Lo que la música esconde

musica y torosEn un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no debería acordarme, asistía todos los años a las corridas de toros correspondientes a las fiestas patronales de agosto para tocar con la banda municipal. Soy antitaurina y no como carne, pero me engañaron. Me engañaron porque al principio, cuando me negué a colaborar, el director me confesó: “A mí tampoco me gustan los toros, pero cuando un músico se pone el traje desaparecen los sentimientos, las ideologías y las creencias. Somos como un payaso; hay que ir a tocar impasible”. Y así me vi: embutida en el traje y desfilando en el ruedo antes de que comenzase la carnicería.

En el primer toro comenzó el duelo. En el segundo, el llanto. En el tercero, la ira. En el cuarto, la desesperación. En el quinto me negué a seguir tocando

“No hay sentimientos”, me repetía una y otra vez. Primera salida que indicaban las trompetas. Peludo era su nombre. La última vez que había estado en una corrida de toros con amigos cuando era pequeña, lloré, pataleé, grité, insulté. Y entonces, apenas unos meses antes de cumplir la mayoría de edad, tenía que permanecer impertérrita porque estaba allí en nombre de la banda, un conjunto, un oficio y “no había sentimientos”. En el primer toro comenzó el duelo. En el segundo, el llanto. En el tercero, la ira. En el cuarto, la desesperación. En el quinto me negué a seguir tocando. Y en el sexto abandoné la plaza.

Continué asistiendo los años siguientes. Seguía engañada pensando que el imperativo de no-hay-sentimientos me iba a salvar de la tortura que suponía ver ese injusto espectáculo. Pero sobre todo continué asistiendo pensando en otros músicos antitaurinos de otras bandas -e incluso de la mía- que renunciaban a su sensibilidad por la profesión. Si ellos lo hacían, ¿por qué yo no? Dejar tirada a mi banda sería un acto de inmadurez.

Seguí incapaz de permanecer impasible. Ya no solo gritaba a esos bárbaros: ahora discutía mientras aguardaba junto a ellos nuestra salida al ruedo. Así que continué asistiendo a cambio de reivindicar la libertad de los animales: dejaba de tocar, alzaba la voz o era observada mientras me iba furiosa de aquella plaza. Incluso charlaba con los más taurinos de la banda cuando el pobre toro bramaba de dolor, a juzgar por su sangre, y hasta ellos comenzaban a mirar recelosos al ruedo. Sólo hay que olvidar nuestra educación, lo que hemos aprendido en casa y escuchar y valorar otros puntos de vista. No me pudieron negar que aquello que veíamos en directo era una tortura, a pesar de su afición. Y, repito, tras establecer cierta empatía con ellos, miraban recelosos al ruedo.

matadorMe engañaron: por supuesto que hay sentimientos. Por supuesto que duele ver esa criminalidad detrás de la partitura. Duele pensar que formaba parte de ese espectáculo. Duele pensar que colaboraba para que siguiese adelante. ¿Qué sería de una corrida de toros sin música? La salida del toro, la entrada del picador, del banderillero, la calidad de la faena del matador -hasta el nombre espeluzna-, todo lo contamos nosotros a través del aire. La música es su alma. La música disfraza los mugidos del toro cuando está siendo mareado y debilitado. ¿Por qué ir a tocar impasibles? Jamás hubiese aceptado ir a deleitar la asfixia de los pobres judíos en las cámaras de Auschwitz, demonios. ¿Por qué esto? Ay, españolito, qué confundido estás. Me encantan los pasodobles, pero están manchados de sangre.

Somos algo más que una formación conjuntada y sumisa. Tenemos nuestra propia voz, un instrumento muy valioso, como sabéis. ¿Por qué no empezar reivindicando desde algo imprescindible para ellos? Pensadlo todos. Diez músicos de mi banda son antitaurinos, pero nadie lo sabía hasta que no empecé a verbalizarlo. Y es muy posible que dentro de pocos años dejen de ir a tocar a esos festejos porque ahora hay más de uno que grita al torero. Y las nuevas generaciones que llegan a las bandas son cada vez más antitaurinas.

Que no se dejen engañar, como yo hice: dedicarse a la música no implica renunciar a la sensibilidad y al humanismo, aunque muchos lo hagan; al igual que dedicarse a la política no implica robar, aunque otros muchos también lo hagan.

Lorena VargasLorena Vargas

Acerca de Lorena Vargas Tortosa

«El mundo fracasa por falta de empatía» @LorenaVargas_T
Esta entrada fue publicada en Maltrato animal, Tauromaquia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

122 respuestas a Lo que la música esconde

  1. Edita Olaizola dijo:

    Bien por Lorena, una persona valiente, ética, honrada y coherente. Afortunadamente cada vez tenemos más jóvenes así, es la esperanza para este país salvaje y atrasado…
    Mis felicitaciones.

    • Lorena Vargas dijo:

      Muchas gracias por tus palabras. Sí, tenemos que confiar en las nuevas generaciones, que sin duda están (o estamos, jeje…) más sensibilizados con los animales. Un beso y gracias de nuevo.

      • Concha dijo:

        ¡Qué bonito has escrito y cuánta verdad dices! ¡Eres una persona valiente y desde Árboles para Siempre te admiramos. Te vamos a comentar en nuestro facebook.
        Desde Árboles para Siempre te damos todo el apoyo del mundo y un gran abrazo a nuestra heroína favorita, besos mil, Concha por Árboles para Siempre

    • Lorena Vargas dijo:

      Muchas gracias por tus palabras. Sí, tenemos que confiar en las nuevas generaciones, que sin duda están (o estamos, jeje…) más sensibilizadas con los animales. Un beso y gracias de nuevo.

  2. Rbk dijo:

    Ole tú!, q realmente eres valiente, no el torero, q tiene a todo su grupillo detrás, y encima va armado frente a un animal indefenso.

  3. Carmen Nicolás García dijo:

    Gracias Lorena por tu sensibilidad hacia los toros que son tan torturados y asesinados para que algunos garrulos se diviertan.
    Por suerte gran parte de las nuevas generaciones váis cambiando de forma de pensar, sentir y actuar frente al maltrato animal.
    Sigue siendo así cada vez que tengas que trabajar en una plaza de toros. Hazles comprender a los de tu alrededor que “eso que están viendo es una crueldad que no tiene motivo alguno””crueldad hacia el toro y falta de respeto hacia sí mismo, porque se permite contemplar un acto de barbarie injustificada que, además, le habrá costado un dineral, que podría haber empleado comprándose un libro, yendo al cine o teatro, o a un concierto.
    Gracias lorena. Un abrazo de una antitaurina, protectora y amante de animales.

    • Lorena Vargas dijo:

      Me ha encantado leer tus palabras, acertadísimas, Carmen. Muchas gracias. Otro abrazo de una ídem.

  4. carmen dijo:

    Simplemente maravilloso. Gracias por tus palabras

  5. Norma Oz dijo:

    La realidad de las cosas es que mucha gente no quiere ver, no quiere hablar y no quiere parar de tanta violencia hacia los animales, muchos de ellos toman esto como un entretenimiento que en si no lo es, un recinto familiar cuando no lo es con tanta crueldad, que ellos mismos muestran a sus hijos etc. Es in humano seguir callando y tener que aparentar divercion.
    Ante esto para mi considero un delito!! No maltrato animal

  6. Juan Antonio García Sánchez dijo:

    Totalmente de acuerdo, Lorena. Es una pena que la música se asocie a la muerte de un animal y, además, a la fiesta… Jamás lo he comprendido y jamás lo comprenderé. ¿Cómo puede ser una fiesta la muerte de un ser vivo? En fin…
    Seguramente vuestra generación sea quien acabe de una vez con esta hipocresía que algunos llaman tradición y patrimonio…

    • Lorena Vargas dijo:

      Ojalá, Juan Antonio. Confío en que a la “Tauromafia” le ha llegado su tiempo. Un beso y gracias.

  7. ara dijo:

    Bravo Lorena.. confío en las nuevas generaciones, la música nunca debería ser complice de la barbarie… tu ve de a poquito sembrando.. eres hna valiente y eso lleva premio.. 😉

  8. Willy dijo:

    Preciosa, las proximas generaciones gracias a muchos de nosotros, y a vosotros musicos con alma y sentimientos nobles, seran diferentes.
    Puedo compartirlo en mi blog, Lorena?
    Y si deseas tambien estas invitada a escribir en el, sera un placer para nosotros.
    Manu y willy

    • Lorena Vargas dijo:

      Por supuesto que puedes compartirlo, y viendo vuestra gran idea de las conversaciones con los de cuatro patas estaré encantada de escribir. Muchas gracias, de verdad, me pondré en contacto. Un beso.

  9. Eres grande, Lorena. Soy bastante mayor que tú y la última vez que asistí a una corrida de toros fue con mi abuelo, en los años 60. Yo entonces era un crío y mi abuelo era mi leader. No entendía de maltrato animal ni mucho menos, pero a medida que fui adquiriendo cordura, más y más he ido luchando en contra de la tortura a la que son sometidos los animales en general y el toro ibérico en particular. Por eso te apoyo con todas mis fuerzas y he querido que lo sepas en cuanto he leído tu historia. Un fuerte abrazo.

    • Lorena Vargas dijo:

      Muchísimas gracias. Me encanta, eres todo un ejemplo a seguir. Basta con mirar a ese espectáculo por ti mismo sin la influencia de otros, como tú hiciste. Gracias de nuevo, generoso. Un abrazo.

  10. Cristina dijo:

    Muchisimas gracias Lorena, es bellisimo el texto y tu valor.

    Cambiemos el mundo entre todos

    • Lorena Vargas dijo:

      Muchísimas gracias a ti, Cristina, por tus palabras. Con un simple acto se puede hacer mucho. Llenemos el mundo de empatía! Un beso.

  11. Elsa dijo:

    Precioso escrito que describe perfectamente los sentimientos, impotencia y rebeldía de los que estamos contra el maltrato animal, ya cansados de tener que escuchar argumentaciones ridículas justificando ciertos hecho. NINGÚN MALTRATO TIENE EXCUSA NI JUSTIFICACIÓN. Se deja a la vista la miseria de este país por cómo se trata aquí a los animales.

  12. Mauro dijo:

    Fuiste honesta con tus creencias, sincera contigo misma y valiente para aceptarlo. De forma fría, me alegra que lo intentaras, que fueras a tocar al principio, porque así has podido comprobar por ti misma que es insoportable y convertirte en un ejemplo para otros.

    • Lorena Vargas dijo:

      Muchas gracias, Mauro. Sí, toda experiencia es buena para crecer, qué duda cabe… Un beso enorme.

  13. Lorena Vargas dijo:

    Muchas gracias, Elsa. En efecto, aquí sobran argumentos: cuando hay sangre y dolor, ni es cultura ni es tradición. Un beso.

  14. Amalia Pérez dijo:

    Yo me identifico totalmente contigo, puesto que yo también tuve que tocar en la plaza de toros de Córdoba cada Feria de Mayo, como no me gustaba lo que veía, me inventaba excusas para por lo menos no ir cada día. Yo tuve una respuesta bastante buena, y es que después de cada corrida nos invitaban a cenar en una hamburguesería y una noche me dijo el maestro: “no te mereces ni la hamburguesa que te estás comiendo”. Automáticamente desde ese día dejé mi pasión por la música.

    • Lorena Vargas dijo:

      Joder, Amalia. Me has dejado helada. Me parece muy bien que abandonases la banda pero no la música, que no tiene la culpa. Es un arte que purifica, aunque paradójicamente vaya a corridas de toros… Espero que al menos sigas disfrutando de ella. Arte. Bello arte. Un beso.

  15. María Dolores dijo:

    Qué identificada me he sentido, justo la semana pasada escribí esto en mi facebook:
    Desde los 11 años, como tocaba en la banda municipal de música, tenía que ver obligatoriamente cada año las corridas de toros en el pueblo….. a la hora de el torero matar al toro me ponía la carpeta en el atril delante para no verlo…. por no hablar de las novilladas que he tenido también que ver, qué barbaridades, hasta 8 intentos al pobre animal he presenciado…..
    Me alegro de no seguir en la banda para tener que tocar de gratis en cosas que no quiero ni ver. No quiero saber nada de fiestas donde se haga daño a un animal.
    La única sangre que tolero ver es la que me venga irremediablemente a mi trabajo, que ya los curo yo.

    • Lorena Vargas dijo:

      Guau, María Dolores. Genial, me recuerda a mi artículo, jajaja… En fin, te felicito. Progreso y empatía. Un beso.

  16. antonia dijo:

    Ole, ole y ole, por Lorena! No por los toreros, asesinos a sueldo. A ver si aprendemos y somos todos más humanos. Sea la profesión que sea no se puede hacer sin sentimientos, lo contrario, lo que hay es que poner el corazón en todo lo que hacemos y la razón, a ver si entre todos acabamos con esta lacra.

    • Lorena Vargas dijo:

      Muchas gracias, Antonia. Bonitas palabras. Exacto, no podemos trabajar A FAVOR de una tortura así. Es delirante. Gracias de nuevo. Un beso.

  17. Irene dijo:

    Yo también tocaba en una banda, estuve durante 7 años, y acabé quitándome de una de las cosas que más me gustan y han gustado solo por no ir a las corridas. un saludo

    • Lorena Vargas dijo:

      Vaya, Irene… Lo bueno de la música es que se puede disfrutar de muchas maneras y no sólo con la banda… Así que espero que sigas disfrutando de este arte. Este verdadero arte. Un beso.

  18. Lorena dijo:

    Te felicito. Eres un orgullo. No has dejado que tu pasión por la música y tu carrera profesional puedan más que tu sensibilidad. Sigue así, aplaudo tu actuación

  19. pedro daniel dijo:

    Para poner la mano y cobrar no te entraban remordimientos eh… soy musico profesional y en el momento que nos ponemos un uniforme es para hacer musica, porque supongo que sabras la.finalidad d la.musica y esta es.. proporcionar una experiencia sensorial en el oyente ,esto va mucho más allá de donde y tipo de musica hagas

    • Lorena Vargas dijo:

      Pedro Daniel, ante todo te digo que yo no cobraba por ir a las corridas de toros. Iba porque éramos pocos clarinetes y no podía faltar, me sentía en deuda con la banda. Pero aplaudir con la música lo que le hacen al toro o al caballo no me parece ni medio normal, en absoluto. Un beso.

    • Carmen N. dijo:

      Pedro Daniel: dices que la música, y es cierto, es para proporcionar una experiencia sensorial en el oyente. Mi pregunta es ¿qué tipo de sensaciones pasan por la mente o el oido de “personas” que disfrutan viendo torturar con banderillas y matar a un toro? eso por no hablar de los caballos a los que les cortan las cuerdas vocales para que no se les oiga relinchar de dolor cuando el toro les clava el asta.
      No entiendo que seas músico y opines de esta manera.

    • Gabriel dijo:

      ¡Menudo músico! Dudo mucho que lo seas. ¿De dónde habrás sacado que los componentes de una banda son una especie de robots legionarios, siempre dispuestos a gritar “¡señor, sí señor!” ante cualquier encargo? Si la ética no formara parte de un músico, entonces éste no sería más que un pobre diablo, un rastrero pelotilla de cualquier alcalde mastuerzo que dedica el dinero de los contribuyentes para subvencionar infames espectáculos. Los que actúan así ya pueden ir buscándose una careta a la hora de tocar en esas plazas de la ignominia para no avergonzar a los propios familiares.

  20. Rita Nieto Perez dijo:

    Muchas gracias Lorena por tu valentía y honestidad…por destapar algo que para muchos ya sabemos que es algo cruel e inhumano ,porque no se puede querer vestir de fiesta un espectáculo de sangre y crueldad….afortunadamente muchos jóvenes os estais posicionando en contra de esta barbarie MUCHAS GRACIAS !!!!!!todo mi respeto por tu accion

    • Lorena Vargas dijo:

      Muchísimas gracias por tus palabras, Rita. Y si a muchos niños de mente virgen no los educasen en torno a las corridas de toros, estoy segura de que todos estarían en contra, porque los niños tienen una empatía y sensibilidad desarrolladas sobremanera. Admiro a los niños, lástima que los condicionen. Un beso.

  21. Pascual dijo:

    Me parece una gran falta de algo importante, no se bien qué, el comparar con los humanos asesinados en Auschwitz con el que se mate una vaca. Vuestro discurso, tras someterlo a (bien es cierto que rápida y no muy profunda) reflexión me deja preocupado.

    No se estoy seguro de qué fines tenéis, pero de lo que sí estoy seguro es de qué podríais dar lugar a fines terribles.

    Este texto, que se hace pasar por una gran muestra de sensibilidad, no es mas que conseciencia de un razonamiento borroso y condena al humanismo.

    También los responsables de Auschwitz, sofisma tras sofisma y precepto absurdo tras precepto absurdo, se movían en general por lo que ellos consideraban nobles ideales.

    Si los autodenominados defensores de los animales pretenden “humanizar” de alguna manera a los (irracionales) animales, deben caer en la cuenta del terrible riesgo que ello conlleva de manera intrínseca: deshumanizar a los humanos.

    • pacma dijo:

      Hola Pascual. Hay personas que después de sufrir en campos de concentración se hicieron en veganos por empatía hacia los animales. Curiosamente, los únicos que tratan de irracionales a los animales son los que más les interesa esa irracionalidad para seguir explotándolos.

    • Lorena Vargas dijo:

      Pascual, creo que tu comentario deriva de una errónea interpretación de mis palabras. No estoy equiparando el maltrato de los campos de concentración con el de una corrida de toros. Estoy diciendo que si por nada del mundo hubiese ido a tocar a Auschwitz, o a los circos romanos… ¿Por qué voy a ir a una corrida de toros? ¿Porque es lo que ahora se ve normal? ¿Porque son seis animales (más los caballos) en cada corrida y eso no importa? ¿Porque es tradición? Eso no es tradición y está fuera de nuestro tiempo. No puede ser cultura y tradición algo que haga sufrir a un ser vivo. Un beso.

    • Gabriel dijo:

      Otro con su antropocentrismo insostenible. ¿Qué pasa? ¿Qué para apiadarse de algún ser que es vesánicamente torturado, vejado y horriblemente asesinado, éste ha de tener DNI, tarjeta de la Seguridad Social y cuenta corriente? ¿Cuando brama de dolor y miedo, éso es menos valorable que cuando un animal humano dice “¡ay!”? Anda, vete a empadronarte a Tordesillas. O a Algemési.

    • Gabriel dijo:

      Otro con su antropocentrismo insostenible. ¿Qué pasa? ¿Qué para apiadarse de algún ser que es vesánicamente torturado, vejado y horriblemente asesinado, éste ha de tener DNI, tarjeta de la Seguridad Social y cuenta corriente? ¿Cuando brama de dolor y miedo, éso es menos valorable que cuando un animal humano dice “¡ay!”? Anda, vete a empadronarte a Tordesillas. O a Algemesí.

    • Salvador dijo:

      Hola Pascual
      El asunto, creo, no es humanizar a los “irracionales”, eso ya se ha hecho en los circos con monos y perritos, sino humanizar al hombre. El asunto, creo, es desarrollar en nosotros sentimientos que no hagan sufrir a otros, sean personas o animales, creo que esos son sentimientos humanos

  22. Julen dijo:

    La verdad es que no puedo estar más de acuerdo con tu artículo. Se me ocurren tantas cosas que decir que voy a intentar ser lo más breve que pueda…

    Yo también soy músico, de varias agrupaciones similares a la tuya, aunque por suerte en mi tierra las costumbres taurinas no están tan arraigadas y aunque he tocado en algún que otro festejo taurino, nunca me ha tocado hacerlo en una corrida de toros. Tendría un serio dilema conmigo mismo si alguna vez tuviera que hacerlo… Me parece una pena que una modalidad artística tan bonita como los pasodobles, una de las identidades de música y danza de una sociedad, tengan esa mancha en su nombre por acompañar la tortura de los toros.

    Las costumbres y mentalidades han cambiado a lo largo de la historia, y así se ha conseguido que por suerte, muchas personas que en otras épocas no hubieran tenido derechos ahora los tengan. Hoy en día ya se es bastante consciente de que todas las personas son iguales, pero aún queda mucho por delante para que se tenga la consciencia de que los animales también deben tener sus propios derechos. Sin entrar en el debate del vegetarianismo, es un horror que se torture a un animal con motivo de una fiesta. Esto no es tradición, son secuelas culturales que por culpa de los sistemas políticos que ha tenido este país en los últimos siglos siguen teniendo tanta fuerza. Siempre ha habido alguien, en cualquier periodo histórico, que sin comerlo ni beberlo ha sufrido la ira y el desahogue de los que se sitúan en el escalón más alto de la jerarquía humana de una sociedad: los esclavos, los plebeyos, las mujeres, los judíos,… Por suerte, hoy en día ya se acepta en ese escalón a todas las personas, pero los animales siguen en el inferior y son ahora los más perjudicados. Pobres. Si son tiempos difíciles para nosotros, imagínate para ellos…

    He terminado hace poco la carrera, y en la universidad había gente, la mayoría venidos de diferentes lugares del país, que estaban convencidos de que la selección que cada ganadero ha hecho de sus toros más fuertes para garantizar carácter a su ganado-negocio es crear una raza de bestias irracionales que ni sienten ni sufren y disfrutan en ese combate; y lo defienden con argumentos de carácter bíblico, como el que si los toros no fueran bestias podrían reunir su propio ejército para defenderse, que no se puede humanizar a los animales porque si no la necedad prevalece,… en fin, cosas que me parece ridículo que se sigan pensando hoy en día. Muchos abusos y torturas ya abolidos, ya fuesen entre razas, sexos, ideologías, clases sociales, o como en este caso, entre especies, han tenido motivos en común: historia, beneficio, orgullo, indiferencia, discriminación,… No puedo entender que haya gente que no vea que las corridas de toros tienen todo eso, y se defiendan con argumentos de mentalidad estancada, o cambiando de tema para asegurar que si lo que ellos defienden esta mal, también hay otras cosas peores… Claro que las hay, ¿y no se dan cuenta de todo lo que tienen en común con lo que ellos defienden?

    Yo tengo la convicción de que para todas estas costumbres alguna vez va a ser la última, y cada vez está más cerca. Puede que nosotros lo veamos o puede que no, porque las costumbres e ideologías no se pueden cambiar de la noche a la mañana. Pero el hecho de que en pocos años se haya pasado de que nadie protestase estos actos a que cada vez sea más gente la que lo hace es un claro indicador de que su decadencia ya ha empezado. Quienes dicen que los que criticamos estos actos somos gente marginal están muy equivocados.

    Ojalá nuestra generación podamos celebrar su final algún día.

    Suerte en tu carrera musical y antitaurina! Quién permanece impasible no es valiente; la base de la música es expresión y sentimiento, así que es imposible negar que los haya! Un saludo!

    • Lorena Vargas dijo:

      Guau, Julen. La verdad es que acabas de plasmar con palabras cada pensamiento de mi cabecita. Suscribo todo lo que has dicho. Un beso enorme y muchísimas gracias por compartir tu punto de vista.

  23. Antonio dijo:

    Gracias Lorena, por tu valentía. Yo tmbién soy músico y me he sentido plenamente identificado en lo que has dicho. Estoy en la fase de negarme a ir a tocar en las corridas de toros y de ver quién o quiénes en la banda también sienten igual.

    Un abrazo y … por cierto ¿Cuál es el instrumento que tocas.? Yo el fliscorno…

    • Lorena Vargas dijo:

      Gracias por tus palabras, Antonio. Es un espectáculo que está totalmente fuera de lugar y de tiempo y sólo algunas personas lo ven, equivocadamente, normal. Te sentirás orgulloso de dejar de asistir. Un beso. Yo toco el clarinete, jajaja.

  24. cristina dijo:

    Gracias Lorena por no ser complice de esta tortura. Esto es lo que intentan esconder: https://www.youtube.com/watch?v=DQYj5TsxHbo

    • Lorena Vargas dijo:

      Gracias por tus palabras. En fin… Qué voy a decir del vídeo. Nada. Marca España. Un beso.

  25. Ana González dijo:

    No se si eres creyente Lorena, peto igual te digo: Dios te bendiga. Tienes un corazón sensible y valiente, y te mereces todo lo bueno que la vida te de.

    Gracias por dar voz a los que no la tienen.

    • Lorena Vargas dijo:

      Caray, no soy creyente pero puedo traducir perfectamente tus buenos deseos a mi “lenguaje”, jajaja. Muchísimas gracias, generosa. Un beso enorme.

  26. Anatika dijo:

    Yo también hace años toqué en una banda de música en mi pueblo, tuve la horrible experiencia de tener que tocar en corridas de toros durante las fiestas, lo hice solo una vez y me tiré todo el tiempo llorando y tapándome la cara con las partituras para no verlo pero sí escuchaba cómo la gente lo disfrutaba y no lo podía entender. Al año siguiente dije que no lo volvería a hacer, me costó muchas peleas con mi familia, con el director de la banda de música hasta el punto que decidí dejarla. No fue hasta que me senté en su despacho con decisión y dije “como me obligas a asistir pues dejo la banda” cuando se me permitió seguir adelante con la decisión. Finalmente, no quisieron dejarme marchar y dejé de asistir a dicho evento como músico. Fue una de las mejores decisiones de mi vida y eso que era muy joven… Después de leer esto, veo que no soy la única que lo ha sufrido y me siento orgullosa que haya otras personas que tomen esa humana decisión. Aunque están siendo momentos muy difíciles con respecto a la lucha contra con el maltrato animal, no pierdo la esperanza y creo que cada vez somos más para acabar con toda esta crueldad.

    Eres una gran persona Lorena Vargas!!! Esto si que merece un OOOLLEEE

    • Lorena Vargas dijo:

      Anatika mil gracias por compartir tu historia de nuevo, valiente, y por tus generosas palabras. Me alegra ver que gracias a este artículo han salido unas cuantas historias de músicos que han hecho lo mismo que nosotras o que van a dar el paso. Muchas gracias de nuevo y un OLÉ bien grande para ti también. Un beso enorme.

  27. Silvia dijo:

    Increíbles tus palabras. Enhorabuena por tu gran sentido común, tu honradez, tu tan sobresaliente profesionalidad, y por supuesto, por tu sensibilidad ante esa aberración. Da gusto saber que hay personas así en el mundo. Al igual que yo, amas la música, y piensas que ese poder puede hacer que te alejes de ciertas cosas que giran a tu alrededor, pero por desgracia, esto no es siempre así.
    Un saludo 😉

  28. raffaella dinicoli dijo:

    CLARO. QUE. HUMANIZO. LOS. ANIMALES. SON USTEDES. CON. SUS. IPOCRISIA. CRIMINAL. QUE. ME. OBLIGAN
    LA. PREGUNTA. NO ES PORQUE YO. QUIERO LOS ANIMALES
    LA PREGUNTA. ES. PORQUE. USTEDES. COBARDES. LOS. TORTURAN LOS. ABANDONAN LOS VIOLAN LOS ASASINAN
    BIEN. CHICA. AL FIN A. GANADO LA. INTELIGENZA
    RETIFICAR ES. DE. SAVIO
    SOLAMENTE. LOS. IDIOTA. NUNCA. CAMBIAN

  29. Francisco dijo:

    Llevas toda la razón, sí no te gustan los toros no tienes ninguna obligación de ir ni de participar. Somos libres para elegir.
    Supongo que cualquier músico ateo tendrá el mismo dilema que tú, no querrá participar en una procesión o cualquier otro acto religioso debido a cuestiones éticas. Es totalmente lícito, no ir a donde no se quiere, por ello supongo que nadie te obligaría a apuntarte a la banda de música de tu pueblo.
    Hay grandes músicos a los que no les gustan los toros y grandes músicos a los que sí; grandes músicos en bandas municipales y grandes músicos que no las han pisado en su vida.

    • Lorena Vargas dijo:

      Sí, Francisco, pero mira, yo también soy atea y, aunque no me hace especial gracia ir a las procesiones, “ideológicamente” hablando, tampoco me resulta gran esfuerzo como en las corridas de toros. Quiero decir, la Iglesia es la Iglesia, bueno, pero no veo que torturen a nadie en una simple procesión de pueblo, no siento el dolor que se siente en una plaza de toros. Yo voy allí impasible, sin entrar en misa y sin colaborar de ninguna otra forma religiosa, y mientras me respeten a mí yo los respetaré a ellos. Al igual que si fuese del Barça y tuviese que ir a tocar para los del Real Madrid, imagina qué suplicio, pero también iría porque eso sí es cuestión de ideas y gustos personales (no me gusta el fútbol pero es un ejemplo bastante claro de posiciones contrarias, por desgracia). En cambio en una corrida de toros están maltratando a un animal, y yo por la banda puedo hacer el “esfuerzo ideológico” de las procesiones, pero asistir al maltrato animal no puedo y no se debería ver normal. Un beso y perdón por la parrafada, jajaja.

      • Francisco dijo:

        Estoy totalmente de acuerdo contigo, porque cada uno tiene unas creencias y la realidad es relativa.
        Tú en la religión cristiana y en esos actos no ves connotaciones de tortura o de violencia, para mí hacerte actuar de una manera determinada bajo la amenaza de no ir al cielo o no ser aceptado en un grupo o sociedad es violencia psicológica, es una campaña de miedo.
        Lo ideal es que cada uno sea libre de elegir y que tenga criterios para ello.
        Un beso

  30. Jorge dijo:

    Yo también soy músico y por fortuna mi banda no tiene poque ir a tocar a los toris dado que no es un pueblo taurino, otra suerte, aunque también pertenezco a una charanga a la cual nos han llamado para animar en este tipo de eventos, entre una vez, lo recuerdo muy bien, lo pasé realmente mal, no sabía para donde mirar, todo era sangre y dolor, me dije Jorge si eres antitaurino porque fuiste? Pues aún no lo sé, pero desde ese día jure no volver a entrar y luchar contra esta tortura, gracias Lorena por escribir esto, siento que ya no estoy solo, que cada vez somos más los que queremos el fin de la Tauromaquia!!

    • Lorena Vargas dijo:

      Jorge, me encanta que tú también hayas compartido tu historia. Gracias a este artículo me he encontrado con casos similares a los nuestros y me agrada que todos hayamos pensado que estamos un poco menos solos en este mundo. Acabaremos con la Tauromafia, seguro. Gracias por tus palabras. Un beso, guapo.

  31. pocapena dijo:

    Lorena, yo amo los toros. Me parece un animal bellísimo y admirable.
    Y, sin embargo, también amo la lidia.

    Puede parecerte una incongruencia, y lo entiendo. Sé que es imposible defender de una forma racional la fiesta de los toros. Pero a mí me emociona. Me conmueve. Créeme. En ocasiones (desgraciadamente, muy escasas) me provoca sentimientos hermosos, únicos, auténticos, profundos e inexplicables. Y si yo fuera un toro preferiría mil veces morir luchando (y después de vivir 4-5 años de libertad y felicidad) a la sordidez de un matadero, que es un lugar muy parecido a… Auchswitz.

    Lorena, no me considero una persona insensible, cruel ni sanguinaria. Y también me indigno cuando no se trata al toro con el respeto que se merece. Por eso hay una cosa en la que sí estoy de acuerdo contigo. No me parece bien que una banda toque un pasodoble mientras hay una persona y un animal jugándose sus vidas en la arena. Es un asunto muy serio. Y ponerle música es de una frivolidad intolerable.

    Un saludo de un aficionado a los toros que comprende vuestro punto de vista, aunque no lo comparta.

    PD: No sé si lo sabes, pero en la plaza de las Ventas de Madrid JAMÁS se toca música mientras hay un toro en el ruedo. Únicamente en los descansos.

    PD2: Mi nombre es Alberto, pero siempre he utilizado el mismo nick en internet: Pocapena. Es un homenaje a un toro de la ganadería del Duque de Veragua, que en 1922 mató en Madrid a un torero, Manuel Granero, corneándole en un ojo. Quizás esto también sea una incongruencia. O romanticismo. O qué se yo.

    • pacma dijo:

      Hola Pocapena, curiosamente siempre obviáis a los becerros, que con poco mas de 1 año, mueren salvajemente torturados a manos de vecinos sedientos de ardor taurino.
      Las becerradas también son parte de la tauromaquia, la misma que amas.

    • Lorena Vargas dijo:

      Pocapena, Alberto, para empezar te doy las gracias por tu comprensión. Yo también intento entender tu punto de vista, aunque tampoco lo comparta. Como ha comentado el pacma, el mundo taurino no lo conforma sólo la lidia, sino desgraciadamente el toro embolado, el toro de la vega o las becerradas. Agradezco también que digas que no te parece bien que vaya una banda de música a tocar en la corrida de toros: que vaya únicamente quien quiera disfrutar de ello, sin ninguna representación más. En fin, agradezco tus palabras en cualquier caso. Siempre es bueno compartir opiniones y sentimientos de una manera lo más racional y ordenada posible. Un beso.

      PD: Me encanta cómo escribes.

    • Mª José dijo:

      Hola, mi nombre es Mª José. He leído por casualidad esta conversación y no puedo dejar de contestar a una de las cosas que has dicho que me ha llamado la atención: “Si yo fuera un toro preferiría mil veces morir luchando (y después de vivir 4-5 años de libertad y felicidad) a la sordidez de un matadero.”
      Yo creo que si tú fueras un toro te gustaría vivir en libertad y felicidad sí, pero no cuatro o cinco años, no, sino toda una vida. Seguro que te gustaría infinitamente más morir cuándo y cómo la madre naturaleza lo decidiera y no cuándo y cómo lo decida un grupo de sádicos que babean con el olor de la sangre, al margen de que sea en un coso o en un matadero.

      • Lorena Vargas dijo:

        Ma. José, no puedo estar más de acuerdo con tus palabras. Gracias por dar tu opinión, siempre bienvenida. Un beso grande.

    • cristina dijo:

      Tampoco es verdad que viven tan bien, a los toros los marcan a puro fuego, lo cual eso le tiene que provocar un dolor horrible, los prueban y no precisamente dándole caricias a ver si ellos consideran q valen o no para la plaza…
      Por otro lado, como bien dicen, se te escapan las becerradas q muchos nop llegan los pobres ni al año de edad.
      Todo esto por no meternos con las subvenciones taurinas que tanto tu, yo y cualquier político sabe que la tauromafía no se sostendrían sólo con aficionados.
      Por otro lado su estrategia es ahora hacer ver a menores que la tauromafia es algo normal, dicho en otras palabras, que el maltrato animal es algo normal…. por no añadirle más adjetivos que me niego a poner aquí por vergUenza hacía y que ellos le ponen.

    • Gabriel dijo:

      Vale, Pocapena. Me quedo con la duda de si honras ese nombre por la alegría que te produjo por cornear al torero de marrras o la “emoción” que sentiste cuando otro fulano con montera y lentejuelas se lo ventiló con estoque, puntilla y vómito de sangre incluido. Por mi parte, yo pertenezco al club de admiradores del toro Islero, que como todo el mundo sabe fue famoso por quitar de enmedio a un sicópata asesino de animales conocido como Manolete.

    • Quicolillo dijo:

      Hola, Alberto, Lorena y los demás que han contestado.

      Quería agradecer tanto a Alberto como a Lorena la corrección y el respeto a la hora de exponer sus puntos de vista, y al mismo tiempo, mostrar mi sorpresa y desagrado al leer el odio y la violencia implícita de muchas otras respuestas de quienes se jactan de ser amantes de la naturaleza y de los seres vivos.

      No creo que porque alguien trabaje en un matadero para producir carne para el consumo alimenticio se convierta en un “sádico que babea con el olor de la sangre”. Yo como carne, y he de reconocer que he participado en la matanza tradicional de mi familia o en otros acontecimientos en los que se mataban animales para alimento nuestro. Y os aseguro que no soy un sádico.

      Por otra parte, me deja obnubilado y preocupado cómo la gente que tiene esa sensibilidad tan especial hacia los animales propone un asesinato (así es como llamáis a las corridas de toros, ¿no?) de personas, por muy políticos que sean, o se declaran admiradores de un animal porque mató a otra persona, por muy torero que fuera. Para más inri, tiene el cinismo de calificarle psicópata y asesino a él.

      Si éstas son las almas sensibles que nos tienen que llevar a una sociedad más evolucionada en el que se respete mucho más a los seres vivos, creo que vamos con mala compañía.

  32. rafa dijo:

    Muy bien Lorena. La gente joven alzando la voz

  33. Jhonny dijo:

    Eso es!! Lorena inevitablemente lo comparto. Sigue así…

  34. Silvia Mellado Gutiérrez dijo:

    Yo habria salido a hostias de alli el primer dia, aunque vamos, no hubiese ni entrado, ni siendo menor ni mayor de edad, es algo que no soporto, mi mente no lo acepta, ni tampoco acepto a la gente que lo acepta. Algún dia, se acabará. Ojalá.

    • Lorena Vargas dijo:

      Ya, Silvia… A hostias a veces dan ganas pero eso sería ponerse a su nivel. Y en fin, saldría perdiendo seguro. Un beso y gracias por comentar.

  35. Maria dijo:

    Gracias por compartir tu triste historia
    Esto le dara valor y fuerza a muchas mas personas para decir no mas a las fiestas mas sangrientas de este pais y por desgracia en Sur America tambien celebran

    • Lorena Vargas dijo:

      Gracias, María. Sí, por eso creo que es importante que se comparta, para que la gente se de cuenta de que no están solos, como me he dado cuenta yo con otras historias de otros lectores. Un beso grande.

  36. Lorena muchas gracias por este buen artículo. Soy músico y cuando me enteré lo de la orquesta que iba a tocar durante una corrida, posteé que ojalá algún músico se levantara y se negara a seguir maquillando la barbarie. No entiendo como los miles y miles de artistas de cualquier disciplina no se encienden cuando leen ese ominoso eslogan de que el toreo es arte. Gracias de nuevo. Salud

    • Lorena Vargas dijo:

      Gracias por tus palabras, José Antonio. Es cierto. La música además requiere de una cierta sensibilidad y yo lo veo algo incompatible con resistir ante una corrida de toros. Un beso y gracias de nuevo.

  37. Gabriel Téllez dijo:

    Tu historia es útil y significativa. Muestras el valor del “¡No!”, de que hay que mandar al carajo cualquier compadreo con esa sucia barbarie. La negativa a tocar en la vergüenza nacional vale más que cualquier uniforme de banda, instrumento, partitura o satisfacción por interpretar bien una música. Salís más grandes y limpios los que os rebeláis ante la bajeza de servir de mariachis pasodobleros en esas siniestras plazas. No hay lugar para la tibieza cuando lo que se dilucida son seis vidas de seres inocentes, más la del pobre caballo; por eso, lo único que me atrevo a pedirte como animalista es que hables con esos compañeros de la banda que manifiestan ser antitaurinos para que digan también “¡No!”. Rebelarse contra la diversión de la sangre gratuita es sano y te aseguro que fortalece a quien lo hace. Yo también he conocido a otra componente de una banda que igualmente lo dijo bien alto: “No, no y no”. Desde entonces duerme mucho mejor.
    Ánimo, Lorena, porque la lucha aún no ha acabado. Habla con ellos. Diles lo que sientes, porque argumentos ya veo que no te faltan. Un abrazo.

    • Lorena Vargas dijo:

      Guau, Gabriel, increíbles palabras, de verdad. Gracias, gracias, gracias. Un abrazo enorme; te haré caso.

  38. Alejandro Díaz dijo:

    Simplemente me inspiras. Gracias

  39. Fran García Salcedo dijo:

    Hola Lorena. Soy músico de un pueblo de Andalucía, cuyo nombre puedes escoger el que más te guste, porque será irrelevante para lo que te voy a contar. He visto que este blog trata sobre animales, pero como has titulado tu publicación “lo que la música esconde” además de que seguramente todos los comentarios -no lo sé, pero me lo imagino- serán en relación con los toros, pues te voy a mostrar algo nuevo; muy paralelo a lo que comentas , pero que … nunca sale a la luz. El tema es las procesiones. El folclore barato que recorre las calles de Andalucía en Semana Santa, y en otras ocasiones durante todo el año, bajo la hipocresía de los ciudadanos: que más allá de un culto religioso el principal objetivo es “la frente muy alta, la lengua muy larga y la falda muy corta”. ¿Qué han de hacer los músicos que no creen en Dios, cultos religiosos, etc? Que no comparte en mísero teatro que inunda a la población. ¿Tener personalidad y no tocar? ¿Por qué no se plantean estas cosas los músicos, al igual que el tema taurino? ¿O parece que ganar 400 euros en semana santa compra nuestra palabra?

    • Lorena Vargas dijo:

      Fran… Gracias por tu comentario, lo primero. Es un tema difícil y te voy a hablar desde mi punto de vista con eso las procesiones… A ver, yo no cobraba ni en las corridas de toros ni cobro en las procesiones de mi pueblo cuyo nombre también es irrelevante, de modo que tu última pregunta no la puedo asociar a mí. Yo soy atea (bueno, llámalo como quieras), pero por la banda sí puedo hacer el esfuerzo de ir (yo no entro en misa ni nada y mientras me respeten a mí, todo estará bien). Sé que todo es muy hipócrita… Pero mira, al menos en las pequeñas procesiones de mi pueblo no veo a nadie que sufra y además admiran la música, cosa que en las corridas de toros no pasa (se ignora la música completamente, aunque es más que importante). Y nadie va a una procesión en contra de su voluntad y después es desangrado… Yo sí puedo ir a tocar a una procesión impasible (aunque claro, si nos ponemos a pensar en todo lo que hay detrás, entonces no se comería carne, no se comprarían iPhones, no sé si me entiendes…). Yo voy a lo más primario, y no hay nada mas primario que una tortura sin tapujos delante de mis ojos, y eso es la tauromaquia, y derivados. Un beso.

      • Fran García Salcedo dijo:

        Ya ajajaj, entiendo tu carácter antitaurinos que quieras reflejar. Quería señalarte eso; aquí el tema de semana santa es un negocio, mucho más allá de la música en sí: el dinero puede tanto… Directores que motivan a los niños chicos con tocar en procesiones largas para así cobrar más, fuera del campo musical con recursos didácticos,…. Yo he vivido muchos años el certamen de bandas de mi pueblo en el que la banda que peor sonaba éramos nosotros, cosa que pasaba desapercibida porque lo único que muchos valoran es que era la que más procesiones teníamos en Semana Santa. No sé como están las cosas por Madrid, pero por aquí ” en todas las bandas se cuecen habas”…y por ello lo que trataba de decirte es de que hasta qué punto los músicos anti-taurinos dejan de pronunciarse o no, según reciban dinero por tocar en las plazas de toros… No me contestes si no quieres, …. ajajaj para nada quiero meter controversia,..; quizás lo que he vivido y veo, sea más un tema de nivel de sociedad, acerca del poder dinero, … fuera del campo de defender los derechos de los animales. “Lo que la música esconde”: amistad, peleas, amores, desamores, robos, denuncias, viajes, sinceridad, mentiras, valentía, hipocresía,… y un largo etc. “¿Qué es lo que no esconde?” ajajaa. Por cierto, escribes muy bien, ¿dónde has aprendío? – que yo tambíén quiero- ajajaj Besos.

        • Lorena Vargas dijo:

          Es cierto lo que dices. Yo no conozco a todos los músicos antitaurinos habidos y por haber con lo cuál no sé hasta qué punto estarían dispuestos a renunciar a tocar si dejan de pagarlos. De momento los que sí conozco (y que han salido gracias a este artículo) han dejado de ir, independientemente del dinero. Y no sé, las corridas de toros son una actividad más (dejarían de cobrar por ello pero aún tienen, lo que tú dices, procesiones, conciertos, etc.), así que ese dinero ya te digo que no lo veo tan trascendental, aunque depende de las circunstancias de cada uno. Y sí, tienes razón, qué es lo que no esconde, jajaja. Pero de todo lo que esconde me parece mucho peor el sufrimiento de un ser vivo. Y muchas gracias por decir que escribo bien, jajaja. Supongo que voy aprendiendo con el tiempo… Leo… Y mi estilo estará tomado de todas las lecturas que he ido haciendo con el tiempo (¡y las que me quedan! jajaja). Gracias por esta conversación. Un beso enorme, Fran.

          • Fran García Salcedo dijo:

            Leer, te refieres a libros, ¿no? ajajajaj; me parece a mí que con leer el nombre de los jugadores cuando tengo que hacer cambios mientras juego al FIFA en la Play Station, no voy a llegar mu lejos, ajajajaj… A ver cuando publicas otro artículo, … y suerte !!

  40. Mar dijo:

    Gracias por tu lección de coherencia.

  41. Me agrado tu articulo. Tienes mucha razón…

    • Lorena Vargas dijo:

      Muchas gracias, Armando. He leído tu artículo, bello, pero triste a la vez, como no puede ser de otra manera. Que bien escribes. Gracias por compartir. Un beso enorme.

  42. Luis dijo:

    Hola Lorena:
    Ante todo presentarme. No soy antitaurino. No soy protaurino . No me gustan las corridas de toros. Suelo ser una persona que trato de informarme por varias fuentes dispares entre sí de las cosas porque todos sabemos que ya no existe una información totalmente objetiva. Tengo el honor de tener amistades de todo signo político (moderados y radicales), de opiniones diversas y muy distantes en todos los aspectos que actualmente son muy polémicos (aborto, eutanasia, inmigración ilegal, en fin de todo….y en este asunto; en el de los toros también. Y somos muy amigos. Además tengo familiares que tienen ganaderías diversas; en vacas para carne, otras explotaciones para leche, y un familiar que se dedica a las reses bravas (actualmente vacas y no toros). También tengo familiares con explotaciones de pollos.
    Perdona por este rollo pero quería decirte con esto que conozco de cerca este asunto desde distintos puntos de vista.
    Yo tengo mi punto de vista y es muy fiel a mi mismo: la moderación, el respeto, la serenidad…
    Después de esto debo felicitarte. No hay nada que más me alegre que ver personas siendo fieles a sus principios, coherentes con ellas mismas. Y eso conlleva un proceso largo y doloroso, un conflicto interior que tú misma has vivido.
    Supongo, que en muchos asuntos, y ese no es menos, depende de la escala de valores en la que se sitúe será más o menos importante y lo situaremos en prioridad de realizar una respuesta o no. Si un asunto se sitúa en la categoría de principios la cosa es más grave. Esto es en el plano pernos al.
    Sin embargo este es un tema más complicado de lo que parece, pues se mezclan intereses económicos, trabajos que dependen directamente o indirectamente de este asunto, una cultura o tradición centenaria, y luego un argumentario que debe ser serio, para que se le trate seriamente y se pueda conseguir algo efectivo y que contente a todas las partes.
    Espero que no se me malinterpreten mis palabras. Lo tuyo Lorena me ha emocionado; te has abierto y has contado sentimientos muy internos. Cuenta con mi cercanía y apoyo. Pero el resto de mi intervención quiero que sirva para que entre todos debatamos esto con respeto, paz, armonía, y teniendo una visión amplia de este asunto. Y lo digo en este foro, porque es el primero en el que me encuentro con palabras educadas de personas que tienen sus ideales y los defienden firmemente, pero con respeto y delicadeza. Me he sentido muy cómodo al leer la mayoría de los comentarios.
    También me encantaría resaltar que nos centramos en un solo momento de la vida del toro: el de la plaza. El único momento en el sufre, no por ello se debe mirar a otro lado, pero reconozcamos que es el más mediático. Digo esto porque llevo muchos años luchando para dar a conocer las condiciones de otros animales como pollos, vacas de carne o leche o incluso el cerdo blanco. Esos animales durante TODA su vida sufren y no tienen el apoyo mediático que tiene el toro.
    Repito: no me gustan las corridas de toros, no soy antitaurino y tampoco protaurino. Pero por encima de todo aplaudo tu coherencia Lorena, ha sido maravilloso y emotivo leer tu texto.
    Gracias…..y perdón por el rollo que he metido 😜

    • Lorena Vargas dijo:

      Hola, Luis. Lo primero, en absoluto ha sido un rollo: me ha resultado muy interesante leerte. Si hay algo que me gusta de defender algo es que surjan comentarios como el tuyo. Yo también tengo amigos de todo tipo, incluso toreros. ¡Tengo amigos toreros! De hecho prefiero escuchar mil veces a un torero que a un aficionado espectador taurino. Y siempre escucho los dos bandos e intento racionalizar las respuestas hasta encontrar alguna con la que me identifique. Me encanta que hayas visto la coherencia conmigo misma, pues es algo por lo que me esfuerzo en conseguir: intento que lo que pienso, lo que digo y lo que hago estén en la misma línea o lo más cerca posible. Y para eso, efectivamente, hace falta encontrar una argumentación coherente, porque si no es difícil que la gente haga caso, cierto.
      En cuanto al resto de animales, tienes razón: el apoyo mediático del toro es mayor, pero creo que no es algo malo. Me explico: los pollos, las vacas, el cerdo, estos animales que has nombrado forman parte únicamente (por fortuna, vaya) de la alimentación, y yo también lo denuncio, pero tal vez intentar denunciar la tradición taurina haga que más gente simpatice con ellos y que gradualmente, comenzando con el toro, se pase a los otros animales. Veo más fácil el fin de la tauromaquia que el fin de la explotación de los otros (que imagino que también llegará, pero quién sabe cuándo, siglos…). Así que intentar librarnos de ese “arte de los toros” podría abrir una puerta enorme para “lidiar” con el resto, para que la gente tenga una conciencia más amplia con los animales… No sé si me explico. De todas maneras esto, ya te digo, era una cuestión más personal que de denuncia, y ha sido una corrida de toros como podía haber sido un matadero o qué sé yo. Sólo quería reflexionar acerca de ello, y plasmándolo en papel, que siempre es más fácil que los ingrávidos pensamientos que vienen y van ahí arriba. Muchas gracias porque después de conocerte te considero alguien racional, y que pienses así de mí me halaga, no sabes cuánto. Y yo también me encuentro muy a gusto en este blog pudiendo compartir otros puntos de vista con los demás: se hace justicia a la riqueza de la expresión. Gracias, una vez más, por tus palabras. Un abrazo, Luis. Y perdóname a mí ahora, por el rollo, jajaja…

      • María dijo:

        Da gusto leer a gente que se expresa con claridad y corrección, gente sensible que respeta argumentos y sentimientos, que se esfuerza por conocer las distintas caras de la realidad y actuar con coherencia y honradez. Enhorabuena y gracias a los dos, aunque un poco más a ti Lorena por todo lo que ya te han dicho y que suscribo de pé a pá. Personalmente, me parece además muy interesante esas reflexiones que haces sobre romper con la inercia de lo aprendido y asimilado como “natural” y cuestionarse las cosas por uno mismo. Y sí, escribes muy bien y de una forma muy personal. Suerte en todo! Gracias otra vez.

        • Lorena Vargas dijo:

          Vaya, María, me conmueven tus palabras. Gracias, gracias, gracias, de verdad. Seguiré esforzándome. Que reconozcas todo eso en mí en una reflexión muy importante y personal me emociona profundamente. Muchas gracias. Un beso enorme.

  43. Laura Arena dijo:

    Hola Lorena: Creo que hoy descubro tu blog. Ya me suscribí para poder recibir tus artículos, también trataré de leer los anteriores.
    Respecto a este, ya sabés, como argentina, me resulta un poco difícil entender las corridas de toros y todo lo que tiene que ver con ellas.
    Amo a todos los animales, y aunque no soy vegetariana, puedo justificar que se maten animales para comer, pero no por una simple diversión de un público. Mi cabeza latinoamerica no lo entiendo, jajaja, tal vez vosotros no entiendan algunas de nuestras costumbres.
    Me encanta tu planteo, respecto a la música, creo que debieras buscar otros espacios, otros lugares donde desarrollar lo musical, en lugar de hacerlo en un lugar que te incomode.
    Muy bueno tu artículo y cuanta gente, que piensa lo mismo que tu. Seguramente con el tiempo algo irá cambiando en las mentes de estas personas y las corridas serán un recuerdo. Aunque falte mucho para ello, voces como la tuya aportan para ello. Saludos.

    • Lorena Vargas dijo:

      Laura!!! Bueno este no es mi blog, es el blog del Partido Animalista (el PACMA, por si no lo conoces, el que convoca por ejemplo manifestaciones multitudinarias contra el Toro de la Vega en Madrid -a la que fue Rosa Montero-). Gracias por leerme, esta es una plataforma muy interesante para alzar la voz por los animales. Un beso enorme.

  44. Cin dijo:

    Felicidades Lorena por escribir cómo lo haces y, ante todo, por mostrar de manera pública tus ideas y , lo que es importante, tu coherencia a la hora de defenderlas. No me gustan las corridas de toros, pero no se si considerarme antitaurina porque, cómo he leido anteriormente, sé que hay muchas cosas detrás de todo eso cómo es el trabajo de muchas personas y, nos guste o no, es una tradición demasiada arraigada por lo que no creo que sea nada fácil que se elimine… Las becerradas o el Toro de la Vega…creo son palabras mayores, INJUSTIFICABLES.

    Jamás he ido a ver una corrida lo que siempre he dicho es: ” lo unico me gusta de los toros, es la música”. Me encanta oír esos pasodobles. Sin embargo, al leerte he pensado lo diferente que si lo escuchas sabiendo lo que está pasando en ese momento, el dolor qué está pasando un animal sin ser culpable…

    Sigue así!

    Y un saludo a todos los demás, qué placer leer a gente qué escribe y da su opinión con respeto y cordura.

    Un beso!!

    • Lorena Vargas dijo:

      Hola, Cin. Muchas gracias por tus palabras. Me alegro de que al leer mi artículo hayas tenido un punto de vista diferente frente a lo que pensabas. Gracias de nuevo, de verdad. Un beso enorme.

  45. MeVle5 dijo:

    Si me preguntan si alguna vez lloré, diré que si ▶ Gracias Lorena

  46. Salvador dijo:

    Hace poco otra chica valiente, Virginia se echó al ruedo a consolar al toro que agonizaba. ¡Enhorabuena Lorena por dejar la banda de la tortura! Bien por tu coherencia. Es bueno que siendo tan joven como se te ve en la foto hayas llegado a ese momento de bondad. Sigue así, es lo que necesita el mundo
    un abrazo

  47. Cecilia Elisa Durán Silva dijo:

    Tuve una experiencia parecida. Fué tan impactante en mí que me retiré de la plaza de toros de Manizales (Colombia ), llorando y con el corazón roto. Mi ex había comprado los abonos de la temporada y se perdieron. Soy antitaurina y defensora de todos los animales y seres vivos en general. Creo que los humanos que causan dolor y sufrimiento o los que disfrutan verlo, deben primero probarlo en carne propia y así lo dejarán. NO A LAS TORTURAS Y ASESINATO DE ANIMALES. Son SICÓPATAS. Enfermos.

  48. aurora dijo:

    El amor mueve montañas y al final lograremos la !abolición¡; cada vez somos más los amantes de los animales y lo que no puedo entender es el grado de insensibilidad, que caracteriza a muchas personas, ante el dolor de un ser vivo. Me emocionó mucho tu artículo, gracias por ser uno más de los nuestros, un abrazo.

  49. maria dijo:

    Nunca más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *