Carta de Marcos, el pequeño delfín

Marcos el delfín

Carta de Marcos, Almerimar (El Ejido) a 22 de enero de 2013

Querido amigo/a:

Soy Marcos, el pequeño delfín que varó, hoy hace justamente cinco meses, en la playa de Roquetas de Mar (Almería) y que actualmente sigo mi proceso de recuperación en Almerimar. Seguramente habréis oído hablar de mi a través de la información proporcionada por los medios de comunicación, por las personas que se ofrecen como voluntarios para cuidarme pero, sobretodo, a través de los comunicados que PROMAR emite periódicamente para informaros sobre mi estado y evolución.

En ocasiones anteriores, PROMAR (asociación sin ánimo de lucro) ha lanzado llamamientos, solicitando vuestra ayuda a través de aportaciones económicas o de participación como voluntarios para poder atender todas mis necesidades pero, en esta ocasión, voy a ser yo mismo el que lance este llamamiento. A través de esta carta, me dirijo a vosotros y vosotras para demandar vuestra ayuda.

Si un día, estando en el mar, os vierais en peligro, mi especie y yo os ayudaríamos sin dudarlo. Por eso os pido que ahora lo hagáis vosotros por mí, para que algún día pueda volver a reunirme con mi manada

Las personas que me atienden llevan cinco meses cuidando de mí, proporcionándome cuidados a nivel veterinario y dándome todo el cariño que necesito. Unos, al inicio venían a colaborar movidos por la curiosidad, otros lo hacían por vocación de ayudar, otros porque les gustaban los animales… A mi no me importan las razones porque todos me atendían maravillosamente y, con el paso del tiempo, al final he conseguido introducirme en sus corazones y formar parte de su vida.

De esta forma, todos los días el equipo veterinario me da mis medicinas, me alimentan, vienen personas a hacer turnos de trabajo conmigo en el agua, día y noche, dejando de lado su propio bienestar personal por cuidarme a mí, Marcos, al pequeño delfín.

No les importaba ni el calor que hizo en verano ni el frío que estamos sufriendo este invierno. Las incomodidades de vivir en el campamento con los escasos medios existentes no suponen un problema para ellos; todo lo hacen porque desean mi bienestar, por darme la oportunidad de ser libre y volver con los míos cuando me recupere completamente, así que yo, Marcos, les estaré siempre agradecido.

Marcos comunicandose

Se que existen personas que no comprenden el porqué de tanto sacrificio ni  los medios empleados, sólo por atender a un animal, pero yo soy feliz, me lo dan todo sin pedir nada a cambio, ¿no es esa la mayor prueba de amor?.

Pero, ¿sabéis que está sucediendo?  PROMAR no dispone de medios económicos propios. Lo que habían conseguido gracias a vuestras aportaciones, se ha ido empleando en atender mis necesidades y, actualmente, es urgente y primordial contar con nuevos medios. Yo cada vez estoy más fuerte pero todavía preciso medicación, son necesarios alimentos para cubrir las necesidades de las personas que trabajan día y noche en el campamento, equipaciones que ayuden a soportar las inclemencias del tiempo, materiales para construir mi nuevo recinto o para sustituir al que se encuentra en mal estado por el efecto destructivo de los temporales.

Yo no sabía la cantidad de cosas que son necesarias para que yo pueda sobrevivir diariamente. Necesito un nuevo recinto donde el agua alcance mayor profundidad con el fin de poder nadar mejor y ejercitar mi musculatura, tengo que aprender a cazar sólo si quiero sobrevivir en el océano y para eso necesito un recinto grande donde pueda aprender. También necesito un transmisor para que me tengan localizado y rescatarme en caso de encontrarme con dificultades que hagan peligrar mi vida…¡ y tantas cosas más…!

Para poder conseguir todo eso pido vuestra ayuda, esto es lo mejor que puedo hacer por ellos, por todas esas personas que tanto me están ayudando. Si colaboráis con ellos, realizando aportaciones económicas, aportando productos básicos de alimentación, mantas u otros enseres para soportar mejor el frío o con cualquier otra ayuda que fuera necesaria, me estáis ayudando a mí. Yo espero mejorar cada día un poco más pero aún tardaré un tiempo en estar completamente en forma para poder volver, con las suficientes garantías de éxito, con los míos. Las personas que me atienden no desfallecen en su ánimo pero, sin medios económicos, me resulta difícil imaginar un futuro para mí.

Con esta carta hago un reclamo a vuestra solidaridad. Si un día, estando en  mi casa, el mar, os vierais afectados por situaciones adversas, mi especie y yo os ayudaríamos sin dudarlo como han hecho tantas veces con otras personas. Por eso os pido que ahora lo hagáis vosotros por mí, para que algún día pueda volver a reunirme con mi manada.

Gracias a todos y a todas.

Marcos y Silvia BarqueroSilvia BarqueroMarcos el delfín

Nota: Marcos murió el 2 de febrero, pocos días después de la publicación de este texto. La necropsia descubrió que tenía una lesión de corazón y pulmón que acabo con su vida a pesar de todos los cuidados. La perdida de Marcos ha dejado destrozados a los compañeros de Promar y a todos los que le conocieron, en persona o a través de los boletines que mandaba Promar.

Marcos, sabemos que tu paso por este mundo ha servido para que las personas aprendan a amar y respetar más a los animales. Descansa en el Azul, pequeño amigo.

Esta entrada fue publicada en Medio marino y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Carta de Marcos, el pequeño delfín

  1. Mercedes dijo:

    Maravilloso trabajo el que realiza PROMAR, muchos ánimos Marcos, estás en buenas manos!

  2. ANA dijo:

    GRACIAS por haber cuidado del pequeño y maravilloso defín, MARCOS, haciendo todo lo posible por salvarle… El, sin duda, habría hecho lo mismo por vosotros, al igual que todos los seres de su maravillosa familia… Allá donde ahora esté, seguro que os seguirá amando y agradeciendo vuestro cariño y vuestra labor. GRACIAS AMIGOS!!! y… Hasta siempre, MARCOS…. sé feliz!!!

  3. Ana belen dijo:

    Yo sólo conocí a Marcos virtualmente y estoy muy triste con la noticia de su muerte. No puedo ni imaginar como se sentiran esos voluntarios de PROMAR. Desde aquí un abrazo fuerte con todo mi amor para ellos, son unas personas maravillosas.

  4. Susana dijo:

    La verdad que me acabo de enterar de todo esto y ha sido una pena porque me hubiera encantado participar de cualquier manera.
    Hicisteis lo que pudisteis y seguro que el Pequeño Marcos os lo fue agradeciendo dia a dia con cada pequeño gesto. Si por algo se caracterizan los animales es por el inmenso cariño que dan con poco que tú demuestres 🙂

  5. Luisa dijo:

    Gracias a vosotros, Marcos ha podido disfrutar de la vida unos cuantos meses y tener una experiencia única: vuestra amistad.
    Habéis hecho un labor extraordinaria.
    un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *