El movimiento animalista

Por toda la península, y seguramente más allá, se está produciendo un movimiento que cala en todos los rincones: en las universidades, como la del País Vasco, donde se va a realizar un congreso en el que dieciocho académicos van a exponer su visión sobre la consideración moral de los animales. En las instituciones políticas, donde el PACMA lucha por dar voz a los animales. En las casas, donde cada vez más personas ponen en cuestión sus costumbres. En la calle y en Internet, donde cada vez más debates giran en torno a la cuestión ética de los animales. Y, en todas partes, personas anónimas que luchan por los legítimos derechos de los animales allá donde van.

Beatriz Menchén, de “La Voz Animal”, que llevaba más de catorce años curando, acompañando, dando un hogar a miles de animales, comenzó el 26 de abril una huelga de hambre indefinida para que los animales de Getafe vuelvan a tener una oportunidad. Esos animales desechados, retirados, abandonados por personas que apartan la vista para no reconocer la crueldad que están cometiendo. Es emocionante ver cómo, pese a los horrores que ha tenido que presenciar y pese a reconocer que puede costarle la vida, Beatriz afronta esta lucha con una gran sonrisa y llena de optimismo.

Y es que hay motivos para ser optimista. Muchas veces se llama a ese movimiento del que hablaba antes “cambio”, pero más que un cambio, parece ser el despertar de algo que ya estaba ahí. Así como en los ojos de las personas que oyen hablar de los derechos de los animales por primera vez, suele haber un brillo de reconocimiento, de haber hallado un modo de dar forma a unas intuiciones e ideas que vagaban desatendidas por su interior; así mismo, la lucha del PACMA, de las asociaciones de defensa animal y de las protectoras, es muchas veces la llamada de atención al cumplimiento de unas leyes cuya legitimidad ya fue reconocida un día, pero que están desatendidas y olvidadas.

No podemos seguir mirando hacia otro lado, es hora de mirar a los animales de frente.

Goizane Butron

Candidata por Bilbao


 

Esta entrada fue publicada en Derechos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El movimiento animalista

  1. Patri dijo:

    Gracias a estas personas que luchan por los animales, muchos están atendidos, pero el gobierno no da suficientes ayudas a las protectoras y asociaciones de este modo muchas han tenido que cerrar e incluso otras están saturadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *