente con lo que concierne a Capitán, ¿por qué no se actúa de igual forma, auxiliando al maltratado y persiguiendo a los maltratadores , cuando de la misma manera, en jauría, se acosa y somete a sanguinaria tortura y hasta la muerte atroz a tantos y tantos otros, igualmente, indefensos y acorralados animales que, jaleado por quienes se complacen en contemplarlo, con la confabulación de las autoridades y la permisividad, impuesta o no, de las mismas Fuerzas del Orden, no tienen la misma oportunidad de que alguien les socorra, solamente porque a su martirio y muerte lo llaman arte y espectáculo y se comete en un coso o como atracción festiva de un municipio? Becerrada El Escorial 2014¿No es eso una actuación contradictoria? Del ser humano, de los poderes públicos, de las leyes existentes, de los sentimientos, de la razón. ¿Dónde está el menos común de los sentidos, el sentido común? ¿Cómo se puede actuar con evidente justicia contra el maltrato de un animal y a la misma salvaje actuación declararla Bien de Interés Cultural?

Pues animales capaces de sentir son todos. La razón que asiste y que nos es tan evidente para la causa del pobre burrito Capitán, y que ahora conocemos, es la misma que debería asistir a tantos y tantos otros. La de que son seres vivos que sangran y sufren sólo que han tenido la mala suerte de ser elegidos y utilizados por organizadas y autorizadas jaurías humanas que se complacen infringiendo dolor, ¿no es esto la mera definición de “sadismo”?.

Y para ilustrarlas basta con ver, si el estómago aguanta, las imágenes de cualquier corrida de toros, o más concreto, el aberrante acoso, martirio y muerte que se comete todos los tristes septiembres en ese histórico pueblo de Tordesillas, que en lugar de redimirse por los infortunios o sufrimientos históricos que sus muros albergaron, persiste en ser conocida por la cruel barbarie que año tras año es capaz de cometer.

O sirvan también de ilustración, las ahora más recientes atrocidades llevadas a cabo como parte de los festejos en el también histórico pueblo de El Escorial, en donde, no contentos con su baño de sufrimiento y sangre, se remató cuchillo en mano cortando la oreja al becerro aún vivo, como trofeo al súmmum de la crueldad que la degeneración humana es capaz de cometer. Ver las fotos en el que un grupo de hombres retienen, someten, retuercen y mutilan al jovencísimo becerro, con el pavor y sufrimiento en sus ojos contrastando con las muecas sádicas en las caras de sus verdugos manchados con la sangre de su víctima. Apenas pude contemplarlo, se me revolvieron las entrañas. Pensar que eso está legalizado, que eso es fomentado y organizado por las autoridades que votamos y pagado con nuestros impuestos, que eso es lo que nos alientan a preservar como parte importante en nuestra cultura, me hace sentir, como poco, una vergüenza inmensa. Y no pude evitar pensar ante sus rostros de satisfacción con lo que hacían y con ser así inmortalizados,… ¿sería esa la foto que dejarían a sus hijos para ser recordados?… ¿Sería esa la foto elegida por sus descendientes para ilustrar quienes fueron sus antepasados?

Lástima que el Derecho que sirvió para auxiliar al pobre y tierno burrito Capitán, no sirva para salvar del horror y la muerte a tantos y tantos y tantos… otros.

Ana Beatriz RubioAAA

 

Esta entrada fue publicada en Especismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los otros ‘Capitan’

  1. eloisa dijo:

    Este Pais nunca avanzará con semejante espectáculos, esto es sadismo puro y duro,con 6 años me llevaron a ver una corrida de toros y no pude soportarlo,porque no puedo entender que a costa del sufrimiento animal hayan gente que disfrute.Esto no se deveria permitir en pleno siglo XXI, necesitamos avanzar,y gracias a las protectoras y a gente con sentimientos y conciencia lo lograremos.

  2. M.Antònia Grau i Abadal dijo:

    Tota el que em queda de vida, cada gota de sang, de suor, cada batec del cor, cada alenar…els dedico als animals, als més febles d’aquest dissortat món que els IN-“humans?” han transformat en IRESPIRABLE. Per a vosaltres, tots els toros martiritzats, tots els indefensos forçats a la injusta mort als escorxadors, tots els Excaliburs, tots els Capitan…. Per a vosatres. Perquè fa segles que duc el vostre dolor dins del meu pit!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *