Carta de Lucía a Silvia Barquero

LucíaLlevo meses intentado encontrar las palabras para decirte esto.

Desde pequeña siempre he sentido un amor incondicional por los animales y siempre quise ser veterinaria. Hace unos años, escuché acerca de “un partido de animales”. Me asombró pero no le di demasiada importancia.

El verano pasado os empecé a seguir en Facebook y os daba ‘me gusta’ de vez en cuando. Empezasteis a llamar mi atención cuando documentasteis las horrorosas becerradas de Valmojado (pueblo que tengo al lado y al que voy al Instituto) pero no comparto para nada sus tradiciones.

A partir de ahí os empecé a seguir más y más y en septiembre del año pasado fui a mi primera manifestación, la vuestra, en Madrid. A partir de ese momento mi vida cambió, supe que quería dedicarme a los animales pero tal vez no como veterinaria, sino luchando como lo hacéis vosotros.

Unos meses después hubo otra manifestación en Madrid, más pequeña, en la que tuve la suerte de hablar contigo, Silvia, y hacerme una foto contigo. Con todo tu amor nos atendiste y nos contaste tu historia de cómo llegaste a ser presidenta del PACMA, volví a casa muyyy feliz de haberte conocido, no había vuelta atrás, sabía que este era mi partido.

Lucia y Silvia

A partir de ahí empecé a compartir todas vuestras publicaciones, a hablar a todo el mundo de vosotros, etc etc. El 13 de Mayo en mi 3ª manifestación, me recorrí toda la gente buscándoos, pero no os vi; solo quería daros un abrazo y daros las gracias por tanto.

Siento que solo con vosotros podremos conseguir lo que queremos, siento que no pararé hasta que os vea en el Congreso, siento que quiero hacer muchas cosas con vosotros por los animales, y siento que quiero a Silvia cómo mi presidenta.

Estoy muy orgullosa de vosotros por todo lo que estáis consiguiendo y me muero por
veros.
 💚💚💚💚
Lucía Vázquez
Publicado en Historias, PACMA | Etiquetado , | 7 comentarios

Animales: una visión positiva desde el arte

Alegoria de la prudencia

El pasado 8 de marzo, a un mes de la celebración de San Jorge, publicamos De aquellos polvos vienen estos lodos, sobre la influencia negativa que el arte puede ejercer en la visión que tiene la sociedad sobre los animales.

Ahora, cuando presentamos la Ley Cero, estamos seguros de que vamos a conseguir dar un paso gigantesco para el bienestar y la protección de los animales.  Y estamos seguros porque la sociedad está poco a poco volviendo a considerar planteamientos éticos que se habían perdido en esta sociedad consumista que nos engulle y subyuga.

 Tiziano, de la primera mitad del siglo XVI, tiene una visión de los animales mucho cercana a la actual

Así que vamos a contemplar otra obra de arte, esta vez del gran Tiziano, porque simboliza muy bien la esperanza que nos alboroza y nos empuja para seguir trabajando en este sentido:  Su obra Alegoría de la prudencia.

Se ha entendido que la Alegoría de la Prudencia es:

desde la experiencia del pasado,

prudencia en los actos del presente

para no echar a perder los actos del futuro

Creemos que esta reflexión está muy en consonancia con la situación actual de nuestro proyecto en pro del bienestar animal:

  • el recorrido que hemos realizado como partido nos ha proporcionado una rica experiencia sobre qué y cómo hacer para seguir avanzando,
  • y para plantear una Ley General en el momento en que la sociedad está más concienciada y valora más los planteamientos éticos,
  • para conseguir un futuro más justo con los animales no humanos.

En este cuadro, cada persona tiene su paralelismo con un animal, que a su vez tienen sus respectivos simbolismos:

  • El perro simboliza el aprendizaje en la juventud;
  • el león, la fuerza y el poder de la madurez,
  • y el lobo, la soledad de la vejez.

Jaume Cirera y Guillem Talarn, los artistas protagonistas de nuestro artículo anterior, vivieron en el siglo XV y nos presentan una visión terrorífica de los animales hasta el punto de utilizarlos para simbolizar el mal.

Tiziano, de la primera mitad del siglo XVI, tiene una visión de los animales mucho más cercana a la actual,  y los incluye en el cuadro para simbolizar características animales compartidas con los humanos: la capacidad de aprender, la capacidad de decidir y la capacidad de ser autosuficiente.

Nos gusta más la visión de Tiziano 🙂

Y estamos convencidos de que, una vez aprobada la Ley Cero, podremos buscar otra obra de arte que simbolice el paso gigantesco que nuestra sociedad habrá dado hacia la compasión y el respeto debidos a todos los animales no humanos.

Contamos contigo para ello, no te olvides de apoyar la Ley Cero.  En nombre de todos los sin voz te lo agradecemos de antemano.

Edita OlaizolaEdita Olaizola

 

 

Publicado en Educación en el Respeto | Etiquetado | 4 comentarios

De Bogotá a Madrid, mi lucha sin fronteras

plaza de todos la Santamaria

Se me hizo normal estrechar la mano de Espartaco, Joselito, César Rincón, El Juli… Al cumplir 18 años recibí dos entradas de regalo para que “disfrutara” mi primera corrida de toros


Desde que tengo uso de razón, todos los eneros la tauromaquia hacía presencia en mi ciudad. Mamá trabaja como jefe de cuenta en el hotel que por los años 90’s, albergaba a la “crema y nata” que tradicionalmente ha disfrutado de esta insensible práctica. Allí se alojaban los “maestros” y también se realizaban el remate de las tardes de corridas, pues este lugar, que por años fue como mi segundo hogar, queda ubicado a unos metros de la Plaza de Toros La Santamaría en Bogotá – Colombia.

A mi corta edad se hizo normal estrechar la mano de Espartaco, Joselito, César Rincón, El Juli, así como de políticos y figuras públicas taurinas de mi país, entre ellos Fernando González Pacheco, Ernesto Samper y otros. Para ese entonces no tenía conocimiento de a quienes estaba saludando. Solo veía algarabía en el lobby y celebración de triunfos a costa de cortar rabos y orejas, para entonces no tenía muy claro lo que ello significaba. Al cumplir 18 años recibí dos entradas de regalo para que “disfrutara” mi primera corrida de toros.

Recuerdo que ese día, entre gritos de felicidad y éxtasis de los demás asistentes, quedé aterrorizada y con lágrimas en los ojos, pues todo lo que vi fue a un ser vivo humillado, debilitado por la terrible hemorragia por causa de varios puyazos que ese humano en traje de luces le propinaba. Empecé a lanzar preguntas desconcertada y un señor mayor sentado a mi lado me explicó que ”la idea era ahormar al toro lesionando los músculos y articulaciones que sostienen su cabeza, con el fin de que el animal sienta dolor en el momento de intentar cornear, pues así el torero no saldría herido y de paso se le facilitará darle la estocada” Lo miré espantada y salí de ese lugar.

Jamás salieron de mi cabeza sus palabras y los gritos de la gente aquella tarde. Era la manifestación más grande de cómo el ego humano se alimentaba con el sometimiento de los más débiles, además de lucrarse a costa de la vida, una vida tan valiosa como la nuestra. A partir de allí comenzaría mi camino como activista donando mi profesión y conocimiento a distintas acciones.

corrida de toros Soñando por 4 años

En Junio del 2012 la Alcaldía de Bogotá revocó a la corporación taurina el contrato de arrendamiento de la plaza de toros La Santamaría, lo que cerró las puertas a la mal llamada celebración de corridas de toros en ese recinto capitalino. Ese día líderes de protección animal, organizaciones sociales y personas del común, salimos a la calle para celebrar la decisión. Más de 1000 personas entramos a La Santamaría para aplaudir la vida y llenar ese escenario de muerte de verdadero arte.

La lucha debía continuar, pues la tauromaquia legalmente podía retornar a la ciudad. Previendo tal realidad y con todas las ganas de aportar al cambio, me uní en septiembre de 2014 a Bogotá Sin Toreo, una coalición de entidades defensoras de animales y activistas independientes de la capital, con el fin de liderar y apoyar la iniciativa presentada por el entonces Alcalde de la capital para la realización de una consulta popular, que permitiera a la ciudadanía elegir sobre el regreso o no de las corridas de toros a Bogotá. Dicha propuesta fue aceptada por el Concejo de Bogotá, pero 15 días antes de su realización, el Consejo de Estado la tumbó. Aquello no fue menos que una estocada a la democracia. Nos dolió en el alma esa decisión de última hora, pero así mismo nos dio más fuerza para seguir luchando por la abolición.

El sueño termina y comienza la lucha

Llamar arte el jugar con la vida de un ser sintiente, disfrutar de su agonía, celebrar su muerte y considerar trofeo las partes amputadas de su cuerpo

Este 2017 las corridas de toros regresaron a Bogotá. El inconformismo por esta decisión se sintió fuertemente en las calles de la capital, y las protestas y manifestaciones así lo demostraron. Ese 29 de enero no salió a flote sólo la indignación de la comunidad animalista, sino de la ciudadanía en general que por sí misma se ha venido dando cuenta de lo indignante de esta práctica. Ante esto, el Ministerio del Interior hizo un llamado a los líderes activistas para evaluar opciones de trabajo legislativo a nivel nacional para dar fin a esta mal llamada tradición. Fue así que nació y rápidamente se conformó Colombia Sin Toreo integrada por varios grupos de protección animal, sectores sociales e incluso funcionarios públicos, pues la propuesta sería un proyecto de ley abolicionista.

Recientemente la Corte Constitucional determinó que la alcaldía de Bogotá sí debe realizar la consulta popular antitaurina que ha sido solicitada por la ciudadanía.

España, mi nueva casa

Llegué a Madrid en Septiembre del 2016 para realizar mi maestría en la Universidad Complutense de Madrid, de antemano sabía que era una ciudad taurina, pero pienso que de todo se aprende y que si uno defiende la vida debe llevar su mensaje y acciones a cada rincón del planeta que pueda, pues soy ciudadana del mundo y contra el sufrimiento hay que levantar la voz sin importar en qué rincón se genere. Dentro de poco comenzará la feria de San Isidro y nuevas víctimas morirán con la excusa de una celebración.

Jamás entenderé como alguien puede llamar arte el jugar con la vida de un ser sintiente, disfrutar de su agonía al luchar desangrado, celebrar su muerte y considerar trofeo las partes amputadas de su cuerpo. El toro es un ser que no puede decidir su destino o el ser usado para el disfrute y lucro de unos pocos personajes que no temen sentirse superiores pasando por encima de quién sea, humanos que hacen de la humillación un negocio y una diversión. Hasta que cada individuo de este planeta sea consciente que debe valorar, cuidar y respetar toda clase de vida, y empiece por ser parte del cambio dejando ese absurdo ego de dominación y control, este mundo seguirá cobijado dolorosamente bajo un manto de insensibilidad.

Andrea DíazAndrea Díaz Benitez

Publicado en Tauromaquia | Etiquetado , , | 5 comentarios

‘Invisibles, todos somos 269’

Nuria Gabasa Alzas

Conversamos hoy con Nuria Gabasa Alzás, autora del libro “Invisibles, todos somos 269”. Un libro dirigido a niños a partir de 8 años que va a publicar la editorial La Locomotora y que estará muy pronto disponible en numerosas librerías.

Nuria Gabasa, zaragozana y vegana, nos dedica parte de su tiempo a responder algunas preguntas sobre su obra:

¿Cómo nace la idea de escribir un libro?

La falta de empatía cuando somos adultos se debe a que nos la anestesian desde que nacemos. Me habría gustado que, desde niña, me contaran la verdad, no una película de ficción

Cuando descubrí la triste realidad de millones de  animales tras las paredes de los mataderos y en las granjas, donde nos intentan convencer de que son felices a través de anuncios de televisión como la vaca que ríe o de los libros tan poco educativos donde nos enseñan los productos que podemos obtener de ellos (de las gallinas los huevos, de la vaca la leche…). Comprendí que la falta de empatía cuando somos adultos se debe a que nos la anestesian desde que nacemos para que sigamos formando parte de esta industria tan poco ética e inmoral. Me habría gustado que desde niña me contaran la verdad, no una película de ficción y decidí que los niños merecen conocer las dos partes de la historia, esta vez contada a través de los verdaderos protagonistas, los animales.

Parte del título es ‘Todos somos 269’ ¿Qué significa?

Es un movimiento de liberación animal que nació a raíz del rescate de un ternero poco antes de ser sacrificado en el matadero, el ternero nació en una granja lechera de Israel y el numero 269 es el que llevaba en su crotal. Para los que defendemos a los animales es un símbolo que mostramos en solidaridad con las víctimas del holocausto animal.

¿De qué trata y de donde surge la historia que relatas en el?

La historia es narrada en primera persona. El primer protagonista es Valentín, un ternero encerrado junto a muchos otros en una granja lechera que al descubrir cuál va a ser su destino, decide junto a sus compañeros que deben huir para poder reunirse con sus madres, a las que oyen a los lejos llamarles incesantemente. Con la ayuda de Bob y otros muchos escapan a un Bosque mágico y su historia llega a otras granjas, como a la de Federica que es la segunda protagonista, una preciosa gallina. Hasta ahí puedo leer… pero adelanto que esta historia tiene final feliz.

¿Cuál es el objetivo?

Dar voz a los animales denominados “de granja”, seres sintientes totalmente olvidados por la sociedad, explotados desde que nacen hasta su muerte, que nunca por más que nos intenten engañar tienen una muerte digna o sin sufrimiento. Sobre todo los niños deben entender que todos los animales sentimos por igual, y quien sabe, al igual que algunos de los personajes del cuento, tal vez decidan dejar de mirar hacia otro lado y aceptar que todos tenemos derecho a vivir plenamente nuestra vida.

¿Hasta qué punto crees que puede ayudar a mejorar las dramáticas condiciones vitales que sufren millones de animales en nuestro país?

El objetivo del libro es dar voz a los animales denominados “de granja”, seres sintientes totalmente olvidados por la sociedad, explotados desde que nacen hasta su muerte

Por desgracia, esos cambios no están sólo en mi mano. Soy vegana pero para agilizar el cambio como sociedad deberíamos replantearnos todos nuestra forma de alimentarnos, sacando a los animales de nuestro menú; nuestra forma de vestir, sin pieles ni lana; qué cosméticos consumir, libres de experimentación en animales; prohibir la caza y la pesca… Hay tantas formas de maltratar y asesinar animales y tanto desconocimiento de las consecuencias de nuestros actos que da miedo pensar cómo hemos llegado a ser una especie tan peligrosa. Jamás tendremos paz si seguimos manchando nuestra manos de sangre. Con este libro pretendo poner mi granito de arena para que ese cambio se produzca desde los más pequeños.

¿Cuándo verá la luz este proyecto?

El crowdfunding ha sido un éxito y ha finalizado con el objetivo cumplido, así que espero que para finales de marzo o primeros de abril ya esté publicado.

¿Cómo está siendo la acogida de la “precampaña” por el momento?

Empezó despacito pero seguro, espero que sea un libro diferente y ya hay gente que así lo considera porque me lo han hecho saber a través de mensajes, lo que me alegra muchísimo. El crowdfunding precisamente lo creó la editorial para comenzar a dar a conocer el libro, y creo que ha sido muy positivo.

Tenemos entendido que parte de la recaudación irá destinada a proyectos solidarios ¿es así?

 Hay tantas formas de maltratar y asesinar animales y tanto desconocimiento de las consecuencias de nuestros actos que da miedo pensar cómo hemos llegado a ser una especie tan peligrosa

Así es, el total de los beneficios que reciba serán destinados a protectoras de animales y santuarios. Los primeros ingresos quiero repartirlos entre  dos organizaciones,  la primera una protectora muy importante para mí, la Asociación ‘4 gatos y tú’ en Zaragoza, ya que fue la primera protectora en la que fui voluntaria; conocí a gente increíble y gracias a ellas y ellos pude conocer el maravilloso mundo de los gatos. Allí conocí a Federica y Cayetana dos hermosas gallinas que convertí en personajes del cuento. En segundo lugar, el Santuario Provegan que realiza una extraordinaria labor salvando animales sin discriminación de especies en Tarragona y donde vive mi ahijada, una cerda preciosa llamada Llama.

Y las ilustraciones, ¿quien ha puesto cara a los protagonistas?

Siempre me ha gustado dibujar, de hecho lo sigo haciendo; es una de mis aficiones. Así que decidí ser yo misma quien interpretara en imágenes la historia, más que nada porque varios de los personajes son reales, han formado o siguen formando parte de mi vida y quería hacerles un pequeño homenaje plasmándolos en el cuento.

¿Preparas nuevos proyectos?

Sí, ya he empezado un nuevo libro, también para dar voz a tantos otros animales que son explotados y esclavizados por los humanos, esta vez dirigido a los zoos y a los circos. Y con mucha ilusión de que funcione y sirva para que la gente se plantee ponerse en el lugar de los más indefensos y comencemos a plantearnos una relación ética con todos ellos.

Por último, ¿crees que un mundo vegano es posible?

No solo es posible, sino que también es necesario. Por los animales y por el planeta, en lugar de buscar nuevos mundos deberíamos cuidar el nuestro, porque no nos engañemos, solo tenemos este.

Aprovechamos para darle la enhorabuena y desearle todo el éxito del mundo para este y todos los proyectos que, como “Invisibles”, tratan de hacer del mundo un lugar más justo para todos.

Olga García SanzOlga García
Coordinadora de PACMA Zaragoza

Publicado en Educación en el Respeto | Etiquetado , , , | 5 comentarios

Relato: Un doble cumpleaños en la ‘Nueva Maestranza’

Este relato está escrito porJaime Perera y fue el ganador del concurso de relatos organizado con motivo de la I Semana Animalista de Sevilla.

Ese día, la felicidad elegía su mejor rostro, se colocaba ese traje hecho a medida, reservado para las grandes ocasiones, y se adueñaba de todo. Para Lucía y su hermano Carlitos, este domingo no sería uno más extraviado entre sus calendarios. Llevaban meses esperándolo con tanta ilusión como impaciencia, por lo que, nada más despertar, convirtieron cada rincón de la casa en una feria. Las mismas habitaciones del hogar que hace apenas un instante eran rincones oscuros suspendidos en la madrugada y en el tiempo, son ahora torbellinos de risas y saltos.

La familia celebraba el noveno cumpleaños de la mayor y el séptimo del pequeño de la casa. Nacieron el primer y el penúltimo día de mayo, así que, como venía sucediendo desde hacía un lustro, el quince celebraban el de ambos. Ese día, la felicidad elegía su mejor rostro, se colocaba ese traje hecho a medida, reservado para las grandes ocasiones, y se adueñaba de todo.

…les ilusionaba especialmente ir a Sevilla para pasar toda la jornada en el recientemente inaugurado Centro Cultural y de Ocio “Nueva Maestranza”

Otros años existieron disparidad de opiniones sobre dónde celebrarlo, si en casa o entre los árboles del Alamillo, o si era mejor una merienda con pasteles o una cena con patatas y pizzas. Pero en esta ocasión no había sitio para la disputa. Esta vez todo sería diferente, porque desde hacía cuatro meses, tanto Carlitos como Lucía habían dejado rotundamente claro aquello que les ilusionaba especialmente: ir a Sevilla para pasar toda la jornada, desde primera a última hora, en el recientemente inaugurado Centro Cultural y de Ocio “Nueva Maestranza”.

Algunos padres del pueblo habían acercado a sus pequeños hasta allí hacía unos días y todos volvieron encantados. Si los mismos padres contaban maravillas, ya nos podemos hacer una idea de cómo vinieron los niños y niñas. Sus caras hablaban por ellos, así que el color de la noticia no tardó en conquistar cada aula, pasillo y patios de recreo de todos los colegios de la localidad.

Poco después de las siete, entre nervios y palmas, subieron al coche. “Arranca ya, mamá, por favor”, repetía Carlitos cada cinco segundos. “Venga, Papá, que siempre eres el último”, gritó Lucía. Por fin, las ruedas comenzaron a girar, dispuestas a recorrer sin aliento cada uno de los 140 kilómetros que separan Ayamonte de la capital andaluza.

Durante el trayecto no perdieron detalle de ese mundo que seguía su ritmo al otro lado de las ventanillas. Paladearon con sus ojos, como solo saben hacerlo los niños, cada nido de cigüeña, todos habitados ahora en primavera; imaginaron cómo en ese momento, muchos pequeños animales disfrutaban de los arroyuelos formados en las cunetas con las últimas lluvias de abril y mayo, o entre las hileras de azahar que lo perfumaban todo. Cuando se quisieron dar cuenta, ya estaban bajando la cuesta del Aljarafe, con toda Sevilla a sus pies, dispuesta a dejarse querer.

Aparcaron en la zona acostumbrada, entre Triana y Los Remedios, allí donde durante muchos años, poco más o menos por estas fechas, dejaron el vehículo para no faltar a las manifestaciones contra la barbarie y sinrazón de las corridas de toros de entonces

Aparcaron en la zona acostumbrada, entre Triana y Los Remedios, allí donde durante muchos años, poco más o menos por estas fechas, dejaron el vehículo para no faltar a las manifestaciones contra la barbarie y sinrazón de las corridas de toros de entonces. Isabel y Sergio, los padres, observaron de lejos la fachada del Palacio de San Telmo, y no pudieron evitar emocionarse al recordar que fue aquí donde se conocieron, cuando Lucía y Carlitos no eran más que luces lejanas. Se dejaron mecer por los recuerdos y gritos de aquellas caminatas solidarias que partían de allí, rumbo al futuro multicolor que hoy abrazaba a ellos y a sus hijos. Recordaron cómo el primer año apenas acudieron 20 personas, que al siguiente fueron 40, después 100, 400, 1.000, 3.000, hasta que, en las últimas convocatorias antes de la abolición definitiva, ya con los pequeños entre los asistentes, no pudieron dar siquiera un paso, debido a la inmensa manada de tanta gente de bien.

Despertaron del sueño a causa de los tirones que los pequeños daban a sus manos, que a punto estuvieron de descolocar las muñecas y hombros de su sitio, y de los gritos: “Vamos, mamá, papá, deprisa, ¿en qué pensáis? ¡Parecéis lelos!”

El Centro estaba pintado de diferentes colores y, sobre cada uno de ellos, aparecía pintado un animal en actitud unas veces alegre, otra relajada, otra saltando, otra volando, otra lamiendo, otra amando

Cuando por fin alcanzaron la altura del número 12 del Paseo de Colón, no se podían creer lo que veían. En el pueblo les habían contado que el ambiente era espectacularmente hermoso, pero no llegaron a imaginarse lo que tenían frente a ellos. El Centro estaba pintado de diferentes colores y, sobre cada uno de ellos, aparecía pintado un animal en actitud unas veces alegre, otra relajada, otra saltando, otra volando, otra lamiendo, otra amando. Decidieron, antes de entrar, dar la vuelta a aquella “Plaza de los sueños”, como la bautizó Lucía nada más verla. Sobre el amarillo, un galgo pisoteaba un rifle, y parecía saludar agradecido a cada viandante. Sobre el azul, una jaula sin puerta dejaba escapar bandadas de gorriones que revoloteaban sin tino. Sobre el naranja, una familia de simios dejaban atrás las cárceles del último zoo y ponían rumbo a la tierra donde habitan, desde siempre, sus antepasados, que son los nuestros. Sobre el morado, un grupo de delfines, focas, orcas y pingüinos hacían estallar al unísono las paredes de los acuarios, escapando Guadalquivir abajo hasta respirar, de nuevo, la sal y el yodo del mar. Y sobre el blanco, adornando la puerta principal, un toro levantaba la mirada al cielo y hallaba el saludo alado de un pájaro color verde esperanza. “Mamá, Papá, esto es alucinante”, dijo Carlitos.

Allí en el exterior, un grupo de saltimbanquis, rodeados por una batucada, animaban la mañana, mientras jóvenes actrices y actores de la Escuela de Arte Dramático de Sevilla declamaban retazos de obras universales y repartían planos del recinto.

Centenares de niños y adultos se repartían entre las diferentes áreas que cubrían el ahora limpio albero de la planta baja, y las plantas superiores

Ya dentro, la emoción crecía por momentos. Centenares de niños y adultos se repartían entre las diferentes áreas que cubrían el ahora limpio albero de la planta baja, y las plantas superiores. Carlitos se decidió primero por pasar a la zona dedicada a cuentacuentos, mientras que Lucía estaba como loca por hacerse con un pincel en el taller de pintura para principiantes. Más tarde, ella labró amistades en la pista polideportiva, y el pequeño gozaba en el espacio titiritero. A los padres se les pasaron las horas mirándolos y aireando sueños, causas, azares y luchas con otras parejas. Compartieron platos con amigos recién llegados en uno de los restaurantes de cocina vegana que rodeaban el local y, ya por la tarde, disfrutaron en las plantas superiores del rincón del ajedrez, del aula de enseñanza “animales somos todos”, así como de los diferentes talleres sobre Medio Ambiente, Cine infantil o Música, donde unos acordes aterciopelados envolvían un verso que decía “sus sueños custodian el futuro”.

“Aquí, donde antes se vitoreaba el maltrato y se torturaba por diversión y lucro, ahora reina la cordura, la belleza y la risa. Y todo gracias a ti. Sevilla, 21 de abril de 2020.”

Hubieran pasado allí dentro los próximos meses, pero tocaba volver. “Niños, van a cerrar, y debemos volver a casa”. Sergio recordó que, en apenas unas horas, abriría, como cada mañana, su clínica veterinaria, e Isabel debía subir a al tren de las siete rumbo a Madrid, para ocupar uno de los escaños conseguidos por el Partido Animalista en los últimos comicios.

Al salir se detuvieron sobre el monumento a la cultura y leyeron una placa que decía: “Aquí, donde antes se vitoreaba el maltrato y se torturaba por diversión y lucro, ahora reina la cordura, la belleza y la risa. Y todo gracias a ti. Sevilla, 21 de abril de 2020.”

Y se alejaron prometiendo repetir más pronto que tarde.

Jaime Perera
Ganador del concurso de relato Sevilla Animalista

 

Publicado en Educación en el Respeto, Historias, PACMA | Etiquetado , , | 6 comentarios

Mi experiencia en Rainfer: Concienciar educando

El pasado 4 de abril se inició el traslado de Cecilia a un santuario de Brasil después que la justicia argentina concediera al primate el Habeas Corpus (sujeto de derecho). Cecilia vivía en un zoo de la Mendoza (Argentina)  sin ninguna de las condiciones que un animal de su especie debería tener.  Durante décadas “disfrutó” de un espacio mínimo en un maravilloso suelo de cemento.

Una jueza argentina reconoció que los grandes simios son seres sintientes. Sujetos de derechos no humanos.

Pero una jueza argentina reconoció que los grandes simios son seres sintientes, son sujetos de derechos  no humanos, por lo tanto tienen todo el derecho a nacer, vivir, crecer y morir en su propio medio. Cuántas Cecilias hay en el mundo…. preguntároslo, y pensad dónde pueden estar, quizás llegareis a la fácil conclusión de que a pocos kilómetros de vuestras casas hay alguna. Mientras esperamos que la sentencia de Cecilia se extienda por cada rincón del planeta y se reconozca que los simios son seres capaces de sentir, hay personas que trabajan para concienciar de esta realidad y educar en ello. Estas personas están muy cerca…

Cecilia

Rainfer es un centro de rescate y rehabilitación de primates procedentes tanto de incautaciones, tráfico ilegal, circos, zoológicos y abandono de particulares. Pero es mucho más….

En otro post os hablé de las personas transformadoras y en este caso Rainfer es una institución transformadora. Yo llegué a ellos gracias a la mía.

Tengo dos hijos de 10 y 7 años, como a todos los niños/as les gustan los animales, pero no les llevo a circos con animales ni ya a zoos (antes lo hice). A un niño no le puedes decir no a algo si no se lo explicas bien, y que mejor manera de hacerlo y de darles una alternativa que enseñarles animales desde otro punto de vista. Pues bien, con esa filosofía fuimos a visitar las instalaciones de Rainfer.

Rainfer ofrece visitas guiadas a todo el público durante los fines de semana a grupos reducidos con reserva previa, con el objeto de transmitir los problemas que sufren los primates y la importancia de su conservación. El precio es de 7 € por visitante y el dinero está íntegramente dedicado al cuidado de los animales. Primero dan una charla sobre lo que es Rainfer, lo que hacen y sobre los primates que vamos a ver. Impacta mucho saber que algunos de ellos vienen de zoos, sí de zoos. Mis hijos empezaron a comprender porque ya no vamos a los zoos, o de las condiciones en las que viven los animales de los circos, o cómo se consigue que actúen, o la verdadera razón de por qué “sonríe” un mono…  golpes de realidad que son contados de una manera magistral por los trabajadores y voluntarios.

Gombe Rainfer

Gombe

Es del todo incompresible que el dinero recaudado con las multas que tienen que pagar al Estado los propietarios de estos animales no vaya para el centro que los cuida.

Después comienza la visita al centro, te cuentan cómo han sido rescatados, cuáles han sido sus vidas antes de llegar allí; sorprende saber que muchos de ellos son procedentes de incautaciones en aduanas, a particulares, etcétera. Que esos monos son propiedad del Estado pero que este apenas le da recursos al centro para que sean cuidados en las condiciones que se debería; por eso la gran labor de los voluntarios, y de las personas que aportan dinero para que Rainfer pueda llevar a cabo su labor. Es del todo incompresible que el dinero recaudado con las multas que tienen que pagar al Estado los propietarios de estos animales, que en su gran mayoría han llegado de una manera ilegal, no vaya para el centro que los cuida,  tan solo con una parte de este dinero el centro no pasaría por los momentos críticos que pasa, sobre todo en invierno, con las elevadas cantidades que se necesitan para la calefacción de las instalaciones.

Todos sonreímos al pasar por el recinto de Manuela, es sin duda una estrella, o admiramos la belleza de Boris, o imitamos a los lémures en su adoración al sol, sonrisas mezcladas con la impotencia de saber que no puedes acercarte al grupo de Gombe pues se pone nervioso al ver a gente, debido a todos los traumas que acarrea.

De vuelta a casa hablas y hablas sobre lo que has visto. Ya eres otro, los niños son otros

Preguntas si pueden ser reintegrados a su hábitat y la respuesta es NO. Que rabia sientes al saber que esto es culpa de humanos sin ningún tipo de escrúpulos que usan a los animales como meros objetos para su particular lucro o disfrute. Pero al menos sabes que allí les tratan como lo que son, animales no humanos,  y no les humanizan, les dejan que exploren, jueguen y se relacionen con los de su especie. Os imagináis si nosotros nunca pudiéramos interaccionar con otro humano…

De vuelta a casa hablas y hablas sobre lo que has visto y ya eres otro, los niños son otros, y piensas que tienes que ayudar de alguna forma a estas magnificas personas que se dejan la vida por dar una vida más acorde a la que deberían tener estos animales.

Cuentas a tu entorno lo que has aprendido, explicas a tus amigos porque no deben seguir participando con una entrada al sufrimiento animal de los circos con animales, o que los zoos no son lo que parece, o que no sonrías al ver un anuncio con animales, o que no te hagas fotos con los animales que por unos euros te ofrecen.

Yo tengo una de esas fotos cuando era una niña. Claro mis padres no sabían qué hay detrás de esas fotos, por eso la importancia de concienciar, si no hay demanda no hay oferta.

Ahora mi foto es otra, con Lulú la mona que tenemos apadrinada.  Con que poco se puede hacer tanto, solo son dos tareas:

  • CONCIENCIAR
  • COLABORAR

Si quieres colaborar mira que fácil es:

Qué puedes hacer tú

Sonia VelazquezSonia Transformadora

Publicado en Derechos, Educación en el Respeto | Etiquetado , , , | 3 comentarios

Caza es violencia

cazadorCada temporada de caza se salda con más de 30 millones de animales ejecutados en el territorio español. Hay cerca de un millón de licencias expedidas, esto significa que cerca de un millón de personas pueden ir armadas, disparar y matar animales como “deporte” o “actividad de ocio”.

La caza es violencia ya que matar está intrínsecamente unido al propio significado de la palabra. Más de 30 millones de animales son ejecutados anualmente en España

La caza es violencia ya que matar está intrínsecamente unido al propio significado de la palabra. Sin embargo, no solo la muerte provocada por la caza es violencia, además hay más actos que implican dolor y sufrimiento para las víctimas.

Los animales que caen en trampas agonizan durante horas o días sin poder moverse; incluso cuando son disparados y están malheridos no siempre son recogidos por los cazadores. En algunas modalidades se usan perros, cepos o trampas ilegales e, incluso, pegamento para cazar pájaros.

Hay víctimas colaterales como las crías de los animales cazados que normalmente mueren de hambre, así como animales envenenados que no se ven reflejados en las estadísticas.

En algunas especies las causas de mortalidad no naturales más habituales son la ingesta de cebos envenenados destinados al control ilegal de depredadores, arrojados por ganaderos y cazadores, así como intoxicaciones relacionadas por el plomo que los cazadores vierten a nuestro medioambiente. La agonía que precede a las muertes por envenenamiento suelen ser larga y muy dolorosa. Las administraciones públicas se preocupan por la reintroducción de algunas especies, aunque nunca buscan la prohibición de la caza, mientras que los cazadores siguen abatiendo animales protegidos, como el caso de un quebrantahuesos de Jaén.

Los animales son trofeos para los cazadores, de modo que no es extraño encontrar en las redes sociales fotografías de cazadores sonrientes junto a animales muertos. En algunas especies, no está limitado el “cupo” de animales que pueden ser abatidos en un día por un mismo cazador, exceptuando algunas especies y animales según su sexo y edad, por lo que es habitual ver también imágenes de cientos de animales ejectutados.

En Catalunya más del 60% de los perros abandonados en protectoras son de caza. Estos perros también son víctimas de maltrato y estrés. PACMA ha denunciado en múltiples ocasiones la situación en la que malvivían estos perros

La caza es responsable de que el número de animales abandonados en nuestro país sea tan elevado. Principalmente, galgos, podencos y otros perros usados para la caza. En Catalunya más del 60% de los perros abandonados en protectoras son de caza. Estos perros también son víctimas de maltrato y estrés. PACMA ha denunciado en múltiples ocasiones la situación en la que malvivían estos perros.

Es habitual cortar o amputar ciertas partes del cuerpo de los perros utilizados para la caza, como las orejas y el rabo. Hay casos en los que las amputaciones se han hecho por los propios cazadores con sus navajas.

Hay múltiples denuncias a cazadores por maltrato animal. Para ellos, los perros están considerados como instrumentos de caza. En ocasiones estos perros son abandonados después de haberles quitado el chip, cuando ya no pueden correr lo suficiente o son mayores, por ejemplo, hace poco se ha abierto una investigación a un vecino de Ponte Caldelas por la muerte y maltrato de varios perros. Para comprobar esto basta con acercarse a cualquier protectora o refugio y conocer a los galgos y podencos que buscan a una familia que los trate con el cariño que merecen.

El cazador Ismael Rodríguez mató a dos guardias rurales desarmados disparándoles en la cabeza y en Asturias están incrementando las agresiones a los agentes del medio natural

Por otro lado, también hay personas que han sido víctimas de esta violencia. El cazador Ismael Rodríguez mató a dos guardias rurales desarmados disparándoles en la cabeza. En Asturias están incrementando las agresiones a los agentes del medio natural: ruedas de coches rajadas, vehículos quemados, cabezas de lobo colgadas en señales de tráfico o arrojadas a un vehículo. La prohibición del parany (trampa que consiste en untar con pegamento unos árboles dispuestos en círculo para que las aves queden atrapadas) también ha ocasionado agresiones físicas. El presidente de la Associació Professional d´Agents Rurals de Catalunya, Asparc Francesc Coll, afirma que ha habido casos de perdigonazos, amenazas con arma de fuego a boca de cañón, que a un compañero le han hecho arrodillarse en el Garraf poniéndole el cañón en la cabeza, que a otro le han encañonado diciendo “Si tienes que decomisarme el arma, agárrala por el cañón”.

Hay que recordar el caso de una familia inglesa que vive en Sierra de Baza (Granada), en una finca de 173 hectáreas que comunicó a la Administración Pública que no quería que se cazara en su terreno. En España es necesario comunicar esta prohibición expresa por parte de los propietarios del terreno. El 7 de enero aparecieron 5 de sus perros tiroteados y su caballo herido, todo señala a los cazadores de la zona.

conejos cazadosLos accidentes de caza le han costado la vida en los últimos 10 años a 300 cazadores aproximadamente. La media anual de muertes oscila las 44 y 54’5, el número de personas heridas se sitúa en 2.585 y 5.282 al año. La caza es un peligro también para los ciclistas, viandantes, senderistas y personas que quieren disfrutar un día en el campo. Los intereses de los cazadores secuestran los intereses de los habitantes de las zonas rurales.

La actividad cinegética contamina el medio ambiente, dispersando 6.000 toneladas de plomo cada año, contaminando acuíferos y plantas, pudiendo llegar a causar plumbismo, enfermedad que afecta a todos los animales.

El Partido Animalista es el único partido político que lleva en el programa electoral la prohibición de la caza. PACMA se opone a la caza como consecuencia del respeto que tenemos a todos los animales, consideramos la caza como un atentado contra su vida y sus intereses

La caza no es necesaria, es la afición de personas que disfrutan disparando. Hoy en día, negar que la caza es violencia es equivalente a afirmar que los toros no sufren en la tauromaquia. El rechazo a la caza está incrementando notablemente en la sociedad gracias a la empatía de todas las personas que defendemos los derechos de los animales. El Partido Animalista es el único partido político que lleva en el programa electoral la prohibición de la caza. PACMA se opone a la caza como consecuencia del respeto que tenemos a todos los animales, consideramos la caza como un atentado contra su vida y sus intereses. Pensamos que no existe ninguna justificación para matar a un animal y defendemos un modelo de convivencia ético y respetuoso también con el medio ambiente.

Por los animales, el medio ambiente y la Justicia Social.

Esther Casas

Publicado en Caza | Etiquetado , , , | 2 comentarios

De aquellos polvos vienen estos lodos

Dice un antiguo refrán:  “De aquellos polvos vienen estos lodos”. No se utiliza con frecuencia, pero explica una verdad que en nuestro caso tiene muchas y graves repercusiones.

Mira esta imagen:

Es el retablo de San Miguel, de Jaume Cirera y Guillem Talarn, de 1450. Todo él es truculento, muy del gusto de la época, pero a nosotros nos importan especialmente dos calles:

La calle central nos muestra a San Miguel, que cómo no, está matando al dragón como representación del demonio. Y en el cuerpo superior de la calle izquierda los autores nos ilustran acerca del terrible destino que espera a los pecadores, nada menos que ser arrojados al infierno.

Mira este fragmento más de cerca:

El demonio, como encarnación del mal, está representado por un dragón. El infierno, como lugar de castigo y sufrimiento, está representado por diversos animales. Esta idea de que lo malo está relacionado con los animales es muy común y está divulgada por la religión durante siglos y siglos, hasta el punto de que aún hoy en día existen numerosas poblaciones que realizan representaciones, desfiles, danzas y otras actividades lúdicas durante sus fiestas patronales basándose en la arraigada simbología hombre = bueno / animal = malo.

El demonio, como encarnación del mal, está representado por un dragón. El infierno, como lugar de castigo y sufrimiento, está representado por diversos animales

Me gusta el arte y me considero privilegiada de poder contemplar cuadros, esculturas, edificios, libros, etcétera. de tiempos pasados.  Disfruto apreciando el trabajo minucioso, las técnicas aplicadas, la capacidad pedagógica de las obras, la imaginación y creatividad desbordantes, el avance de las técnicas a lo largo de los años, la forma en que se potencian mutuamente la pintura, la escultura, la arquitectura y la música… incluso en más de una ocasión he sido presa del síndrome de Stendhal.  Pero ello no es óbice para percatarme de que el arte también puede ser un magnífico vehículo para propagar ideas peligrosas.

Muchas veces hablamos del arte al servicio del poder y de su gran capacidad de transmisión ideológica, pero por lo  general nos referimos a grandes imperios como el egipcio, el maya, el romano y tantos otros en los que los artistas ponían su empeño en enaltecer al líder.

Es generalmente aceptado que las religiones que permiten representar figuras humanas y animales se sirven de dichas representaciones para instruir a sus fieles y para hacer proselitismo gracias a lo sugerentes que resultan esas imágenes para las personas; especialmente las poco instruidas recibían mensajes evidentes y otros implícitos mediante la representación de personas y animales en las más variadas actividades y contextos.

En el siglo XXI y en nuestra sociedad prácticamente todas las personas saben leer y escribir.  Eso significa que ya no es preciso recurrir a la imaginería tradicional para transmitir  la cultura vigente.  De hecho, es cada vez más habitual utilizar (además de los textos escritos)  numerosos iconos, emoticonos, videos, memes y otras soluciones audiovisuales que tienen en común la gran capacidad de trasmitir mucha información – básicamente emociones – en muy poco tiempo y muy fácilmente.

Y cuando un valor (en este caso, el hombre puede dañar y matar a los animales) se incrusta en el subconsciente colectivo es muy difícil de erradicar

Estas nuevas formas de comunicación se han sobrepuesto a las tradicionales y están presentes en nuestro día a día con tanta naturalidad que nos ocultan la otra realidad:  la religión y el turismo mueven a millones de personas que contemplan obras de arte de diferentes épocas en las que se transmite la idea hombre = bueno / animal = malo.  Y por ser un mensaje envuelto en arte tiene la capacidad de entrar en nuestro subconsciente, de forma que funciona como la técnica de la repetición en publicidad:  sin darnos cuenta vamos interiorizando esa visión de la vida hasta que llega a formar parte de nuestros valores.

Y cuando un valor (en este caso, el hombre puede dañar y matar a los animales) se incrusta en el subconsciente colectivo es muy difícil de erradicar, porque genera comportamientos individuales y sociales amparados en esos valores: seguro que todos estamos pensando en “fiestas” como el toro de Medinaceli, la pava del campanario y muchas otras.

Por supuesto que debemos seguir gozando de la contemplación del arte antiguo, porque -además del placer estético- nos transmiten modas, costumbres, creencias  y formas de vida que formaron parte de nuestra propia historia:  hemos llegado hasta aquí partiendo de aquellas realidades ya superadas, forman parte de nuestra historia como sociedad, de nuestro inconsciente colectivo y de los avances de toda índole que disfrutamos en la actualidad.

Pero ahora podemos darnos cuenta del poder que tienen para anclarnos en realidades caducas: del mismo modo que ya no calzamos borceguíes, nuestro marco de valores está muy por encima de aquél tan arcaico en el que los animales humanos podíamos masacrar a los animales no humanos.

¿Qué tal si se aprovechara la coyuntura para hacer un poco de pedagogía sobre los derechos de los animales?

¿Qué pasaría si utilizáramos toda la fuerza que tienen los medios de comunicación actuales para explicar el contexto social que representan las obras de arte antiguas?  ¿Qué ocurriría si las guías turísticas añadieran a las explicaciones habituales sobre las obras de arte algunas otras sobre el contexto religioso, cultural y social en el que se realizaron tales obras? ¿Qué tal si nos ayudaran a comprender que se puede admirar el arte sin aceptar a la vez la carga ideológica que encierran? ¿Qué tal si se aprovechara la coyuntura para hacer un poco de pedagogía sobre los derechos de los animales?

Edita Olaizola
@EditaOla

Publicado en Educación en el Respeto, Especismo | Etiquetado , , , , | 6 comentarios

Señorías, ellos también sienten

El pasado 14 de febrero, el Congreso de los Diputados apoyó por unanimidad una proposición no de ley que insta al Gobierno a promover las reformas legales necesarias para crear una categoría especial en el Código Civil donde se defina a los animales de compañía como “seres vivos dotados de sensibilidad”, así como para que no puedan ser objeto de embargo en ningún procedimiento judicial.


A lo largo del tiempo se han sucedido numerosas reformas de nuestro Código Civil, que data de 1889. En teoría, la ley va evolucionando para adaptarse a la realidad y necesidades sociales de cada momento. Sin embargo, en cuestiones de protección y bienestar animal, en España, como bien sabemos, siempre vamos muy por detrás.

El Tratado de Lisboa instaba ya a los Estados miembros a tener bien en cuenta las exigencias en materias de bienestar de los animales como seres sensibles

Hace ya 10 años el Tratado de Lisboa reconocía a los animales su sensibilidad. En su artículo 13, instaba a los Estados miembros a tener bien en cuenta las exigencias en materias de bienestar de los animales como seres sensibles “al formular y aplicar las políticas de la Unión en materia de agricultura, pesca, transporte, mercado interior, investigación y desarrollo tecnológico y espacio”.

Diez años más ha tardado España en reconocer que los animales no son cosas. Pero lo que es peor, y muy grave, es que sólo pretende reconocerlo respecto de los animales “de compañía”, ignorando lo que dicta el propio Tratado que se refiere expresamente a materias relacionadas con la agricultura, la pesca o el transporte.

Nos encontramos pues que, en relación a su estatuto jurídico, los perros, los gatos y los animales que en determinado momento “esté de moda” tener en casa como compañía, estarán dotados de sensibilidad. El resto, no. Es decir, la capacidad de sentir no depende por sí mismo del animal sino de que nosotros lo consideremos o no como “compañía”.


Prueba de que el poder legislativo va siempre a remolque en esta materia, es el hecho de que una sentencia ya reconociera de facto que los animales son seres vivos dotados de sensibilidad, cuando aún no está reconocido legalmente. El auto de la Audiencia de Valencia así lo manifestaba, incluyéndolo entre los argumentos que sirvieron de fundamentación para prohibir a un maltratador de perros la tenencia de animales.

A Las vacas, los cerdos, los caballos, y demás animales que “no gozan de nuestra compañía”, los Diputados han decidido dejarlos de lado, una vez más.

Desde un punto de vista teórico, no cabe duda de que es fundamental que se reconozca jurídicamente a los animales como seres dotados de sensibilidad, incluso aunque, por ahora, sea sólo para los animales considerados de compañía.

Pero, a efectos prácticos, ¿conocen algún caso en el que un perro o un gato haya sido embargado y ejecutado por acreedores, subastado para liquidar una comunidad de gananciales o introducido en un lote y sorteado en supuestos hereditarios?

Yo tampoco.

Sí sucede en cambio, cuando se trata de ganaderías, rebaños… pero, a las vacas, los cerdos, los caballos, y demás animales que “no gozan de nuestra compañía”, los Diputados han decidido dejarlos de lado, una vez más.


Tiene mucho que ver el incremento de votos obtenidos por PACMA en las últimas elecciones, y que el resto de partidos advierten como reflejo de una creciente preocupación de la sociedad española

Es esperanzador, sin embargo, que la protección animal ocupe cada día más espacio en la agenda política, algo en lo que naturalmente tiene mucho que ver el incremento de votos obtenidos por PACMA en las últimas elecciones, y que el resto de partidos advierten como reflejo de una creciente preocupación de la sociedad española por el bienestar de los animales.

Lo más paradójico de la jornada parlamentaria fue escuchar a Avelino de Barrionuevo, del Grupo Popular, resaltar que “el PP está comprometido contra el abandono y el maltrato”. Sólo con el que se produce sobre perros y gatos. Bien se han afanado en su partido estos últimos años para proteger, fomentar e intentar blindar el maltrato que reciben los toros en las plazas de este país.

Porque sí, señores Diputados, los toros también son seres vivos dotados de sensibilidad. Y no, no son cosas, quieran ustedes reconocerlo o no.

Eva Ramos
Jurista

Publicado en Especismo, Legislación, Política | Etiquetado , | 3 comentarios

La vergüenza de un país

Una soga se tensa y en el extremo anuda, ahoga y exhibe las miserias de España. Da igual que esté atada al parachoques de un vehículo y arrastre por los suelos nuestra vergüenza; o que penda de un olivo y haga ondear, merced del viento, el símbolo inerte del sadismo. El galgo, como el toro, tuvo la desgracia de llamarse español y su tierra lo trata con desprecio. No es país para animales. El camino para aflojar la soga de la que pende el cuerpo inocente del galgo no es fácil. Más difícil lo pone que un diputado y otros tres miembros de Podemos acaben de firmar una especie de trasnochado manifiesto para abrazar a la caza bajo el estúpido manto protector de la tradición cultural. El mismo con el que cubren a la tauromaquia. ¿Y quién atiende las señales de alarma que cada mes de febrero emiten las protectoras?

¡Qué país! No es de extrañar que nuestros vecinos de la Unión Europea nos miren entre la perplejidad y la vergüenza ajena

El Partido Animalista – PACMA es el único partido político español que lucha por el fin de la caza. Entre los pasos intermedios asumibles por un gobierno compasivo cualquiera está la prohibición de la explotación de perros para la caza. Una medida que paliaría el problema del abandono, que erradicaría las hacinadas rehalas de los horrores y, por supuesto, que acabaría con la imagen de galgos ahorcados bajo un olivo. ¡Qué país! No es de extrañar que nuestros vecinos de la Unión Europea nos miren entre la perplejidad y la vergüenza ajena. De hecho, el Partido Animalista holandés se une a las reivindicaciones de PACMA, y de los animalistas españoles, y ha emprendido una recogida de firmas –en Holanda– para que se prohíba –en España– la caza con galgos. Así es: hay ciudadanos holandeses rubricando hojas de firmas para traerlas al Congreso de España. Lo que sientes al leer eso se llama vergüenza propia y es a lo que nos abocan quienes gobiernan sin empatía.

Es la herramienta. Y, como si de una escopeta se tratara, cuando las patas del galgo se encasquillan por la edad o la enfermedad es “quitado de en medio” en muchos casos

España, para más sonrojo, es uno de los pocos países de Europa que aún permiten la caza con galgos. Son más de 190.000 galgueros los que hay registrados en nuestro país y más de 50.000 son los galgos que se abandonan cada año. Echen cuentas. La caza con galgo es la única modalidad en la que el perro es el ejecutor de la presa. Es la herramienta. Y, como si de una escopeta se tratara, cuando las patas del galgo se encasquillan por la edad o la enfermedad es “quitado de en medio” en muchos casos. En las protectoras, que no entienden tanto de postureo como de esfuerzo, trabajo duro por los más débiles y pantalones manchados de excremento hasta la ingle, les pueden dar más información del mal que produce esta práctica. No estaría de más que algún diputado se diese una vuelta por alguna con los ojos y los oídos bien abiertos. Y luego, si no se le cae la cara de vergüenza, que se ponga a redactar manifiestos torticeros.

Andrés Cardenete
@Cardenete
Responsable de Comunicación de PACMA

Publicado en Caza | Etiquetado , , , , , | 19 comentarios