Libertad y respeto para el toro

él no quiere irEn España, las encuestas son claras y demuestran que existe una mayoría de personas que estamos en contra de la tauromaquia. A pesar de los esfuerzos por ocultar esta barbarie entre capas de cultura, arte y sofisticación, cada vez somos más los que vemos la cruda realidad, la que se muestra clara e inalterable, la que nos enseña con violencia como los toros son torturados terriblemente, como agonizan y finalmente, encuentran la paz con la muerte. Nacen para vivir unos minutos de horrible sufrimiento, mientras su torturador es jaleado para que acabe con una vida que nunca poseyó.

Sin embargo, últimamente se ha extendido, como si de un virus se tratara, un pensamiento equivocado que se muestra falsamente complaciente con las personas animalistas o antitaurinas. Como si nos perdonasen la vida o nos permitieran seguir respirando, los taurinos más adelantados aseguran que nos respetan, en realidad no lo hacen, pero no paran de repetirlo. ¿Por qué? Porque saben que la contraprestación llega con veneno, es decir al proclamarse los abanderados del respeto, nos piden que respetemos en este caso la tauromaquia -aunque se podría extender a otros ámbitos donde los animales son masacrados- y la libertad que tienen ellos para apoyar estas actividades carentes de ética y repletas de crueldad.

debate Silvia BarqueroEvidentemente los señores con los que Silvia Barquero ha tenido que compartir plató en multitud de ocasiones lo reducen a una cuestión entre humanos y lo que es peor confunden a muchos, o bien les ofrecen un lugar cómodo donde posicionarse, es decir les proporcionan un argumento que no es válido para declarar que no les gustan los toros, pero igualmente asegurar que respetan a los que sí defienden esta tortura. Debemos avanzar y no quedarnos en el antropocentrismo, ya que aquí los únicos que carecen de respeto y son privados de su libertad son los toros. Animales a los que también se les desposee de su derecho a la vida y a no padecer sufrimiento.

Es necesario posicionarse en este tema que no admite ni grises ni matices, si detestas las corridas de toros y nunca acudirías a ver como torturan a un animal: eres antitaurino y si disfrutas viendo como salpica la sangre de toros y caballos en las plazas: eres taurino. En este asunto es necesario decantarse por una de las dos opciones anteriores, mientras que la indiferencia y la falta de pronunciamiento frenan el proceso de consideración hacia todos los animales en España, al mismo tiempo que evitan que las leyes se endurezcan y por supuesto, ralentizan la consecución del fin de la tauromaquia.

Elisa BlancoElisa

Esta entrada fue publicada en Tauromaquia y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Libertad y respeto para el toro

  1. joaquin dijo:

    sigo manteniendo , que los que matan con bombas o a punta de pistola son asesinos ,ni terroristas ni nada que se le parezca , el toreo es tortura ,por lo tanto los toreros y sus simpatizantes son torturadores ,noo taurinos ,TOR TU RA DO RES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *