Solos

perro chenil

Esta mañana es uno de esos momentos en que me pesa el recuerdo de los olvidados. En este caso, de un sector de los olvidados que he visto lo suficientemente de cerca como para no poder olvidarlos. Hay muchos más olvidados, y siento que tengo que hacer aquí mención de ellos para que, al menos por un momento, sean recordados: las víctimas colaterales de guerras en las que intervienen “nuestros” gobiernos, las víctimas colaterales de la ganadería, las víctimas más directas de negocios a los cuales pagamos, y un sinfín más que, esta es parte de la tragedia, ni yo ni muchos otros mencionaremos ni recordaremos.

Esta es una responsabilidad compartida entre muchos, pero en general tiendo a pensar que no podemos o no debemos ni negar esa responsabilidad ni atribuirnos más de la que nos toca.

¿Dónde puedo sacar la convicción para ir a un chenil de una fría protectora, mirar a los ojos confusos y asustados de un animal sin hogar, pensar “No te preocupes, estoy trabajando por ti”, y seguir mi camino?

Así pues, volviendo a aquello que no desaparece de mi cabeza esta mañana, todo ha comenzado con un sueño. He soñado con Mora, una gata que, siendo un cachorro, mi hermana cogió de la calle un día de lluvia en el que estaba maullando bajo un coche, y que acabó por tener un lugar privilegiado en mi corazón. Al despertar he pensado en ella y en todos los animales a los que les falta una familia, y tengo un nudo en el estómago que me lleva acompañando desde entonces. No trabajo apenas con animales sin hogar en gran parte por egoísmo. Quiero hacer muchas cosas en mi futuro cercano que no podría hacer si un perro o un gato o un niño convivieran conmigo. Por otra parte, tengo el consuelo de que, con una gran proporción de estas cosas que quiero hacer y no podría hacer si un animal estuviera a mi cargo, contribuyo (o lo intento) a que ellos y otros animales estén mejor. Desde bien joven tengo tendencia a tomar la vía teórica y general en muchos aspectos, y uno de ellos es el trabajo con los animales. Dedico más tiempo y esfuerzo a trabajar por ellos en global y a largo plazo, y muchas veces a hacer trabajo teórico. Suelo pensar que, si este trabajo, junto con el trabajo de muchas personas más, da sus frutos, no habrá tantos animales abandonados que visiten mi memoria en algunas mañanas.

Pero en días como hoy me pregunto de dónde puedo sacar la convicción para ir a un chenil de una fría protectora, mirar a los ojos confusos y asustados de un animal sin hogar, pensar “No te preocupes, estoy trabajando por ti y otros como tú”, y seguir mi camino dejándolo ahí con un futuro incierto. No puedo hacerlo sin sentir un nudo en el estómago y en mi espalda el terrible peso de la parte de responsabilidad que me corresponde en algo tan horrible. Eso es que algo falla. Algo falla en mi espalda o algo falla fuera de ella para que yo sienta ese peso y tantos y tantos animales sigan solos. Quizá si todos dejásemos de mirar hacia otro lado, si aceptásemos nuestra parte de responsabilidad, no habría, en cheniles y en otros lugares, tantos animales olvidados, confusos, asustados y solos. Terriblemente solos.

Goizane Butrón

Esta entrada fue publicada en Maltrato animal y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Solos

  1. M. A. Grau i Abadal dijo:

    Cuanto dolor, cuanta lucidez, en esa carta. Era como si tuviera una mente gemela y eso me conforta un poco… Toda mi vida, ellos, los animales que comparten conmigo la tierra, son mi luz y mi dolor sin tregua…

  2. Teresa Botelho dijo:

    Linda!
    Acho q não és só tu a sentir essa responsabilidade. Olho todos os dias os meus 3 cães e 15 gatos e penso como me sinto inútil nesta luta. Eles e os q já partiram, tiveram amor, casa e boa comida, mas os outros? Aqueles a quem dou comida na rua e que não posso recolher, por falta de espaço, de forças e de tudo? Estarei eu bem neste mundo de injustiças, ou apenas alguém q um dia partirá com tão pouco trabalho feito?
    A nossa voz não vence as barreiras da indiferença humana e continuarão os touros nas arenas, o olhar triste dos q foram abandonados, os velhos sós, as crianças sem pão, os mortos das guerras, enquanto espero um mundo melhor e morro sem o ver…

  3. Manuel ( Willy) dijo:

    Hace unos dias escuchaba a un juez “que hemos cambiado demasiado rapido en muchos temas, en solo treinta años de democracia, y eso no es nada” la mentalidad de esta querida España nuestra en relacion con los animales no puede cambiar si no hay gente como tu, como otros muchos otros que luchan por ellos, si no protestamos cuando se subvenciona el asesinato de animales por esa mal llamada ” fiesta nacional” se vuelve al pasado con la caza del jabali, etc, etc, y recortan en la sanidad y mil cosas mas………bendito pueblo este que lo permite y calla. Nuestro; tu trabajo debe ser a largo plazo pero constate, y ya veras como lo conseguiremos, la pena es que mientras seguiran asesinando y abandonado a muchos inocentes a manos malvadas, de esas “personas que se llaman civilizadas”: nos costara treinta años o mas, pero ya veras, vereis, como lo conseguiremos con constancia y trabajo.

  4. Marian dijo:

    Los animales abandonados están también dentro de mi cabeza, siempre; cuando voy conduciendo no puedo evitar buscarlos por los campos, los pueblos por los que pasó, las carreteras, incluso miro los árboles con el temor de encontrarme con algún galgo agonizando! Tengo el alma hecha trizas por lo que diariamente leo, veo y siento. Todo esto afecta mucho mi ánimo y me siento culpable por no poder ayudar a todos los que nos necesitan. Continuamente me enfrento a gentuza que maltrata a sus animales, que los tienen encerrados solos día y noche y aún te dicen si preferirías que los abandonarán. Se me parte el corazón. ¿Cuándo nos daremos cuenta de que la vida de cualquier animal es tan mportante como la nuestra propia? Sólo me anima saber que cada vez parece que hay más gente luchando por sus derechos, como tú, amiga Goizane. Millones de gracias a ti y a todos los que son como tú.

  5. Inma dijo:

    Que cierto todo lo que dices.

    Es una injusticia tan grande y que te hace ser impotente.

    Yo quiero ser optimista y pensar que somos muchos los que nos importan. Muchos por hacerles la vida un poquito más dulce.

    Los que sabemos leer en sus ojos vemos el perdón.

    Ellos son seres sobrenaturales y estoy segura que sienten compasión por nosotros.

    Intentemos que sus vidas dejen de ser horribles por culpa de personas miresables. Entre todos conseguiremos que todo este genocidio quede atrás.

  6. Cristina bedera dijo:

    creo que Dios privó de la sonrisa a todo animal, porque sabía que frente al ser Humano, pocas veces encontraría motivos para emplearla. Sin embargo los dotó de una inusual intensidad en su mirada, para poder agradecer con ella el remedio que ante su injusto trato, una selección privilegiada de humanos, los dotados de sensibilidad, pone a sus males. Una intensidad lo suficientemente sutil como para que los cabestros, los depravados y los indiferentes, no puedan disfrutarla.

  7. lalo segovia dijo:

    La justicia tendria que ser mucho mas severa con toda esta gentuza cobarde que decide maltratar a los animales indefensos y que darian la vida por defender a sus dueños. No puedo entender tanta falta de sentimientos y sensibilidad, mas que en un pueblo de cavernicolas, su cobardia tenia que corregirse a base de hacerles a ellos lo mismo que ellos hacen a los demas.

  8. Javi-afiliado pacma- dijo:

    Está claro que los animales sacan lo mejor de ti! te sientes humana!

  9. marina dijo:

    Me gusta lo que has escrito porque eres SINCERA, RESPONSABLE y COHERENTE. No te flageles, haz lo que sepas hacer bien y haz lo que puedas de verdad hacer. Suena a poco, pero es mucho. Es mucho mejor que no hacer nada de nada por ellos. Pienso que la crisis económica tiene mucho que ver, si la gente no tiene dinero para pagar una casa, ni para tener hijos, evidentemente no tendrá mascotas. Los animales sufren más aún la crisis. Si tod@s aportamos nuestros esfuerzos, cada uno en su posibilidad, para ayudar a los animales y para forzar a que este Sistema socio-político y económico se humanice, seguro que tod@s saldremos ganando. Tenemos que echar a los corruptos, a los que viven del Pueblo como garrapatas, verás como mejoran las cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *