Mujeres y toros: la vergonzante historia del subyugo masculino

Laura Triviño

Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *