Luminarias

Luminarias

Luminarias

Para que la sociedad evolucione hacia un mundo donde la preponderancia de algunos y la violencia que conlleva no sean tolerados, es necesario que avancemos hacia una creciente empatía con los seres que conviven y comparten el planeta con nosotros.

Para que un caballo cruce por encima de una fogata se le ha de forzar, ya que de forma voluntaria nunca lo haría

Los dos animales que fueron los primeros en ser domesticados y pasaron a ligar su vida a la de los humanos y de los cuales nos deberíamos sentir responsables son los perros y los caballos. Respecto a los primeros, hace menos de 50 años la sociedad aún veía como algo normal tenerlos atados a una cadena 24h al día, pero eso, a día de hoy, es considerado maltrato por privarles de su necesidad vital de movimiento y tendemos cada vez a respetar más su etología.

Sin embargo los caballos siguen siendo los grandes olvidados en nuestra comunidad. Se han sustituido en la mayoría de los trabajos de campo, por el simple hecho de que las máquinas tenían mejor rendimiento. Aun así se siguen utilizando para trabajar en las calesas turísticas sin prácticamente ningún tipo de control de esfuerzo ni veterinario, se siguen domando y entrenando para la competición dejando de lado su etología y sin protegerlos del abuso de propietarios y entrenadores que los llevan al límite por beneficio propio.

La tradición del pueblo abulense de San Bartolomé de Pinares es un ejemplo más de falta de empatía con estos nobles animales que acaban actuando contra natura por complacer a su jinete, bien sea por miedo a represalias o porque han sido domados hasta el punto de perder su propio instinto natural para someterse a la voluntad de quien los monta.

Luminarias-PACMA-web

Todos los animales llevan en su instinto el miedo al fuego, millones de años de evolución les han enseñado que lo mejor que pueden hacer ante algo que está ardiendo es huir lo antes posible ya que ellos no disponen de la habilidad de controlar dicho elemento. Los caballos, además, en su naturaleza, son presas y no depredadores, lo cual hace que su instinto de huida ante el peligro se vea aún más agudizado si cabe. Para que un equino cruce por encima de una fogata se le ha de forzar, ya que de forma voluntaria nunca lo haría a no ser que se viese acorralado. Para ello las fustas, las espuelas o los bocados son elementos que usan los jinetes para someterlos a su voluntad, no solo durante la fiesta, sino durante todo el proceso de doma que doblega el instinto de estos nobles animales.

Una relación de confianza entre humano y caballo es posible, sí, pero para ello se necesitan muchos años de contacto diario, de comprensión y de forjar un vínculo entre ambos. Pero los humanos tienen prisa, no se pueden permitir esperar a que el equino confíe y no tenga miedo, no pueden esperar a que aprenda jugando y a su ritmo como harían con sus propios hijos; los caballos tienen que aprender un oficio y ejecutarlo cuando apenas han terminado su crecimiento, de modo que esas ansias se convierten en miedo, castigo, frustración, accidentes, lesiones, secuelas, y muchos de ellos acaban en el matadero por la falta de comprensión y empatía de los dueños que les han tocado al no poder controlarlos a su antojo.

El ser humano tiene la capacidad de escoger hacer las cosas lo mejor posible, y en muchos casos sigue sin hacerlo. Pongámonos en su lugar, empecemos por darle las gracias a esta especie que durante siglos ha sido servidumbre del ser humano en el trabajo, en la guerra, en el transporte, en la diversión… Y respetémoslos como es debido.

María Beltrán María Beltrán

Esta entrada fue publicada en Maltrato animal y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Luminarias

  1. JUAN MONTORO CASTILLO dijo:

    HOLA A TODOS LOS HUMANOS CON SENSIBILIDAD Y HUMANIDAD HACIA
    LOS ANIMALES QUE DURANTE MUCHOS AÑOS NOS HAN DADO TODO A
    CAMBIO DE UN PUÑADO DE PAJA O UN CUSCURRON DE PAN DURO.ESE ES EL SER HUMANO,MALDITA SEA PORQUE SOMOS TAN CRUELES,CANALLAS,MALVADOS E INSENSIBLES A LOS QUE SIN VOZ LOS HUMILLAMOS,MALTRATAMOS Y MATAMOS,CADA DIA MAS LLORO DE RABIA E IMPOTENCIA PORQUE VEO LA INSENSIBILIDAD HUMANA A LO QUE LLEGA,SOMOS EGOISTAS Y COBARDES,QUE DIOS LOS PERDONE PORQUE YO NUNCA LO VOY HACER NO SE LO MERECEN,CADA DIA QUIERO MAS A LOS QUE CASI NADIE DEFIENDE Y CUIDA,el que no quiere a los animales no se quiere asi mismo.

  2. Eva dijo:

    Te felicito por tu post! Y lo comparto!!!

  3. maria mercedes dijo:

    Que bonita redacción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *