El Bando de Piedad: la historia de Jeannette Ryder

Jeannette Ryder fue una filántropa norteamericana que vivió en Cuba a principios del siglo XX, donde fundó la Sociedad Protectora de Niños, Animales y Plantas, también conocida como el Bando de Piedad.
Jeannette Ryder

Fue enterrada en la necrópolis de Colón en la ciudad de La Habana. Su tumba se conoce como la tumba de la lealtad, ya que después de su muerte, su perra Rinti se echó a los pies de la tumba y rechazó los alimentos y el agua que le ofrecían los cuidadores del cementerio hasta que murió. Una escultura conmemorativa muestra a su perro descansando a los pies de la tumba.

A Jeannette nunca le interesó la publicidad. Realizaba su labor con la mayor modestia. De ahí que apenas hallemos en la prensa algún que otro retrato suyo, que la muestra delgada, de estatura más bien baja y sencillo modo de vestir.Era muy diminuta, muy delgada y muy poco agraciada Sin embargo, toda su energía la reservaba para defender a los desvalidos, fueran estos niños huérfanos o animales indefensos.

La señora Ryder también creó el Hospital para Animales, combatió la utilización abusiva de los animales de tiro y carga; se preocupó por el control de los perros abandonados en las calles; se opuso a la introducción de las corridas de toros en el país.

Bajo el lema “Nosotros hablamos por los que no pueden hablar” la señora Ryder continuó la labor de protección a los niños abandonados y de condena a la crueldad contra los animales

Muy pronto se fue extendiendo la noticia de que una estrafalaria y chiflada mujer norteamericana se enfrentaba a los rudos carretoneros cuando éstos castigaban a sus caballos, cargaba con bolsas de alimentos para repartirlos entre perros y gatos sarnosos y se detenía a sermonear a los pilluelos. La burla y el sarcasmo cayeron sobre ella con saña; pero no lograron causarle el menor daño ni hacerle variar su actitud. Convencida de lo correcto y de lo necesario de su proceder, continuó recorriendo cada día la ciudad y paulatinamente el menosprecio hacia su persona se fue trocando en asombro, en respeto, en admiración. Algunos se acercaron a ella para acompañarla en aquella noble cruzada y al contar entonces con un grupo de seguidores, Jeannette Ryder fundó el 27 de octubre de 1906 el Bando de Piedad.

A partir de ese momento dicha institución, bajo el lema “Nosotros hablamos por los que no pueden hablar” y con la señora Ryder en primera fila, continuó la labor de protección a los niños abandonados y de condena a la crueldad contra los animales. En correspondencia con ese proceder, creó un dispensario gratuito para atender a los menores, estableció un sistema de repartición de pan y leche a los mendigos, combatió el proyecto de establecer en Cuba las corridas de toros. Indignada ante el trato cruel que recibían en la calle, ante la vista de todos, los caballos y otros animales de tiro, apaleados sin compasión por sus dueños para que transportasen cargas excesivas, se enfrentó a esta práctica habitual y recurrió a las autoridades para ponerle fin. En igual sentido de protección a los animales se dedicó a socorrer con alimentos a los numerosos perros y gatos abandonados en la ciudad.

Esta entrada fue publicada en Historias y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a El Bando de Piedad: la historia de Jeannette Ryder

  1. marina dijo:

    Siempre han habido personas maravillosas, (y muy malas también, está claro). Si no fuera por ellas yo ya me hubiera desencantado de la vida hace mucho mucho mucho tiempo…

  2. Mila dijo:

    Siempre que haya personas como ella,podremos soñar con un mundo mas justo para todos…

  3. eva dijo:

    Yo he estado allí, y os aseguro que no se puede describir con palabras lo que sentí. Por suerte aún quedamos personas buenas… No puedo asegurarlo, pero creo que mi gato en esta situación haria lo mismo.

  4. Manuel ( Willy) dijo:

    Hoy me tope con su ” dueño”; estaba desencajado por el llanto, debia llevar a su perro a dar su ultimo paseo; imposible, no se atrevió. El deseaba que muriese en sus brazos despues de doce años con el, su mas fiel amigo y compañero, llore con el. Lo veras, lo volveras a ver en el cielo de los animales le dije, allá sera eternamente feliz, aunque a tu lado tambien lo ha sido, cuando le miraba la cara a Lucas, asi se llamaba, su amigo de cuatro patas solo reflejaba agradecimiento,por haberlo tratado como se deberian tratar a todos los que unicamente nos saben dar amistad sin limites y cariño a raudales.
    Con mi eterno agradecimiento a Ryder, espero que despues de darnos a conocer esta bonita e increible historia aprendamos algo mas………….de ellos, de los que dan todo por poco……….Y un beso a Lucas.

  5. Gabriel dijo:

    Me conmueve la historia de Jannette Ryder. Esa voluntad de acero para luchar por los seres más débiles y maltratados, en un mundo embrutecido que sólo veía en ellos a seres de usa y tirar. Y además era una luchadora solitaria. Sobrados méritos tenía Jannette para que, finalmente, su ejemplo fructificara en las gentes que construyeron su tumba y la de su perro.
    Si voy a la Habana, rendiré mi homenaje a Jannette visitando donde yace en el cementerio de Colón. Sólo hay que preguntar por la tumba de la lealtad. Gran mujer.

  6. karen Dominguez dijo:

    Un hermOSo angel

  7. gloria dijo:

    CUANDO CONOCEMOS LA HISTORIA DE PERSONAS COMO ESTA SEÑORA, NOS DA VALOR PARA SEGUIR ADELANTE CON LA LABOR DE SEGUIR AYUDANDO A LOS ANIMALES, AUNQUE NOS TILDEN DE LOCOS

  8. Carmely dijo:

    Que historia más conmovedora y más pero que más bonita.

  9. Miguel Angel dijo:

    Si una “pequeña” MUJER pudo hacer tanta inmensidad de obra, ¿por qué no podríamos unos cuantos en el mundo, que pe cambiar el despropósito del maltrato hacia nuestros “hermanos” animales? Ella lo hizo en 1906, ¿se imaginan lo que pudo haber padecido una mujer enfrentada a una sociedad ultramachista?

  10. Vanessa dijo:

    Saludos, en abril de este año estuve en Cuba y visité el Cementerio Colón. En la entrada se encontraba un grupo de personas con fotos de perros abandonados en sus pechos y me dijeron que visitarían la tumba (algo que se hace anualmente) de la fundadora de la Organización Protectora de Animales. Me pregunto si se referían a la tumba de la Sr. Jeannette Ryder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *