La tauromaquia no es maltrato animal (I)

ViñetaA pesar de que vivimos en el siglo XXI hay mucha gente que considera las corridas de toros como un acto ajeno al maltrato animal. Recogiendo firmas para la iniciativa “No al maltrato animal”, en relación al endurecimiento de las penas por este tipo actos– iniciativa que apoyan asociaciones como Equanimal, Animanaturalis, entre otras muchas y el partido PACMA – topé con una de estas personas.

Tras la lectura del manifiesto que acompañaba la hoja de firmas decidió apoyar la iniciativa. Al cabo me preguntó si este asunto afectaba a las corridas de toros. Le comenté que no, aunque maticé que por pura hipocresía legal pues la tauromaquia no se reconoce como tal y es, obviamente, un acto de maltrato y tortura animal de los más sangrantes.

Para mi asombro afirmó que desde su punto de vista, no era un acto de maltrato animal. Aún me sorprendo – iluso de mí- de la facilidad con la que la gente despacha varas de medir distintas en virtud del colectivo al que pertenecen los afectados. Para esta persona, pinchar, romper, desangrar a un pobre cachorro de perro es un acto de maltrato y tortura, pero si se ejerce contra un toro, no lo es.

A continuación apunto algunos hechos que me hacen pensar que las corridas de toros no sólo son un acto de maltrato, sino también de tortura, simple y llana a un animal – a pesar de los matices que apuntan los cavernarios, que siempre caen en lo tendencioso y ridículo, con altas dosis de cinismo, del estilo: no es tortura, porque no se pretende sacar información al toro con ello-. Hechos tan básicos que para muchos resultará estúpido tener que repetirlos, pero hemos de aceptar que no todo el mundo tiene el tiempo suficiente para reflexionar un mínimo.

Primero. Hecho Histórico: La tortura y el maltrato animal no es compatible con la civilización y así se manifiesta con el posicionamiento social frente a tales actos.

La tradición taurina, como tantas otras tradiciones a lo largo y ancho del planeta: ablación femenina, sociedad de castas o estamental, intolerancia religiosa, pena de muerte, esclavitud, explotación infantil, etc… posee raigambre en la historia de la humanidad. Es un hecho que apuntan los taurinos y tienen razón: la tauromaquia es casi tan antigua como la historia escrita. Incluso más que las luchas de gladiadores, a tenor de las representaciones plásticas minoicas.

Durante ese amplio período de tradición taurina, unos humanos regalaban a otros cómodos tratamientos para la salud: decapitación, hoguera, potro de tortura, horca, crucifixión, despellejamiento…, raro, en este panorama de libertad y justicia, que alguien se preguntara por la moralidad que esta ancestral tradición taurina tenía y tiene para los toros.

El propio Descartes afirmaba que los animales eran máquinas y que las muestras de dolor que manifestaban cuando los rajaban vivos, para contemplar las entrañas en funcionamiento, no eran más que actos reflejos. Aún quedaba algún tiempo para que Darwin nos reconcilibienvenido a Españaara con nuestra esencia animal – como veremos luego- y afortunadamente, el filósofo francés no ha pasado a la historia por su corta agudeza en este terreno.

Imbuido del espíritu liberal del momento y contra los atavismos del Antiguo Régimen, en noviembre 1785 Carlos III prohíbe las corridas de toros en España, aún antes que esa otra tradición tan española que fue la Inquisición (abolida con Napoleón y las Cortes de Cádiz).  Fernando VII, poco amigo de la libertad y representante de la España reaccionaria vuelve a legalizarlas, tanto las corridas de toros como la Inquisición.

Es nuestra España, como no podría ser de otra manera, ya decía Lope, mucho antes:

No te falta razón , que esta fiesta bruta sólo ha quedado en España y no hay nación que una cosa tan bárbara e inhumana si no es España consienta.”

El 22/12/1929, dado el carácter cruel de la fiesta, se prohíbe la entrada al ruedo de los menores de 14 años (también al boxeo). Curiosamente, mediando repúblicas y dictaduras, en 1992 el Ministro socialista Corcuera, el de “la patada en la puerta”, gran aficionado a los toros, volvió a permitir la entrada de menores en estas plazas de tortura y depravación.

En 1823 se prohíben en Chile, “porque no son propias de costumbres civilizadas” – como indicó Manuel Salas, el político artífice de la abolición-, En 1899 se prohíben en Argentina. A finales de 2010 se inicia el debate al más alto nivel para su abolición en Colombia y Ecuador (donde ha triunfado rotundamente la prohibicion frente a los actos de crueldad y muerte contra los animales). Por no hablar de las muchas ciudades antitaurinas que salpican el planeta: Barcelona, Tossa de Mar, Coslada, Sesato, La Vajol, Olot, Calella, Castrillón, Carrizal, Baños, etc…

En fin, la propia dinámica social, con el paso del tiempo, no opera a favor de esta aberrante tradición por una sencilla razón: la crueldad no tiene cabida en una sociedad libre y civilizada, a pesar de los esfuerzos de los ultramontanos y atávicos en sentido contrario. El fin del sector taurino, en crisis permanente, sólo se retrasa por las persistentes ayudas públicas que recibe de los diferentes gobiernos, locales, autonómicos o estatales, al margen del color político que gobierna. (Continuará)

 J.R. Arriaza

Esta entrada fue publicada en Tauromaquia y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a La tauromaquia no es maltrato animal (I)

  1. gonzalo asuncion dijo:

    solo un minuto del sufrimiento que cualquier animal padece en sus carnes, bastaria para que los pro taurinos, supieran lo que es verdadera tortura, y para que estos pseudo racionales, se dieran cuenta de las maravillas que ellos quieren para los toros,y las autoridades en vez de propagar la TORTURA, propagasen mas la CULTURA, pero la de verdad.
    Todos esos bastardos a los que les gusta maltratar a un animal, cual es el verdadero deporte, que practican en casa……¡¡¡¡¡a quien maltratan!!!!. Pues eso pobre familia…

  2. carolina dijo:

    que desgracia que apesar de todo lo que hacen por nosotros todavia consideremos los animales como basura.
    sera que si ponemos dos toreros en la arena y uno le chuza al otro lo consideran crueldad?por que llamar animal al toro sy mas animal es aquel que participa en este acto de injusticia contra esta bella bestia.que ignorantes somos al creer que esto es arte.

  3. Vivo en California, donde las leyes son mas duras en cuanto a maltrato Animal, donde el amor por los animales se manifiesta mas abiertamente, aunque no es el paraiso al menos existe la cultura y compasion a los indefensos…España, Mexico, Colombia son considerados por esta sociedad como primitivos, indigenas sin sentimientos, donde el maltrato es parte de la cultura…Siento decir que lamentablemente se tiene un pesimo concepto de los pueblos en especial de habla Hispana por este tipo de manifestaciones criminales y salvajez…Yo se que todos no estan de acuerdo con estas salvajadas, pero como se le explica a una cultura diferente, con Idioma diferente que esto es una tradicion? Yo no puedo encontrar justificaciones, me lo pueden explicar los jueces y el jurado que voto a favor de este abuso criminal????

  4. Pavel dijo:

    Asi es amigo, en Chile en 1811 a petición de este visionario y humanista Manuel de Salas se implantó la “Ley de Vientre” que proclamaba que todo hijo o hija de esclava nacido o nacida en territorio chileno nacía libre, se prohibió además ingreso de más esclavos a territorio nacional, coincidentemente en 1823 junto con prohibir las corridas de toros se abolió definitivamente la esclavitud…
    Excelente articulo, espero leer pronto lo que sigue…

  5. carmen dijo:

    esta tradición es de enfermos mentales, la gente que va a presenciar este tipo de actos, no se diferencian para nada a los que acudian a los circos romanos a ver morir a personas,ese tipo de gente es una ignorante y analfabeta,no tienen ningun tipo de educación y deberían estar encerrados en manicomios como poco,seres vivos que permitan y disfruten de algo asi SON UN PELIGRO PARA EL RESTO!!!!!!

  6. Ruth dijo:

    En que momento dejamos de evolucionar y seguimos en un coliseum de la epoca romana!en inmoral disfrutar del maltrato y todor de los animales y más regocijarse llamandole “fiesta”.

  7. charo dijo:

    El rey Carlos III El Ilustrado, prohibió las corridas de toros. El Rey Fernando VII, las volvio a admitir. Solo hace falta ver las trayectorias de los reinados de los dos monarcas, para saber como es un antitaurino y un taurino. ¿y el actual? ¿será un Ilustrado? ¿será un Fernando?……….es taurino.

    • Jhjhe dijo:

      Estou totalmente en cotrna do maltrato animal. E o dos toros, coido que e9 un bo exemplo (non o fanico). Expledcome: facer da festa nacional a morte lenta dun toro e9 algo cruel. El non elixiu morrer lentamente. Para os que defenden os toros, imaxine1devos que forades vos o toro. E que un deda decidin matarte pero non pola veda re1pida senf3n lentamente e facendo de tal acto unha festa. bfA que sereda cruel? Evidentemente hai me1is formas de maltrato animal. O de pf3r de exemplo o dos toros e9 porque se fala da festa nacional . Se xa os dicedan os Mecano nos 80, onde criticaban esta festa.Un safado a tod@sCarpe Diem

  8. Paisano dijo:

    Esto solo tienen un nombre: CRIMINALES !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *