Espérame aquí, compañero

canelo nombreRótulo de la calle dedicada a Canelo.

El otro día mantenía una conversación sobre la película de Richard Gere “Siempre a tu lado, Hachiko” en la que se narra la historia real sobre la infinita fidelidad y amor (¿por qué no?) de un perro a su compañero humano. Y recordé que en la muy española ciudad de Cádiz tuvimos un caso similar, protagonizado por un grandón y noble mestizo de nombre Canelo. Digo un caso pero en realidad sólo es el más famoso, pues casos de fidelidad perruna hay uno por perro. Y no sólo perros, también gatos, vacas, burros, caballos, etc. si los humanos les dan la oportunidad de demostrarlo.

Durante los doce largos años que Canelo cumplió su promesa de esperar en la puerta del hospital, conoció las luces y sombras del ser humano.

Al Hospital Puerta del Mar de Cádiz acudía el amigo humano de Canelo con asiduidad, un problema en el riñón le ataba al proceso de diálisis periódica para sobrevivir. “Espérame aquí, compañero” le decía todos los días su amigo humano y Canelo esperaba, hasta que un día de 1990 el amigo humano no regresó. Canelo esperó fiel a su promesa hasta el 9 de diciembre de 2002, cuando un coche le robó la vida. El conductor cruel se dio a la fuga.

68899_559514547429232_1081010819_nDurante los doce largos años que Canelo cumplió su promesa de esperar en la puerta del hospital, conoció las luces y sombras del ser humano. Muchas personas de buen corazón le daban comida, refugio y compañía. Otras lo denunciaron como amenaza para la salud pública. La perrera de Cádiz lo capturó y trasladó a sus dependencias para la retención temporal y posterior sacrificio, la mecánica habitual en las perreras. Pero Canelo fue indultado por el propio ayuntamiento, convirtiéndose así en el primer perro vagabundo en disfrutar de este privilegio. Canelo pudo seguir esperando a su amigo a la salida del hospital.

La historia de Canelo es muy bonita porque expresa de forma determinante la belleza del espíritu animal, pero es una historia triste sobre el abandono. ¿Cuántas personas mayores marchan de este mundo y dejan a sus fieles amigos a la voluntad de sus herederos, los cuales envían a la criatura a la perrera o tiran en la cuneta de turno? ¿Cuántas familias abandonan en verano, en cualquier gasolinera, el regalo que llegara en navidad? ¿Cuántos son abandonados a su suerte, cuando no aniquilados, tras la temporada de caza? etc.

Son miles de anónimos perros, gatos, cerdos, burros, caballos, conejos… que también esperan el retorno de sus “amigos” humanos. Y no volverán…

JR ArriazaJuan R. Arriaz

Esta entrada fue publicada en Historias y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Espérame aquí, compañero

  1. Carmen dijo:

    Cuando conocí la historia de Canelo ya hacía varios años que había muerto, y cuando quise saber más, me hicieron llorar esos vídeos en los que andaba merodeando en torno al hospital y a las enfermeras que salían a desayunar, como buscando una respuesta, o viéndolo dormido sobre unos cartones a la puerta del hospital. Me angustiaba imaginar qué sentiría aquel perro, porque yo estoy segura de que los animales sienten. Afortunadamente los gaditanos (algunos) consiguieron que ese maravilloso perro fuera indultado y homenajeado a su muerte. No era tan “bonito” como el Hachiko de la película, pero no le hacía falta ninguna. Su belleza era indiscutible.

  2. Claudio dijo:

    Una pena que se deba “indultar” un perro para no encerrarlo y asesinarlo. Las sombras del humano son aberrantes.

  3. eva dijo:

    Yo lo que no entiendo es que en 12 años nadie dijera, pobre perro, se viene para casa. Mucha placa y tal, pero nadie le dio otra oportunidad.

    • pacma dijo:

      Hola Eva, por lo que cuentan, varias personas se llevaron a Canelo a casa, pero no tardaba en escaparse y volver a la puerta del hospital.

  4. tere dijo:

    Precioso relato, muy conmovedor. Pero lo más bonito es el sentimiento con el que el autor escribe este hecho.
    Un saludo. Siempre me emocionan

  5. kary dijo:

    Emotiva historia que siempre conmueve a seres como nosotros amamos a los animales…siempre los veo como almas puras y bellas…gracias a la vida que existe algo bella en este planeta esos seres tan especiales, y gracias al autor de este articulo por recordar.

  6. Teodolinda LuisaRobledo dijo:

    Con esta historias de amor incondicional además de las lagrimas que se nos escapan, todas las cosas que nos vienen al pensamiento. Como pudo alguien matarlo y darse a la fuga, es de no creer que haya que indultar a un perro y que las personas lo hayan denunciado como peligro para la salud publica. El único peligro es tener el corazón de esas personas capaces de matar y huir y de denunciar a un animal indefenso. Canelo esta finalmente con la persona que amaba y espero. Y el resto de los sin corazón sabran cuando los toque sufrir las consecuencias de sus malas acciones que Dios paga a cada uno según sus actos, y que de su justicia nadie escapa.

  7. Míchel dijo:

    Estoy seguro que la no comprensión o la no empatía hacia los animales es simple falta de conocimiento u oportunidad de haber pasado momentos con ellos. Que los animales tienen sentimientos es algo indiscutible y quien diga lo contrario es un analfabeto emocional.

  8. Carmen dijo:

    Sólo decir, que tuve la grandísima suerte de conocerlo en persona, ya que acudía al hospital durante el 2001, acompañando a mi padre a tratamiento.
    Tenemos que hacer entre todos, que perdure su historia para que podamos aprender de los sentimientos más puros.

  9. Siempre los PERROS nos han dado ejemplos de fidelidad, los humanos tendríamos que aprender de ellos…

  10. pedro borrero dijo:

    la nobleza y lealtad de esos amigos es infinita, definitivamente debemos aprender mucho de ellos

  11. Camila dijo:

    Muy conmovedora tu historia amigo, deveria darnos verguenza ver como seres “inferiores ” a nosotros en la escla de la vida nos dan lecciones tan grandes de amor y fidelidad.
    Gracias por compartirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *