‘Invisibles, todos somos 269’

Nuria Gabasa Alzas

Conversamos hoy con Nuria Gabasa Alzás, autora del libro “Invisibles, todos somos 269”. Un libro dirigido a niños a partir de 8 años que va a publicar la editorial La Locomotora y que estará muy pronto disponible en numerosas librerías.

Nuria Gabasa, zaragozana y vegana, nos dedica parte de su tiempo a responder algunas preguntas sobre su obra:

¿Cómo nace la idea de escribir un libro?

La falta de empatía cuando somos adultos se debe a que nos la anestesian desde que nacemos. Me habría gustado que, desde niña, me contaran la verdad, no una película de ficción

Cuando descubrí la triste realidad de millones de  animales tras las paredes de los mataderos y en las granjas, donde nos intentan convencer de que son felices a través de anuncios de televisión como la vaca que ríe o de los libros tan poco educativos donde nos enseñan los productos que podemos obtener de ellos (de las gallinas los huevos, de la vaca la leche…). Comprendí que la falta de empatía cuando somos adultos se debe a que nos la anestesian desde que nacemos para que sigamos formando parte de esta industria tan poco ética e inmoral. Me habría gustado que desde niña me contaran la verdad, no una película de ficción y decidí que los niños merecen conocer las dos partes de la historia, esta vez contada a través de los verdaderos protagonistas, los animales.

Parte del título es ‘Todos somos 269’ ¿Qué significa?

Es un movimiento de liberación animal que nació a raíz del rescate de un ternero poco antes de ser sacrificado en el matadero, el ternero nació en una granja lechera de Israel y el numero 269 es el que llevaba en su crotal. Para los que defendemos a los animales es un símbolo que mostramos en solidaridad con las víctimas del holocausto animal.

¿De qué trata y de donde surge la historia que relatas en el?

La historia es narrada en primera persona. El primer protagonista es Valentín, un ternero encerrado junto a muchos otros en una granja lechera que al descubrir cuál va a ser su destino, decide junto a sus compañeros que deben huir para poder reunirse con sus madres, a las que oyen a los lejos llamarles incesantemente. Con la ayuda de Bob y otros muchos escapan a un Bosque mágico y su historia llega a otras granjas, como a la de Federica que es la segunda protagonista, una preciosa gallina. Hasta ahí puedo leer… pero adelanto que esta historia tiene final feliz.

¿Cuál es el objetivo?

Dar voz a los animales denominados “de granja”, seres sintientes totalmente olvidados por la sociedad, explotados desde que nacen hasta su muerte, que nunca por más que nos intenten engañar tienen una muerte digna o sin sufrimiento. Sobre todo los niños deben entender que todos los animales sentimos por igual, y quien sabe, al igual que algunos de los personajes del cuento, tal vez decidan dejar de mirar hacia otro lado y aceptar que todos tenemos derecho a vivir plenamente nuestra vida.

¿Hasta qué punto crees que puede ayudar a mejorar las dramáticas condiciones vitales que sufren millones de animales en nuestro país?

El objetivo del libro es dar voz a los animales denominados “de granja”, seres sintientes totalmente olvidados por la sociedad, explotados desde que nacen hasta su muerte

Por desgracia, esos cambios no están sólo en mi mano. Soy vegana pero para agilizar el cambio como sociedad deberíamos replantearnos todos nuestra forma de alimentarnos, sacando a los animales de nuestro menú; nuestra forma de vestir, sin pieles ni lana; qué cosméticos consumir, libres de experimentación en animales; prohibir la caza y la pesca… Hay tantas formas de maltratar y asesinar animales y tanto desconocimiento de las consecuencias de nuestros actos que da miedo pensar cómo hemos llegado a ser una especie tan peligrosa. Jamás tendremos paz si seguimos manchando nuestra manos de sangre. Con este libro pretendo poner mi granito de arena para que ese cambio se produzca desde los más pequeños.

¿Cuándo verá la luz este proyecto?

El crowdfunding ha sido un éxito y ha finalizado con el objetivo cumplido, así que espero que para finales de marzo o primeros de abril ya esté publicado.

¿Cómo está siendo la acogida de la “precampaña” por el momento?

Empezó despacito pero seguro, espero que sea un libro diferente y ya hay gente que así lo considera porque me lo han hecho saber a través de mensajes, lo que me alegra muchísimo. El crowdfunding precisamente lo creó la editorial para comenzar a dar a conocer el libro, y creo que ha sido muy positivo.

Tenemos entendido que parte de la recaudación irá destinada a proyectos solidarios ¿es así?

 Hay tantas formas de maltratar y asesinar animales y tanto desconocimiento de las consecuencias de nuestros actos que da miedo pensar cómo hemos llegado a ser una especie tan peligrosa

Así es, el total de los beneficios que reciba serán destinados a protectoras de animales y santuarios. Los primeros ingresos quiero repartirlos entre  dos organizaciones,  la primera una protectora muy importante para mí, la Asociación ‘4 gatos y tú’ en Zaragoza, ya que fue la primera protectora en la que fui voluntaria; conocí a gente increíble y gracias a ellas y ellos pude conocer el maravilloso mundo de los gatos. Allí conocí a Federica y Cayetana dos hermosas gallinas que convertí en personajes del cuento. En segundo lugar, el Santuario Provegan que realiza una extraordinaria labor salvando animales sin discriminación de especies en Tarragona y donde vive mi ahijada, una cerda preciosa llamada Llama.

Y las ilustraciones, ¿quien ha puesto cara a los protagonistas?

Siempre me ha gustado dibujar, de hecho lo sigo haciendo; es una de mis aficiones. Así que decidí ser yo misma quien interpretara en imágenes la historia, más que nada porque varios de los personajes son reales, han formado o siguen formando parte de mi vida y quería hacerles un pequeño homenaje plasmándolos en el cuento.

¿Preparas nuevos proyectos?

Sí, ya he empezado un nuevo libro, también para dar voz a tantos otros animales que son explotados y esclavizados por los humanos, esta vez dirigido a los zoos y a los circos. Y con mucha ilusión de que funcione y sirva para que la gente se plantee ponerse en el lugar de los más indefensos y comencemos a plantearnos una relación ética con todos ellos.

Por último, ¿crees que un mundo vegano es posible?

No solo es posible, sino que también es necesario. Por los animales y por el planeta, en lugar de buscar nuevos mundos deberíamos cuidar el nuestro, porque no nos engañemos, solo tenemos este.

Aprovechamos para darle la enhorabuena y desearle todo el éxito del mundo para este y todos los proyectos que, como “Invisibles”, tratan de hacer del mundo un lugar más justo para todos.

Olga García SanzOlga García
Coordinadora de PACMA Zaragoza

Esta entrada fue publicada en Educación en el Respeto y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ‘Invisibles, todos somos 269’

  1. María de Lourdes García Méndez dijo:

    Este proyecto es mucho pero mucho muy loable, te soy sincera, soy carnívora desde que me acuerdo. Mi padre nos inculcó mucho el vegetarianismo, pues la mayor parte de su vida lo fue. Sólo pude leer la primera parte del artículo que la página enfemenino amablemente me envío vía correo electrónico, pues me afecta todo lo relacionado al maltrato animal, sin embargo, me costaría mucho dejar la carne y sus derivados. Mi pregunta es, ¿Podría yo, llegar a ser una persona vegana?

    • Por supuesto que sí Lourdes!.
      El veganismo además de una forma de vida ética, sostenible y justa, promulga una alimentación sana, divertida y rica. Sólo hay que seguir unas sencillas normas básicas. Ya tienes dentro de ti ese impulso que tu padre supo inculcarte. No temas en dar el paso, te aseguro que lo único que perderás será el producir sufrimiento a los animales. Te dejo un enlace para que puedas descargarte un Documento PDF de la Fundación ProVegan que tal vez te sea útil: https://www.provegan.info/fileadmin/pdf/es/broschuere-vegan_es.pdf
      También te recomendó echar un vistazo a la página web de la Fundación Provegan: https://www.provegan.info/es/

      Un abrazo y mucho ánimo.
      Eduardo.

  2. Francisco González Benito dijo:

    Mi respuesta es un sí rotundo, porque dañar a los demás para meter sus cadáveres en la nevera, es algo tan brutal y extremista que la gente se acabará dando cuenta de ello por evidente. Solo con una “educación” muy pervertida se puede conseguir que niñ@s que quieren a sus amigos no humanos, acepten su masacre sin cuestionarla.

    Llegará un momento en que no servirá de nada que las torturas y asesinatos masivos se ejecuten en lugares cerrados y/o alejados de la vista del público, porque en Internet se muestra casi todo y siempre habrá gente para explicar la relación entre los crímenes que se cometen y las compras que se hacen.

    Basta de genocidios tolerados.

    ¡NO VIOLENCE! ¡GO VEGAN!

  3. Francisco González Benito dijo:

    Para comer no hace falta torturar ni asesinar a nadie (y ahora menos que nunca).

    Tú decides: Salud y vida o daño y muerte.

    Please ¡GO VEGAN!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *