La excusa rural

rifleEl otro día me crucé con un sujeto en mitad de la nada. Iba con mi bici, pedaleando por el campo, cuando un tipo con su rifle, fusil, escopeta o lo que sea, se cruzó en mi camino. Tenía aparcado, en mitad del sendero, un gran todo terreno de última generación. Junto al arma principal, portaba una mira telescópica de sofisticada tecnología, capaz de matar un ratón a miles de metros de distancia. Por supuesto, portaba un GPS portátil para orientarse y estaba hablando por la Blackberry.

Este es uno de esos personajes que llaman “urbanos” a los animalistas, cuando censuramos sus salvajadas como cazadores. De personajes como este elemento indigesto, los campos y pueblos de España están plagados. Casitas rurales con antenas parabólicas, TV de último modelo, internet, coches de prodigiosa cilindrada, ropas de marca a la moda, portátiles, móviles que cuecen habas, etc… y luego resulta que son taurinos, cazadores o matarifes de cualquier pelambrera que justifican sus atrocidades por no ser “urbanos”.

El mundo rural español inició su declive con el desarrollismo de los años sesenta y setenta del siglo pasado. Algo muy reciente en nuestro país. Por este motivo, una amplia capa de la sociedad tiene su infancia o juventud en el ámbito rural. Sus descendientes, nacidos en la ciudad, pueden disfrutar de las virtudes rurales los fines de semana, vacaciones y fiestas de guardar. Para el habitante urbano actual no es desconocido el mundo rural, salvo en contadas excepciones.

Sin embargo, el matarife en general nutre esa oposición entre mundo urbano y rural a su antojo. cabezas de ciervosPrimero, porque la oposición es artificial. Dado que ambos mundos, el rural y el urbano, son manifestaciones humanas, la sociedad puede, si quiere, potenciar las virtudes de ambos mundos y limitar los defectos.

Segundo, porque el matarife de turno sólo procura legitimar su maldad. Así, no tiene problemas en llevarse la ciudad al campo el fin de semana mediante objetos, tecnología o moda, para torturar o matar animales y sin embargo, se deja en casa “supuestos” valores urbanos, como el respeto y la consideración hacia las otras especies.

Su cinismo es crítico cuando acusa al censor del maltrato animal de “urbanita” y se potencia, geométricamente, al abusar de la “ruralidad” para justificar la tortura y muerte de animales. Como si “lo rural” fuera argumento ético.

En realidad, sólo es una excusa más, como la tradición, para dar rienda suelta a perversiones que no tienen cabida en una sociedad global, civilizada y sobre todo Humana, que poco tiene que ver con los pueblos o ciudades.

J.R. Arriaza

Esta entrada fue publicada en Caza y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a La excusa rural

  1. Daniel Pulgar dijo:

    Excelente artículo J.R., una vez mas mostrando la realidad desde el prisma de la logica y la responsabilidad.

  2. Javi dijo:

    Como siempre, un excelente artículo de J.R.

  3. Ivan Lopez dijo:

    Me ha encantado J.R.

  4. Diego dijo:

    Excelente, coincido plenamente. Muchos de esos sujetos vienen de otros paises a Argentina y por unos dolares o euros los dejan hacer desastres. Tambien tenemos infradotados locales, por supuesto. Saludos!

  5. nico dijo:

    muy bueno

  6. Rebeca dijo:

    Sé de lo que habla, yo vivo en un pueblo, y ayer mismo vi cómo perseguían a un cervatillo con sus súper escopetas y súper perros con GPSs. Y no puedes decir nada, ¿eh?

  7. Helena dijo:

    Exacto, encima a callar, porqué ellos, los asesinos, son los señores de la Tierra, que pueden hacer lo que les sale de las narices -casi siempre el mal- pero que no soportan la censura. Son despiadados, para ellos matar es un placer. Me imagino a ese pobre cervatillo ….

  8. David dijo:

    Verdades como puños. Caza abolición!!

    Saludos!!

  9. Lenste dijo:

    Está claro. Pero te falta un punto en tu comentario. Independientemente del dinero que mueve todo esa masacre ante indefensos animales, herbívoros a más señas (criados y cebados para las fechas señaladas). La parafernalia orquestativa que conlleva esos “safaris”, no sé, te digo que te falta algo en tu epístola. Parece un escrito mas bien vengativo de alguien al que han echado de la manada por pusilánime. Si admites una crítica, te falta profundidad. Mucha profundidad. Y esto de urbanitas sigo sin verlo. Gracias por tu atención.

  10. charo dijo:

    Los que dicen que la caza es deporte, que jueguen al futbol o a otro deporte, porque hay muchos para escoger.
    Los toreros si lo que les gusta es hacer figuritas y enfundarse en un traje para que se les note el paquete, que hagan ballet.
    Las señoras que dicen que necesitan pieles para el frio, que se compren una manta zamorana.
    Los que dicen que es cultura, que estudien que falta les hace.
    Los que tienen como diversión matar y maltratar animales, que se diviertan en el cine o bailando o jugando al parchis.
    Para todo a opciones sion dañar.

  11. Ramon dijo:

    Si tanto les gusta matar a animales indefensos , que se dediquen al air-soft que tambien se dispara y no muere nadie.

  12. Andrea dijo:

    Hola,
    que se puede hacer para pararlo? Se puede recoger firmas para impulsar una ley?
    Donde hay que presentarlo? Qien se apunta para cambiar algo?

  13. LAS MUJERES QUE USAN PIELES POR QUE ES “ABRIGADOR´´ Y LAS HACEN MAS BELLAS??? CUALQUIERA A NADIE LE HACE VER BELLO CON UN ANIMAL MUERTO ENTRE TU CUERPO! LOS TOREROS POR QUE NO SE VAN AL CIRCO A PAYASEAR! LOS CAZADORES,POR QUE NO SE MATAN ENTRE USTEDES? POR QUE FUERON A CAZAR“BESTIAS SALVAJES´´ SUPUESTAMENTE SON PARA ELLOS,YO NO USO PIEL NI LOKA,AMO A LOS ANIMALES YSIEMPRE LO ARE,JAMAS ABANDONARIA A UN ANIMAL EN MI VIDA,Y SOLO EN EL ASADO DE LOS DOMINGOS Y COMIDAS NADA MAS CON CARNE ME GUSTA DESPUES TODO WUAKALA XP

  14. Virginia dijo:

    Caza STOP ¡

  15. MAIKA dijo:

    TODOS LAS PERSONAS INHUMANAS QUE DISFRUTAN Y DEFIENDEN QUITAR LA VIDA A OTROS, SON SERES ABERRANTES, SADICOS PSICOPATAS, QUE NO NOS ENGAÑEN, ESTAN PODRIDAMENTE ENFERMOS DEL ALMA, NO APORTAN NADA BUENO, AL CONTRARIO, MAL KARMA SIN DUDA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *