El día que mi vida cambió

Recuerdo el cerdo, las gallinas, los conejos y los pollos de un amigo y vecino de la infancia. Pasé tardes enteras jugando con ellos, especialmente con el cerdo. Observándole desde la puerta de su pocilga, metiéndome a escondidas a rascarle la panza… descubrí a un amigo diferente. Era muy pequeña, y en mi mente fueron años los que estuve jugando con él, aunque hoy no sabría asegurar si efectivamente fue tanto tiempo.

Sin embargo, recuerdo como si fuera ayer el día en que fui a verle, una tarde más, y no estaba. El día en que me contaron (como se le cuenta a una niña de 9 años) que mi amigo el cerdo había muerto para que otros se lo comieran. Corrí, lloré, llegué a mi casa y prometí no volver a comer carne. Me consolaban diciéndome que no me preocupara, que a él no me lo iba a comer. Sin embargo, mi argumento más inocente fue que comiéndome otros cerdos tal vez me estuviera comiendo a los amigos de otras personas.

Ese pequeño golpe en mi vida (pequeño porque luego aprendí, con el tiempo, que mi amigo el cerdo era solo uno de tantos y tantos millones…) fue suficiente para empezar a plantearme otra forma de vida. Suficiente para empezar a ver un filete con otra cara. Suficiente para empezar a creer que si es posible vivir sin matar, no hay por qué hacerlo.
Y desde entonces, poco a poco, conociendo, viendo, leyendo, aprendiendo… llegó un día en que jamás volví a comerme a otro animal.

A pesar de que no concibo vivir de otra manera, entiendo a aquellos que siguen comiendo animales. Los entiendo porque ellos todavía no han sufrido un golpe en su vida que les haga cambiar, porque ellos quizá no hayan mirado fijamente a los ojos de un animal al que se van a comer. O, tal vez,  porque mirar a otro lado, querer obviar lo que sucede, es una forma más de ser feliz.

Respeto a todas y cada una de esas personas porque durante años yo también comí animales. Porque todos podemos despertarnos cualquier día y querer cambiar nuestra vida. Porque confío en un mundo diferente con personas capaces de ver en el resto de animales una vida a la que respetar.

Solamente aquel que ha vivido la sensación de comerse a otro animal pueda, quizá, dejar de hacerlo algún día.

Laura Duarte

Esta entrada fue publicada en Historias y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a El día que mi vida cambió

  1. Jaimefg dijo:

    Me parece una historia estupenda y además creo que a muchos les ha podido pasar algo así. Estoy contigo en que todos podemos despertarnos algún día. Ojalá no sea demasiado tarde para el resto de especies con las que compartimos este planeta.

  2. Gemma dijo:

    Yo hice un trabajo de etica en el colegio, escogí el tema ” Animales en granjas de consumo”, aquella decisión cambio mi vida totalmente. Visite varias granjas, y me horrorice al ver con mis propios ojos como vivían ( si se puede llamar así ) aquellos pobres cerdos, terneras…como les obligaban a comer continuamente para engordar, como separaban a las crias de sus madres al nacer y como los trasladaban al matadero. Las miradas de aquellos animales se quedaron grabadas en mi memoria. Nunca mas he vuelto a comer carne de un animal y no me arrepiento.Sigo luchando para q esas condiciones mejoren y la vida de todos los animales sea digna, nos queda un largo camino pero entre todos lo podemos conseguir. Un abrazo! Gemma.

  3. Creo que esta es la forma más natural de empatizar con el resto de especies. Igual que la mejor forma de acabar con el racismo es relacionarse con personas de otras razas a corta edad, etc.

    Sin embargo, se nos enseña que los animales son sucios, objetos, peligrosos, etc…

    Salud.

  4. dana dijo:

    me ha encantado tu historia, a mi me paso igual, pero con el camión de los cerditos, me quedo fijamente mirando hasta que algún día me pegue una leche!!!! pienso que caritas de felicidad, salen a un exterior a respirar aire puro y se creen que eso es lo mas, y van a directos a su muerte, aún que para un cerdo el mejor día de su vida es la de su ejecución!! por que vivir como viven no es vivir!!! desde hace ya un año que no como ningún mamífero!! tengo mucha empatía con ellos, ahora me falta dejar el pollo y estaré totalmente limpia de conciencia, he de reconocer que no es fácil por q nuestra sociedad nos ha encaminado así, pero siempre puedes conseguir una manera diferente de vivir y yo esa manera la quiero, la cosa no se trata de imponer, se trata de informar y concienciar hasta que llega el día en que tu empatia es tan grande que no concibes el meterte en la boca un ser como el que te ha mirado a los ojos algún día pasado!!! yo me siento mucho mejor!!!

  5. Paula dijo:

    Lo cuentas muy bien.
    Pero si yo me preguntase si el ser humano, el ser humano en general, todos los seres humanos, serían capaces de dejar de comer carne, ojalá me equivoque, pero la respuesta es claramente no.
    Por eso creo que deberíamos centrarnos, independientemente de la opción del veganismo, que es ideal, en conseguir que los animales que de hecho van a ser sacrificados para la alimentación humana, tengan una vida lo más digna y satisfactoria posible, y una muerte no traumática. Porque eso si es posible.

    • J.R. Arriaza dijo:

      Así es. Con que se acabara con la explotación industrial intensiva, se sustituyera por una ganadería tradicional – extensiva- y se extendiera el 50% de la dieta vegetariana habríamos dado uno de los mayores pasos en la historia de la humanidad. Y lo más importante, creo que este si es un objetivo viable en el medio-largo plazo.

      Salud.

  6. Sara dijo:

    Estoy totalmente de acuerdo contigo Laura. Yo llevo unos 10 años sin comer carne y unos 5 sin comer pescado y estoy mejor que nunca. No entiendo como la gente es capaz de disfrutar comiendose un filete. Yo personalmente prefiero disfrutar de su presencia.
    Y si que creo Paula que el ser humano pueda vivir sin carne. Cuesta, pero si realmente amas a los animales se puede conseguir.

  7. dalia dijo:

    no puedo contar los animales por los que he llorado y pedido a dios que los ayude ya que solo con mi vos lamentablemente no puedo hacer nada y menos con mi bondad porque estamos rodeados de seres humanos muy malos que parecen maquinas andantes y viven solo por su interes es triste cuando creces y te das cuenta de la realidad de la vida y lo peor que te sientes tan impotente porque los que tienen el poder son incapaces de levantar la mirada para ayudar o impedir que cosas malas sucedan ellos solo se limitan a seguir un horario y rutina de vida y llenarce de riquezas sin importar lo que suceda alrededor soy una mas que grita por la libertad de aquellos animales en general encerrados y utilizados por seres sin escrupulos por su puro interes … tambien doy mi vos por aquellos animalitos maltratados y la caza salvaje de pobres animales y solo pensar que lo hacen por divercion nisiquiera es por comer da pena decir que son gente …. rezo cada dia y si algun dia puedo hacer algo mas creo que seria muy feliz ayudando a cada animalito del mundo …

  8. Graciela Canop dijo:

    Con todo lo bichera que soy, debo reconocer qwue aún como carne.
    He visto las caras de las vacas que trasladan en los camiones jaulas y no pu edo mantener la mirada, es más doy vuelta la cabeza, no quiero verlas, es penoso, pero lo más grave es como dice Paula, deberían tener una vida lo más agradable posible y digna y evitar la muerte traumática
    El caso de los pollos es patético, les cortan el pico, les cortan los párpados, para que siempre estén comiendo y despiertos mas esas luces que tienen que no se apagan nunca, realmente no es V I D A

  9. concha Motta dijo:

    Querida Laura, estoy preparando un Web Site dedicado al mundo del perro y anumales en general, he leído tu articulo y con tu permiso lo incluiré en alguna sección sobre
    “Conciencia Animal”.Está muy bien escrito y transmite realmente ese sentimiento que muchos tenemos.Gracias.

  10. clara dijo:

    Me ha gustado muchísimo. En mi caso son semanas. Siempre me han gustado muchísimo los animales, pero hace solo unas semanas que gracias a las redes sociales empecé a informarme de lo que realmente está pasando con tantas y tantas especies, maltratadas de alguna manera por los humanos. Me produce tantísimo rechazo que pretendo cambiar mi dieta y echar una mano en lo que pueda a las asociaciones comprometidas con todos lo seres vivos.
    Se que va a ser complicado, mucho, porque encima te tratan de loca o exagerada (los que no quieren saber), pero poco a poco, se que puedo hacerlo, porque QUIERO

    • Así es. Las redes sociales – el acceso a la información – están haciendo sucumbir el viejo orden, amparado en el oscurantismo. Una masa ignorante es fácil de controlar. El fenómeno 15-M, ¡que acaba de empezar!, es buen ejemplo de ello. La divulgación de la tortura a la que están sometidos millones de animales – y personas – está cambiando conciencias.

      Todo cambio tiene un antes y un después. Antes del cambio nos llaman locos, después, ejemplos. Y el cambio es imparable…

      Salud.

  11. juan medina dijo:

    se puede decir más alto pero no más claro,

    bravo Laura !

    lo comparto en Facebook

  12. ivan dijo:

    Buenas.. yo llevaba ya meses reflexionando sobre la posibilidad de dejar de comer carne tanto mamiferos como aves, lo cierto es que esa posibilidad siempre habia estado abierta en mi vida, cercana, creia que era mas justo y etico, pero nunca llegaba el momento del cambio.
    Pues bien el año pasado despues de verano ya tome la decisión de dejar de comer carne, lo haria despues de las navidades pasadas, e iria dejandolo poco a poco, primero dejaria de comer cerdo, luego la carne de vaca y por último aves, ya que nunca comi cordero ni otros mamiferos. El plan estaba trazado en un año dejaria de comer dichos animales. Pues nunca olvidare la fecha 14 de diciembre de 2010, esa tarde lluviosa de invierno estaba sentado en mi salón, navegando por internet, de pronto una pagina ( IGUALDAD ANIMAL), entro y veo : “la verdad de los mataderos” era un video.
    No creo que haga falta que cuente lo que alli vi, no es necesario. Estuve varias hora llorando, conmocionado por el horror que alli vi. Decepcionado profundamente con el ser humano y conmigo mismo. Como podia haber tardado tanto en tomar la decisión de dejar de consumir los productos de esos animales torturados y masacrados. Estupido me dije ( y alguna cosa mas que no creo oportuni comentar….), BASTA YA.
    A partir de esa tarde no como ningun mamifero ni ave, ningun plan elaborado para dejar paulatinamente el consumo de animales era ya necesario, todos eran lentos y mientras yo dejaba de consumir por ejemplo el cerdo habria terneritos o pollos sufriendo para que yo disfrutara de su sabor, sabor a muerte, sabor a horror.
    La semana que viene hara 6 meses que no como carne, la semana que viene hara que no disfruto de su sabor. La semana que viene hará 6 meses que disfruto de la VIDA.
    Nunca podre estar lo suficientemente agradecido a quien creo esa pagina web que visite por lo que ahora soy, por en lo que me he convertido, por las fuerzas que tengo ahora mismo para luchar por los animales. LA SEMANA QUE VIENE HARA 6 MESES…..

  13. Mary Brown dijo:

    Felicitaciones x tu nota!!! es absolutamente verdad lo que dices!!!!
    Siempre desde muy pequeña luchaba por los, cuando ponían una gallina muerta, horneada en el medio de la mesa, yo me retiraba y un día fui a la avícola Carrasco a comprar huevos con 8 años y se me dio por llegar hasta el final del edificio, y allí vi en el fondo como ponían las gallinas boca abajo en unos embudos y le clavaban un cuchillo, dejándolas desangrar vivas en una canaleta!!! Solo me sacaron lo peor de mí!!!mi furia e indignación quería matarlos a mis congéneres!!!! A los 9 años contra la voluntad de mi familia dejé de comer animales!!! pensé por mi culpa no morirá ningún ser!!! mi ejemplo ayudara a despertar consciencia a otros y promover los derechos de los animales y es lo que he hecho hasta hoy. Actualmente con 55 años, soy un ser privilegiado, no sufro de ninguna de las nanas que suele afectarse la gente!! Y lo mejor es que cuantos animales no han muerto x mi culpa en mi tan larga vida. Mi consciencia combina con mi actuar, entonces soy coherente. Antes era una aguja en un pajar, concurría a asados de compañeros de estudios, y cuando llegaban a mi les decía que era vegetariana, y eso me ayudaba a poder hablar y decir lo que pienso, buscando captar consciencia, ahora estoy rodeada de gente maravillosa que piensa y siente como yo. Todos contra el especicismo.
    DIOS TE BENDIGA!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *