La historia de Mercurio

mina mercurio

Hace varios años visité unas minas que hoy en día ya están clausuradas, entre otras causas por las enfermedades que  producía  a los hombres la extracción de material del su subsuelo, a veces a varios cientos de metros de profundidad.

Cuando nos explicaron la labor que se desarrolló en aquellas minas desde tiempos de los romanos, nunca nos dijeron que a esos hombres les ayudaban unos animales, pequeños y robustos, y que sin la ayuda de ellos nunca hubiera sido posible dicha extracción. Las enfermedades también a ellos les producían los mismos efectos que a los hombres, pues respiraban el mismo aire contaminado; hoy en día en la entrada de la mina hay un monumento al minero, pero ninguno dedicado a su inseparable y forzado “amigo”: el poni, el  cual  trabajó, y sufrió  las mismas consecuencias y  enfermedades, que los mineros. Muchos de estos ponis murieron dentro de las minas, sin haber visto jamás la luz del sol.

* * *

—El domingo vamos al campo, ¿dónde deseáis ir?

Mi trabajo es el más maravilloso del mundo. Estoy rodeado continuamente de personas de mirada tierna y sincera, serena, sin odios ni malicia, una mirada dulce. Trabajo con personas con discapacidad psíquica.

—¡A ver animalitos! —respondieron casi al unísono; parecía que se hubieran puesto todos de acuerdo.

Y pensé en algo, en alguien con corazón.

—Bien, iremos a ver una granja especial, con muchos animales —respondí—. Y le diré al granjero que os cuente historias de los animalitos que le alegran la vida. Los animales son su vida, él los recoge cuando nadie los quiere. Así somos los humanos. Utilizamos todo, y cuando no nos sirve, lo arrinconamos. Lo hacemos también con ellos, los que nos dan todo y nos acompañan en los momentos más difíciles de nuestra vida; lloran y sufren con nosotros. Ya os lo explicare mejor algún día. Cuando los demás te abandonan, ellos siguen siempre a nuestro lado.

Mis ‘alumnos’ me escuchaban con esa mirada dulce y entrañable que constantemente tienen, esa mirada que me cautivó desde el primer día que tuve la suerte de conocerles allá por septiembre de hace cuatro años en una noche lluviosa, mi primera noche de Monitor de Ocio.

* * *

Los animales campaban por la granja libremente, eran felices, no había jaulas, el campo era su hogar y el cielo su techo.

Y ellos, los de mirada de cielo, jugaban y les tocaban, reían y se asustaban, preguntaban, todo era nuevo para ellos y el granjero y yo les acompañábamos y les sacábamos de dudas en sus miles de preguntas con respecto a los diferentes animales que por la granja pululaban.

Atardecía cuando llegamos a un establo. En la puerta estaba el más puro y bello caballo, blanco como la nieve, pero de mirada triste y ausente, y el cuerpo manchado de cicatrices. Eran las huellas que su destino había dejado en él. Había estado en compañía de ‘hombres’.

poni

—Mira Malolo! —me señaló  Borja—. Un aballo (caballo) ñeño (pequeño).

Yo le expliqué que  esos caballos se llamaban ponis y son así de ‘ñeños’ (pequeños).

Ojos de ‘besugo’ pusieron todos los que me escuchaban, y naturalmente empezaron a  preguntar.

—Su carácter es dócil y su constitución fuerte. Solo llega a medir como máximo 1,50 cm. de altura, suele vivir entre veinte y treinta años. Este tipo de animales necesita de un lugar amplio para vivir, tiene un carácter muy dócil y bla bla bla…

—¡No aburras a los chiquillos! —me espetó el granjero, antiguo minero—. Os voy a contar la historia de Mercurio, pero no os acerquéis mucho a él, no le gustan las personas, le han hecho sufrir mucho y se asusta.

Lo trasladé a la granja para curarlo. Iban a llevarlo a un matadero. Ya era viejo, tenía siete años y no servía para tirar de la vagoneta.

—Todo comenzó así —dijo el granjero—. Lo trasladé a la granja para curarlo. Iban a llevarlo a un matadero. Ya era viejo, tenía siete años y no servía para tirar de la vagoneta.

Caras tristes y llorosas empecé a observar, y una atención desigual hacia el granjero por parte de la mayoría de los  chavales.

—Su cuerpo estaba completamente lleno de heridas y su cara era, si lo entendéis, de resignación. Era el final de una vida que para él no había sido nada feliz. Todavía lleva la tristeza en sus ojos y creo que morirá con ella. Las marcas de sus heridas llenan todo el espacio de su piel, mirad su pata.

—No pude salvar a todos —prosiguió el granjero—. Me vendieron este y lleva ya conmigo tres años, cojeaba y sigue haciéndolo. Cuando llegó a la granja no dejaba que se acercase nadie. Era huraño, pegaba coces, relinchaba y cuando llegaba la noche comprobé que no podía dormir con la luz apagada, ni deseaba nunca meterse en su establo. De hecho, nunca lo ha hecho. Le aterroriza la oscuridad, deduje por fin.

—Muchísima paciencia y cariño. Me costó casi un año ganarme su confianza. No deja que nadie más se acerque a él, parece que odia a las personas. Le fui curando sus heridas, menos su pata que la tenía destrozada. Se morirá cojo. Lo que no he conseguido tampoco es apagarle la luz por la noche. Relincha en cuanto lo hago y no deja de hacerlo hasta que vuelvo a encenderla. Tampoco se mete al establo, así que le dejo la comida fuera.

—Me preocupé por conocer la historia de Mercurio —siguió el granjero— y ésta me llevó a una mina que ya está cerrada. A Mercurio lo separaron de su madre al poco tiempo de nacer y lo empezaron a usar para tirar de las vagonetas que sacaban este material a la superficie desde un malacate de caballerizas donde ocho o diez mulas más, atadas a éste y dando continuamente vueltas, lo extraían de las plantas inferiores. Mercurio empezaba a tirar de las vagonetas llenas de material desde el malacate hasta la entrada de la mina, a las seis de la mañana. Mercurio nunca, nunca vio la luz del día.

—Al poni le pusieron el nombre del material que sacaba a la superficie, Mercurio. Así estuvo siete años, amarrado al castigo que los hombres le habían impuesto únicamente por ser un ‘ser inferior’. Su fin sería morir de silicosis o extenuado, o lo llevarían al matadero, donde lo encontré.

—Mercurio, me fijé, tenía los ojos completamente rojos, un rojo color sangre. Nunca había visto la luz. Nació y creció en las entrañas de la mina. Él solo acarreaba vagonetas y, antes de llegar a que le diera un mínimo rayo de sol al final del túnel, descargaban las vagonetas y debía volver adentro, a las entrañas, a la oscuridad. Así pasó cada día durante siete años.

—Mercurio lleva unos parches para proteger sus ojos de la luz. Está casi ciego. Tiene una enfermedad crónica y por eso se asusta con la luz apagada y no deja que se acerquen personas a su lado—.

Generalmente tengo mil ojos para todos los chicos que van conmigo, pero Borja es ‘especial’.

mirada sindrome-down

—Borja, no machote, ¡ven conmigo! —le dije.

—No, déjelo, es la primera vez que veo esto —me dijo el granjero.

Borja estaba acariciando a Mercurio. Todos quisieron acariciarlo, y lo hicieron. Mercurio se dejaba y parecía que estaba encantado. Sus ojos ya no ‘rebosaban’ tristeza. Estas eran personas buenas que nunca le harían daño, creí leer en los mismos.

La tarde transcurrió entre animales, risas, chocolate y lágrimas del granjero al ver a Mercurio feliz por primera vez desde que llegó a la granja.

El domingo tocaba a su fin y la luna le iba ganando la batalla al sol. Borja llevó a Mercurio y éste (¡increíble!) se metió por primera vez en el establo de su mano. El granjero seguía incrédulo por todo lo que esa tarde de domingo le había deparado.

— ¿Volveréis?, nos preguntó.

— Volveremos, no lo dude — le contesté.

* * *

La primera vez que visitamos la granja fuimos ocho chavales y un monitor, ahora la visitamos mensualmente treinta y dos chavales y cuatro monitores. Todos quieren ir a ver a Mercurio, al ‘poni feliz’, como lo ha rebautizado el granjero.

Nada más llegar a la granja, lo primero que hace Borja es ir a pasear con Mercurio, que parece que lo está esperando. Se deja tocar, montar, come de su mano, camina a su lado y duerme en su establo cuando el día llega a su fin y Borja lo lleva a descansar. Mercurio se deja acariciar y hacer ‘barbaridades’ por todos los chiquillos. Él está encantado y el granjero sigue sin creer cómo ha cambiado el poni. Mercurio era feliz por primera vez.

Cuando nos despedíamos del granjero, siempre repetía:

—¿Volveréis?—.

Y nosotros contestamos todos al unísono: Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii.

Así estuvimos casi tres años. Ya era obligatorio realizar la excursión mensual a la granja de Mercurio.

  * * *

Un domingo al llegar a la granja llamamos al granjero y éste no nos contestó. Siempre nos salía a recibir y detrás, con su trote característico, cojeando, iba Mercurio, que parecía que nos olía. Todos los chavales saltaban precipitadamente del autobús para ver quién era el primero en acariciarlo.

Esta vez nadie nos recibió. Recorrimos los metros que había desde la entrada de la granja a los diferentes establos de los animales y se nos hizo al momento un nudo en la garganta. Observamos a Juan, así se llamaba el granjero, acariciando a Mercurio, que estaba tumbado en la paja recién limpia, pues cada vez que la visitábamos los chavales ‘reñían’ por ver quién era el que la cambiaba y le daba de comer en la mano.

Difícil poner orden en tan ardua tarea. Los intentaba dividir en grupos para que diesen de comer cada uno a un animal, pero todos querían a Mercurio, ‘el aballo ñeño’ (caballo pequeño), como decía Borja.

—Lleva así ya tres días, no quiere comer, no se levanta, parece que ha llegado su momento —. Juan me miró de refilón y con ojos tristes, pues no deseaba mirar a ninguno de los chavales, a los cuales se le empezaban a llenar los ojos de lágrimas, pues nunca habían visto así a Mercurio: tan triste y sin ganas de jugar.

Borja se adelantó, y con sus inocentes manos, agarró la cabeza de Mercurio y lo besó. Un beso de adiós, de despedida. Un beso de agradecimiento por todos los momentos en que había sido feliz a su lado.

Al instante, Mercurio cerró los ojos y se ‘marchó’. Parecía que había estado esperándonos para despedirse.

Miré hacia atrás y fue conmovedor. Se me heló la sangre al  ver a todos los chavales junto con los monitores llorando y despidiendo a Mercurio con la mano.

—Do….urio (adiós Mercurio) —dijo Borja.

—Dooooooooo……..curio —susurraban los chavales entre sollozos.

* * *

flores escociaEn la granja de mi amigo Juan existe una tumba en la que Borja un día tiró unas simientes. Ninguno supimos jamás de dónde las sacó, pero ahora es un gran vergel en el que crecen unas flores preciosas, originarias de donde eran los antepasados de Mercurio: Escocia.

Ahora Borja pasa muchas horas con un poni completamente blanco, pero sin heridas en su piel. Juan se lo ha regalado, nos lo ha regalado a todos. Borja se ha negado a ponerle otro nombre. Le ha llamado (averiguad cómo): Mercurio.

Borja no olvida, ni una sola vez, cuando visitamos la granja, visitar su jardín favorito y, mirándolo, dice a Mercurio.

—Ira urio, aballo ñeño ta ielo, lli no ha hbre qe le eguen, olo nimles (mira Mercurio, caballo pequeño está en el cielo, allí no hay hombres que le peguen, solo animales).

Borja y su amigo Mercurio todos los domingos (llueva, nieve, ventee o relampaguee) cuando cae la tarde visitan ‘el jardín de Escocia’. A veces se pasan horas delante de él, hablando un lenguaje que me imagino que solo ellos entienden.

—¿Borja que hacéis allí tantas horas Mercurio y tú, delante de las flores? —le pregunté un día.

—Amos blndo urio yo on aballo ñeño celo (estamos hablando Mercurio y yo con caballo pequeño en el cielo)—.

A mi amigo Borja, con síndrome de Down, y a su inseparable poni Mercurio.

WillyManuel Vilreales

Esta entrada fue publicada en Historias y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a La historia de Mercurio

  1. Teresa Botelho dijo:

    Que linda história!
    Fez-me chorar e acreditar ainda mais q a simplicidade e bondade dos animais, encontra-se e confunde-se com seres especiais a que alguns chamam deficientes, mas que são apenas a imagem verdadeira e mais pura do amor!

    • Duende dijo:

      Siempre suelo leer las historias varias veces, con eso quiero encontrar las sensaciones que me transmiten, cuando leí tu historia por primera vez el sentimiento era una mezcla de ternura y tristeza,, esa sensación que a todos nos produce un ser indefenso tratado injustamente, o mejor dicho maltratado, Mercurio aquí representa a todos nuestros amiguitos que cada día, cada hora, e incluso me atrevería a decir cada minuto, son maltratados de un modo u otro, abandonados e incluso masacrados por la mano del que se cree fuerte y con el derecho de hacerlo, pero a medida que avanzaba pude ver la esencia que empañaba esa tristeza, me cercioré del sentimiento de esperanza de un mundo mejor, un mundo donde existen la conexión de las almas, Mercurio y Borja, dos almas puras que se encuentran, se reconocen, se esperan, y ya nunca se separan porque el amor puro siempre es eterno.

      Felicidades, aunque creo que ya te felicité en mis sueños, vuelvo a hacerlo, porque tu historia invita a soñar, y gracias, porque sólo un alma noble puede hacernos sentir algo tan bello.

      Un saludo.

  2. fatima dijo:

    estimado amigo, no se si tu historia es una ficción casi real (pues me consta que ha habido muchos mercurios que no tuvieron tanta suerte) o si lo que nos narras aquí ha sucedido realmente asi pero me ha llegado al alma y he tenido que llorar al leerlo porque da, lo mismo que verguenza ajena, dolor ajeno, duele escuchar siempre cuanto sufrimiento tienen que soportar unos inocentes de la mano del cruel depredador humano. preciosa historia, con tanto cariño escrita, no se quien eres pero en tu pecho golpea un corazoncito XXXXL y te felicito por ello, que nada te cambie, recibe un abrazo desde aqui. fatima

  3. Willy dijo:

    Gracias Fatima, la historia es real, como la vida misma, las minas existen, ya están cerradas, Borja es un gran amigo mio, es un chaval con sindrome de Down y Mercurio, (el segundo Mercurio, existe) este es mas feliz. Tantos y tantos Mercurios como dices que son y han sido maltratados por solo estos que nos llamamos “personas” y nos creemos mas superiores a ellos……cuanta injusticia; solo sabemos hacer sufrir a los semejantes.
    Si lo deseas puedes tambien leer MINA y DONDE ELLOS VAN, CREO QUE TE GUSTARAN.
    Gracias de nuevo
    Gracias de nuevosi es vi

  4. Rosa Candel dijo:

    La historia es muy conmovedora y emocionante. Los animales nos devuelven con creces el cariño que les damos e incluso nos regalan bien por mal. Pero en esta ocasión quiero rendir mi pequeño homenaje de admiración a todas las personas que trabajan con la infancia que tiene alguna discapacidad psíquica porque requiere una gran vocación y un elevado espíritu de entrega y compromiso.
    Un besico para el monitor y para su amigo Borja, para Mercurio muchas caricias.

  5. chema dijo:

    Es realmente conmovedor. Cuando el cariño es de verdad las emociones que se porducen van más allá de lo entendible.
    Por qué será que para generar estos ambientes mágicos siempre nos hace falta un animalamigo ?

  6. MALENA RINALDI dijo:

    esta historia la terminè de leer, llorando, porque tengo un ponny, y aunque sea bièn tratado y lo amamos, pensè en el sufrimiento de tantos caballitos. que no tuvieron la suerte de èl, y quisiera que nunca nos deje, que MI VIDA NO TENDRÌA SENTIDO SI ME FALTARA ALGUNO DE MIS TANTOS ANIMALES !

  7. Pilarica dijo:

    La relación de niños especiales con animales es muy estrecha, muy íntima. Desde hace unos años se efectúan terapias a través de los animales, especialmente significativa es la equinoterapia. Una vez más se pone de manifiesto la aportación benéfica de los animales al ser humano, incomparablemente superior que a la inversa. De hecho, y como ejemplo nos sirve este precioso, pero triste relato, la historia nos revela el aprovechamiento del animal por parte del hombre hasta límites de esclavitud, tortura y sadismo.
    Willy nos expone el blanco y el negro, el yin y el yang, la bondad y la maldad, el dualismo en la naturaleza humana: por un lado, los explotadores, los maltratadores, las personas sin escrúpulos, sin corazón; y por otro, los bondadosos, los empáticos, los ángeles blancos, que son capaces de reparar los daños producidos por los primeros.
    Conmueve este tipo de historias, que no son un cuento cualquiera, que tienen alma, que despiertan emociones, y cuyos personajes son reales, de carne y hueso, porque esos ojos, los de Borja, me son conocidos, me recuerdan a alguien con quien este año he tenido la oportunidad de cruzarme.
    Gracias autor por tu sensibilidad y por regalarnos estas cosas tan bonitas.
    Pilarica

  8. Marti dijo:

    Un relato que rebosa sensibilidad y ternura por las cuatro costados, o debería decir lineas, con una gran lección aprendida. Por un total rechazo a todas las formas posibles de maltrato a los débiles. Gracias Willy.

  9. Ana belen dijo:

    Muchas gracias Willy, qué relato más precioso.

  10. Miguel Angel dijo:

    Hola soy Miguel conozco a varios de los personajes de este maravilloso relato, Borja que es mi hijo y al autor Manolo el cual me precio de llamarle amigo.
    El relato versa sobre dos inquietudes de Manolo, los animales domésticos y las personas con especificidad intelectual con los cuales se ha relacionado y trabajado profesionalmente.
    La narración es efectiva y efectista al contribuir la misma a la sensibilización y visualización de dos de sus preocupaciones, el maltrato y la exclusión social, algo que consigue plenamente.
    Yo termine de leerlo con una lagrima resbalando por mi mejilla, creo que a muchos le habrá pasado igualmente.
    ES UNA PEQUEÑA POESÍA PARA CORAZONES SOLIDARIOS.

  11. angela díaz espino dijo:

    una historia muy bella muy buena descripción y brotan los sentimientos puros de niños y personas buenas… me encantó…gracias por brindarme este placer de leer cosas tan lindas-

  12. Teressa dijo:

    Que historia mas bonita. A veces pienso que los animales y solo algunas personas especiales tienen el corazón que a otr@ nos falta y son esos ojos los que nos transmiten la bondad a cosas a las que damos la espalda y llegamos a hacer oídos sordos aunque las veamos nosotros mismos u otros nos las cuenten.

  13. Conchi Guerrero dijo:

    Es impresionante la historia.
    Historia que deberian de leerlos todos y los niños mas ya que tenemos que concienciar a todos los peques de como ha de tratarse a todos los animales.
    Que son animales de acuerdo pero tienen mas corazon que mas de una persona.
    me ha encantado.
    Y espero leer mas sobre los animales.
    Son todo amor y lo unico que te piden es un poquito de comer y unas caricias . Solo eso y nos dan a cambio mucho mas.
    Me encantan.
    Enhorabuena.

  14. Camila dijo:

    Impresionante y conmovedora historia, una prueba más de que los “animales” son los unicos que devuelven bien por mal y los unicos que dan su amor incondicionalmente.
    Tu labor es muy encomiable Willy, gracias a personas como tú jamás se perderá la esperanza de que alguna vez en un futuro, la gente cambie, la codicia, el egoismo, la intolerancia y la maldad por algo tan hermoso como es el amor a la vida y a todos los seres que habitan en este planeta.
    Gracias por enseñarme el blog, me ha encantado
    Un cordial saludo…….
    Camila. (Nochedeestrellas)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *