Los miserables

Becerrada El EscorialVais de fiesta con la alegría propia de quien celebra un domingo como si no hubiera lunes. Subís la cuesta a la plaza cargados con la nevera, los niños, la abuela y las flores, pensando en pasar una tarde divertida en familia. ¡Vivan los santos patronos!

Arriba os espera la arena ya limpia, el ruedo mitad sol mitad sombra, los músicos en su sitio tronando charangas. ¡Viva la fiesta! ¡Vivan las reinas, el alcalde y el juez! ¡Viva la Guardia Civil y la Presidencia!

¡Va por ti, alcalde, que todo lo haces! ¡Va por ti que pusiste los fondos!

Habéis cogido el mejor sitio, culo sobre piedra, para ver a los valientes con los huevos prietos bajo el pantalón, que salen a saludar con el orgullo de los idiotas, haciendo alarde de no ser nada y ser los primeros y mejores en todo.

Casados, solteros y viudos que dais risa con vuestro uniforme de gente de bien podrida por dentro de puro aburrimiento entre copa y puro. La plaza es vuestra. Vuestras mujeres os jalean, os tiran flores, ríen los niños, eructan los abuelos que comieron demasiado.

Y sale el becerro.

Aún no ha cumplido dos años. Enfadado, asustado y desesperado, queriendo huir recorre la arena hasta pararse frente al tendido de sombra.

¡Va por ti, alcalde, que todo lo haces! ¡Va por ti que pusiste los fondos! ¡Va por ti que nos dejaste un año más ser los más chulos, los más idiotas, los más perfectos cabrones frente a un animal acorralado!

Suenan redobles, retumba la plaza de pasodobles. Hay cerveza fresca, pipas, bombón helado y vino. Que no quede la boca seca, que pase la saliva y se lleve el miedo, el mal trago ante el escarnio público.

Ya dobla el becerro las patas. Ya jadea cansado. Le falta aire en los pulmones, le corre sangre bajo los pinchos clavados en la espalda. ¡Qué valiente eres, soltero, casado y viudo! ¡Qué buen domingo nos estás dando! ¡Arrímate, arrímate!

Abuela, ese es tu nieto, madre, ese es tu hijo, hijo, ese es tu padre y el padre de tu padre y el padre del padre de tu padre. Todos la misma testosterona inútil, todos el aliento fétido del instinto ancestral que os obliga a enfrentaros a un animal superior a vosotros.

Señala el sol la muerte en la espada. ¡Mátalo, mátalo! Qué bien lo pasáis todos juntos, todos brutos, todos uno como un pan rancio. ¡Mátalo, mátalo!

El joven becerro mira exhausto con las últimas fuerzas. Brama ya sin aliento y suena la música que lo silencia. Reís como los tramposos, se os afloja la taleguilla antes abultada, cargada de excitación, y os dais por satisfechos.

Un año más vuestra mísera existencia delante de un animal sin defensa, torturado y herido hasta la muerte, demuestra que no valéis lo que cagáis. Pero ¡qué bonito todo! ¡Cómo se divierte el estimado público! ¡Qué buena tarde de cobardes, ignorantes y chulos!

Dais palmas al aire. Se oscurece el cielo mientras arrastráis la muerte por la arena. Nada os importa.

Los miserables lleváis el corazón helado.

Violeta B.

Esta entrada fue publicada en Tauromaquia y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Los miserables

  1. yo dijo:

    me quedo con la frase : – no valéis lo que cagáis ….. 🙁

  2. Helena Allué dijo:

    Mi más profundo desprecio a las autoridades que permiten esa atrocidad para así embrutecer aun más si cabe al pueblo emocionalmente analfabeto, el cual no merece ni el peor de los insultos.

  3. JUAN MONTORO dijo:

    nos volvemos a encontrar una vez mas y muy a pesar nuestro con tanta maldad y
    violencia en una plaza de toros,con un animal acorralado y casi aun amamantado por
    su madre.como en este caso ocurre es de ser muy” valientes”que le hechen huevos y
    toreen un MIURA,de 600 kilos,que lastima de ignorantes.
    yo de muy joven estuve queriendo ser torero,pero mira por donde y por fortuna comence a jugar al futbol y deje lo por completo, en el futbol tuve muchas tardes de gran
    sactifaccion porque habias triunfado en los años que me dedique a este gran deporte,lo
    normal es que los taurinos que en su mayoria son casi analfabetos,y con ello no quiero
    en caso alguno ofender.
    lo que esta claro esque, poquisimos,abogados,jueces,medicos,catedraticos, son toreros,
    tampoco puedes pedir mucho mas,a esta gente no les importa matar un ser vivo por
    diviertimento,tampoco podemos reprochar mucho mas a los que intentan asesinar un
    burrito de no mas de 6 meses y que en las peleas de perros sea destrozado el perdedor
    yo sigo afirmando de manera categorica que el que no quiere y ama a los animales no
    se quiere a si mismo,verdadera lastima siento por gente sin conciencia.

  4. Filo Muñoz dijo:

    Magnifico articulo, sólo dice la verdad de lo que sucede años tras año en este pais, seguimos maltratando seres vivos. Pais tercermundista, que solo disfruta viendo sufrir a animales no humanos, que no pueden defenderse.

  5. MARI LOPEZ dijo:

    Es la peor gente del mundo.La diferencia entre gente y gentuza está en el maltrato animal.

  6. vicente dijo:

    Todo cierto. Incluso lo de su valor. Algunos de ellos incluso tienen mascotas. Pero no es lo mismo. Los toros han nacido “para eso” y ellos tal vez para verlo, llenarle los bolsillos a esos toreros y empresarios, y de paso replantearte qué significa la palabra HUMANIDAD.

  7. M.Antònia Grau i Abadal dijo:

    Sí, miserables, que l’univers us jutgi, que no trobeu mai la pau, mai…Jo no us puc perdonar. El petitó em fa massa mal endins…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *