“Se ha vuelto a demostrar que ICV no es un partido animalista”

parany-seo-birdlife-21

Entrevista a Daniel Dorado, director del Centro Legal para la Protección de los Animales, que ha formado parte de la acusación popular en el juicio contra Nuria Buenaventura. La exdiputada de Inicitiva per Catalunya-Els Verds (ICV) y actual secretaria de organización del partido, ha sido condenada por un delito de prevaricación administrativa, cometido cuando se encontraba al frente de la Consejería de Medioambiente de la Generalitat. ¿El motivo? Autorizar la caza ilegal de entre 60.000 y 100.000 aves mediante la cruel técnica del parany (pegamento).

Daniel Dorado habla sobre la importancia de esta condena, que rompe con la impunidad política en materia de maltrato animal y supone un paso adelante en la lucha por la consideración moral y legal de los animales en España.

 

Publicado en Historias, Legislación, Política | Etiquetado , , , , , , , , | 3 comentarios

#OrgulloPACMA, mucho más que un hashtag

orgullo PACMA

Estos días la sede del PSOE en Ferraz se ha convertido en un espectáculo, pero de los malos, de esos que dañan a la democracia. Los seguidores y afiliados de un partido histórico han visto cómo sus líderes se pegan entre ellos por una parcelita de poder que se ha ido reduciendo poco a poco en toda España. La conclusión ingenua de la cúpula directiva ha sido echar la culpa a un hombre, a Pedro Sánchez, de la debacle, pero realmente la razón del desastre es mucho más profunda. La culpa está en un partido que ha ido perdiendo el norte, escorándose hacia la derecha para intentar capturar algún votante desencantado del PP. Con esa deriva lo que realmente han logrado ha sido perder a muchos de sus seguidores de toda la vida. Les han desilusionado, les han fallado, y al igual que en una relación personal, esa decepción causada es muy difícil de recuperar.

Ser parte de PACMA es un motivo de orgullo. Pero de orgullo de verdad, del que te hace acostarte con la conciencia tranquila de que estás haciendo algo que puede transformar el mundo

Lo confieso: yo voté a ZP. Y lo hice porque en aquel año 2004 parecía la única opción saludable para dejar atrás el legado de José María Aznar. Así que deposité mi voto con gusto, pero con una cierta comezón que no fui capaz de identificar.

Llamadme torpe, pero no me di cuenta de lo que me pasaba hasta años después cuando descubrí que tras algunas decisiones innovadoras del presidente, el furor renovador se había esfumado y la política volvía por sus cauces habituales.

Mi ánimo (y yo creo que el de otros cuantos millones de españoles) se iba aplanando y volvía esa desazón según se acercaban las elecciones generales de 2008, porque sabía que volver a depositar una papeleta para el PSOE no iba a dejarme la conciencia tranquila.

Absorto en mis dudas existenciales, un buen día tuve la suerte de encontrarme con una morena y una rubia. Estaban las dos en Callao, con un pequeño stand, dando información de un partido que se presentaba por primera vez a las generales. Como es fácil imaginar se trataba del PACMA, todavía Partido Antitaurino Contra el Maltrato Animal, y la morena y la rubia, eternamente sonrientes, eran Laura Duarte y Silvia Barquero.

Puedo asegurar que aquel sencillo encuentro cambió mi vida, y desde ese momento Silvia y Laura se convirtieron en mis amigas, aunque ellas ni siquiera sabían que yo existía. Sólo era uno más de los que pasaban por la plaza madrileña y les sonreía mientras escuchaba sus propuestas.

orgullo PACMA

Al llegar a casa me metí en su sencilla página web y consulté su todavía más sencillo programa electoral, que si no recuerdo mal cabía en un único folio y se centraba en diez propuestas razonables. Ninguna de ellas chocaba con mi ideología, de hecho la refrendaba, así que por fin había encontrado una formación política con cuyo programa me podía identificar.

Les voté por primera vez aquel 2008 y desde entonces no he dejado de hacerlo porque en este tiempo, al contrario que el resto de partidos, PACMA no me ha decepcionado, más bien todo lo contrario.

Su programa se ha ampliado más allá de las 50 páginas y ahora se apoya en tres grandes áreas: el animalismo, el medio ambiente y los problemas sociales. En este tiempo se ha convertido en una fuerza social de cambio y aunque (todavía) no tiene representación institucional su mera presencia ya hace que los demás partidos incluyan a los animales en sus programas, aunque sea solamente por el qué dirán.

Desde su creación ha demostrado ser un partido limpio, sin corrupción (aunque algunos intenten ensuciarlo con noticias sin fundamento que resurgen una y otra vez como los extintos ojos del Guadiana) y cargado de entusiasmo, a pesar de lo difícil que es la lucha por los animales en este país.

orgullo pacma

Por eso, salir a la calle a repartir folletos de PACMA, participar en sus manifestaciones y asambleas, ser apoderado en las elecciones y ser su defensor a ultranza es un motivo de orgullo. Pero de orgullo de verdad, del que te hace acostarte con la conciencia tranquila de que estás haciendo algo que puede transformar el mundo, poco a poco, paso a paso.

Así que en las próximas citas electorales, haya una o mil en los próximos años, seguiré confiando en PACMA, seguiré dándoles mi voto y seguiré saliendo del colegio electoral con la cabeza bien alta por defender una causa justa y por dar mi voz a los que no la tienen.

Y seguiré llevando sus camisetas y poniéndome sus chapas y seguiré hablando con la rubia y la morena (que ahora sí saben quién soy) y me seguiré emocionando con las miles de historias de animales que sufren, pero también de los que dejan de hacerlo gracias a un trabajo bien hecho.

Ahora y para siempre #OrgulloPACMA

Jaime Fernández GarridoJaime Fernández

Publicado en PACMA, Política | Etiquetado , , | 11 comentarios

Un rally contra los toros

Frenó en seco, exhausto, sin apenas aliento y con la adrenalina recorriendo todo su cuerpo. A su alrededor, el gentío animaba como sólo los sádicos pueden hacerlo cuando de la muerte se trata. De nuevo, se sintió acorralado mientras su enemigo se acercaba con una sonrisa despiadada y lo miraba con aires de superioridad. Supo entonces que el final estaba muy cerca. No sabía por qué, no entendía qué había hecho mal, nadie le ayudaba. Se acabó. Aquel contrincante se plantó frente a él. Iba a morir irremediablemente cuando lo único que quería era vivir, vivir en libertad”.

Un toro cabizbajo y agotado con la lengua fuera se para. Detrás de él, decenas de coches, motos y caballistas le observan.

El juego termina cuando ellos deciden que es el momento idóneo para quitarle la vida, disparándole en la cabeza

No, no es una escena de ‘Gladiator’ y no, cuando digo “él” no me refiero a Russell Crowe. Hablo de un toro que está siendo perseguido por un centenar de sinvergüenzas, que no tienen nada mejor que hacer que torturar a un animal. Y puedo imaginar cómo se sienten las víctimas de esta barbarie porque siento EMPATÍA.

Los festejos a los que me refiero son los encierros por el campo que han tenido lugar en Guadalajara, en concreto en la comarca de La Alcarria (Jadraque, Málaga del Fresno, Romancos y Yunquera de Henares). La “función” puede llegar a durar 3 horas, 180 minutos en los que decenas de vehículos (como coches, motos, quads…) persiguen a un toro y le apalean con piedras, palos y hasta paraguas… Cualquier cosa que se tenga a mano vale si hace daño. El juego termina cuando ellos deciden que es el momento idóneo para quitarle la vida disparándole en la cabeza o cuando el toro cae rendido al suelo… Pero en ningún caso sale vivo de allí.

Un toro mira a un hombre que, desde el techo de un coche, le da en la cabeza con un paraguas.

Me gustaría desmontar algunos de los argumentos que estos personajes suelen usar para defender sus aberraciones. Por ejemplo, cuando dicen: “Nosotros no somos unos maltratadores”. ¿Es que maltratar no es tener un comportamiento violento que cause daño físico o moral? También alegan que “están hartos de que queramos acabar con sus tradiciones después de tantos años”. Por esa regla de tres ¿Por qué dejáis votar a las mujeres si hasta 1933 no era lo común? Las tradiciones no son inamovibles. Yo propongo iniciar una nueva tradición basada en EL RESPETO.

¿Y si hablamos un poco de política? Porque el PSOE gana el ranking del “no hay más ciego que el que no quiere ver”, ya que gobierna en el 56% de las localidades donde se realizan estos festejos, seguido del subcampeón PP que gobierna en el 34%. ¿Que si piensan hacer algo? Nos tocará esperar a las próximas elecciones autonómicas de Castilla La Mancha, esa maravillosa época en la que nuestros políticos nos prometen cosas que estamos deseando oír pero que luego no cumplen. Para poner solución a la pesadilla de los encierros por el campo, PACMA va a enfrentarse en los juzgados a aquellos ayuntamientos que infrinjan las leyes.

Un tractor se lleva un toro muerto en la pala.

Es vergonzoso que nuestro país no sólo apoye, sino que también financie la tauromaquia y las “celebraciones” con toros y otros animales. Es indignante que se recorte en asuntos cruciales como Sanidad y Educación, pero aún se sigan alimentando económicamente  estas prácticas sanguinarias, mientras miles de ciudadanos se quedan en la calle cada día por no poder pagar una casa.

A pesar de todo me considero una persona positiva y confío en que la mentalidad de todas estas personas, que NO nos representan, vaya avanzando poco a poco. Hay casos de toreros que se hicieron antitaurinos, ¿por qué no creer que algún día habrá un mundo mejor y estas prácticas quedarán en el olvido?

 


Fuen Alarcón
Fuensanta Alarcón

Publicado en Tauromaquia, Tradiciones crueles | Etiquetado , , , , , , , | 5 comentarios

Becerradas de Algemesí, el Tordesillas Valenciano

un becerro yace en el suelo muerto mientras varios vecinos custodian el cadáver.

Fotografía: Jesús Frare

En Algemesí, la tradición consiste en que los toros sean arrastrados por la calle moribundos o ya muertos, tirados por un caballo, mientras los menores los rocían con spray de espuma

El próximo sábado, 24 de septiembre, comienza la setmana de bous en Algemesí, un municipio con menos de 29.000 habitantes que cada septiembre tiñe de sangre sus calles. En sólo 9 días, 30 toros de entre 2 y 4 años serán torturados y sacrificados para mantener una absurda tradición… Este año el cartel incluye además ocho becerros con los dos años recién cumplidos (erales), que servirán para que alumnos de escuelas de tauromaquia aprendan a matar. Una tradición bárbara que sitúa a Algemesí como el pueblo más cruento con los animales de la Comunidad Valenciana

A ello han contribuido las tristemente famosas becerradas, en las que los propios vecinos, para “demostrar su enorme valor” y satisfacer un sádico modo de diversión, acuchillan públicamente hasta la muerte a becerritos en los que apenas han despuntado los cuernos, crías de vaca que no son más grandes que un perro mastín.

Becerradas Algemesí en PACMA TV

El año pasado no los acuchillaron debido a la presión social… Pero sí los alquilaron, como si fuesen sillas. Y su lamentable vida siguió siendo igual de indigna: los arrancaron de sus madres y de su manada para llevarlos a una plaza donde fueron aterrorizados, humillados y vejados para, más tarde o más temprano, poner fin a su corta vida en un matadero.

En Algemesí, la tradición consiste en que los toros sean arrastrados por la calle moribundos o ya muertos, tirados por un caballo, mientras los menores los rocían con spray de espuma. Es su último acto de vejación, en que los niños que participan son educados en la normalización de la humillación y la falta de respeto hacia la vida.

Es la desgracia de haber nacido toro en España. Es la desgracia de que pueblos como Algemesí no quieran evolucionar, que parte de sus vecinos carezcan de empatía y disfruten del dolor ajeno mientras la otra parte es cómplice con su silencio.

Miles de personas desfilan por la calle Alcalá de Madrid en la multitudinaria manifestación antitaurina celebrada por PACMA en septiembre de 2016

Afortunadamente, cada vez más algemesinenses anteponen la indignación a la indiferencia o al miedo y muestran abiertamente su total rechazo a estas atroces prácticas. Y a ellos se suman los miles de personas que el pasado 10 de septiembre demostramos que cada vez más los ciudadanos y ciudadanas que pedimos la abolición de actos de crueldad hacia los animales, como los que se producen en Algemesí.

Estamos seguros de que en breve veremos cumplido nuestro sueño de acabar con lo injustificable, incluida la esperpéntica y anacrónica setmana de bous de Algemesí. Mientras tanto, puedes ayudarnos a combatir estas crueles tradiciones firmando por unas fiestas sin bous: ¡Cortemos con la tortura!

Un becerro cabizbajo y con la lengua fuera, a punto de recibir la estocada de un vecino que participa en el festejo.

 

Publicado en Tradiciones crueles | Etiquetado , , , , , | 78 comentarios

Tenemos más que un sueño, tenemos una misión

corrida toros

Pienso, sin lugar a dudas, que la tauromaquia es un arte. Y así debería definirse: “Tauromaquia: arte de pervertir y envilecer a las personas y a la sociedad”.

El día 10 de septiembre, a las 5 de la tarde, en las calles de Madrid no habrá silencio. Miles de voces exigirán el fin de la tauromaquia

La ejecución de este arte es bastante simple, pero lo explicaré por si hay algún extraterrestre en este país que no se haya enterado todavía: consiste en torturar y/o matar a un toro en presencia de público. Si se hiciese en privado el resultado sería igual de trágico, pero convertir el horror en espectáculo, celebrar una fiesta a costa de maltratar, vejar y, finalmente, asesinar a un animal, son agravantes que no sólo conciernen al torturador sino que hacen cómplices a los espectadores. Los cuales, además, tratan al torturador como a un héroe.

En una escala ascendente de perversión moral de la sociedad, la tauromaquia consigue que muchos medios de comunicación generalistas intenten normalizar las vidas de estos “héroes”, dándonos detalles de sus bodas, paternidades, divorcios, etc. Como si fueran dignos representantes de la cultura de este país, cuando no son más que matarifes con coches caros y mansiones ostentosas.

Toro embolado PACMASubiendo otro peldaño en la escala de la depravación nacional nos encontramos con las instituciones públicas que apoyan, directa o indirectamente, todo este despropósito: leyes contra el maltrato animal que excluyen expresamente al toro llamado “de lidia”, instituciones que subvencionan con el dinero de todos estas ejecuciones públicas y partidos políticos de todas las tendencias que, por no perder unos cuantos votos, no se atreven a llevar hasta sus últimas consecuencias el cumplimiento de las leyes de protección animal que ya existen.

Es necesario hacer notar que la tauromaquia no sólo pervierte a sus seguidores, sino también a aquellas personas que, aun no disfrutando de ella, permanecen indiferentes a su existencia, declarando que “hay cosas más importantes por las que luchar”. Para ellos no es suficientemente importante luchar para cambiar una sociedad que tiene legalizada la tortura al toro, que permite hacer sangrar y matar a unos becerros no más altos que un mastín, mientras se escuchan risas de fondo. Una sociedad que permite colocar fuego en la cabeza de un animal que muge desesperado de terror o atarle una cuerda para obligarlo a correr rodeado de una muchedumbre gritona, hasta que se desvanezca de estrés y agotamiento. Una sociedad que permite que se pueda acosar a un animal sin descanso con coches a través del campo u obligarle a saltar al agua para que la gente se divierta, mientras él trata desesperadamente de no ahogarse… Ante estas barbaridades, todas estas personas indiferentes guardan silencio.

mision abolicion banner

Pero el día 10 de septiembre, a las 5 de la tarde, en las calles de Madrid no habrá silencio. Miles de voces exigirán el fin de la tauromaquia. Será una manifestación histórica por el fin de la opresión a unos bellos, fuertes e impresionantes animales que solo quieren vivir en paz.

Hace 53 años en una manifestación también histórica en pro de los derechos civiles en los EEUU, Martin Luther King pronunció el famoso discurso ‘Yo tengo un sueño’. Ahora, las miles de personas que acudiremos a la manifestación tenemos algo más que un sueño, tenemos una misión: La abolición.

Paco RiveraPaco Rivera

Publicado en Tauromaquia | Etiquetado , , , , , , , , | 28 comentarios

LAS MENTIRAS DE LOS CAZADORES II

Las mentiras de los cazadores viñeta

Los cazadores se declaran controladores de plagas y reguladores del medio. Dicen que matan por necesidad,  para ayudar a los ganaderos y a los agricultores, para que los depredadores  no se coman su ganado y para que los herbívoros no acaben con las cosechas. Es decir, matan al depredador para tener pretextos para matar también a la presa, destruyen la cadena trófica causando enormes estragos en el medio.

Ellos niegan que haya jactancia, crueldad o narcisismo en sus actos. Si eso fuera cierto, ¿por qué ese afán de alardear de su cruenta actividad?

En un articulo anterior me centraba en sus falacias. En este artículo hablaré sobre sus motivaciones y pretextos. Ellos niegan que haya jactancia, crueldad o narcisismo en sus actos. Si eso fuera cierto, ¿por qué ese afán de alardear de su cruenta actividad? Las redes sociales, las páginas de caza, las revistas… la mayor parte de las publicaciones cinegéticas muestran fotos crueles de animales masacrados, eviscerados, destruidos.

Estas son algunas de las actividades que realizan los cazadores que demuestran, una vez más, cuáles son los estímulos que les llevan a realizar su despiadada e innecesaria afición.

FOTOS

En una conocida revista de caza y pesca encontré un artículo titulado ‘Siete errores típicos que estropean tus fotos de caza’. En él se hablaba, entre otras cosas, del modo de situarse al lado del cadáver para que la ya menoscabada imagen de los cazadores no sufriera más perjuicio. Por lo visto, colocarse a horcajadas era una falta de respeto hacia la víctima. Muchos remilgos me parecen a mí para tratarse de un animal al que le acaban de arrebatar de forma cruel y tormentosa lo único que tenía: su vida.

Explicaba el artículo que era un error situarse demasiado lejos de la presa para conseguir el efecto óptico de que dicha presa pareciera de mayor tamaño. Decían también que era mejor cortar la lengua del animal para que no quedara colgadera, imagino que nos querían hacer creer que el animal está plácidamente dormidito, que no ha sido tiroteado y masacrado. También relataban el modo de limpiar la sangre para que la foto no diera mala imagen, lo cierto es que parecían instrucciones para borrar las huellas de un crimen… ¿Parecían?

Las mentiras de los cazadores viñeta

LAS FRASES DE CAZA

El orgullo con el que cuelgan en sus redes sociales sus frases cargadas de emoción y poesía es sospechoso también. ¿No habrán sido creados por un servicio de inteligencia soviético para poner freno a los malvados herbívoros que quieren dominar la tierra?

Mis frases preferidas son dos: una que dice “los que nacemos cazadores, siempre seremos cazadores” y otra que vi en un post en el que, al lado de  un espermatozoide vestido y equipado con la indumentaria de caza, se podía leer “yo ya lo tenía claro desde el principio, soy cazador”.

LAS CABEZAS

La decapitación, el degüello, tiene como objeto condenar al sentenciado a muerte a perder, no sólo la vida, sino su propia identidad. El enemigo ha sido vencido y masacrado. Ahora es expuesto para que todos vean lo valientes, aguerridos e invencibles que son.

Las mentiras de los cazadores viñeta

LOS CONCURSOS

Los reguladores de plagas, reguladores de la población y salvadores del planeta, establecen concursos en los que el campeón es el que haya matado al animal más grande o al mayor número de ellos. Y no, no hay jactancia, no hay crueldad, no hay narcisismo, no hay…

Las mentiras de los cazadores viñeta

LOS TROFEOS DISECADOS

Salones llenos de jirafas, leopardos, alfombras de piel de cebra, patas de elefante que hacen las veces de soporte de mesas, cabezas de ciervos decorando paredes, zorros disecados, hasta un galgo disecado he visto.

Si se trataba solo de control de plagas, ¿por qué disecar a quién sólo han eliminado por el bien de la humanidad? Jamás he visto un exterminador de termitas o de cucarachas decorar el salón con los cuerpos de sus víctimas. Y es que es más fácil instalarse en la mentira que en la verdad. La mentira es flexible y se adapta a nosotros como un traje a medida, no tiene límites ni normas y nos permite movernos con libertad e inventar a conveniencia justificaciones que validen nuestras acciones, por muy mezquinas que sean. En cambio la verdad es rígida y está sujeta a normas. Y además es igual para todos, nos guste o no masacrar seres vivos.

Las mentiras de los cazadores viñeta

Demos la espalda todos a esta cruenta actividad y quienes la practican. NO A LA CAZA.

 

                                                                                                    Alicia RoaAlicia Roa

Publicado en Caza | Etiquetado , , , , | 15 comentarios

La diversión de los animales irracionales

ganso

Asombro. Estupefacción. Horror. Son los primeros adjetivos que acuden a mi mente cuando me informan de esta “tradición” de un pueblo toledano. Correr al ganso, la llaman. 

Es necesario que la gente vea con sus propios ojos de lo que estoy hablando. Para comprender, para despertar. Para dejar la indiferencia a un lado

Observo, incrédula, las primeras imágenes de un vídeo con el que PACMA documenta el momento de la celebración -por llamarlo de alguna forma- de esta monstruosa fiesta de la localidad de El Carpio de Tajo. Un hombre o una mujer a caballo y un ganso muerto colgado cabeza abajo de una cuerda, son los protagonistas de este espanto. El objetivo principal es que el jinete, al galope, logre arrancar la cabeza del animal con sus propias manos. Éste será su trofeo, el cual mostrará con orgullo ante amigos y familiares.

Desgraciadamente, existen muchas otras fiestas de este tipo, como puede ser el Día de los Gansos en Lekeitio (Vizcaya). En esta fiesta, el objetivo es sumergirse en el agua aferrado el participante al cuello del animal, mientras que los tiradores, a ambos lados de la cuerda, tiran de ésta para tensarla y que el ganso y el participante salgan con rapidez del agua. El objetivo es repetir esto varias veces sin perder el agarre al ganso, hasta desprender la cabeza.

Es asombroso cómo, en pleno siglo XXI, este tipo de tradiciones siguen sobreviviendo. Y ojo, que hasta donde me llega la información, esto anteriormente se hacía con los gansos aún vivos. Dirán que la crueldad es menor así, matándolos antes. A lo mejor, decirse eso a sí mismos les ayuda a dormir por las noches.

Es sorprendente la capacidad que tienen las personas que celebran este tipo de eventos para no ver la crueldad ejercida, hablando no sólo de aquellos que participan, sino también de los que acuden a verlo, a jalear, a animar al jinete en su sangrienta hazaña, sin olvidar a aquellos que lo financian.

Me apena profundamente ver cómo estos gansos son asesinados y posteriormente mutilados para la diversión de unos cuantos, proclamando una tradición propia del medievo. Me entristece la falta de amor por los animales, la falta de empatía hacia unos seres que no han hecho daño a nadie y, aun así, son tratados de forma inhumana. Me enferma ver cómo el ser humano es capaz de arrancar la cabeza a un ganso muerto por diversión, por competición, por orgullo.

Tengo que reconocer que no fui capaz de terminar de ver el vídeo. Las primeras imágenes fueron suficientes para mí. Náuseas. Pero es necesario que la gente vea con sus propios ojos de lo que estoy hablando. Para comprender, para despertar. Para dejar la indiferencia a un lado y comenzar a protestar activamente contra estas injusticias. Para que el asombro, las náuseas y la rabia, den paso al coraje de exigir a los ayuntamientos que dejen inmediatamente de apoyar y financiar la muerte de animales por diversión. Para concienciar a la gente de que es necesario RESPETAR la vida de los animales.

28559854605_6d6a36204a_z

Este mensaje de respeto ha sido entendido por algunas de las cuadrillas de Lekeitio, que han comenzado a utilizar gansos artificiales, fabricados con una goma especial que se asemeja a la textura muscular de los animales.

Si difundimos y protestamos por lo que está sucediendo, en un futuro próximo podríamos ver cómo el uso de los gansos será totalmente descartado y sustituido por esta alternativa. Con iniciativas de este tipo, tal vez aún podamos tener la esperanza de conseguir de una vez por todas unas fiestas sin maltrato.

Sil Alonso Sil Alonso

Publicado en Tradiciones crueles | Etiquetado , , , | 14 comentarios

Verano de injusticias

todo embolado

Ya es verano y ha llegado lleno de injusticias, al igual que cada año. Algunos me responderán: “Es que siempre ha sido así”. Ahora coge tu ordenador, móvil o cualquier aparato electrónico de tu casa y tíralos por la ventana (o dónalos, será más útil) porque toda la vida se ha vivido sin ellos.

Les da igual si se hunde o no, si traga agua o se ahoga, la gente ve cómo sucumbe al cansancio y no hace nada

Con las injusticias me refiero a todas esas fiestas taurinas que la gente espera con ansia o aborrece: vaquillas, Sanfermines, bou embolat, bous a la mar… Vivo en un pueblo en el que, por suerte, aún no ha llegado ninguna de estas fiestas pero que, por desgracia, la peña taurina se está haciendo más y más grande. Os puedo jurar que en ella está lo mejorcito del pueblo (ironía).

Hace pocos años que tengo conocimiento de estas fiestas pero siempre me han parecido horrendas. No hacía falta que nadie me dijera que estaban mal, son tan horribles que cualquier ser humano en su sano juicio pensaría lo mismo que yo. En este saco no entran las bestias que dicen: “Son animales, no hay que olvidarlo. Nosotros somos humanos, es nuestra diversión. Además, el toro no sufre”. No, vosotros no sois humanos.

Mi padre siempre me dice que no voy a poder con las fiestas patronales de cada lugar, que son intocables. Tiene toda la razón, yo no podré con ellas, pero todos juntos sí. Si empezamos poco a poco a mostrar que es un acto bárbaro la gente dejará de verlo como un juego. No sólo hay que decirles “está mal, se prohíbe” hay que enseñarles por qué está mal.

Hace poco fueron los “bous a la mar” en Denia y en este mes de agosto se celebrarán otros tantos, como el bou embolat. Aquí los festeros pagan todas las actividades y, entre estos, hay incluso quienes se llaman a sí mismos antitaurinos por estar contra las corridas de toros, pero que, en cambio, han pagado para que esta otra bestialidad tenga lugar.

Ambos festejos provocan pánico y dolor al animal, uno con fuego y el otro con agua. En el “embolat” colocan grandes bolas prendidas en las astas del animal, estas pueden derretirse y caer sobre sus ojos. El calor, los gritos, golpes, patadas y el aterrador fuego no abandonan al animal en ningún momento.

bous a la mar firmas

Haz click en la imagen para firmar

En la web de PACMA pude ver por primera vez el vídeo del pobre toro en el agua y me puse a llorar. El sufrimiento que se reflejaba en la cara del toro me partió el corazón.  En los bous a la mar, el animal corre tras los participantes y estos le empujan al agua donde lucha por no hundirse, mientras le rodean la cornamenta con un una cuerda para arrastrarle. Les da igual si se hunde o no, si traga agua o se ahoga, la gente ve cómo sucumbe al cansancio y no hace nada. Es más, lo empuja.

¿Y si el que sufre esto fuera una persona?. Imagina que, en lugar de un toro cogido por las astas, fuera una persona arrastrada por el pelo, con fuego sobre su cabeza, pateada, quemada, golpeada, muerta de miedo. Pero, ¿sabéis?, no sería posible hacerlo porque los demás animales no son tan sanguinarios y bárbaros como nosotros. Ellos sentirían compasión por nosotros, solo el ser humano es capaz de hacerle esto a otro animal.

Nada de “se ha hecho toda la vida” o “es que somos humanos y tenemos derecho”, NO LO TENEMOS, ningún animal tiene derecho a la tortura por simple diversión.

Concienciemos a la gente de que esto no es necesario, de que está mal, de que el sufrimiento no es bueno, de que los animales también son seres vivos como nosotros, piensan, sufren y todo lo demás. Pongámonos en pie y luchemos, esta barbarie ha de acabar. Y lo hará, estoy segura.

 

 

Angel Musical Angel Musical

Publicado en Maltrato animal, Tauromaquia | Etiquetado , , | 22 comentarios

El animalismo como parte de la lucha contra la Violencia

 

no violencia

Ultimamente no pasa día sin que nos despertamos con noticias como el atentado de Niza, que ha dejado 84 muertos tras de sí. Otras cuatro personas han sido heridas de gravedad en Alemania. En Siria 60 civiles, entre ellos varios niños, han muerto esta semana también bombardeados, al ser confundidos con yihadistas. Un doble atentado en Yemen se ha cobrado otras 11 vidas, otro en Irak se ha saldado con 35. Y esto es tan solo una pequeña parte de la violencia que nos rodea. 

Los animalistas luchamos convencidos de que ampliar el círculo de compasión hacia las demás especies nos hará mejores seres humanos

La violencia ha pasado a formar parte de nuestras vidas de tal forma que ya no nos conmueve. Hemos asumido los horrores, la pobreza, las muertes, como si fueran fenómenos naturales y no el resultado de una larga cadena de decisiones equivocadas. Porque en la raíz de atentados, guerras, enfermedades, pobreza, miseria… están la explotación de los más débiles y la discriminación. Con esta última, se excluye al “otro” del círculo de la moral y la compasión, dando como razones su distinto color de piel, religión, procedencia, género… Y se acepta sin parpadear el uso de la violencia contra ese “otro”.

 

Mirada cerdo

La violencia y la discriminación se extienden también hacia aquellos que son de otra especie. Se ha normalizado tanto la explotación de los animales que empezar a reconstruir nuestra relación con el resto de animales desde las cenizas es un duro trabajo: ¿Cómo hacer que el resto del mundo vea lo que no quiere ver? Para muchas personas con conciencia es muy incómodo asumir algunas terribles verdades; es más fácil no mirar, engañar al cerebro, sustituir mentalmente lo que está pasando por otra realidad que nos permita vivir más tranquilos. Pero mientras miramos a otro lado, siguen muriendo todos esos seres iguales a nosotros, si no en apariencia, sí en dolor, sufrimiento y miedo.

Los animalistas luchamos para terminar con la masacre, el maltrato y la explotación a la que los seres humanos hemos sometido al resto de los animales a lo largo de la Historia.

Esta violencia sistemática hacia ellos abarca desde el maltrato que se les inflige en granjas, zoológicos, laboratorios, circos , etc, hasta la actividades como la caza y la tauromaquia, en las que millones de animales son mutilados y masacrados anualmente. Afrontar la lucha animalista es levantarse cada día con un nudo en el estómago y con el corazón roto.

por un mundo sin violencia

Los animalistas lamentamos todas y cada una de las noticias en las que hay víctimas humanas: cada ataque terrorista, cada catástrofe humanitaria, cada accidente, es un agujero en el alma que nunca se cierra. Tan sólo queremos un mundo en el que las palabras igualdad, empatía y justicia se apliquen de forma universal, no sean sólo patrimonio de unos pocos.

Luchamos convencidos de que el ampliar el círculo de compasión hacia las demás especies nos hará mejores seres humanos y por tanto, estaremos atacando a la raíz que nos hace ser tan violentos con los demás.

Es por ello que en contra de lo que muchos puedan creer, el animalismo no es una alternativa al humanismo, sino una extensión. Ambas luchas son complementarias y no excluyentes. La corriente animalista no pretende otorgar derechos a los animales arrebatándoselos a las personas; deseamos un mundo sin violencia y sin dolor, en el que TODOS tengamos nuestro lugar en este espacio llamado planeta Tierra.

Alicia RoaAlicia Roa

Publicado en Educación en el Respeto, Especismo | Etiquetado , | 11 comentarios

Evolución de la conciencia: Bambi vs. Caperucita

Bambi

Escena de la película Bambi

El director, guionista y animador de cine Walter Elias Disney, con su entrañable personaje Bambi, el cervatillo que unos cazadores dejan huérfano, se ha convertido en un recurso habitual de taurinos, cazadores y en general todo individuo interesado en dañar o matar animales para burlarse de un creciente número de personas en la sociedad. Es habitual escuchar en boca de taurinos y cazadores: “Esta gente ha visto mucho Bambi”, cuando nos escandalizamos y actuamos ante la tortura y muerte de animales.

La conciencia del futuro ve en Bambi un compañero de viaje al que respetar, no un simple objeto al que matar para convertir en un adorno

En su cuento, Disney nos muestra lo que muchos intuían en el pasado y que gracias al avance del conocimiento hoy día no cuestionamos: el resto de animales no son objetos. El autor americano caracteriza a su personaje, Bambi, con elementos propios del reino animal: comunicación, capacidad de sentir, de elegir, empatía, huir del dolor, aprendizaje, imitación, etc.

Bambi ha pasado a engrosar el acervo cultural de nuestros tiempos. Es un cuento universal que comparte espacio con otros, tradicionales, como el de Caperucita Roja y el Lobo. En este antiguo cuento el animal se dibuja como un enemigo feroz, cruel y sanguinario de los humanos. Animales cuyo único objetivo es alimentarse de los humanos, de dañarles, de matarles. Y los cazadores se alzan como héroes contra el terrible y feroz lobo. El cazador es el defensor del resto de humanos, en especial de los más débiles.

En realidad podríamos ver en el lobo de Caperucita una representación de toda la Naturaleza a la que se enfrentan los humanos porque ella los quiere exterminar. El cuento está empapado de estereotipos tradicionales: el viril y machote cazador que salva a la débil y necesitada hembra. Príncipes y princesas, hombres y mujeres, cada cual con su rol tradicional y en este caso acompañados de la cruel naturaleza a la que hay que doblegar y llegado el caso, exterminar.

La conciencia de hoy nos muestra que la naturaleza no es enemiga de ningún humano. Que somos parte de ella y también de los animales. Que compartimos un destino idéntico en el devenir universal de ese pequeño planeta al que llamamos Tierra. La armonía es la clave de la existencia, no el enfrentamiento. Los humanos tenemos la capacidad de descubrir el equilibrio y si queremos, respetarlo. Hay empatía con los animales y vivimos con ellos. Somos capaces de apreciar las muestras de cariño de perros y gatos con los que vivimos. Y si estamos atentos, también con el resto de especies, aunque seguimos reservando a estas otros usos, siempre terribles.

La conciencia del futuro ve en Bambi un compañero de viaje al que respetar, no un simple objeto al que matar para convertir en un adorno. Esta conciencia es fruto del conocimiento y la evolución, la otra, la de Caperucita, de unos humanos que habitaban en cavernas, víctimas de su propia estupidez, atacando a todo lo que no entendían. En Bambi hay realidad objetiva: animales que quieren vivir, que aman, que juegan, que gustan de sus vidas. Y renegamos de los cuentos surgidos en la oscuridad, que moran en las sombras, pues sólo ahí están seguras para torturar y asesinar.

Juan ArriazJuan Arriaz

Publicado en Caza, Educación en el Respeto | Etiquetado , , | 4 comentarios