El “canto de cisne” taurino es hispalense

Maestranza de Sevilla vacía

A la Sevilla taurina no le van bien las cosas y la pérdida de abonados continúa desde hace cinco años. Eduardo Canorea y Ramón Valencia, responsables de la empresa Pagés, que administra la Maestranza, no pueden invertir esta tendencia y su gestión tiene muy cabreado al mundo taurino.

Siguiendo la prensa especializada, sabemos que la tauromaquia pasa por la más grave crisis de su historia

¿Qué han hecho Canorea y Valencia para poner patas arriba la tauromaquia hispalense?

Muy sencillo: acciones  lógicas que pretenden rentabilizar el mercado taurino. Me atrevo a decir que como experiencia piloto en Sevilla, para extenderlo después al más amplio mercado estatal y en fin, internacional.

Siguiendo la prensa especializada, sabemos que la tauromaquia pasa por la más grave crisis de su historia. Un hecho que se intenta paliar pasando el  cruel festejo taurino desde el Ministerio del Interior al de Cultura, incrementando el número de premios y subvenciones, declarando esta barbaridad, que es la tauromaquia, como Bien de Interés Cultural, etc. Medidas que hace 30 años ni se planteaban porque, sencillamente, no eran necesarias.

plaza toros vaciaEl mercado taurino siempre ha dependido  de la ayuda de las Administraciones públicas para su funcionamiento. Por un lado, el Estado debe fomentar a nivel cultural esta salvajada y por otro, financiarla con dinero público. Sin embargo, la sociedad española ha evolucionado y asumido ciertos valores que son incompatibles con un espectáculo tan cruel y sangriento como es el taurino. Desde el punto de vista cultural la tauromaquia tiene la batalla perdida salvo que el español vuelva a los tiempos de Curro Jiménez, cosa que, en principio, no es deseable.

En consecuencia, el mundillo taurino sólo tiene una opción: hacer de la tauromaquia un espectáculo rentable. Ajustar la enorme oferta a la exigua y decadente demanda. 

El taurino no puede aceptar que su afición sea dirigida por las leyes del mercado pues es la fiesta nacional y por tanto, los recursos nacionales deben estar a su servicio

Entonces, si ambos empresarios buscan “asegurar” el futuro de la tauromaquia ¿Por qué los taurinos están tan rabiosos? 

Es una tradición que la tauromaquia esté mimada por todas las Administraciones del Estado. Se ha fomentado la creencia de que su existencia y supuesta necesidad trasciende todos los principios creados por el ser humano. Para los taurinos su afición es algo que está fuera de la realidad, es una suerte de secta, con sus ídolos y santos. Todo en torno al producto taurino se viste de luces, con su propio lenguaje, valores, estética, etc. de difícil comprensión por el observador objetivo. En este contexto, el taurino no puede aceptar que su afición sea dirigida por las leyes del mercado pues, en su falaz creencia, es la fiesta nacional y por tanto, todos los recursos nacionales deben estar a su servicio. Y claro, pasan estas cosas:

“Ramón Valencia observa en la Maestranza que, aún con el cartel de “Sin billetes”, porque se han vendido todos, se generan pérdidas por importe de 96.000 euros”.

Canorea y Valencia han puesto las cartas sobre la mesa, unas cartas nefastas que, indirectamente, anuncian el fin de la tauromaquia. Ese es su pecado frente a la algarada taurina, pues ellos también lo son.

JR ArriazaJuan R. Arriaz

Esta entrada fue publicada en Tauromaquia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El “canto de cisne” taurino es hispalense

  1. Javi Navarro dijo:

    Como muchos dicen…. el miedo cambia de lado. Gran articulo.

  2. Isabel dijo:

    QUE SE JODAN DE UNA PUTA VEZ. ASESINOOOOOS!!!

  3. Ana Maria dijo:

    Psicopatas, primitivos, fanáticos y retrasados mentales hay en todas partes lo que es , sin duda, una pena. Lo que no tiene perdón y carece de lógica es que se fomenten, animen y subvencionen las fantasias estramboticas con fondos públicos. Yo estaría a favor de que se dirigieran fondos (que ahora se utilizan para subvencionar los delirios primitivos de algunos ciudadanos) a la seguridad social para rehabilitar a todos aquellos que sufren esas patologías y que los fondos ahora utilizados para satisfacer sus impulsos neuróticos se utilicen en programas de rehabilitación, civismo, programas educativos, cursos de auto-estima y de respeto a otros seres vivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *