¿Violencia o inteligencia?

basta de violenciaFue en los años 70 cuando los científicos comenzaron a estudiar el comportamiento de los
animales en su medio, en vez de tenerlos encerrados en los laboratorios, donde poco se podía analizar su comportamiento natural. Comenzaron los fundamentos de la etología moderna y hoy en día tenemos mucho adelantado.

Sabemos que los individuos que mejor sobreviven son aquellos que respetan su entorno, a los de su especie y a las otras especies con las que conviven. Individuos equilibrados, que saben medir su agresividad y que provocan el menor número de conflictos, resolviendo las situaciones difíciles de la manera más pacífica posible.

Es por eso que la herencia genética que guardamos dentro de nuestros cerebros en cuanto a patrones de comportamiento, el instinto, se rige por leyes de violencia mínima y no agresión al entorno de manera sistemática o compulsiva. Es por ello que ahora coexisten seres tan delicados como los corales, colibríes o mariposas con otros más fuertes o dotados de armas como venenos, colmillos y garras. Si hubiese sido la “ley del más fuerte“ ahora solo existirían sobre la tierra enormes seres dotados de colmillos, garras, venenos y corazas, luchando unos contra otros, o más bien, ya no quedaría ninguno.

Siempre puede nacer un individuo entre muchos, que se muestra más violento y carente de empatía y que por lo general durante un tiempo se hace dueño del clan o grupo social. Este tipo de líderes lleva el caos a su grupo. Pero llegado un punto, lo que se ha visto es que el clan se rebela contra el violento, en una especie de amotinamiento consiguen desterrar o incluso dar muerte a este bruto que les ha sometido por la violencia durante un tiempo.

alto al maltrato animalSabemos que hay un estrecho vínculo entre el maltrato a los animales y la violencia de género, el maltrato infantil y otras formas de violencia interpersonal. Está demostrado que ser testigo directo del maltrato a los animales puede conducir a futuros comportamientos violentos hacia otras personas. Alimentamos así el ciclo de la violencia a través de la insensibilización y de la imitación y un mundo que consiente el maltrato a los animales es un mundo menos seguro para los seres humanos.

No estamos demostrando ser muy inteligentes divirtiéndonos con espectáculos violentos. Cuando el objetivo de todo ser es vivir lo más tranquilo posible y evitar situaciones de peligro.

Marta Jimeno

Esta entrada fue publicada en Etología y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¿Violencia o inteligencia?

  1. Elena dijo:

    Si la especie humana se guiase por la inteligencia, respetase su entorno, a su propia especie, y a otras especies, nuestro planeta tendría futuro. Esta en nuestras manos conseguirlo. No al maltrato animal!

  2. J.R. Arriaza dijo:

    Este argumento me parece muy poderoso:

    “Es por ello que ahora coexisten seres tan delicados como los corales, colibríes o mariposas con otros más fuertes o dotados de armas como venenos, colmillos y garras. Si hubiese sido la “ley del más fuerte“ ahora solo existirían sobre la tierra enormes seres dotados de colmillos, garras, venenos y corazas, luchando unos contra otros, o más bien, ya no quedaría ninguno.”

    Magnífico artículo.

    Salud.

  3. Jaimefg dijo:

    Como dice Peter Singer en su clásico “Liberación animal”, que acaba de reeditar Taurus, si los mataderos tuvieran paredes de cristal la mayor parte de la gente sería vegetariana. Ya que esas paredes no van a ser así jamás lo que hay que hacer es informar para que se sepa el sufrimiento que hacemos pasar a otros animales para nuestro simple beneficio. Una manera de concienciar, desde luego, es escribir tan bien como lo hace Marta Jimeno. Ánimo y a seguir la lucha.

  4. Milo dijo:

    Tranquilidad, por favor!!! Cualquier acto de violencia ante cualquier ser vivo por uno racional indica la necedad del individuo. La libertad de uno empieza, cuando acaba la del otro, en ese caso, cuando me molestas o me dañas, consciente o inconscientemente estar robando por derecho lo que a cualquier ser vivo se le regala cuando nace, su libertad.
    Si un ser vivo, daña a otro, ( y no estoy hablando por supervivencia en plan Leona contra Ñu ) sino de seres q tienen la posibilidad de razonar sus actos, nuestro deber como seres que quieren evolucionar, es mostrar o enseñar a los que no son capaces de verlo o sentirlo, que la autentica felicidad no se encuentra en actos de violencia, sino de paz, amor y respeto para todos los seres vivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *