Mi experiencia en Rainfer: Concienciar educando

El pasado 4 de abril se inició el traslado de Cecilia a un santuario de Brasil después que la justicia argentina concediera al primate el Habeas Corpus (sujeto de derecho). Cecilia vivía en un zoo de la Mendoza (Argentina)  sin ninguna de las condiciones que un animal de su especie debería tener.  Durante décadas “disfrutó” de un espacio mínimo en un maravilloso suelo de cemento.

Una jueza argentina reconoció que los grandes simios son seres sintientes. Sujetos de derechos no humanos.

Pero una jueza argentina reconoció que los grandes simios son seres sintientes, son sujetos de derechos  no humanos, por lo tanto tienen todo el derecho a nacer, vivir, crecer y morir en su propio medio. Cuántas Cecilias hay en el mundo…. preguntároslo, y pensad dónde pueden estar, quizás llegareis a la fácil conclusión de que a pocos kilómetros de vuestras casas hay alguna. Mientras esperamos que la sentencia de Cecilia se extienda por cada rincón del planeta y se reconozca que los simios son seres capaces de sentir, hay personas que trabajan para concienciar de esta realidad y educar en ello. Estas personas están muy cerca…

Cecilia

Rainfer es un centro de rescate y rehabilitación de primates procedentes tanto de incautaciones, tráfico ilegal, circos, zoológicos y abandono de particulares. Pero es mucho más….

En otro post os hablé de las personas transformadoras y en este caso Rainfer es una institución transformadora. Yo llegué a ellos gracias a la mía.

Tengo dos hijos de 10 y 7 años, como a todos los niños/as les gustan los animales, pero no les llevo a circos con animales ni ya a zoos (antes lo hice). A un niño no le puedes decir no a algo si no se lo explicas bien, y que mejor manera de hacerlo y de darles una alternativa que enseñarles animales desde otro punto de vista. Pues bien, con esa filosofía fuimos a visitar las instalaciones de Rainfer.

Rainfer ofrece visitas guiadas a todo el público durante los fines de semana a grupos reducidos con reserva previa, con el objeto de transmitir los problemas que sufren los primates y la importancia de su conservación. El precio es de 7 € por visitante y el dinero está íntegramente dedicado al cuidado de los animales. Primero dan una charla sobre lo que es Rainfer, lo que hacen y sobre los primates que vamos a ver. Impacta mucho saber que algunos de ellos vienen de zoos, sí de zoos. Mis hijos empezaron a comprender porque ya no vamos a los zoos, o de las condiciones en las que viven los animales de los circos, o cómo se consigue que actúen, o la verdadera razón de por qué “sonríe” un mono…  golpes de realidad que son contados de una manera magistral por los trabajadores y voluntarios.

Gombe Rainfer

Gombe

Es del todo incompresible que el dinero recaudado con las multas que tienen que pagar al Estado los propietarios de estos animales no vaya para el centro que los cuida.

Después comienza la visita al centro, te cuentan cómo han sido rescatados, cuáles han sido sus vidas antes de llegar allí; sorprende saber que muchos de ellos son procedentes de incautaciones en aduanas, a particulares, etcétera. Que esos monos son propiedad del Estado pero que este apenas le da recursos al centro para que sean cuidados en las condiciones que se debería; por eso la gran labor de los voluntarios, y de las personas que aportan dinero para que Rainfer pueda llevar a cabo su labor. Es del todo incompresible que el dinero recaudado con las multas que tienen que pagar al Estado los propietarios de estos animales, que en su gran mayoría han llegado de una manera ilegal, no vaya para el centro que los cuida,  tan solo con una parte de este dinero el centro no pasaría por los momentos críticos que pasa, sobre todo en invierno, con las elevadas cantidades que se necesitan para la calefacción de las instalaciones.

Todos sonreímos al pasar por el recinto de Manuela, es sin duda una estrella, o admiramos la belleza de Boris, o imitamos a los lémures en su adoración al sol, sonrisas mezcladas con la impotencia de saber que no puedes acercarte al grupo de Gombe pues se pone nervioso al ver a gente, debido a todos los traumas que acarrea.

De vuelta a casa hablas y hablas sobre lo que has visto. Ya eres otro, los niños son otros

Preguntas si pueden ser reintegrados a su hábitat y la respuesta es NO. Que rabia sientes al saber que esto es culpa de humanos sin ningún tipo de escrúpulos que usan a los animales como meros objetos para su particular lucro o disfrute. Pero al menos sabes que allí les tratan como lo que son, animales no humanos,  y no les humanizan, les dejan que exploren, jueguen y se relacionen con los de su especie. Os imagináis si nosotros nunca pudiéramos interaccionar con otro humano…

De vuelta a casa hablas y hablas sobre lo que has visto y ya eres otro, los niños son otros, y piensas que tienes que ayudar de alguna forma a estas magnificas personas que se dejan la vida por dar una vida más acorde a la que deberían tener estos animales.

Cuentas a tu entorno lo que has aprendido, explicas a tus amigos porque no deben seguir participando con una entrada al sufrimiento animal de los circos con animales, o que los zoos no son lo que parece, o que no sonrías al ver un anuncio con animales, o que no te hagas fotos con los animales que por unos euros te ofrecen.

Yo tengo una de esas fotos cuando era una niña. Claro mis padres no sabían qué hay detrás de esas fotos, por eso la importancia de concienciar, si no hay demanda no hay oferta.

Ahora mi foto es otra, con Lulú la mona que tenemos apadrinada.  Con que poco se puede hacer tanto, solo son dos tareas:

  • CONCIENCIAR
  • COLABORAR

Si quieres colaborar mira que fácil es:

Qué puedes hacer tú

Sonia VelazquezSonia Transformadora

Publicado en Derechos, Educación en el Respeto | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Caza es violencia

cazadorCada temporada de caza se salda con más de 30 millones de animales ejecutados en el territorio español. Hay cerca de un millón de licencias expedidas, esto significa que cerca de un millón de personas pueden ir armadas, disparar y matar animales como “deporte” o “actividad de ocio”.

La caza es violencia ya que matar está intrínsecamente unido al propio significado de la palabra. Más de 30 millones de animales son ejecutados anualmente en España

La caza es violencia ya que matar está intrínsecamente unido al propio significado de la palabra. Sin embargo, no solo la muerte provocada por la caza es violencia, además hay más actos que implican dolor y sufrimiento para las víctimas.

Los animales que caen en trampas agonizan durante horas o días sin poder moverse; incluso cuando son disparados y están malheridos no siempre son recogidos por los cazadores. En algunas modalidades se usan perros, cepos o trampas ilegales e, incluso, pegamento para cazar pájaros.

Hay víctimas colaterales como las crías de los animales cazados que normalmente mueren de hambre, así como animales envenenados que no se ven reflejados en las estadísticas.

En algunas especies las causas de mortalidad no naturales más habituales son la ingesta de cebos envenenados destinados al control ilegal de depredadores, arrojados por ganaderos y cazadores, así como intoxicaciones relacionadas por el plomo que los cazadores vierten a nuestro medioambiente. La agonía que precede a las muertes por envenenamiento suelen ser larga y muy dolorosa. Las administraciones públicas se preocupan por la reintroducción de algunas especies, aunque nunca buscan la prohibición de la caza, mientras que los cazadores siguen abatiendo animales protegidos, como el caso de un quebrantahuesos de Jaén.

Los animales son trofeos para los cazadores, de modo que no es extraño encontrar en las redes sociales fotografías de cazadores sonrientes junto a animales muertos. En algunas especies, no está limitado el “cupo” de animales que pueden ser abatidos en un día por un mismo cazador, exceptuando algunas especies y animales según su sexo y edad, por lo que es habitual ver también imágenes de cientos de animales ejectutados.

En Catalunya más del 60% de los perros abandonados en protectoras son de caza. Estos perros también son víctimas de maltrato y estrés. PACMA ha denunciado en múltiples ocasiones la situación en la que malvivían estos perros

La caza es responsable de que el número de animales abandonados en nuestro país sea tan elevado. Principalmente, galgos, podencos y otros perros usados para la caza. En Catalunya más del 60% de los perros abandonados en protectoras son de caza. Estos perros también son víctimas de maltrato y estrés. PACMA ha denunciado en múltiples ocasiones la situación en la que malvivían estos perros.

Es habitual cortar o amputar ciertas partes del cuerpo de los perros utilizados para la caza, como las orejas y el rabo. Hay casos en los que las amputaciones se han hecho por los propios cazadores con sus navajas.

Hay múltiples denuncias a cazadores por maltrato animal. Para ellos, los perros están considerados como instrumentos de caza. En ocasiones estos perros son abandonados después de haberles quitado el chip, cuando ya no pueden correr lo suficiente o son mayores, por ejemplo, hace poco se ha abierto una investigación a un vecino de Ponte Caldelas por la muerte y maltrato de varios perros. Para comprobar esto basta con acercarse a cualquier protectora o refugio y conocer a los galgos y podencos que buscan a una familia que los trate con el cariño que merecen.

El cazador Ismael Rodríguez mató a dos guardias rurales desarmados disparándoles en la cabeza y en Asturias están incrementando las agresiones a los agentes del medio natural

Por otro lado, también hay personas que han sido víctimas de esta violencia. El cazador Ismael Rodríguez mató a dos guardias rurales desarmados disparándoles en la cabeza. En Asturias están incrementando las agresiones a los agentes del medio natural: ruedas de coches rajadas, vehículos quemados, cabezas de lobo colgadas en señales de tráfico o arrojadas a un vehículo. La prohibición del parany (trampa que consiste en untar con pegamento unos árboles dispuestos en círculo para que las aves queden atrapadas) también ha ocasionado agresiones físicas. El presidente de la Associació Professional d´Agents Rurals de Catalunya, Asparc Francesc Coll, afirma que ha habido casos de perdigonazos, amenazas con arma de fuego a boca de cañón, que a un compañero le han hecho arrodillarse en el Garraf poniéndole el cañón en la cabeza, que a otro le han encañonado diciendo “Si tienes que decomisarme el arma, agárrala por el cañón”.

Hay que recordar el caso de una familia inglesa que vive en Sierra de Baza (Granada), en una finca de 173 hectáreas que comunicó a la Administración Pública que no quería que se cazara en su terreno. En España es necesario comunicar esta prohibición expresa por parte de los propietarios del terreno. El 7 de enero aparecieron 5 de sus perros tiroteados y su caballo herido, todo señala a los cazadores de la zona.

conejos cazadosLos accidentes de caza le han costado la vida en los últimos 10 años a 300 cazadores aproximadamente. La media anual de muertes oscila las 44 y 54’5, el número de personas heridas se sitúa en 2.585 y 5.282 al año. La caza es un peligro también para los ciclistas, viandantes, senderistas y personas que quieren disfrutar un día en el campo. Los intereses de los cazadores secuestran los intereses de los habitantes de las zonas rurales.

La actividad cinegética contamina el medio ambiente, dispersando 6.000 toneladas de plomo cada año, contaminando acuíferos y plantas, pudiendo llegar a causar plumbismo, enfermedad que afecta a todos los animales.

El Partido Animalista es el único partido político que lleva en el programa electoral la prohibición de la caza. PACMA se opone a la caza como consecuencia del respeto que tenemos a todos los animales, consideramos la caza como un atentado contra su vida y sus intereses

La caza no es necesaria, es la afición de personas que disfrutan disparando. Hoy en día, negar que la caza es violencia es equivalente a afirmar que los toros no sufren en la tauromaquia. El rechazo a la caza está incrementando notablemente en la sociedad gracias a la empatía de todas las personas que defendemos los derechos de los animales. El Partido Animalista es el único partido político que lleva en el programa electoral la prohibición de la caza. PACMA se opone a la caza como consecuencia del respeto que tenemos a todos los animales, consideramos la caza como un atentado contra su vida y sus intereses. Pensamos que no existe ninguna justificación para matar a un animal y defendemos un modelo de convivencia ético y respetuoso también con el medio ambiente.

Por los animales, el medio ambiente y la Justicia Social.

Esther Casas

Publicado en Caza | Etiquetado , , , | 2 comentarios

De aquellos polvos vienen estos lodos

Dice un antiguo refrán:  “De aquellos polvos vienen estos lodos”. No se utiliza con frecuencia, pero explica una verdad que en nuestro caso tiene muchas y graves repercusiones.

Mira esta imagen:

Es el retablo de San Miguel, de Jaume Cirera y Guillem Talarn, de 1450. Todo él es truculento, muy del gusto de la época, pero a nosotros nos importan especialmente dos calles:

La calle central nos muestra a San Miguel, que cómo no, está matando al dragón como representación del demonio. Y en el cuerpo superior de la calle izquierda los autores nos ilustran acerca del terrible destino que espera a los pecadores, nada menos que ser arrojados al infierno.

Mira este fragmento más de cerca:

El demonio, como encarnación del mal, está representado por un dragón. El infierno, como lugar de castigo y sufrimiento, está representado por diversos animales. Esta idea de que lo malo está relacionado con los animales es muy común y está divulgada por la religión durante siglos y siglos, hasta el punto de que aún hoy en día existen numerosas poblaciones que realizan representaciones, desfiles, danzas y otras actividades lúdicas durante sus fiestas patronales basándose en la arraigada simbología hombre = bueno / animal = malo.

El demonio, como encarnación del mal, está representado por un dragón. El infierno, como lugar de castigo y sufrimiento, está representado por diversos animales

Me gusta el arte y me considero privilegiada de poder contemplar cuadros, esculturas, edificios, libros, etcétera. de tiempos pasados.  Disfruto apreciando el trabajo minucioso, las técnicas aplicadas, la capacidad pedagógica de las obras, la imaginación y creatividad desbordantes, el avance de las técnicas a lo largo de los años, la forma en que se potencian mutuamente la pintura, la escultura, la arquitectura y la música… incluso en más de una ocasión he sido presa del síndrome de Stendhal.  Pero ello no es óbice para percatarme de que el arte también puede ser un magnífico vehículo para propagar ideas peligrosas.

Muchas veces hablamos del arte al servicio del poder y de su gran capacidad de transmisión ideológica, pero por lo  general nos referimos a grandes imperios como el egipcio, el maya, el romano y tantos otros en los que los artistas ponían su empeño en enaltecer al líder.

Es generalmente aceptado que las religiones que permiten representar figuras humanas y animales se sirven de dichas representaciones para instruir a sus fieles y para hacer proselitismo gracias a lo sugerentes que resultan esas imágenes para las personas; especialmente las poco instruidas recibían mensajes evidentes y otros implícitos mediante la representación de personas y animales en las más variadas actividades y contextos.

En el siglo XXI y en nuestra sociedad prácticamente todas las personas saben leer y escribir.  Eso significa que ya no es preciso recurrir a la imaginería tradicional para transmitir  la cultura vigente.  De hecho, es cada vez más habitual utilizar (además de los textos escritos)  numerosos iconos, emoticonos, videos, memes y otras soluciones audiovisuales que tienen en común la gran capacidad de trasmitir mucha información – básicamente emociones – en muy poco tiempo y muy fácilmente.

Y cuando un valor (en este caso, el hombre puede dañar y matar a los animales) se incrusta en el subconsciente colectivo es muy difícil de erradicar

Estas nuevas formas de comunicación se han sobrepuesto a las tradicionales y están presentes en nuestro día a día con tanta naturalidad que nos ocultan la otra realidad:  la religión y el turismo mueven a millones de personas que contemplan obras de arte de diferentes épocas en las que se transmite la idea hombre = bueno / animal = malo.  Y por ser un mensaje envuelto en arte tiene la capacidad de entrar en nuestro subconsciente, de forma que funciona como la técnica de la repetición en publicidad:  sin darnos cuenta vamos interiorizando esa visión de la vida hasta que llega a formar parte de nuestros valores.

Y cuando un valor (en este caso, el hombre puede dañar y matar a los animales) se incrusta en el subconsciente colectivo es muy difícil de erradicar, porque genera comportamientos individuales y sociales amparados en esos valores: seguro que todos estamos pensando en “fiestas” como el toro de Medinaceli, la pava del campanario y muchas otras.

Por supuesto que debemos seguir gozando de la contemplación del arte antiguo, porque -además del placer estético- nos transmiten modas, costumbres, creencias  y formas de vida que formaron parte de nuestra propia historia:  hemos llegado hasta aquí partiendo de aquellas realidades ya superadas, forman parte de nuestra historia como sociedad, de nuestro inconsciente colectivo y de los avances de toda índole que disfrutamos en la actualidad.

Pero ahora podemos darnos cuenta del poder que tienen para anclarnos en realidades caducas: del mismo modo que ya no calzamos borceguíes, nuestro marco de valores está muy por encima de aquél tan arcaico en el que los animales humanos podíamos masacrar a los animales no humanos.

¿Qué tal si se aprovechara la coyuntura para hacer un poco de pedagogía sobre los derechos de los animales?

¿Qué pasaría si utilizáramos toda la fuerza que tienen los medios de comunicación actuales para explicar el contexto social que representan las obras de arte antiguas?  ¿Qué ocurriría si las guías turísticas añadieran a las explicaciones habituales sobre las obras de arte algunas otras sobre el contexto religioso, cultural y social en el que se realizaron tales obras? ¿Qué tal si nos ayudaran a comprender que se puede admirar el arte sin aceptar a la vez la carga ideológica que encierran? ¿Qué tal si se aprovechara la coyuntura para hacer un poco de pedagogía sobre los derechos de los animales?

Edita Olaizola
@EditaOla

Publicado en Educación en el Respeto, Especismo | Etiquetado , , , , | 6 comentarios

Señorías, ellos también sienten

El pasado 14 de febrero, el Congreso de los Diputados apoyó por unanimidad una proposición no de ley que insta al Gobierno a promover las reformas legales necesarias para crear una categoría especial en el Código Civil donde se defina a los animales de compañía como “seres vivos dotados de sensibilidad”, así como para que no puedan ser objeto de embargo en ningún procedimiento judicial.


A lo largo del tiempo se han sucedido numerosas reformas de nuestro Código Civil, que data de 1889. En teoría, la ley va evolucionando para adaptarse a la realidad y necesidades sociales de cada momento. Sin embargo, en cuestiones de protección y bienestar animal, en España, como bien sabemos, siempre vamos muy por detrás.

El Tratado de Lisboa instaba ya a los Estados miembros a tener bien en cuenta las exigencias en materias de bienestar de los animales como seres sensibles

Hace ya 10 años el Tratado de Lisboa reconocía a los animales su sensibilidad. En su artículo 13, instaba a los Estados miembros a tener bien en cuenta las exigencias en materias de bienestar de los animales como seres sensibles “al formular y aplicar las políticas de la Unión en materia de agricultura, pesca, transporte, mercado interior, investigación y desarrollo tecnológico y espacio”.

Diez años más ha tardado España en reconocer que los animales no son cosas. Pero lo que es peor, y muy grave, es que sólo pretende reconocerlo respecto de los animales “de compañía”, ignorando lo que dicta el propio Tratado que se refiere expresamente a materias relacionadas con la agricultura, la pesca o el transporte.

Nos encontramos pues que, en relación a su estatuto jurídico, los perros, los gatos y los animales que en determinado momento “esté de moda” tener en casa como compañía, estarán dotados de sensibilidad. El resto, no. Es decir, la capacidad de sentir no depende por sí mismo del animal sino de que nosotros lo consideremos o no como “compañía”.


Prueba de que el poder legislativo va siempre a remolque en esta materia, es el hecho de que una sentencia ya reconociera de facto que los animales son seres vivos dotados de sensibilidad, cuando aún no está reconocido legalmente. El auto de la Audiencia de Valencia así lo manifestaba, incluyéndolo entre los argumentos que sirvieron de fundamentación para prohibir a un maltratador de perros la tenencia de animales.

A Las vacas, los cerdos, los caballos, y demás animales que “no gozan de nuestra compañía”, los Diputados han decidido dejarlos de lado, una vez más.

Desde un punto de vista teórico, no cabe duda de que es fundamental que se reconozca jurídicamente a los animales como seres dotados de sensibilidad, incluso aunque, por ahora, sea sólo para los animales considerados de compañía.

Pero, a efectos prácticos, ¿conocen algún caso en el que un perro o un gato haya sido embargado y ejecutado por acreedores, subastado para liquidar una comunidad de gananciales o introducido en un lote y sorteado en supuestos hereditarios?

Yo tampoco.

Sí sucede en cambio, cuando se trata de ganaderías, rebaños… pero, a las vacas, los cerdos, los caballos, y demás animales que “no gozan de nuestra compañía”, los Diputados han decidido dejarlos de lado, una vez más.


Tiene mucho que ver el incremento de votos obtenidos por PACMA en las últimas elecciones, y que el resto de partidos advierten como reflejo de una creciente preocupación de la sociedad española

Es esperanzador, sin embargo, que la protección animal ocupe cada día más espacio en la agenda política, algo en lo que naturalmente tiene mucho que ver el incremento de votos obtenidos por PACMA en las últimas elecciones, y que el resto de partidos advierten como reflejo de una creciente preocupación de la sociedad española por el bienestar de los animales.

Lo más paradójico de la jornada parlamentaria fue escuchar a Avelino de Barrionuevo, del Grupo Popular, resaltar que “el PP está comprometido contra el abandono y el maltrato”. Sólo con el que se produce sobre perros y gatos. Bien se han afanado en su partido estos últimos años para proteger, fomentar e intentar blindar el maltrato que reciben los toros en las plazas de este país.

Porque sí, señores Diputados, los toros también son seres vivos dotados de sensibilidad. Y no, no son cosas, quieran ustedes reconocerlo o no.

Eva Ramos
Jurista

Publicado en Especismo, Legislación, Política | Etiquetado , | 3 comentarios

La vergüenza de un país

Una soga se tensa y en el extremo anuda, ahoga y exhibe las miserias de España. Da igual que esté atada al parachoques de un vehículo y arrastre por los suelos nuestra vergüenza; o que penda de un olivo y haga ondear, merced del viento, el símbolo inerte del sadismo. El galgo, como el toro, tuvo la desgracia de llamarse español y su tierra lo trata con desprecio. No es país para animales. El camino para aflojar la soga de la que pende el cuerpo inocente del galgo no es fácil. Más difícil lo pone que un diputado y otros tres miembros de Podemos acaben de firmar una especie de trasnochado manifiesto para abrazar a la caza bajo el estúpido manto protector de la tradición cultural. El mismo con el que cubren a la tauromaquia. ¿Y quién atiende las señales de alarma que cada mes de febrero emiten las protectoras?

¡Qué país! No es de extrañar que nuestros vecinos de la Unión Europea nos miren entre la perplejidad y la vergüenza ajena

El Partido Animalista – PACMA es el único partido político español que lucha por el fin de la caza. Entre los pasos intermedios asumibles por un gobierno compasivo cualquiera está la prohibición de la explotación de perros para la caza. Una medida que paliaría el problema del abandono, que erradicaría las hacinadas rehalas de los horrores y, por supuesto, que acabaría con la imagen de galgos ahorcados bajo un olivo. ¡Qué país! No es de extrañar que nuestros vecinos de la Unión Europea nos miren entre la perplejidad y la vergüenza ajena. De hecho, el Partido Animalista holandés se une a las reivindicaciones de PACMA, y de los animalistas españoles, y ha emprendido una recogida de firmas –en Holanda– para que se prohíba –en España– la caza con galgos. Así es: hay ciudadanos holandeses rubricando hojas de firmas para traerlas al Congreso de España. Lo que sientes al leer eso se llama vergüenza propia y es a lo que nos abocan quienes gobiernan sin empatía.

Es la herramienta. Y, como si de una escopeta se tratara, cuando las patas del galgo se encasquillan por la edad o la enfermedad es “quitado de en medio” en muchos casos

España, para más sonrojo, es uno de los pocos países de Europa que aún permiten la caza con galgos. Son más de 190.000 galgueros los que hay registrados en nuestro país y más de 50.000 son los galgos que se abandonan cada año. Echen cuentas. La caza con galgo es la única modalidad en la que el perro es el ejecutor de la presa. Es la herramienta. Y, como si de una escopeta se tratara, cuando las patas del galgo se encasquillan por la edad o la enfermedad es “quitado de en medio” en muchos casos. En las protectoras, que no entienden tanto de postureo como de esfuerzo, trabajo duro por los más débiles y pantalones manchados de excremento hasta la ingle, les pueden dar más información del mal que produce esta práctica. No estaría de más que algún diputado se diese una vuelta por alguna con los ojos y los oídos bien abiertos. Y luego, si no se le cae la cara de vergüenza, que se ponga a redactar manifiestos torticeros.

Andrés Cardenete
@Cardenete
Responsable de Comunicación de PACMA

Publicado en Caza | Etiquetado , , , , , | 19 comentarios

Cazadores solitarios

Jorge Cadaval (uno de los Morancos), Maradona, Juan Carlos I, Victoria Vanucci, James Hetfield, etc… son algunos de los famosos que han sido muy criticados por su cruel afición a la caza. Si las fotos en que aparecen mostrando animales muertos hubieran sido cuidándolos, las reacciones habrían sido disitintas. Esta es la realidad que muestra un cambio en la idea de la sociedad sobre la caza. Una evolución muy parecida a la que sufre la tauromaquia.

Y no sólo los animales no humanos u otros cazadores son víctimas de esta actividad. Hemos empezado el año con el asesinato a manos de un cazador de dos agentes forestales en Lleida

Hoy día tan solo los aficionados a estas bárbaras prácticas las justifican con vacíos o muy pobres argumentos que no convencen a nadie más que al fiel adoctrinado en el tormento ajeno. Los datos objetivos son fiel muestra de ello. Sobre la tauromaquia no hace falta pronunciarse a estas alturas, la caída en picado de esa salvajada es noticia a diario en los medios. Sobre la caza se habla menos, pero los datos son contundentes. El imparable crecimiento del apoyo electoral al PACMA, que recordemos, es el único partido político que apuesta por su abolición sin concesiones, es un hecho objetivo. Además, los números están ahí,  en 1990 las licencias de caza en España rozaban el millón y medio. En la actualidad apenas las 800.000 (1).

La tradición nos muestra al cazador como un héroe. Paradigma del noble hombre que se enfrenta a la naturaleza por supervivencia, que defiende a los desvalidos y protege a la comunidad de las bestias malignas del bosque. Un hombre sano y valiente, cargado de testosterona. El ideario popular en este sentido no es parco, véase, por ejemplo, el cuento de “Caperucita Roja”. Hoy, la lógica evolución social muestra al cazador de otra manera: un simple individuo amante de la muerte, matando, eso sí, en la distancia. Sin correr riesgos. De hecho, mueren más cazadores por el tiro de un colega que por agresiones de animales.

Estamos hablando de un individuo acostumbrado a MATAR, que disfruta haciéndolo, como dicen en prensa: que “lleva la caza en la sangre”. Esa actitud y un arma de fuego combinan mal

Y no sólo los animales no humanos u otros cazadores son víctimas de esta actividad. Hemos empezado el año con el asesinato a manos de un cazador de dos agentes forestales en Lleida (2). Los que conocían al presunto asesino alegan que era un buena persona y que no entienden lo que ha podido ocurrir (3). Pero, ¿realmente es tan extraño? Estamos hablando de un individuo acostumbrado a MATAR, que disfruta haciéndolo, como dicen en prensa: que “lleva la caza en la sangre”. Esa actitud y un arma de fuego combinan mal. Este episodio ha terminado en tragedia, pero lo cierto es que los agentes forestales denuncian desde hace tiempo que se sienten amenazados y desprotegidos frente a este colectivo, el cazador, cargado de pólvora e intenciones de matar (4).

Muchas son las excusas que esgrimen estos sujetos ávidos de sangre para legitimar su bárbara afición. No hace falta extenderse en ellas pues ninguna escapa indemne a un mínimo ejercicio intelectual. Citaré como ejemplo el reciente estudio de Ecologistas en Acción que pone patas arriba la asumida y no contrastada, hasta ahora, mitología cinegética: El impacto de la caza en España (5). Un profuso trabajo realizado por profesionales que no ha encontrado más respuesta en el mundillo cazador que opiniones personales y volver a repetir lo que ya sabemos falso, pero dicho más alto, a gritos. Como si por berrear que “la Tierra es plana” consiguieran aplanarla.

En nuestros días, el declive de la caza y la tauromaquia es un factor determinante del nivel de civilización de una sociedad y su evolución futura. Pero no es momento de echar las campanas al vuelo, tras ambas aficiones hay intereses que compensan su anacronismo y confinamiento con el poder y dinero heredados. Debemos seguir trabajando en todos los niveles hasta que su extirpación de la sociedad sea definitiva. Para ello, la movilización de la sociedad es fundamental, entre otros métodos, participando en los actos al efecto, como el que se celebrará este fin de semana convocada por la plataforma NO A LA CAZA a la que se sumará el PACMA.

Juan ArriazJuan Arriaz

 

 

 

(1)     Garrido JL, 2012. La caza. Sector económico. Valoración por subsectores. FEDENCA-EEC, Madrid, 24 pp.

(2)     http://www.lavanguardia.com/sucesos/20170121/413567896498/cazador-mata-agentes-rurales-lleida.html

(3)     http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/perfil-ismael-rodriguez-clemente-cazador-detenido-por-matar-dos-agentes-rurales-5757829

(4)     http://www.eldiario.es/eldiarioex/sociedad/Agentes-forestales-medioambientales-indefension-agresiones_0_463704534.html

(5)    http://www.ecologistasenaccion.org/IMG/pdf/informe-impacto-caza.pdf

Publicado en Caza | Etiquetado , , , , , , | 1 comentario

El conejo: el gran olvidado de la protección animal

De mediano tamaño, manso carácter y simpática apariencia, el conejo es el blanco perfecto del maltrato animal. El niño lo quiere como compañero de juego; el adulto lo demanda en su plato, preferiblemente al ajillo, y el cazador —sí, ese “profesional” supuestamente involucrado en la regulación del hábitat— ve en él un botín tan fácil como gratificante para la perfecta jornada campestre. Su idoneidad es su perdición.

 

Pocos saben que la mayoría de los 52 millones de conejos criados cada año en España mueren sin haber olfateado felicidad alguna

En teoría, todo el mundo ama a estos animales, pero pocos son los que se paran a pensar en su bienestar; pocos saben que la mayoría de los 52 millones de conejos criados cada año en España mueren sin haber olfateado felicidad alguna. Nos hallamos ante criaturas sensibles para las que tanto el hacinamiento —sea en granjas, tiendas u hogares— como el manoseo humano suponen un suplicio. Acostumbrados por instinto a rehuir al resto de animales en el espacio natural —donde, recordemos, constituyen una de las principales presas tanto de los carnívoros como de los cazadores—, los conejos se estresan enormemente cuando se sienten vulnerables. Y vulnerabilidad pura es precisamente lo que les hacemos sentir día tras día, sea por destinarlos a opresivas jaulas donde apenas pueden moverse, sea por obligarlos a abrazar a desconocidos que para ellos no son más que abusones.

Entre la ganadería (que los cría, hacina y asesina sin compasión alguna amparándose en la falta de legislación), la caza (que no sólo los persigue en su hábitat natural, destruyendo familias enteras, sino que incluso los suelta artificialmente en zonas cerradas para facilitar aún más tan vergonzoso acto de cobardía) y el cuidado doméstico, este último es, por supuesto, el mejor destino para los conejos criados en cautividad, pero, tal y como se concibe hoy en día, también dista mucho de ser idóneo. Y es que, acostumbrada como está a alojar a los roedores en diminutas jaulas donde estos cuentan con poco más que alimentación y cobijo, la humanidad ha optado por ignorar sus verdaderas necesidades. Tierno y bonachón, el conejo parece la mascota perfecta, pero a menudo tan sólo lo es para su dueño: él detesta las jaulas y más aún que lo toquen, abracen y muevan de aquí para allá, con lo que la única forma correcta de tenerlo de animal de compañía es evitar tanto el vocablo “mascota” como todo lo que este conlleva y limitarse a convivir con él, dejando que deambule libremente por nuestra casa y que sea él quien decida qué mimos darnos (y cuándo dárnoslos).

Ahora mismo nada impide a los criadores de conejos estamparlos contra el suelo, arrojarlos vivos a contenedores de residuos o mantenerlos enfermos con heridas abiertas

Comparar al conejo con el gato o incluso el perro es imprescindible para comprender cuán injusto es su olvido por parte de la legislación europea, la cual sólo tiene ojos para los dos animales recién mencionados. Pese a la existencia del artículo 13 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea —que establece que «la Unión y los Estados miembros tendrán plenamente en cuenta las exigencias en materia de bienestar de los animales como seres sensibles»—, ahora mismo nada impide a los criadores de conejos estamparlos contra el suelo, arrojarlos vivos a contenedores de residuos o mantenerlos enfermos con heridas abiertas e infecciones cutáneas hasta que el cansancio acabe con ellos (una ardua investigación de Igualdad Animal sacó en 2014 a la luz estas circunstancias, que no constituyen en absoluto excepciones a la regla). A fin de cuentas, ¿qué esperar de una industria que trata a los animales como productos, olvidando por completo su vitalidad?, ¿que se regule sola atendiendo a la sensatez y la humanidad? No, lamentablemente, la industria animal europea (y mundial, con escasísimas excepciones) carece por completo de sensatez o humanidad algunas, sencillamente porque es mucho más práctico, barato y fácil aprender a ver a los conejos de la misma manera que se ve a un neumático, una cacerola o un paquete de cereales.

Respondiendo a esta triste realidad, el eurodiputado animalista alemán Stefan Eck hizo una propuesta legislativa de regulación de las condiciones de cría de conejos que será debatida el próximo 25 de enero en la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural del Parlamento Europeo. Hablamos, como casi siempre en el terreno animal, de condiciones mínimas (en este caso: prohibir la cría en jaulas y exigir el aturdimiento previo antes del sacrificio), pero aun así será difícil que la propuesta siga adelante considerando que el trato de los mal denominados “animales de granja” es un asunto que se antoja trivial para la mayoría de políticos pese a todo el sufrimiento que conlleva.

PACMA inició una campaña para instar a los eurodiputados contrarios a replantearse su postura, siendo nuevamente la concienciación ciudadana de vital importancia

Sin ir más lejos, los tres eurodiputados españoles del PP (Esther Herranz, Gabriel Mato y Ramón Luis Valcárcel) y una de los dos eurodiputados del PSOE (Clara Eugenia Aguilera) han afirmado que votarán en contra de esta ley, contribuyendo así a perpetuar tamaña crueldad en la industria de la cría de conejos. Que España sea el segundo productor en Europa de carne de conejos (por detrás de Italia y delante de Francia, países ambos exentos también de legislación concreta sobre la producción cunícola, la cual sólo existe en Alemania, Austria, Bélgica y Reino Unido) sin duda habrá influido al respecto, ya que la presión ejercida por la industria ganadera suele ser la principal culpable de la lentitud con que se llevan a cabo los cambios de la misma (recordemos el revuelo —nunca mejor dicho— ocasionado por la decisión de mejorar las condiciones de vida de las gallinas, que siguen siendo abiertamente inhumanas). En la otra cara de la moneda, hace una semana PACMA inició una campaña para instar a los cuatro diputados mencionados a replantearse su postura, siendo nuevamente la concienciación ciudadana de vital importancia.

Con esta propuesta legislativa no se pretende poner fin a la cría de conejos, sino tan sólo reducir paliativamente el sufrimiento derivado de ella. Que la cunicultura lo vea como una simple y llana molestia es comprensible, pero ¿no deberían los políticos luchar por poner poco a poco fin a la crueldad de la industria cárnica? Y, sobre todo, ¿no deberíamos los demás indignarnos ante tamaña dejadez? En Europa, la mayoría se escandaliza al enterarse de que la carne de perros, gatos y caballos se consume en otros rincones del mundo. “¡Se comen a sus animales de compañía!, ¡qué inhumano!”, dicen. Y hay mucha razón ahí, pero también mucha hipocresía: ¿acaso no hacemos nosotros lo mismo con los conejos?, ¿acaso no los vemos como presa, juguete o alimento según convenga pese a la ternura que su suavidad y mirada despiertan?

Juan Roures
Periodista y animalista

Publicado en Derechos, Especismo, Política | Etiquetado , , , | 3 comentarios

EL CETA Y LA PROTECCIÓN ANIMAL

La aprobación de este acuerdo permitiría a las multinacionales traer a Europa bienes producidos en condiciones mucho peores para los animales

El Tratado Económico y Comercial entre la Unión Europea y Canadá, conocido como CETA, es un tratado de libre comercio entre ambas regiones. Al igual que el TTIP (tratado de libre comercio entre la UE y EE.UU.), el CETA ha sido duramente criticado por el secretismo con el que se han llevado a cabo las negociaciones, así como por las consecuencias negativas que podría tener para el medio ambiente, el mundo laboral y los animales.

El CETA también ha recibido el nombre de “Caballo de Troya del TTIP” debido a que permitiría a muchas multinacionales estadounidenses tener acceso al mercado europeo a través de sus filiales canadienses. Esto haría que, incluso si el TTIP no llega a firmarse, muchas de sus consecuencias negativas podrían afectar a la sociedad y los mercados de la UE.

Desde el punto de vista social y económico, el CETA se ha criticado porque podría ocasionar una pérdida de empleo y un aumento de la desigualdad social. Este tratado limita la capacidad de los gobiernos para crear, expandir o regular los servicios públicos y otorga mayor poder a las multinacionales. Además, la liberalización de los mercados en Canadá y la UE, que acontecería si se firmarse este acuerdo, volvería a ambas regiones más vulnerables en caso de una nueva crisis financiera.

El CETA conlleva la creación de un sistema legal paralelo que podrá ser utilizado por miles de corporaciones

El CETA conlleva la creación de un sistema legal paralelo que podrá ser utilizado por miles de corporaciones para demandar a gobiernos a raíz de medidas sociales o medioambientales que, aun siendo legítimas, les supongan una pérdida económica.

El principio de precaución que se aplica en la UE para proteger a los consumidores, el medio ambiente y la salud pública podría ser puesto en duda por este tratado. Productos como los organismos genéticamente modificados, cuya comercialización no está permitida en la UE debido a este principio de precaución, podrían llegar a los mercados europeos gracias a este acuerdo.  El CETA además incentivaría el transporte transatlántico, suponiendo un gasto extra de petróleo que ocasionaría una mayor emisión de gases de efecto invernadero y una aceleración del cambio climático.

Las consecuencias sociales y medio ambientales de este tratado han sido ampliamente discutidas y criticadas en muchos medios, pero, de nuevo, la protección animal ha quedado casi olvidada. En el CETA no se habla prácticamente nada de bienestar o ética animal y, por tanto, es difícil evaluar las consecuencias que este tratado podría tener para los animales a menos que se compare con la legislación ya existente. Esta falta de referencias al bienestar de los animales en el texto del CETA demuestra una falta muy grave de atención a este tema en la elaboración y negociación de este tratado.

Tan sólo uno de los artículos del CETA habla de bienestar animal y del intercambio de información y experiencia en este campo. Sin embargo, una colaboración en este sentido no tiene por qué desembocar en un aumento de la protección animal.

La falta de referencias al bienestar de los animales en el texto del CETA demuestra una falta muy grave de atención a este tema en la elaboración y negociación de este tratado.

Los estándares de bienestar animal de la UE son muy superiores a los de Canadá. En Canadá, los animales son explotados de una forma mucho más terrible que en Europa, siendo su trato en granjas, medios de transporte y mataderos mucho peor. La protección de los animales de granja incluida en el código penal y las leyes canadienses es muy limitada, no siendo a menudo esta siquiera respetada (las consecuencias legales derivadas del incumplimiento son preocupantemente escasas). Además, la poca protección animal que hay en este país excluye a las gallinas y los peces, que suponen la mayor parte de su producción de comida.

Hay ciertas prácticas especialmente crueles que ya han sido prohibidas en la UE y sin embargo aún son utilizadas en las granjas y laboratorios de Canadá. Claro ejemplo de ello son las jaulas en batería convencionales, donde las gallinas viven encerradas en un espacio semejante a un folio sin nada con lo que interactuar. Por no hablar de las terribles jaulas de gestación para cerdas o los cajones para terneras recién nacidas, donde estos animales tienen tan poco espacio para moverse que ni siquiera se pueden dar la vuelta.

La aprobación de este acuerdo permitiría a las multinacionales traer a Europa desde Canadá bienes producidos en unas condiciones mucho peores para los animales que las que tenemos aquí. El tratado supondría también un impedimento para los países que quieran aumentar los estándares de bienestar animal, ya que estos podrían ser demandados por corporaciones que se vieran afectadas por ellos. Además, este acuerdo llevaría a una homogeneización de los estándares de protección animal en Canadá y la UE, o sea, una disminución de los mismos en lo que respecta a la segunda entidad. Los productores de la UE podrían verse incluso forzados a llevar a cabo una reducción de los estándares de bienestar animal con el fin de mantener precios competitivos, comparables a los de las importaciones desde América del Norte.

Este sábado 21 de enero, la plataforma No al TTIP, de la que PACMA forma parte, ha convocado numerosas manifestaciones en contra del CETA

El pasado 15 de octubre miles de personas salieron a la calle para protestar contra el CETA y otros tratados de libre comercio. En la UE, más de 3,5 millones de personas han firmado en contra de estos tratados. No obstante, las negociaciones continúan y el día 24 de enero este tratado será votado en la Comisión de Comercio Internacional del Parlamento Europeo. Por este motivo, este sábado 21 de enero, la plataforma No al TTIP, de la que PACMA forma parte, ha convocado numerosas manifestaciones en contra del CETA por toda España para presionar a los eurodiputados de cara a que no apoyen este tratado.

El secretismo con el que se ha negociado el CETA ha sido mayor incluso al del TTIP, debido a que las negociaciones tuvieron lugar antes y pasaron desapercibidas. Esto, junto a la falta de claridad del tratado en muchos ámbitos, impide saber con certeza qué supondría este acuerdo exactamente. No obstante, ningún tratado que no sea transparente y que no asegure que los estándares medio ambientales, sociales y de protección animal vayan a ser al menos mantenidos debería tener el apoyo de la sociedad o el gobierno de ningún país.

Daniel Roures 

Publicado en Legislación, Política | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Suso, Gorda y la empatía

Vivimos en una sociedad que tiende a insensibilizarnos, a dividirnos, a deshumanizarnos ante el sufrimiento ajeno, a mirar hacia otro lado cuando vemos injusticias, a asumir que no es nuestro problema, que debe ser el de otra. La otredad.

Suso es una persona que se vio obligado a vivir en la calle junto a su perrita Gorda, que no se separa de él ni un instante

Tendemos a deshumanizarnos, a trazar una línea moral e imaginaria, llena de prejuicios y totalmente condicionada. Casi sin pensarlo decidimos si nos conmueve el sufrimiento de otro ser vivo, sin darnos cuenta trazamos esa línea y decidimos que el dolor de un familiar es más importante y merece nuestra compasión, frente al dolor de un desconocido. O decidimos conmovernos frente al sufrimiento de un perro maltratado, pero no al dolor de un animal cosificado destinado a la alimentación humana y que sufre terriblemente cuando es sacrificado.

Todos estos prejuicios nos convierten en autómatas inmunizados frente al dolor y el sufrimiento de lo que consideramos los otros, las otras. Esa línea que divide a la humanidad, que divide a los seres vivos, donde existen seres humanos de segunda y de tercera clase, y seres vivos sobre los que decidimos los que viven y los que mueren. Los que sufren y los que no.

Si abrimos un poco nuestro campo de concienci, veremos personas que viven en las calles, sobreviviendo como buenamente pueden.

Justamente en estos crudos días de invierno, con temperaturas bajo cero durante las noches y un frío gélido, si abrimos un poco nuestro campo de conciencia y somos capaces de ampliar nuestro círculo de compasión, veremos personas que viven en las calles, sufriendo las inclemencias del tiempo y sobreviviendo como buenamente pueden. Seguramente los podemos ver siempre en los mismos sitios, pero siempre pasamos deprisa a su lado, sin ni siquiera mirarlos. Los consideramos otros, no son dignos de nuestra compasión, sin embargo tienen las mismas necesidades que nosotras, sufren como nosotras y como nosotras quieren ser felices.

Muchos de ellos viven acompañados de lo que queda de sus familias y de sus vidas. Esas familias y esas vidas son sus perros, sus gatos. Son lo único que tienen, saben que jamás les abandonarán, que cuentan con su amor y su calor incondicional cada segundo del tiempo que pasan juntos, que son compañeros inseparables.

Suso es una de estas personas que se vieron obligadas a abandonar su casa y vivir en la calle. No está solo, junto a el siempre estuvo Gorda, una perrita encantadora que no se separa de él ni un instante.

No aceptan que un miembro no humano de su familia pueda entrar y por eso Suso se tiene que quedar en la calle con ella o dormir en una habitación de hostal, donde admiten a Gorda

Suso* muestra orgulloso todos los papeles de Gorda, tiene todas las vacunas y está esterilizada, se desvive para que a ella no le falte de nada. Gorda es su familia, su vida, su razón para levantarse cada mañana y seguir luchando. No sólo tienen que soportar las inclemencias del frío, sino algunas veces ataques de desalmados que tratan de lastimarlos. Pero Suso no puede ir a los albergues para personas sin hogar, porque no aceptan a Gorda, no aceptan que un miembro no humano de su familia pueda entrar y por eso Suso se tiene que quedar en la calle con ella o dormir en una habitación de hostal, donde admiten a Gorda, cuando puede reunir algo de dinero, de manera muy esporádica. También le ofrecen dejarla durante las noches en alguna perrera mientras él se queda en el albergue, pero por supuesto Suso no la quiere dejar allí, ¿quién abandonaría a un miembro de su familia en un lugar frío, oscuro y desconocido?

Creo que va siendo hora que hagamos desaparecer esa línea que nos divide del sufrimiento de otras, que abramos nuestro círculo de compasión, que la sociedad sea un buen lugar para todas, no importa si son humanas o no. Es hora de que las personas sin hogar tengan derecho a dormir en los albergues con sus familias no humanas, es hora de que les miremos a la cara, que no les ignoremos. Que existan seres como Suso y Gorda y que vivan en esas condiciones, es una muestra de que nuestra sociedad está enferma y corrompida, no esperemos a que los otros o las otras hagan algo, podemos hacerlo nosotras mismas.

La quinta acepción de la RAE sobre el término humanidad, dice:

5. f. Sensibilidad, compasión de las desgracias de otras personas

Yo cambiaría otras personas, por otros seres. Es necesario, debemos de trabajar para que todas tengan derecho a vivir dignamente, a disfrutar de un hogar y de la compañía y el amor de sus familias, humanas y no humanas, ¿por qué no? Podemos empezar ahora mismo a humanizar esta sociedad empezando por nosotras mismas.

*Seudónimo a petición suya

Publicado en Derechos, Especismo, Historias | Etiquetado , , , , | 15 comentarios

Propósitos animalistas de año nuevo para que cambies el mundo

Las situaciones de injusticia contra los animales se observan de manera cotidiana en nuestra sociedad y muchas veces nos queda un sentimiento de impotencia y la sensación de que no podemos hacer nada. Lo cierto es que no hace falta ser un héroe para cambiar el mundo y aunque pienses que tu aportación es minúscula, realmente todo suma, y granito a granito podemos construir una realidad en la que los animales tengan sus derechos y vivan libres del maltrato.

Cambia de canal

Así de sencillo. Cuando veas un programa televisivo en el que se fomente la explotación animal cambia de canal y luego, por supuesto, protesta. De esta manera se han conseguido suspender programas tan infames como Vaya fauna, de Telecinco, en el que se podían ver a animales denigrados en espectáculos propios del siglo XIX, tales como el de un oso amaestrado para tocar la trompeta.

Adopta, no compres

Si en algún momento decides compartir tu vida con algún animal, la única opción ética es la adopción. El negocio de la cría de animales para su venta esconde detrás un siniestro mundo de maltrato hacia las madres, una red de transportes clandestinos que acaban con miles de seres en el camino y unos objetivos meramente lucrativos sin importar en absoluto el mínimo bienestar. Hay decenas de protectoras en toda España en las que podrás adoptar a esos amigos que te están esperando.

Convierte la defensa animal en tu prioridad política

Para cambiar las Leyes es fundamental que los animalistas tengan representación en las instituciones. Otros países como Alemania, Holanda y Portugal ya lo han conseguido

Hay animalistas bienintencionados, aunque algo ingenuos, que se niegan a pedir derechos para los animales en las manifestaciones porque consideran que el derecho viene otorgado, no se sabe muy bien por quién, por el mero hecho de nacer. Sólo hay que echar un vistazo a las legislaciones de diferentes países para comprobar que el derecho varía de un lugar a otro porque es un simple constructo humano, y como tal se puede modificar, aunque para hacerlo es fundamental que los animalistas tengan representación en las instituciones. Otros países como Alemania, Holanda y Portugal ya lo han conseguido, así que si de verdad quieres que las leyes cambien para los animales la mejor opción es formar parte de PACMA. Es el único partido en el que sus afiliados, o al menos la mayoría de ellos, cumplen en conciencia los otros 9 puntos de esta lista.

Aporta tiempo, dinero o incluso móviles

En protectoras y asociaciones animalistas les vendrá bien toda la ayuda que les puedas prestar, así que si tienes tiempo libre y quieres dedicarlo a los animales no tendrás problema en encontrar donde hacerlo. También puedes donar dinero, y no hace falta estar forrado, lo puedes hacer por un euro al mes en cualquiera de los 1.994 proyectos animalistas que hay ahora mismo en Teaming. Hay además asociaciones como el Instituto Jane Goodall que tienen campañas de reciclaje de móviles (y seguro que tienes unos cuantos viejos por casa) para sensibilizar sobre la industria del coltán y el destrozo que causa tanto para personas como para otros homínidos como chimpancés y gorilas.

Vigila lo que compras

Cuando vayas a la compra lee todas las etiquetas. No compres ningún alimento que lleve grasa de palma, porque es mala para tu salud, pero sobre todo para los orangutanes de Indonesia, que están viendo como destrozan su hábitat para producir este aceite. Lo mismo ocurre con la madera, que está deforestando África y acabando con nuestros parientes cercanos, así que si puedes, compra sólo aquella que esté certificada como de plantación específica para hacer muebles. Por último, la ropa. No necesitas esos abrigos ostentosos y feos de piel, pero tampoco necesitas la lana. La industria de donde se obtiene es cruel y hoy en día existen sustitutos perfectos e igual de elegantes.

orangután indonesia sufre por el aceite de palma

No vayas a zoos ni a acuarios

En 2016 la megaempresa Sea World ha anunciado el final de la reproducción de orcas en cautividad. Es un primer paso, pero no es suficiente. Hay que luchar porque llegue el día en que todos los zoos y acuarios estén cerrados, porque por muy grandes que sean siguen siendo cárceles para los animales. ¿Te has preguntado alguna vez qué ocurre en un zoo cuando algún animal tiene una cría y ya no hay más espacio? La respuesta es la venta o el asesinato, sin más. Así que no contribuyas a este cruel negocio y si quieres ver animales en condiciones dignas, visita algún santuario.

Rechaza los espectáculos con animales

Tras el oropel de los espectáculos con animales sólo hay dolor, tragedia y muerte

Utilizar animales para la diversión de humanos en circos y espectáculos (incluyendo todos los taurinos) es algo repugnante. Hasta que llegan al momento de la “fiesta” los animales son maltratados de manera cotidiana para aparentar alegría, fiereza, aspecto antropomórfico o cualquier otro disparate que se les ocurra a los organizadores. Tras el oropel de estos espectáculos sólo hay dolor, tragedia y muerte.

Repudia la caza y la pesca

Que no te engañen los que se dedican a estos “deportes”. No existe ni caza ni pesca sostenible, ni detrás de ellas hay ninguna motivación ecologista, sólo sed de sangre y ansias de matar y acumular cabezas a modo de trofeo. El mejor ejemplo de que la naturaleza se regula sin necesidad de plomo ni redes, ha tenido lugar en el Parque de Yellowstone, donde la reintroducción de unos pocos lobos ha mejorado todo el ecosistema. Enséñale este vídeo a cualquiera que todavía se crea las mentiras de los cazadores.

Stop Caza

Movilízate

Tu voz es tu fuerza y la de los animales, ya sea en manifestaciones o en las poderosas redes sociales. No dejes de compartir todo lo que pueda suponer un revulsivo que abra las conciencias de aquellos más reticentes. Eso sí, sube también buenas noticias para que se vea que cualquier esfuerzo positivo, por pequeño que sea, ayuda a mejorar el mundo. A veces los refuerzos positivos son más potentes que la más cruda de las imágenes.

No te los comas

Cada persona tiene su ritmo, pero verás que ir prescindiendo de los demás animales y sus derivados tampoco es tan difícil como pensabas

La mejor manera de respetar a los animales es dejándolos fuera de nuestra alimentación. Son muchos miles de millones de animales (se lee rápido, pero es una barbaridad) los que mueren cada año para satisfacer nuestro paladar. El camino para dejar de comer animales comienza por prescindir de aquellos que menos te gusten e irlos sustituyendo por alimentos veganos. Cada persona tiene su ritmo, pero verás que ir prescindiendo de los demás animales y sus derivados tampoco es tan difícil como pensabas y de hecho llegará un día en que te preguntarás: ¿cómo me los he podido comer antes?

Jaime FernándezJaime Fernández
Periodista

Publicado en Caza, Derechos, PACMA | Etiquetado , , , , | 5 comentarios