Transparencia por la paz

transparencia por la paz

El partido animalista -PACMA-, siempre ha defendido el fin de todo tipo de violencia.

Defendemos que los conflictos entre individuos, deben debatirse y solucionarse de manera pacífica y democrática.

¿Por qué apoyamos la campaña Transparencia Por la Paz?

La democracia participativa, precisa de una voluntad decidida por parte de los agentes sociales, y requiere una apuesta firme y decidida en potenciar la organización de la sociedad civil y fortalecer su organización y asociacionismo. Deben desarrollarse mecanismos que refuercen la capacidad y las formas de participación de todos los niveles de la esfera pública. Por ello, es imprescindible adecuar la estructura y el funcionamiento de las administraciones públicas, modificando la actual legislación en los aspectos que limitan la posibilidad de información, transparencia y participación.

Gran parte de los experimentos con animales no se realizan con fines médicos, sino militares. En 2009 se usaron medio millón de animales, solo en España, para aprender a matar

Es por ello que hacemos un llamamiento a todas las organizaciones sociales para conseguir una auditoría de los Programas Especiales de Armamento (PEAS) y reclamamos que el parlamento constituya, con carácter inmediato, una comisión Parlamentaria, que audite el gasto militar, ya que en España los datos sobre las exportaciones de armas son secretos. La actitud de secretismo en relación con el registro de armas convencionales, coloca al gobierno español en una postura solitaria en relación con los países de nuestro entorno, dentro de la Unión Europea.

Mención aparte merece el uso de animales en pruebas armamentísticas y de la industria militar. Si en la industria civil y la investigación científico-médica es a veces difícil cuantificar el número de animales utilizados, así como documentar su sufrimiento y las pruebas a que son sometidos, en este campo, donde predomina el más absoluto secretismo, se hace difícil siquiera imaginarlo. Son conocidos, no obstante, los experimentos con primates sometidos a radiaciones, a los que, agonizantes, aún se les castiga con fuertes descargas eléctricas si no conseguían mantener el equilibrio.

En el mundo se utilizan unos 100 millones de animales para la experimentación al año. En la UE se usan al año de 12 a 17 millones de animales. En España, durante el año 2009, se utilizaron 1.403.290 animales y de estos el 30% se hicieron con fines militares, es decir aproximadamente medio millón de animales, utilizados para aprender a matar, siendo sus principales víctimas caballos, delfines, monos, perros, cerdos…

Al contrario de lo que la mayoría de la población cree, en la actualidad, gran parte de los experimentos con animales, no se realizan con finalidades estrictamente médicas, sino militares. Por lo tanto son doblemente rechazables, ya que se causan daños innecesarios a animales con la finalidad de causar la mayor cantidad de daño a personas.

Dperro en guerraebido al estricto secreto de estado, se conoce muy poco sobre los experimentos militares, pero lo poco que se ha podido saber revela que su finalidad es básicamente probar gases tóxicos, la capacidad de destrucción de nuevas armas, incluso entrenar a los soldados para que estos se insensibilicen y se familiaricen con la acción de matar, efectos de explosivos o agentes biológicos y químicos, irradiaciones, descargas eléctricas… sobre los que no existen apenas información, ni control social o normativo.

Los ensayos van encaminados a obtener armas o tácticas que causen el mayor porcentaje de bajas con el menor riesgo propio, ya sea probando a los animales como armas, o probando los efectos de las armas en los animales. Recordemos como de la II Guerra Mundial, por ejemplo, se entrenaron perros para que buscaran su comida bajo los carros de combate, para luego soltarlos en campo abierto hacia los carros enemigos con minas adheridas a su cuerpo. Recientemente el gobierno USA ha admitido que usa a delfines para buscar y desactivar minas en el mar.

El verdadero alcance de todo este horror es difícil de conocer. En los casos más salvajes y cruentos, los experimentos se llevan a cabo en instalaciones fantasmas, cuya existencia niegan hasta la saciedad las empresas o gobiernos implicados.

En concepto de” investigación y desarrollo”, los laboratorios implicados reciben millones de euros en subvenciones y plantean estudios muchas veces basados solo en el de mayor presupuesto (el de mayor entrada de dinero en ayudas) y con finalidades prácticamente irracionales.

Por todo ello, el Partido Animalista -PACMA– se ha sumado y apoya la campaña de denuncia y sensibilización “Transparencia por la Paz“, con el compromiso claro de exigir transparencia en la gestión política, siendo para ello imprescindible la creación de una comisión de investigación que encargue una auditoría pública e independiente de los programas Especiales de Armamento (PEAS).

Toñy EstebanToñi Esteban

Esta entrada fue publicada en Experimentación y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Transparencia por la paz

  1. Zerua dijo:

    Si todo el dinero que mueven a nivel mundial con el armamento lo dedicaran a los paises pobres acabarían con el hambre, es algo de lo que se tendrían que preocupar aquellos a los que “asusta tanto” que nos ocupemos de los animales. Como con todo doble moral. Y para más horror en esto tambien utilizan las vidas de animales inocentes “para probar”.

  2. migel dijo:

    Zerua:
    Completamente de acuerdo en todo, y sobre todo en este dichoso pais en el que acabamos de retrocerder 40 años en el tema de la llamada ” fiesta nacional “, gracias a este gobierno conservante y retrogrado que nos ha tocado , pero no debemos de flaquear en la lucha por los derechos de los animales , se lo debemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *