Hay más tontos que encinas

Perros sueltosEl autor del artículo que se reproduce más abajo, no pudo evitar indignarse cuando vio publicada en Diario de Ávila una foto hecha y remitida por un lector que se quejaba de la existencia de perros paseando con sus amos cerca de un carril bici que se interna 20 kilómetros por un bosque de encinas. Gabriel Téllez es coordinador del PACMA en Ávila y creyó absolutamente necesario poner en evidencia la necedad del fotógrafo ocasional y, por otra parte, defender a los perros y la libertad. Al mismo tiempo, denuncia la represión que ejercen demasiados ayuntamientos contra nuestros compañeros de cuatro patas.

Hay más tontos que encinas

Se quejaba un lector en esta misma página, hace unos días, que los amos y sus perros salgan a pasear al campo y que estos últimos no lo hagan en calidad de presos con categoría de Fies. Es decir, proponía el alucinante autor de la queja que tampoco en plena naturaleza los canes tuvieran derecho al libre esparcimiento ni a darle un poco de cuerda a sus músculos. ¿Cuál será la siguiente propuesta de este genio medioambiental? ¿Poner semáforos para las hormigas? ¿Exigirles a las vacas que recojan sus propios excrementos y los introduzcan en bolsas de plástico biodegradable?

Es sorprendente pero cierto. Hay ayuntamientos que entienden que esto del cuidado del medio ambiente pasa por acentuar la represión contra los perros. No me estoy refiriendo al hecho mil veces censurable de ese amo que no se hace cargo de las deposiciones de su can. La política represiva llega al terreno de la plena irracionalidad cuando se pretende que los perros no puedan pisar los parques si no van con más cadenas que un condenado a galeras. ¿Y para qué demonios se les va a llevar a un espacio verde si no es para que disfruten de la libertad y corran y jueguen como todo quisque? ¿Acaso el perro encadenado no caga? La respuesta a todo esto intenta darla el Ayuntamiento  creando unos pocos guetos caninos que muchas veces están en el quinto pino, y a los que previsiblemente sólo acudirán quienes no vivan lejos.

No por suprimirles la libertad a los perros van a disminuir los malos, irresponsables e incívicos dueños que no recogen las cagadas

La represión anticanina carece de sentido. No por suprimirles la libertad a los perros van a disminuir los malos, irresponsables e incívicos dueños que no recogen las cagadas. Los parques y jardines tienen que ser espacios libres para todos, incluso para los histéricos miedosos que consideran a un chihuahua más peligroso que al tiburón playero de Spielberg. Si me apuran, incluso podría discutirse lo de permitirle el paso a los asquerosos humanos que gargajean cada dos metros.

Pero la traca la ha puesto ese inefable lector al que le estorban los perros en el campo. O en las proximidades de los carriles-bici, que en puridad no son más que la intrusión del asfalto en lugares para los que no estaba ideado. Yo también he pedaleado en ellos y nunca se me cayeron los anillos por hacer alguna frenada al encontrarme a un grupo de caminantes o de vacas soltando una clamorosa meada sobre su superficie. La gente se torna más amable en esos páramos y lo normal es ser compresivos unos con otros. El que quiera tomarse lo del carril-bici a lo Indurain, que se vaya a la subida de los lagos de Covadonga para calentar piernas.

A veces hay más tontos que encinas. Parece difícil, ¿no?, pues están ahí e incluso se creen con más derechos que un conejo cuando estúpida y pretenciosamente menean su culo sobre la hipermegaguay bici de montaña que se interna en el campo. Con cámara de fotos y todo.

No soy parte interesada de forma directa. Lamentablemente, desde hace algunos años ya no tengo perro, lo cual no ha hecho más que reforzar mi aprecio y absoluta admiración por ellos. Seres que dejan huella, que han contrapesado la maldad y la estupidez humanas, y a los que jamás olvidaremos. Todos ellos; sin excepción.

Gabriel Téllez

Esta entrada fue publicada en Derechos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a Hay más tontos que encinas

  1. Lorena dijo:

    jajaja yo tengo dos perras y a pesar de que este tema me calienta mucho la sangre te confieso que me he tenido que reir por la forma en la que lo escribes.
    Aqui ha llegado a tal punto que en el unico paseo a la vera del rio(el carril bici lo estan “arreglando” en el otro extremo”) que hace unos dias ibamos 3 personas con sus respectivos perros atados y una señora en bici nos grito algo sobre los perros, teniendo mas de medio carril para pasar ella. Supongo que pretendia que 3 personas con 6 perros nos ahorcasemos para dejarla pasar aun teniendo ella mas facilidad. Y eso todos los dias, los dueños y los perros somos los peores del mundo, aun respetando y recogiendo los excrementos , da igual que te pasen todos los que parece que se preparan para el tour de francia a toda hostia, sin avisar, sin tocar el timbre por detras, saltando piedras y tierra, eso no importa, porque como llevamos perros…
    Y la policia detras de nosotros como si fueramos lo peor de la sociedad, teniendo al lado a gente tirando botellas de vidrio al suelo, pero lo importante es que los perros no esten sueltos!! Ah y las mierdas que se recojan, pero entre los arbustos buenos truños humanos con su respectivo papelito, mira que limpios oye
    Y por cierto, utilizo la bici, pero tengo mas sentido comun que estas personas amargadas anti perretes

    • Arriaz dijo:

      Lorena, el carril bici es para los ciclistas.

      Salud.

      • vendetta dijo:

        Vale, pues el proximo dia que vea un ciclista por la acera, lo increpare y le insultare, pq los ciclictas tienen que ir por la calzada, no?
        Creo que somos un poco mayorcitos ya, para poder esquivar tranquilamente un grupo de personas con sus perros, por una zona “boscosa”, tenemos que ser un poco “flexibles” porque creo que ya se les limitan demasiadas libertades a los animales, como para no poder ir sueltos por zonas asi.
        Y te lo dice un ciclista.

        • Arriaz dijo:

          Saludos,

          No hablo de zona boscosa, sino del carril bici. Como ciclista que eres sabrás lo limitados que estamos. Como bien dices, o vamos por la calzada, con el peligro que supone, por lo menos en Madrid, o vamos por la acera… a pie.

          El carril bici lo considero un logro mayúsculo en España – por Europa está muy extendido – y creo que no se debe perder su esencia: un lugar por donde circular con el medio de transporte más ecológico que existe.

          Me reitero en que mi queja es contra los dueños que llevan perros, no contra los perros.

          Y por supuesto sin acritud, que todos estamos del mis lado :).

          Salud.

    • Gabriel Téllez dijo:

      Gracias por intervenir. He escrito un comentario general.

    • Gabriel Téllez dijo:

      Gracias por intervenir. Más abajo he escrito un comentario general.

  2. Arriaz dijo:

    No estoy de acuerdo en un tema. Como ciclista habitual considero lamentable que los peatones invadan este espacio, con o sin perros al final de la correa. Bastantes restricciones tenemos ya los ciclistas. Los carriles bici son para los ciclistas.

    Ahora bien, no es lo mismo encontrarte con un perro atado al que pasea su irresponsable dueño por un carril bici que con un perro suelto por el susodicho carril. En el primer caso, el dueño se merece una reprimenda, no por el perro, sino por no respetar los carriles bici. En el segundo, el perro no entiende de carriles bici y lo correcto es respetar al animal.

    Como bien indica el texto, el problema nunca son los perros, sino los dueños.

    Salud.

  3. Lorena dijo:

    arriaz me parece muy bien pero por donde yo te hablo no es carril bici. El carril bici esta en la otra vera del rio y esta en reformas, por lo tanto los ciclistas tienen que compartir espacio con los peatones que van andando, con los que van corriendo y con los que van con sus perros. Aun asi, en el que estan reformando hay una zona asfaltada para los ciclistas y otra de tierra para los peatones con carteles de “comparte” de mas. Y todas esas cosas me han pasado por el carril que no es para las bicis

  4. Ana Belen dijo:

    que risa me ha entrado leyendo el blog! (por cierto el gatito de la foto es casi igual al mio : )
    Pero creo que el que se quejaba tenía su parte de razón.
    He tenido perros, y ahora salgo con la bici. Y estoy de acuerdo con los comentarios de Arriaz, tiene toda la razón!

  5. Miriam dijo:

    Joder, qué coño pasa con el carril bici? Y si voy con el perro y la bici? El carril bici es comprensible respetarlo, pero ante cualquier vehículo el peatón siempre tiene prioridad. De todos modos, el carril bici en ciudad, si es por paseos o parques no está hecho para ir flipao, es para ir de paseo, y rodear a un obstáculo no supone ni gran esfuerzo ni peligro.
    Vamos, que la bici no es ni un coche ni una moto, puede convivir perfectamente con viandantes a dos y cuatro patas, qué ganas tiene la gente de solaparse…

  6. Gabriel Téllez dijo:

    Con retraso me sumo al pequeño debate que se ha originado en el blog. Vuelvo a definir el espacio físico que se cita en el artículo: se trata de un amplia zona boscosa de encinas en las afueras de un barrio residencial de Ávila. Fue una buena idea construir aquellos veinte kilómetros de carril bici, en un espacio bello y de buen oxígeno. Como dije en el texto, yo lo he utilizado con frecuencia y he de decir que tan solo en los dos primeros kilómetros se puede uno encontrar con peatones que también utilizan esa vía.
    Nunca he considerado como una intrusión compartir el carril con los caminantes; es más, yo creo que, en puridad, el carril es o debería ser conocido como carril bici/paseantes. La realidad es que lo utilizamos todos, sin que se conozcan problemas porque no hay aglomeraciones. El hecho de que, de tarde en tarde y sólo durante los dos primeros kilómetros, te encuentres con dos o tres personas que van caminando y charlando de sus cosas, ocupando una parte del carril, nunca ha supuesto objeto de controversia. Si ellos aún no se ha percatado cuando uno se acerca con la bici, basta con un leve carraspeo para que se aparten sin el menor problema. Incluso nos damos las gracias mutuamente y nos decimos “hasta luego”, aunque no nos conozcamos de nada. Y en algunas ocasiones los paseantes van con perro ¡¡y no tiene por qué pasar nada, señores!!
    Os voy a contar alguna pequeña anécdota. En más de una oportunidad, yendo yo a pie o en bici por dicho carril entre encinas, me he dirigido a algún caminante que iba con su perro…encadenado. Le he preguntado con corrección por qué lleva a su pobre can mermado de libertad cuando el campo es tan amplio y hermoso y puede correr a su gusto sin que les importe a las hormigas, las vacas y cualquier otra fauna voladora que por allí existe. Y el tipo -también algunas tipas- me han reconocido que no es por peligro alguno de atropello, sino que se debe a una de estas dos razones:
    a) Porque no se han molestado en dar ni el más mínimo adiestramiento a su perro y temen que cuando lo suelten no volverá aunque se le llame.
    b)Porque ya se han encontrado con algún paseante de la tribu urbana histérica y perrofóbica que, a gritos y a larga distancia, le ha dicho y exigido que ate su perro o llama al Seprona, los Boinas Verdes, los Comandos Especiales de la Legión o los US. Seals que consiguieron darle matarile al cabrón de Bin Laden.
    Hace ya muchos años, cuando mi gran Thor aún vivía, paseábamos por una calle casi del extrarradio de Ávila. Él iba suelto porque estaba perfectamente adiestrado y era un insulto para su inteligencia ponerle una cadena. Pero nos cruzamos con un tipo que, al mismo tiempo que mascullaba frases contraria a la libertad de mi perro, me sacó una navaja de notables dimensiones e inténtó apuñalarme con ella. La hoja me pasó entre el brazo y el costado izquierdo. Mi pastor alemán se lanzó contra aquel anormal y tuve una lucha doble. Por una parte, tratando de sujetar su mano armada y, por otra, intentando separlo de Thor para que no se comiera a aquel cabronazo. Afortunadamente ninguno de los dos -ni mi Thor ni yo- salimos heridos. Hubo juicio y lo perdió el tipo, pero con una pena irrisoria, después de confesar en la misma sala que tenía licencia de armas de fuego y que pensaba utlizarlas si me veía otra vez con mi perro suelto. A todo esto, mi Thor era un bendito que ni siquiera lo había mirado cuando nos cruzamos en la mañana del incidente. Como aquel imbécil, histérico y sicópata a la vez, no sólo siguió con sus armas de fuego y portando navaja, decidí armarme también, y cada vez que salía de paseo con Thor, me colocaba discretamente en la cintura un machete que compré exprofeso. Si había sangre, procuraría que no fuese sólo la mía. No sé que habrá sido del cabronazo desquiciado; espero que la haya palmado ya o sucedido algo grave. Hace bastante tiempo que no me lo encuentro por la calle. En cualquier caso, mi querido Thor hace ya años que está en el Walhalla de los perros.
    Con todo esto, sólo quiero deciros que debemos hacer lo posible por no achantarnos ante los histéricos, porque el bien general no tiene que consistir sólo en salvaguardar las manías y las patologías psiquicas de estos tipos. El bien general también lo constituimos nosotros, los que no aceptamos que la libertad sea únicamente un privilegio de los que detestan a los animales. Y si hay que dar la batalla, se da.
    Un saludo a todos.

  7. Víctor Álamo dijo:

    Que tonteria de verdad, en mi ciudad tuvimos que aguantar por unos días que aparecieran unas normas contras los propietarios de perros como que:

    -Deben siempre ir con correa, siempre.
    -Deben ir por el lado Izquierdo o cogidos con la mano Izquieda
    y otros tantos ridiculos, que tuvieron que ser retirados por que resultaban ridiculos. En Fín.

  8. Manuel ( Willy) dijo:

    PACMA. es una ” salida al viento”,pero debemos ir mas alla, y promulgar nuestras ideas en miles de sitios y en millones de Km, para que poco a poco vaya calando en tanto imbecil que hay en la raza humana…………….será dificil, pero seguro que lo conseguiremos. Hace uns dias una ” señora” con cara de …….” deberia vd llevar el perro atado”, me dijo al cruzarse con mi adorado Willy, que generalmente “pasa” de los humanos y va suelto por el parque , como es natural. Mi contestacion rauda y veloz: …………….SEÑORA DEBERIAN IR TANTAS PERSONAS ATADAS………..
    Sigamos luchando por intentar convencer algun imbecil humano que los que deberiamos atar es a muchos de ellos……..os lo digo por experiencio y oficio.
    Grabiel a seguir llevando a tu amigo suelto y a muchos imbeciles ya sabes si lo deseas te doy yo cuerdas para atarlos a ellos.
    Un saludo

  9. Manu dijo:

    Con independencia de otras cuestiones comentadas en este post, llamo la atención a su autor por el poco respeto que despliega hacia personas con fobia (miedo) a los perros. Ni para ser un bloggero ni para defender ninguna causa es necesario insultar a nadie, menos a quien padece un problema de ese tipo. Sea más respetuoso, por favor, si quiere que lo respeten a usted y a su causa

  10. Paseante a pie. dijo:

    A este artículo se llega como primer enlace en Google buscando “que es más tonto, un ciclista o un dueño de perro” búsqueda que hago tras sufrir la desconsideración reiterada de ambos esta tarde calurosa al ir dar un paseo.

  11. Benjamín dijo:

    Tu libertad termina donde empieza la mía, yo soy ciclista y muchas veces tengo que tener miedo de caerme por culpa de los perros sueltos, tb muchas veces yendo por los parques he tenido miedo de andar por culpa de los perros sueltos, por que la libertad de tus cánidos tiene que coartar la mía de circular libremente.
    Luego me saldrá el típico de “si mi perro no muerde”, pero yo que medios tengo de saberlo, o por que voy a arriesgarme a ser mordido por uno, por que tu lo quieras llevar en libertad, un perro es una responsabilidad y como tal debe ser llevada por los dueños, sino no los tengas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *