Elena Tova: el primer Santuario en España

Robamos un poco de tiempo a Elena Tova, fundadora y responsable del santuario “El Hogar ProVegan”, antes “El Hogar de Luci”, el primer santuario de animales multi especie de España que afronta en estos momentos cambios muy esperanzadores para los animales.

1. Saludos Elena. Creo que no podemos empezar una entrevista a El Hogar Provegan sin hacer mención a las dos nuevas habitantes del santuario: Lucille y Ruby. Ellas han venido de muy lejos, Suiza. ¿Cómo surgió la oportunidad de darles una nueva vida? ¿Qué tal se han adaptado a su nuevo hogar? ¿Se llevan bien con Clara?

 

Elena TovaEs un placer para mí contestar a preguntas que me hacen revivir momentos tan emotivos.

Hablar de mi familia y el Hogar donde vivimos es lo mejor que puedo aportar a la sociedad, para que vean desde otro prisma a los animales, para que se metan en sus historias, comprendan cuán tristes son sus vidas por culpa de algunos humanos y sobre todo me gusta hacer que empaticen con ellos, que su piel se estremezca y sus pupilas se dilaten al reconocer los sentimientos que esas historias les hacen florecer.

En El Hogar ProVegan recibimos e-mails y llamadas pidiendo asilo para muchísimos animales de diferentes especies. Lógicamente, al ser escasos los recursos económicos y físicos, tenemos que valorar mucho qué rescate hacemos. A todos desgraciadamente no los podemos rescatar, por lo que nos centramos en la estrategia de salvar a más individuos mediante un trabajo de concienciación. Intentamos que cada rescate sirva para dar a conocer el tipo de explotación que sufren los de esa especie en concreto. Y así, de forma indirecta, ayudar al resto que quedaron atrás, convirtiendo en embajadores de su especie al rescatado/s.

Los animales aquí, tienen un trocito de mundo sin explotación ni maltrato. Un espacio de vida feliz donde puedan olvidar el miedo. Ni un cazador, ni un matarife, ni un mal veterinario les volverá a hacer daño. 

En este caso, Lucille y Ruby vinieron a demostrar varias cosas:

  • Primero,  da igual cual sea el país, no importa como esté la economía del mismo, la cultura de su sociedad o lo avanzados que sean: LOS ANIMALES SON EXPLOTADOS Y MASACRADOS DE LA MISMA MANERA.
  • Segundo, da igual la distancia que haya que recorrer, el dinero que haya que invertir, cada vida es única y merecedora de todo el esfuerzo que conlleva salvarla.

No hay que poner precio a la vida de nadie, hay que romper con todas las barreras del especismo y la económica es otra barrera más que derribar.

Si una madre y un bebé humanos quedaran atrapados en algún lugar, el Gobierno y la sociedad se movilizarían tanto como fuera necesario para socorrerlos. Harían volar helicópteros o pondrían en marcha equipos de bomberos. Harían todo lo que tuvieran que hacer para salvar esas dos preciosas vidas. El Hogar ProVegan moverá todo lo que tenga que mover para salvarlas a ellas también.

Solamente viendo estos sucesos, los humanos seremos capaces de copiar estos “nuevos comportamientos”, y lo que hoy resulta extraño o casi disparatado para algunos, el día de mañana serán rescates cotidianos. Decisiones lógicas e indiscutibles.

Ruby y LucilleRetomando su historia: En Suiza por ejemplo, también violan a las vacas para que produzcan leche, raptan a los bebés nada más nacer y roban esa leche mientras la madre llora y gime y se muere de pena intentando localizar a ese bebé que, por cierto, en poco tiempo será sacrificado y troceado para servirlo como carne de ternera en algún supermercado.

Esta realidad es la que descubrió una mujer que hacía footing una mañana. Maravillada por el parto en directo que tuvo la suerte de presenciar en el campo, corrió para hacer partícipe de tan bonita experiencia a su hermana. Pero media hora después cuando las dos mujeres llegaron emocionadas al lugar, la madre andaba llorando desconsolada y ya no había ningún bebé al que lamer ni amamantar. Corrieron a descubrir que pasaba y el granjero les contó que esta era la rutina habitual, mientras arrastraba a la recién nacida hacia el camión.

Ruby y Lucille, tuvieron mucha suerte. Gracias al corazón de esas dos mujeres y sus pesquisas, ambas pudieron volver a estar juntas. Y gracias a ellas, que difundieron el llamamiento de auxilio por varios países, la historia de madre e hija llegó a nosotros, al santuario El Hogar ProVegan.

Como también llegaron a la vida de Clara, la vaca adolescente que vive con nosotros desde hace dos años. Ella perdió a su hermana y al resto de su familia por culpa de la industria de explotación alimenticia, y gracias a este rescate, pudo volver a encontrar compañeras para toda su vida. Hoy son una familia inseparable, cariñosísimas unas con las otras y sólo con verlas puedes tener la certeza que los animales sí aman de verdad, manteniendo relaciones afectivas para toda la vida.

 

2. Otra noticia de especial relevancia es la futura nueva ubicación del santuario. Un terreno más grande, con mejores instalaciones y sobre todo recursos para sus habitantes. ¿Cómo marcha el desarrollo del nuevo espacio?

Hoy precisamente he podido sentarme a escribirte; este asunto ha sido durante 2 años la prioridad absoluta de varios de nosotros.

Si todo va bien, en menos de un mes podremos mostraros las tierras que tanto hemos soñado y por las que hemos trabajado sin descanso.

Elena TovaHa sido una búsqueda por todo el país de las tierras idóneas, con el clima perfecto, la tierra productiva, de fácil acceso, cerca de una gran capital para poder concienciar a más gente y a la vez no tan cerca de la población para proteger a los que más queremos de la circulación de las carreteras, las torres de luz y tantos peligros que rodean las ciudades.

Pero si todo va como lo hemos planeado, todo el esfuerzo, los inacabables días al volante y las ausencias pesarosas de nuestro Hogar, todas las lágrimas derramadas de impotencia o la preocupación y los números que no cuadran, las negociaciones tediosas y las ruinas desesperanzadoras… todo, merecerá la pena.

 

3. En tu opinión ¿cuáles son los puntos fuertes del nuevo lugar?

Lo principal: nadie echará jamás de allí a los animales. Saber que por lo menos tienen un trocito de mundo sin explotación ni maltrato. Un espacio de vida feliz donde puedan olvidar el miedo. Ni un cazador, ni un matarife, ni un mal veterinario, nadie les volverá a hacer daño. Unas tierras a su nombre, los animales como únicos propietarios, eso no está mal ¿eh?

Este en concreto lo hemos elegido por muchos motivos:

    • El clima, más suave que en Madrid, para los abuelitos o los animales enfermos, para los cerdos que son tan frioleros, para que las gallinitas tengan más calor… para todos ellos más días de sol y menos frío. Atrás dejamos las noches heladas y las mangueras sin agua.
    • Las dimensiones (30 hectáreas), una montaña, plantaciones de grano y cuevas donde podrán refugiarse, de forma natural, algunos animales.
    • La libertad de una gran extensión y la posibilidad de aumentar considerablemente la familia rescatando más vidas.

Estos y otro motivos, que os iremos descubriendo, hacen de las tierras elegidas, las tierras que los animales necesitan.

 

4. El Hogar ProVegan, antes el Hogar de Luci, fue pionero en España como santuario multi especie. Han pasado muchos años desde su fundación. ¿Cómo valorarías la evolución del proyecto? ¿Qué recuerdos tienes de aquellos primeros tiempos?

Aprender y sobrevivir. Mucho amor y muchas lágrimas.
El sentimiento de que la gente te vea sola en mitad de un campo y tu sentirte plena, con la familia con la que tú quieres estar. El recuerdo de tener agujetas continúas del duro trabajo y sin embargo la sonrisa imborrable de la felicidad. El saber que morirías antes de abandonarles y superar retos cada día. Dormir con un cuchillo debajo de la almohada por si alguien entraba a hacernos daño y por el día levantar troncos y construir sus casas. Por las noches recibir con lágrimas en los ojos a un nuevo amigo que había sido salvado de una muerte horrorosa y sin embargo, nunca estar cansada.

 

5. La llegada de Lucille y Ruby fue noticia incluso en la TV. ¿En tu opinión es un síntoma de que “algo está cambiando” en la sociedad? ¿Existen más indicios en este sentido?

Si, rotundamente. Mucho está cambiando.

Cada uno en nuestro entorno cambiamos a algunos individuos, ellos cambian a los de su entorno y así sucesivamente. Es un cambio exponencial del que no hay vuelta atrás.

Luchamos contra la injusticia más grande en todos los tiempos de la humanidad: luchamos contra el especismo; pero también luchamos contra los valores erróneos que implantaron en nuestra sociedad, valores que llevan a la muerte del planeta en general. Y esto es casi imposible de conseguir en varias generaciones.

No obstante, yo no desespero, intento ser positiva y observar el cambio en mi círculo más cercano y extrapolarlo al resto de círculos cercanos de otros individuos y así ver esa globalidad, pasito a pasito pero todos a la vez.

Elena y su familia

6. Hace algunos meses se produjo la fusión entre El Hogar y la asociación suiza ProVegan del Dr. Med. Ernst Walter Henrich. Imagino que esto ha supuesto una proyección al exterior del santuario. ¿Qué nos cuentas al respecto?

Ha sido la unión que completa ambos proyectos por separado, dando lugar a un trabajo en equipo muy importante para los animales. Estamos aprendiendo mucho porque estamos trabajando sin parar. Tengo la sensación que los días se quedan cortos para luchar por los animales, tenemos tanto que hacer…y tantas ganas de avanzar, aprender, enseñar…

Luchamos contra la injusticia más grande de todos los tiempos: luchamos contra el especismo; pero también luchamos contra los valores erróneos que implantaron en nuestra sociedad y que llevan a la muerte del planeta en general

Hemos tenido la suerte de encontrar, como ya dije una vez, a nuestra media “manzana”.

Personas que han valorado nuestro trabajo, que confían en nuestro criterio y que comparten nuestra filosofía. Así no es impedimento hablar otro idioma, hay algo más fuerte que hace que podamos entendernos, la determinación de que hacemos lo correcto y que juntos los animales tendrán representantes más fuertes y efectivos.

ProVegan aporta sus estudios sobre salud y nutrición, habla de derechos humanos y ecología. Nosotros promovemos la empatía y trabajamos en la educación. El equipo de ProVegan aporta lo que tiene a los animales, nosotros lo que día a día construimos para ellos.

 

7. En la actualidad hay más de 300 animales no humanos viviendo en el santuario. ¿Podrías resumirnos como es un día de trabajo en el santuario?

Jejeje, puedo intentarlo… Nos levantamos a las 8:00h y abrimos a los animales que están cerrados en sus dormitorios (por su seguridad y para protegerles de las inclemencias del frío). Damos algunos desayunos (los enfermitos), limpiamos un poco lo básico y después desayunamos los humanos. Comienzan los desayunos de los animales grandes y las limpiezas de las habitaciones. Mientras, compañeras que se dedican a ello, hacen curas y reparten las medicaciones necesarias.

Se limpia la casa oficina y se van haciendo las comidas (mientras se cocina para humanos también se hacen ricos guisos para gallinas, perros, gatos…) Se va a comprar fuera lo que haga falta y aprovechando algún viaje, tiramos la basura o vamos al veterinario, si se requiere. Comen algunos animales y después comemos los humanos.

El Hogar ProVeganPara algunos llega el trabajo de ordenador, hay que gestionar el resto de la asociación y hacer tareas de administración. Unos seguirán con el cuidado de animales y otros acondicionando las casitas, reponiendo pajas de sus dormitorios, poniendo lavadoras o trayendo leña para calentar el Hogar cuando cae la tarde.

Se dan cenas, se reparten medicaciones o se hacen las ultimas curas… se arropa a los enfermos o a los bebés y volvemos a sentarnos, algunos al ordenador para gestionar todo lo que podamos hasta que los párpados caigan agotados… quizás nos tomemos una horita libre y compartamos en el salón una película. Nos acostamos a las 12:00 o la 1:00 h.

Libramos un día a la semana y… más o menos esta es nuestra vida.

 

8. Ser responsable de la vida y libertad de tantos individuos debe ser una carga muy pesada. ¿Cómo afrontas este camino que has decidido en tu vida?

No hay otra opción, es lo que tengo que hacer. Y casi siempre lo hago con gusto. Las únicas veces que me dieron ganas de tirar la toalla no fue por el cansancio, no fue por la pena de ver morir compañeros que vivían conmigo. Fue por la desilusión y por la injusticia del criterio que otros humanos han tenido o con El Hogar, que es lo que más me duele, o conmigo misma.

Ser responsable de la gente que quiero me da fuerzas cada día. Sé que mientras yo viva no les faltará de nada. Si lloro, si me desespero, no es por no tener tiempo libre o por no tener dinero para cosas superfluas, no me desespera no tener vida social u horas de ocio… cuando lloro y me desespero es cuando temo no poder darles algo fundamental, como comida, abrigo, medicamentos…

Elena Tova

9. Imagino que el santuario no ha escapado a las garras de la crisis ¿Cuáles son en este momento las necesidades prioritarias del santuario?

Necesitamos voluntarios que ayuden a las tareas diarias, y siendo sincera y aunque pueda parecer poco idealista, hace falta dinero. El dinero compra paja para protegerles del invierno, compra comida que hace falta para mantenerlos fuertes, compra medicamentos que luchan contra enfermedades y calman su dolor, a veces crónico.

También falta, no sólo para el santuario, sino para el movimiento animalista en general, el interes de los medios de comunicación en nuestra lucha por la liberación animal y los motivos que nos mueven a ello. La ciudadanía se interesa cuando les cuentas, pero a los pobres no nos dan micrófonos ni nos conceden salas para hablar; a los activistas no nos ponen anuncios en televisión, ni nos suelen entrevistar en la radio… Así es más complicado llegar a más gente que, de estar informada, se uniría a la causa.

 

10. Hoy el santuario es un Arca cargado de esperanza. Pero sus orígenes tienen una historia muy triste, la de Luci, aquella perra que no encontraba un lugar en este mundo. ¿Podrías reseñarnos la historia de Luci?

Mmmm por un lado me alegra mucho saber que es una persona recordada, a pesar que nadie la conocía y casi nadie la quiso en vida. Que su vida, su nombre y su historia han deparado mucho bien al resto de animales, y por ello seguiré siempre contándola a pesar que ni una sola vez, tenga que detenerme y secarme las lágrimas o disipar este nudo que tengo en la garganta.

Con la muerte de mi hijita nació la promesa de no olvidar lo que había ocurrido, lo que había visto en aquel horrible lugar… Las perreras

De jovencita vi en Internet un artículo de la perrera de Cantoblanco. Vi el horror que sufrían los animales que malvivían dentro y me prometí que, en cuanto tuviera una vivienda propia, correría a rescatar a uno de esos animales.

En cuanto salí de la casa familiar puse ese recuerdo como estandarte y a pesar de las discusiones y amenazas de abandono del que por entonces era mi novio, cumplí mi promesa.

No tenía coche pero convencí a un taxista y juntos recorrimos los pasillos interminables de celdas malolientes y empapadas por la lluvia. Celdas oscuras y frías que dejaban ver entre barrotes animales desesperados, gritando y llorando para que yo, una chiquilla inexperta, pudiera salvar su vida. Imaginaos la situación. ¿Cómo acertar con esa responsabilidad? El viejo merecía pasar en paz sus últimos momentos de vida, pero el cachorro no había tenido ni tiempo de vivirla…. El que era poco agraciado a los ojos del humano nunca saldría adoptado, así que ese tendría que ser mi protegido… pero ¿y el enfermo? Aquel que tosía y no aguantaría otro invierno…

Elena TovaDe entre todos, de entre todas las súplicas que martilleaban mi corazón… de entre todas las celdas y asomando de la oscuridad… había un delgado morrito. Tímido, de ojos tan miedosos, de cuerpo tan fino…una mesticilla de cara desigual que quería venir pero daba dos pasos y el miedo podía más que la necesidad y corría de nuevo a esconderse. Pero la chica que estaba allí, bien pudiera llamarla carcelera o simple peón, cuyo rostro todavía recuerdo hoy, sus trenzas y sus gafas… me dijo que ella no era una buena elección. La perrita estaba muy enferma y tenía diarreas con sangre. Si me la llevaba tendría que ser consciente de que podría morir y ella no quería hacerse responsable…

Y su miedo se convirtió en agradecimiento. Y su timidez se disipó y no hubo un poro de mi cara que no besara con pasión. Y yo la correspondí abrazándola todo lo fuerte que pude y me la comí a besos todo el camino. Hasta el taxista reía y me prevenía de lo pronto iba a ser una frase muy repetida en mi vida: “Elena, ten cuidado que esa perra se la ve muy enferma y te va a pegar alguna enfermedad”.

Pero a mi me daba igual, creía que un amor tan grande superaría cualquier obstáculo y que ya, juntas, nada malo podría pasarnos. Era joven e ingenua y la vida me quito a mi Luci tres meses después.

Mi pequeña Luci tenía moquillo y murió de ataques epilépticos que yo no pude curar. Y con la muerte de mi hijita nació la promesa de no olvidar lo que había ocurrido, lo que había visto en aquel horrible lugar. Las perreras…

Empecé voluntariado en distintos lugares, rescaté, robé e hice todo lo que pude por salvar a cientos de Lucis que estaban en su misma situación: viejitos, enfermos, incomprendidos, discapacitados… esos animales que eran rechazados por la sociedad, ahora tenían mis brazos, mi cobijo y mi Hogar.

 

11. Muchas gracias por tu tiempo, siempre escaso. Si quieres añadir algo más este es tu espacio.

Animaros y pediros a todos que os hagáis activistas, a dar un poco más de vuestro tiempo para los animales que tienen la fecha de su muerte marcada. Adoptad, manifestaos, acoged, gritad, construid, ¡haced!… No os quedéis sentados ¡y actuad!
Sin nosotros, ellos están solos.

www.elhogarprovegan.org

9 respuestas a Elena Tova: el primer Santuario en España

  1. Elena Castro dijo:

    Resbalan las lágrimas por mis mejillas al conocer más detalladamente la historia de la Luci primigenia. No hace falta que te diga que esos tres meses fueron el mismo paraíso para esa pequeña. No sólo porque conoció una casa, el calor humano y los cuidados, sino porque los compartió contigo, Elena, que eres la persona que más conecta en este loco mundo con nuestros hermanos no humanos, da igual su especie. No he conocido a nadie con tanto amor, comprensión, cariño y empatía hacia todo ser vivo. ¡Prima, eres muy garande! 🙂 :*

  2. Rakela dijo:

    Qué alma más bonica.

  3. Maria dijo:

    Desde el principio al final esta historia conmueve! Esta chica hace el mundo mejor y mas calido. Gracias!

  4. Ángela Castro dijo:

    Me he emocionado al leer la historia de Luci y todo lo que ha hecho por los demás animales. Me encanta que haya gente buena en el mundo como tú, porque la malicia abunda. Un millón de gracias por lo que haces. Tienes toda mi admiración 🙂

  5. christian lacunza paredes dijo:

    que bueno saber que hay personas que hacen tanto y que aman tanto la vida de nuestros hermanos y compañeros de planeta…sobre todo de aquellos cuyas especies son explotadas y asesinada tan cruelmente por la nuestra ….Leonardo da vinci lo predijo…y casi todo lo que el imagino se ha hecho realidad, en medicina , ingeniería etc.. : ” llegara el dia en que el asesino de animales será juzgado ygual que el asesino de hombres”…

  6. Maria Isabel Peñarrubia dijo:

    Tienes un corazón tan grande, que si a todos los malvados del mundo que hacen sufrir a nuestros hermanos de 4 patas, les dieras un trocito del tuyo, apenas se notaría y en el mundo habría más amor hacia mis niños animales.

  7. Nieves dijo:

    Hace años que tengo noticias de aquel “Hogar de Luci”. Es un proyecto maravilloso…. Y también decir que soy socia y voluntaria de un refugio en Lleida pensado para animales viejos, rescatados de perreras y gatos salvajillos de colonias urbanas, que se llama “Proteger los Inocentes”. No es exactamente igual al proyecto de Elena Tova, pero también tenemos gallinas, palomas, una cabra y ahora nuestro niño mimado, Trudy, un cerdito procedente de una de las numerosas granjas de cerdos de los alrededores. Por desgracia, Lleida es zona de granjas de engorde de cerdos, y a Trudy lo iban a matar. Mi sueño sería poder ir rescatando más cerdos, pero ni tenemos los permisos ni los medios económicos.

  8. Manuela Tarriño Concejero dijo:

    Me encanta¡¡¡ yo tambien’ amo a los animales ( una cosa es que te gusten y otra es amarlos).Desde que tengo uso de razon’ sufro mucho por ellos . No puedo ser feliz en esta vida sabiendo que hay animales que estan’ sufriendo tanto. Hay muchisimas personas que son muy frias , indiferente al sufrimiento que padecen . Creo que nuca los humanos dejaran de comer carne .Ojala¡ yo pudiera dedicarme como tu al cuidado de los angelitos , pues yo se que naci para esto , pero la vida te lleva por diferentes caminos . pero .. hago todo lo que puedo por ayudarlos , tengo perros y gatos adoptados . Si vivieramos en la misma ciudad no dudes en que hiria a echar una mano , seguro que me sentiria muy feliz. Muchas gracias por tu labor . si no hubiera angeles como vosotros en la tierra no se’ que seria de ellos . Mucho animo ¡¡¡ ellos no pueden hablar . pero no me cansare’ de defenderlos . Un saludo .

  9. Hermana Elena,
    Vivo em Brazil, e tengo mas de 70 perros qui estan em mi hacienda, todos retirados de las calles, abandonados, sin duènos, ahora estan mui bien,conforta-les y em paz, usted es para mi persona uma fuente del inspiracion. Qui Diós te proteja e haga mui fuerte e tengas luzes em su vida material e física. Perdoe mi espaniol , mui errático.
    Gracias por su luta e inspiracion.

    Ademir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *