“Comer esto mata”

Hamburguesa vegetal

“Comer carne provoca cáncer”. Es un titular contundente, pero científicos de la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer de la OMS acaban de publicar un estudio en The Lancet Oncology que lo confirma.

En sus piensos hay una gran cantidad de productos transgénicos prohibidos para el consumo humano, al menos en Europa

Es cierto que antes de esta ha habido muchas otras investigaciones que relacionaban el consumo de carne con el cáncer, así que la verdadera noticia es que el actual estudio está respaldado por la Organización Mundial de la Salud, y eso ha hecho que sus conclusiones se expandan como un tsunami. ¿Cuál ha sido la reacción de la gran industria de la carne, responsable del zoocidio anual de 60.000 millones de animales terrestres (y de paso 1 billón de animales marinos)? Pues lo evidente: el pataleo y la negativa. “Eso no es así”. “Nuestra carne es de mucha calidad”.

Pero, ¿sirve de algo chillar? ¿Los gritos niegan la evidencia científica? Lo cierto es que no, así que repasemos un poco lo que dicen los científicos a partir de más de 800 estudios epidemiológicos que han investigado la asociación del cáncer con el consumo de carnes rojas y procesadas en “muchos países, varios continentes, diversas etnias y múltiples dietas”.

Comienza el artículo afirmando que la carne procesada puede producir químicos carcinógenos, pero cocinar la carne roja en tu casa también puede hacerlo. Sobre todo si se cocina “a muy altas temperaturas en una sartén, una parrilla o una barbacoa”, lo que deja pocas opciones para cocinar la carne. ¿En la chimenea? ¿En una fogata?

El estudio sobre cáncer colorrectal deja en muy mal lugar a los dos tipos de carne. Dice que aumenta el riesgo de padecerlo en un 17% si se consumen 100 gramos diarios de carne roja y en un 18% si se consumen sólo 50 gramos al día de procesada. Un Big Mac pesa más de 200 gramos y un simple escalope pesa ya los 100, así que son cantidades bastante pequeñas teniendo en cuenta la alimentación a la que estamos costumbrados en países como España, donde le echamos carne a cualquier plato, hasta a los sándwiches vegetales. El artículo también dice que hay “asociaciones positivas” entre el consumo de carne roja y los cánceres de páncreas y próstata, este último sobre todo en estados avanzados.

Cerdo triste

Y, por último, entre el consumo de carne procesada y el cáncer de estómago. Curiosamente, según la Sociedad Española de Oncología Médica, el cáncer colorrectal es el más frecuente en España, el de próstata es el más frecuente en hombres, el de estómago es el sexto en ambos sexos y el de páncreas el octavo. ¿Será todo una casualidad? Es difícil de creer por mucho que chillen los ganaderos.

Según ellos, y la Unión Europea, su carne es de calidad porque se alimenta con piensos acordes a la legislación. Es cierto, y nada más fácil, sobre todo porque la normativa dice que un pienso es: “Cualquier sustancia o producto, incluido los aditivos, destinado a la alimentación por vía oral de los animales, tanto si ha sido transformado entera o parcialmente como si no”.

Si uno lee con detalle esa frase, quiere decir que según la ley lo que come un animal destinado al sacrificio es, pura y simplemente, “lo que come”. No da para mucho, la verdad. Se sabe, por ejemplo, que en esos piensos hay una gran cantidad de productos transgénicos, prohibidos para el consumo humano al menos en Europa, pero que sí se les dan a los animales. Y luego estaría, por supuesto, el maltrato constante que sufren los animales en la ganadería y otros detalles como la cantidad de fármacos que se les inyectan de manera generalizada. Factores que, sin duda, influyen en esa supuesta calidad de la carne.

En fin, que dejen de chillar y se preparen para ver, en unos añitos, las cajas de Happy Meal con pegatinas de las autoridades sanitarias advirtiendo eso de “Comer esto mata”.

Jaime Fernández Jaime Fernández

Esta entrada fue publicada en Especismo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a “Comer esto mata”

  1. Victor dijo:

    La pena es que estos restaurante siempre están repletos de niños por culpa del muñequito de turno que regalan y la inconsciencia de los padres que pagan por puro veneno para sus hijos.
    La legislación debería de ser mas dura para los alimentos destinados a los más pequeños, es una vergüenza la cantidad de productos que venden incluso para bebes de meses de vida llenos de azucares y aceites de palma a grandes cantidades.

  2. mundo animal dijo:

    Somos alumnos de un centro escolar y tenemos un blog relacionado con el maltrato animal y nos gustaría que nos publicaras en tu blog gracias un saludo nuestra página es wikifauna.blogspot.com por favor es muy importante para nosotros y para que el mundo pare con el maltrato animal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *