Historias del mas acá

pan y toros

He pasado varios días cerca de un gran cartel de esos que anuncian la corrida de toros de la feria de mayo talaverana y que, por supuesto, estaba estratégicamente colocado, como todo cartel que se precie. Había algo en él que me llamaba la atención y no era lo que anunciaba ni lo que incluía. Pasados los días me di cuenta que era la imagen que ofrecía. No era la que tengo en el recuerdo ver para esos eventos, sino que se mostraba la simple figura de un toro sin ningún símbolo que indique su destino a la lidia, que se entiende que es lo que el cartel anuncia, ni siquiera el adorno típico, la divisa de la ganadería, que previamente les clavan. Nada de los típicos carteles en los que se nuestra al matador en el momento de dar muerte al toro, al banderillero clavándole las banderillas o el picador cumpliendo su misión. Llamaba la atención la suavización de la imagen que presentaba el cartel, y que no ha de ser arbitraria dado que, como todo objeto de propaganda que se precie, responde a una estrategia. Evidente que la finalidad concreta de cualquier cartel publicitario es comunicar de la misma forma que también captar es un objetivo general. En definitiva, introducir sutilmente una idea en la mente del posible consumidor de lo que la propaganda anuncia.

circo romanoEn estos días también se puede ver la noticia del reconocimiento por parte del Ministerio de Cultura, encargado de ofrecer los datos referentes a este tipo de eventos, sobre la reducción de un 40% de ellos en los últimos cinco años. Que incluso el Wall Street Journal publica un artículo titulado “Las corridas de toros en España se tambalean”. Y que se ha suspendido recientemente en Valladolid una Jornada Internacional por la defensa de la Fiesta por falta de inscripciones. Pero como contrapartida también se ha reclamado, tras la presentación de las correspondientes firmas, la tramitación parlamentaria para la declaración de las corridas de toros como bien de interés cultural. No olvidemos que su origen hunde sus raíces en nada menos que la cultura grecolatina, que ya extendió la romanización por nuestra geografía, y que eran los denominados bestiarios, la lucha entre humano y bestia, también usados como método de martirio… humano se entiende.

Análisis históricos llegan a la conclusión de que un peso importante en la decisión de tal persecución lo tuvo el que la nueva religión no incluía el sacrificio animal como modo de ofrenda

Y ya traídos a colación los romanos, sus hábitos y comportamiento. Curioso es que se trataba de un pueblo cuya filosofía y costumbre era absorber e integrar a su cultura, cuantos mitos, divinidades y tradiciones religiosas encontraba en sus áreas de influencia, y sin embargo decide en cambio combatir con saña, vehemencia e interés a la incipiente comunidad cristiana. Análisis históricos llegan a la conclusión de que un peso importante en la decisión de tal persecución lo tuvo el que la nueva religión no incluía el sacrificio animal como modo de ofrenda a su, además, único dios o Dios, según se prefiera o se crea conveniente. Con la consecuente enorme repercusión que ello conllevaría para infinidad de personas bien posicionadas, gestoras y administradoras del resto de los ritos y el desastre económico que ello supondría para todo el mercado ganadero que proveía de victimas para unas ofrendas que se habrían de dejar de llevar a cabo. Y, evidentemente, ante la posibilidad de estas pérdidas recurrieron a cuantos medios pudieron para fomentar la devoción a su práctica, denostar lo contrario y recurrir a las autoridades en busca de una protección oficial para su causa. Y así, bajo emblemas tales como la protección de la tradición, de las costumbres y de la cultura, intentaban, salvar un interés mucho más prosaico.

Pues bien, para finalizar, uniendo todo lo expuesto, civilizaciones antiguas y prácticas actuales, en un mismo pensamiento capaz de analizar relacionando sin mezclar, inevitable llegar a la conclusión de que el texto escrito en cursiva es tan universal como intemporal.

Ana Beatriz RubioAna Beatriz Rubio

 

Esta entrada fue publicada en Tauromaquia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Historias del mas acá

  1. Edita Olaizola dijo:

    Muchas gracias, Beatriz, por tus reflexiones. Muchas veces no sabemos el origen de las creencias, que, como en este caso, se basan en la economía de unos pocos sin importar el destino de los demás (otras personas que no pertenecen a su clase social, animales no humanos incapaces de defenderse…)

  2. Majka Llibre dijo:

    Panem et circenses… Així anem.

  3. Chema Lera dijo:

    Cuánto han cambiado los tiempos y qué poco las intenciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *