Una paradoja cruel

serreta doma caballoEl matador José Antonio Canales ha sido condenado a 600 euros de multa por torturar a su caballo. El método utilizado en esta ocasión para martirizar ha sido el de las “Serretas Vivas”, un instrumento metálico que se ubica sobre el hocico del caballo provocando profundos cortes en una de las zonas más sensibles del animal.

La incongruencia de la ley en España: el mismo J.A. Canales que tortura hasta la muerte en el ruedo y es aplaudido se le condena por maltratar a su caballo. ¿Cuál es la diferencia?

Es paradójico porque la profesión de este sujeto radica en aplicar a los toros el mismo trato que dispensa a su caballo, salvo que en el caso de los primeros es hasta la muerte. Que la Tauromaquia es un acto de la más profunda inmoralidad es un hecho que no escapa a nadie; incluso muchos de los miembros de la casta taurina reconocen la crueldad de su afición, pero anteponen el placer que les provoca al sufrimiento del animal.

Con la condena de José Antonio Canales asistimos a la incongruencia de la ley que nos asiste en este país. El mismo sujeto que tortura hasta la muerte en el ruedo y escapa impune es condenado por maltratar a su caballo. Y nos preguntamos ¿Cuál es la diferencia?

caballo serretas Canales

Foto: Observatorio Justicia y Defensa Animal

No la hay. La ley, en un alegato a la arbitrariedad y en consecuencia injusticia, “ampara” caballos y condena toros. Arbitrariedad que en cualquier ordenamiento jurídico civilizado deslegitimaría la ley, excepto en España, claro.

Y sobre la ridícula sanción para este individuo no hay mucho que añadir. Lo patético no es sólo el importe de la misma, sino que la pagamos entre todos con el dinero que las administraciones públicas destinan a la pervivencia de esta terrible tradición y que acaba en los bolsillos del torero de turno.

Juan R. Arriaz JR Arriaza

Esta entrada fue publicada en Maltrato animal, Tauromaquia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Una paradoja cruel

  1. Ana Maria dijo:

    Gracias Juan por estar ahí atento a estas salvajadas y por llevarlas al conocimiento general.
    Nosotros los animalistas; humanistas, o lo que se quiera llamar a personas conscientes de que no somos “el ombligo del mundo” y que ya somos conscientes de la importancia de proteger y conservar la naturaleza, debemos esforzarnos más para evitar la continuidad de prácticas inhumanas/sin sentido/innecesarias/arcaicas/ridículas y cambiar la indiferencia/ignorancia sobre estos temas a preocupación/conocimiento.
    Un gran abrazo.

  2. Ana Beatriz dijo:

    ¿Cómo nos vamos a extrañar de algo así?
    Si el que lo ha cometido lleva por oficio “matador”… ¿se pueden dar más pistas?

    Por completar la noticia, me gustaría saber como ha llegado el caso a los tribunales porque, ni creo que sea lo único, ni, por desgracia, lo más grave ni primera vez que haya podido hacer este individuo. Entonces, ¿cómo es que esta vez ha tenido, aunque sean leves, consecuencias?

  3. Filo Muñoz dijo:

    Me parece que a este delincuente le ha salido muy, pero que muy barato el delito que ha cometido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *