Mujeres y toros: la vergonzante historia del subyugo masculino

Hace un par de años, a raíz de las imágenes que sacaba a la luz un veterinario en los medios de comunicación de un hombre pegando a un pastor alemán, escribí un artículo en el que plasmaba mi indignación y manifestaba mi frustración por el maltrato hacia los animales y dejaba claro cómo los perros no eran los únicos que sufrían. En España, observamos cómo se procede continuamente a la realización de un espectáculo en el que la principal atención y disfrute de los/as espectadores/as es observar cómo un ser vivo va muriendo y sufriendo lentamente. Pues bien, pasó lo que tenía que pasar. En un periódico no se publicó mi artículo, en otro periódico se censuraron los fragmentos en los que comentaba la agonía de los toros. No obstante, tuve suerte en Viva Cádiz, y finalmente publicaron mi artículo titulado El mundo al revés completo.

Decía Wittgenstein que sobre lo que no se puede hablar, hay que guardar silencio. Y precisamente, esta sentencia del pensador austríaco viene muy bien cuando hablamos de la situación en la que nos encontramos aquellas y aquellos que no soportamos ni un día más cómo en pleno siglo XXI, en un país del primer mundo, podemos premiar en el ámbito de la cultura a individuos que su único mérito es provocar sufrimiento y dolor a un animal indefenso. Nos callan una y otra vez. Pero este silencio también tiene otra interpretación vista desde la dimensión abordada por Francisco Umbral en un artículo titulado La Reina Sofía no va a los toros. «La mujer del Borbón no sólo ha de ser culta, sino parecerlo, y el redondel de los toros es el gran embalse de toda la incultura nacional. Pero entre nosotros hay una mujer gris perla que no, que no quiere verlo, mas nadie escribe un artículo para hablar del callado magisterio de esa señora que no va nunca a los toros. Son las lecciones del silencio, las presencias de la ausencia, de las que debemos aprender. Doña Carmen Polo iba mucho y de mantilla. Ella sí soportaba muy bien la sangre. Era también una gran profesional. De la sangre».

El problema de la lucha contra la abolición de un acto cruel, atrasado e inmoral radica en que no tiene el respaldo de una ideología determinada. Desgraciadamente ni la izquierda ni la derecha están a favor de la abolición de las plazas asesinas y sangrientas. El hecho de descubrir este dato me hizo apartarme del partido por el que sentía simpatía, aunque sé perfectamente que es este partido el único que en principio podría lograr la desaparición de estos espacios denigrantes. Para mí, la lucha contra ese espectáculo vergonzante va más allá de la simple idea de “pobrecitos esos animales que sufren”. Para mí, la lucha contra ese espectáculo vergonzante significa la lucha contra toda una construcción cultural de España y fundamentalmente de Andalucía. La Andalucía servil, la Andalucía de sus viejos y dañinos estereotipos, la Andalucía atrasada, la Andalucía más clasista, la Andalucía más simplista y sobre todo, por encima de todas las cosas, la Andalucía más machista.

Estando en una clase de feminismo, una alumna de mediana edad se enorgullecía de que ella era la primera defensora de los animales pero que “lo de la corrida de toros ya era otra cosa”. ¿Cómo?, ¿qué otra cosa? Y ella contestó, “es que eso de ver a ese hombre con ese traje de luces enfrentándose a un toro”. Os puedo asegurar que ese día me sentí muy desdichada. Me empecé a preguntar, ¿cómo era posible que estuviera en un postgrado de género junto a personas que se proclamaban en pro de la no-violencia contra las mujeres ejercida por los hombres y admiraran la violencia ejercida por los hombres hacia los animales? Todas estas ideas empezaron a dar vueltas y más vueltas en mi cabeza hasta que llegué al meollo de la cuestión. Para darle forma a mis hipótesis, he de decir que fue de gran ayuda mi asistencia a los encuentros feministas de Baeza organizados por el Instituto Andaluz de la Mujer, allí escuché la conferencia impartida por la profesora ecofeminista María Novo que confirmó mis sospechas: las estrategias que las mujeres han utilizado para alcanzar el éxito también tienen mucho que ver con las que ha utilizado la naturaleza en el sentido de que ambas han sido dominadas por el hombre. Y esta puntualización propicia que nos adentremos hacia la obsesiva división del mundo por la dicotomía. El pensamiento constantemente se ha movido en la visión dualista del mundo: hombre / mujer; tecnología / naturaleza; producción / reproducción; ciencias / letras; público / privado; razón / sentimiento; racionalismo / empirismo…

La tauromaquia se erige como un acto cargado de simbolismo con un trasfondo aterrador que nos conduce a destapar como dijera John Rawls el velo de la ignorancia gracias a la perspectiva de género.

El debate ya está en Cataluña pero me temo que pronto se dará carpetazo y el asunto quedará en manos, para la opinión pública, de un grupo de locas y de locos radicales anti-españolas/es.

Las razones que nos dan aquellas y aquellos que defienden la fiesta nacional atrasada es que se trata de una tradición y mueve mucho dinero. ¡Curioso!… tradición y economía. ¿No os suena? Claro que sí. El concepto “tradición” es una palabra maldita para los movimientos feministas. Lo tradicional, lo normalizado… La mujer tradicionalmente en su casita como ángel del hogar a servir al hombre de la casa; el hombre, como manda la tradición, a trabajar y a ser el personaje central familiar, aquél que toma las decisiones más importantes. Pero el concepto “tradición” nos lleva hasta la ablación del clítoris. Se trata de una “práctica tradicional” hacia las mujeres que provoca sufrimiento, dolor y es sumamente peligroso. La antropóloga Kaplan lucha intensivamente contra esta “tradición” y ¿alguien tendría el valor de comentarle, “bueno, es que hay que respetarlo, se trata de una tradición”? Hemos desmontado, grosso modo, el concepto tradición. Un concepto desmontado por Inglaterra que finalmente ha decidido abolir una práctica mucho más antigua que las corridas de toros: la caza del zorro. Y, ¿sobre el segundo factor? Es el esencial: el factor económico. Si no moviera tantos millones de euros, ¿seguiría existiendo? Esta cuestión no puede resolverse en un simple artículo pero si algo nos queda claro es que los paralelismos entre el sufrimiento y el sometimiento de las mujeres y de los animales son enormes. No hay más que pensar que en nuestro mundo, el negocio que más dinero mueve es el de la explotación sexual y no creo que salga nadie comentando que no podemos acabar con él.

Sé que aquellos y aquellas que lean este artículo pensarán que no podemos comparar el sufrimiento de un toro con el de una mujer. Hablamos de un animal y de un ser humano. No pretendo convencer a nadie, quiero que reflexionéis y que veáis más allá. Fundamentalmente desde el racionalismo y a raíz del mecanicismo cartesiano, el hombre blanco occidental se impuso como el dominador de la naturaleza y de la otra mitad del género humano. Y no es casualidad que haya tantas semejanzas entre la manera de maltratar a las mujeres y a los animales. Con las plazas de toros se impone el estereotipo de hombre agresivo y violento. Creo que un país que crea un Ministerio de Igualdad e intenta implantar la igualdad real entre mujeres y hombres no puede coexistir al mismo tiempo con la organización de un espectáculo desde el que se propone un modelo de hombre violento y agresivo que hace sufrir en una eterna agonía a un ser vivo. Sabias palabras pronunció Gandhi cuando expuso que un país se mide por el modo en que trata a sus animales.

La valentía no se puede asignar a un hombre que hiere y asesina a un ser vivo sin su previo consentimiento y que se halla en desventaja. La valentía es la de aquellas locas y aquellos locos que se desnudan y manchan sus cuerpos de sangre en frías calles para atraer la atención de los medios de comunicación. La valentía es la de aquellas locas y aquellos locos que son agredidas y agredidos por presentarse con pancartas ante las plazas de toros. Quizás haya llegado la hora de dejar de mirar hacia otro lado. Reconozco que he sido cobarde, sufro tanto que no puedo enfrentarme a esas imágenes y prefiero olvidarme. La clave para acabar con esta aberración es la creación de un fuerte, ordenado e intelectual movimiento social cuya característica principal sea el trasfondo feminista y ecofeminista. Ante todo, si algo tengo claro es que el feminismo (mujeres y hombres a favor de la igualdad) jamás podrá estar a favor de este espectáculo sangriento, denigrante, humillante y maltratador.

Laura Triviño Cabrera

Esta entrada fue publicada en Derechos, Tauromaquia y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Mujeres y toros: la vergonzante historia del subyugo masculino

  1. pila gallego dijo:

    aplausos (muchos) para laura, muy buen trabajo con el que estoy completamente de acuerdo

  2. Brigid dijo:

    Primero de todo, quiero felicitarte por el artículo. Con lo que se refiere al tema de las publicaciones de artículos que hablan sobre el tema, me pasó lo mismo: tengo 22 años i, hace un par de años, envié una carta a una conocida revista juvenil (con nombre italiano) en la que me mostraba en contra del maltrato animal. La carta era la siguiente:

    POR ELLOS.
    Creo que no hay nada más repugnante que la diversión que encuentran algunas personas al maltratar animales inocentes.
    Tenemos que educar, identificar e intervenir para poder detenerlo a tiempo. Cuando se maltratan a los animales también están en riesgo las personas.
    Como en el caso de las corridas de toros, las tradiciones se tienen que dejar cuando nuestra libertad empieza donde termina la del otro; la tortura no es arte ni cultura. Sé que no se puede pedir que todo el mundo los quiera, pero sí que se los respete, hemos de actuar por ellos, que no pueden.
    Gandhi decía: la grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por el modo en el que se trata a los animales.

    La carta fue ganadora y fue publicada en noviembre del 2009 como carta del mes pero, efectivamente, metieron ticerazo y eliminaron la parte que hablaba de la tauromaquia. Cuando recibí el regalo estuve a punto de devolverlo. Como todos los defensores de los animales no lo hacemos por el reconocimiento. Lo hacemos para defenderlos y para intentar cambiar esta horrible realidad que es la tauromaquia. Si con mi artículo una sola persona hubiera cambiado de opinión sobre esta sádica “tradición”, este hubiera sido el mayor regalo.

  3. Buenas tardes, quería mostrar mi apoyo a toda clase de escritos e iniciativas que tengan que ver con la defensa de los derechos de todo ser vivo, por lo que abogo y por lo que creo, por ello, entre otras cosas, en mi facebook, buscarme, para quien lo desee, con el nombre completo que puse para la firma, colaboro de la forma que me es posible, en este caso, por facebook publicando, compartiendo, etc.. todo tipo de casos que encuentro tanto a nivel de maltrato animal, violencia de genero del tipo que sea, tambien se dan casos de hacia hombres aunque en paises tan machistas como estos, da verguenza decirlo, y muchos prefieren callarselos, obviamente, no estan al nivel tampoco de los que se producen a mujeres, tambien sobre diferencias etnicas, temas de mujeres y leyes musulmanas, etc.

    Tambien por otra parte, en la que se refiere al activo, al estar ahi delante, poniendose semis o desnudos, ensangrentados defendiendo los derechos, en este caso, de los toros, y de cualquier otro animal, he colaborado de la forma que me ha sido posible en alguna que otra, sobretodo, creo que en mi myspace, si no borraron el video, saldrá, la primera falla humana de fiestas de San Jose, en Valencia, y alguna que otra vez tanto en defensa de circo sin animales, como en contra de corridas en la plaza de toros de Alicante, donde vivo, que desgraciadamente, o hay mucha concienciación social, aunque he de decir, todo sea de paso, que en la marcha para pedir y apoyar la ley de carcel para los maltratadores de animales, me sorprendió que para ser esta ciudad, que no es mucho de iniciativas culturales, que no tienen esta concenciación y que además en muchos casos, las familias, pocas, que son de aqui, son taurinas, etc en muchos casos, alli, me sentí orgulloso de ver que paseabamos, de forma pacifica y apoyados por el cuerpo de la policia algunos cientos de personas, ni que decir tiene, tambien estuve en Valencia apoyando a los animales y claro, alla, en esa ocasión, eramos más, es logico, hay mucha mas concienciación y sobretodo personas.

    Por tanto.. y siento si me he extendido en exceso, quería aportar mi visión, que por falta de dinero, tiempo y en muchos casos, de pocos actos cerca a los que poder acudir, he tenido que dedicarme más a la parte de compartir por facebook, pero que no por ello he ido, aunque mi familia, en alguna parte me apoye, en otra no, a defender lo que creo que es licito.

    Buenas tardes, desde Alicante, un abrazo, encantado.
    KRLs
    Pd.- He puesto mi myspace en web por si alguien deseara ver el video, si no lo quitaron, de la primera falla humana, que antes comente.

  4. Espectacular.

    Salud.

  5. Mª Dolores Casals Climent dijo:

    Lo voy a describir en tan sólo una palabra ” MAGISTRAL “

  6. Mercedes dijo:

    Me parece muy bueno el articulo- Ahora el cambio mental que tendria que tener España, va acompasado de tantos atributos que lleva en si , la misma gente que apoya esto- Fijate que solo la gente joven esta involucrada, pero a su vez tambien estan los mayores, que sopesan en los jovenes, ayer vi un video donde en un pueblo llevan toros para lidiar solamente y habia gente joven!se sacaban sus camperas con el famoso ole, y el pobre toro era como decia que hago aqui , porque me incitan a la violencia,hasta que lo encerraban y sacabna otro ya si seguia la fiesta, y oh CASUALIDAD la mayoria ern hombres-Aparte que el principe va a inaugurar las fiestas de no se donde, y envie un escrito que no fue aceptado-En fin, hay tanta tela para cortar como lo curioso que los cuidan con todo lo que se merece un toro hasta la corrida, yo que vivo en Argentina, y no existe esto, estoy en el corazon del toro y su dolor- es como que recien esta primera piedra y ojala que la concientizacion no tarde mucho mas años de sangre-tal vez no lo veamos pero pienso en positivoy algun años, decadas , centurias o tal vez siglos , esto cesara –

  7. libertad dijo:

    realmente fantástico, nada que añadir.

  8. Cerk dijo:

    Me ha encantado el artículo, un saludo.

  9. mari dijo:

    BRAVO! Tú si que te mereces un OLÉ. Lástima que éstos artículos sólo los leamos la gente que nos interesamos por los animales y, por supuesto, estamos totalmente de acuerdo contigo.
    ¡¡ES TANTA LA IMPOTENCIA QUE ENTRA CUANDO VES LA INJUSTICIA QUE DOMINA EL MUNDO..!!
    …por lo menos reconforta saber que no soy la única “loca”…

  10. Luis dijo:

    Que manía teneis de equiparar a la mujer con el toro.
    No son lo mismo. No tienen los mismos derechos.
    La verdad, es que con tanto master en feminismo, menudo favor les haces a las mujeres escribiendo (con bastante buen estilo, por cierto, exceptuando lo de “Los/as”) semejantes sandeces.

  11. la mas linda dijo:

    eso q le asen a las mujeres es muy injusto si (o) no eso no se le asen a las mujeres x q a las mujeres no se le pegan ni con el pétalo de una rosa ok q quede bien claro para los hombres x q por eso ay muchas mujeres lastimadas ok ATT: INGRITH

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *