Huellas felices

Prohibido perros

La perrita labradora Kira estuvo la semana pasada de vacaciones con su familia en un pueblo costero. Paseaban tranquilamente hasta que se toparon con su gran playa arenosa: Kira miraba el mar con ojos de asombro mientras salivaba porque deseaba correr, enterrar su hocico, volver a correr y rebozarse por la zona ya que había estado toda la mañana tirando de la correa. Pero se encontraron con ese dichoso cartel circular en el que aparece la silueta negra de un perro sobre fondo blanco con el dibujo de “prohibido el paso” en rojo.

Si se pretende prohibir el paso de los perros a las playas por una cuestión de limpieza está claro que saldría perdiendo el ser humano

Dieron media vuelta algo desilusionados y fueron al apartamento en el que se hospedaban. Después de comer volvieron a la playa, pero esta vez Kira no los acompañó. Pisaron la ardiente arena con los pies descalzos y caminaron por todo el espacio. Se dieron cuenta de que sólo una pequeña parte estaba masificada y de que sin embargo había otra gran parte de la playa más alejada del centro urbano que estaba completamente vacía. Sin huellas de ningún tipo. 

Después de esto volvieron a por Kira porque las altas temperaturas de julio en España son muy peligrosas para los golpes de calor en los animales. Hay millones de familias o personas individuales con perros y sería muy lógico que habilitasen determinadas zonas en las playas para que pudiesen correr y darse un chapuzón. Es injusto que para algunos amigos peludos las vacaciones se conviertan en una entrada al llameante infierno por que tengan que andar pegados a una correa por una acera encendida y un asfalto calcinante.

Huellas en la playa

Seguro que muchos de vosotros os habéis encontrado con botellas, papeles, bolsas de plástico o latas vacías en la arena. Y en las calles. Y en los parques. Y en caminos. Si se pretende prohibir el paso de los perros a las playas por una cuestión de limpieza está claro que saldría perdiendo el ser humano. Sería fácil que todos nos comprometiésemos a recoger las deposiciones de nuestros caninos en la costa al igual que hacemos en las calles. No veo diferencias entre ambas situaciones y la calidad de vida, no sólo de los animales, sino de los dueños aumentaría en esta época estival.

Kira pisó la playa, por supuesto, pero enseguida les llamaron la atención. El abrasador ambiente que nos derrite las neuronas sería más llevadero si en esos paseos por el litoral español pudiésemos dejar libre a nuestros amigos. Veríamos encantados esas huellas de alegría sobre la arena, a lo largo de la orilla, perpendiculares a las olas. Y cambiaría ese dichoso cartel de “Perros no” por el de “Huellas felices sí”. 

Y tú, ¿qué opinas?

Lorena Vargas Tortosa Lorena Vargas Tortosa

Acerca de Lorena Vargas Tortosa

«El mundo fracasa por falta de empatía» @LorenaVargas_T
Esta entrada fue publicada en Derechos, Historias y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

32 respuestas a Huellas felices

  1. Alida Militi dijo:

    Pues que es tal como dices, Lorena. Ya sabemos todos en qué país vivimos con respecto a los animales (y a todo lo demás). Yo he vivido en un pueblo de la Andalucía profunda durante ocho años, con una de las pocas playas vírgenes que quedan por aquí -El Palmar, Vejer de la Frontera- y, a pesar de ser enorme y tener zona más o menos nudista y perrera, siempre había algún encontronazo- multa con la policía.
    Pienso que la amabilidad no sirve para nada en cuestiones de concienciación de la “ciudadanía”; hacen falta leyes, contundentes y poderosas en favor de los animales y mucha educación desde las edades más tempranas en las escuelas. Pero, me temo, que eso va a llevar mucho tiempo y no lo van a ver mis ojos, dado el panorama político-mediático en el que vivimos.

  2. Miguel López dijo:

    Probablemente no todo el mundo se comprometiera a recoger las deposiciones, igual que ocurre en calles y parques. Bastaría con llamar la atención al incívico y educarlo. Sin embargo, es muchísima más la gente que tira latas, botellas, plásticos, colillas y demás basuras y no se les prohibe la entrada a playas y parques ni transitar por las calles.
    Muy buen artículo, Lorena.

  3. Pilar Arranz dijo:

    Coincido con Miguel y ese me parece el argumento más demoledor: ¿se prohíbe el paso, se persigue y castiga con el mismo rigor a los humanos incívicos? Sí, esos con supuesto uso de razón y conciencia moral superior. Sin entrar en todas esas fiestas, botellones y celebraciones fomentadas por los poderes públicos que no sólo no cuidan los comportamientos cívicos sino que fomentan lo contrario. Pero claro, los animales no votan, los cazurros sí.

  4. Jose dijo:

    Opino que debería estar permitido poder llevar a tu perro a dar un paseo por la playa. Eso sí: con su correa puesta. Los demás usuarios de la playa no tienen por qué aguantar a tu perro. Tu libertad termina donde empieza la del otro.

    • Alida Militi dijo:

      A los perros y demás animales no se les “aguanta”: se les ama. Y mi libertad se amplía con la de los demás (si es que la tienen).

    • Yued dijo:

      Por esa regla de tres, los niños también deberían ir con correa porque el resto no tenemos que aguantarlos. Ya sabes… Tus derechos terminan donde comienzan los míos.

      • Diana dijo:

        Qué barbaridades hay que leer. Qué vergüenza. Es la gente con argumentos como los tuyos la que no ayuda nada a la percepción de algo positivo que los perros paseen por las playas. Flaco favor haceis.

        • Alida Militi dijo:

          Flaco favor es el que hacen aquellos que consideran a la especie humana por encima de las demás. Los animales, como seres sintientes y con intereses propios, son tan dignos de respeto (y eso poniéndome estupenda) como tú y los susodichos niños.
          Lo demás se llama ESPECISMO.

  5. Ainara Pérez Orduña dijo:

    A parte de que las autoridades en lo que tiene que ver con los animales son bastante arcaicos…, sería más fácil conseguir más cosas si el 100% de los propietarios de los animales, respetasen las normas de urbanidad, como recoger las heces de sus perros, no llevarlos sueltos en zonas donde pudieran molestar…
    Yo tengo 4 perros, y me cabrea un montón la gente que no respeta nada.
    A ellos hay que darles las gracias de que los animales no tengan más priviliegios en este país…

  6. Cecilia dijo:

    Me parece injusto que no haya un sitio en la playa donde poder llevar a nuestros perros para que disfruten, pagamos impuestos, y si yo no tengo hijos, pero si un perro que considero como tal, por qué no puedo disfrutar con el de la playa?. Debemos exigir nuestro derecho.

  7. esperanza dijo:

    Pero quien se ha creido el espécimen humano? Somos la especie más invasora en el planeta tierra. De hecho somos una auténtica plaga, que acaba con todas las especies animales y plantas. No tenemos derecho a vetar el uso y disfrute del planeta a las demás especies y si lo hacemos es desde una posición tiránica y dominadora. Indecente. El planeta no es sólo nuestro.El planeta es también de los perros, los gatos, los peces, los árboles. ..si, el planeta también es suyo.Asi que respetemos

  8. Pili dijo:

    PERO SI ES POR HIJIENE, POR FAVOR PROHIBIR LA ENTRADA A LOS HUMANOS. SON ELLOS LOS QUE TIRAN LA BASURA. Y ENSUCIAN TODO

  9. yaki dijo:

    Además si conseguimos que haya playas para animales…..no creen que bajaría el número de abandonos en estas fechas? El ser humano es incongruente: no abandono = zonas vacacionales caninas, piénselo.

  10. Marisa dijo:

    Totalente de acuerdo. No hay mayor satisfacion que pasear con tu perro y los niños correteando al rededor

  11. julieta dijo:

    Buen día vivo en El Campello, Alicante y una vez se me ocurrió escribirle al ayuntamiento comentándole que las playas estaban muy sucias con colillas, latas, etc. y su respuesta fue, ( Ya hacemos lo que podemos ) que sinceramente no hacen nada quedan muy sucias las playas todo el año, y no vayas a decirle algo al de al lado que levante su basura, porque seguro que te dice algo o te dice para eso esta el barrendero, pero realmente lo pagamos todos al barrendero, si pusieran realmente multas como en otro sitios, se terminaba el problema.
    Y con los perros tendrías que hacer lo mismo, al que no lo junta multarlo. Yo tengo un perro y siempre llevo mi bolsita que no cuesta nada levantarlo.
    Ojalá algún día cambie todo esto.

  12. Rosa M. Gómez Izquierdo dijo:

    se promueve al maltrato animal, el abandono así como la tristeza por ambas partes de disfrutar juntos de nuestra compañía en vacaciones. Todas estas dificultades favorecen que personas con menos conciencia los abandone, provocando accidentes y la depresión de nuestros peluditos, y yo me preguntó….el respeto hacia los demás donde empieza y donde acaba? .Los que tenemos animales sentimos q no se nos tiene encuentra ni se nos respeta. Somos muchos que sentimos parte de nuestra familia a nuestros peluditos y queremos lo mejor para ellos y siempre junto a nosotros, como se tiene a

    • Diana dijo:

      Yo no tengo perro y, con todo, pienso que se debería permitir su acceso a las playas, al menos habilitarles zonas en playas grandes, es lo justo para ellos y sus dueños.
      Con todo, también os diré que la responsabilidad de conseguir esto es de los que sí tenéis perros; habláis de educar a la gente, y me parece correcto. Empecemos por las personas que deciden “responsablemente” hacerse cargo de un animal. A mí, en la playa, se me han subido perros en la toalla (soy alérgica), han metido el hocico en mi bolso y han hecho sus necesidades a un paso mientras comía. Esto, obviamente, en ningún caso es culpa del perro. Hay otras personas a las que por desgracia los perros les dan fobia porque alguna vez alguno les atacó, por ejemplo. Convivir es una palabra preciosa y posible, pero requiere del respeto y responsabilidad de todos hacia todos.
      Por mí, que se permitan, pero que se multe al que no cumpla rigurosamente las normas, por favor. Y ya de paso, también a los “cerdos” a los que sí se les permite la entrada, cuando dejan la playa llena de colillas y basura.
      Suerte con vuestra empresa.
      Un saludo.

  13. Sopadeajo dijo:

    Soy gran amante de los animales y estoy muy de acuerdo en que el ser humano es mucho más marrano. Es más si un perro mancha no tiene culpa alguna puesto que no es consciente, es su dueño quién debe hacerse cargo de recoger sus excrementos. Pero también pienso en las personas alérgicas a los animales, conozco personas que no pueden ni acercarse ni estar en un sitio donde haya estado un animal hace poco, eso también hay que tenerlo en cuenta. Así que no veo mal que en algunas playas este prohibido, para que esas personas tenga la seguridad y la tranquilidad de que en esa playa no sufrirán un ataque de alergia.
    Un saludo.

    ¿ has visto ya estos descuentos de groupalia?
    http://ofertasdefindesemana.blogspot.com.es/2015/05/codigo-promocional-groupalia.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *