¿Por qué Derechos para los Animales?

¿Por qué Derechos para los Animales?

La primera vez que alguien se enfrenta al termino “Derechos para los animales” suele reaccionar con cierta curiosidad y estupor.

vaca

En las sociedades del primer mundo, los derechos básicos han sido conquistados hace ya algún tiempo. Así el derecho a la libertad, a un juicio justo, a la salud, a no sufrir vejaciones o malos tratos, el derecho a la integridad fisica y moral… están consagrados por parte de los poderes del estado como los pilares desde donde se proyecta el resto del desarrollo social. Tanto los estados como los individuos que vulneran estos principios son, como mínimo, sancionados moralmente.

Pero en cambio, cuando hablamos de los animales, ciertos derechos básicos se nos antojan muy lejanos aún.

¿Qué reclamamos cuando pedimos “Derechos para los animales”?

  • Derecho a la vida.
  • Derecho a la libertad.
  • Derecho a no sufrir.

Creo que nadie juzgará como un atrevimiento la aspiración de que a los animales -capaces de sentir placer y dolor como nosotros y cuyas vidas son lo único que poseen- les sean concedidos estos tres derechos básicos. Y somos nosotros los que les hemos de conceder, haciendo algunos pequeños cambios en las rutinas de nuestra vida diaria. Pero en algunos casos, la vulneración de estos derechos es tan indigno y brutal, que se hace necesario que la ley ponga fin a ciertas prácticas, fiestas o tradiciones, donde el sufrimiento, y muchas veces la muerte de los animales, son los protagonistas.

Como decía Gandhi, “El nivel moral de una nación se puede medir por el trato que dispensa a los animales”. Es hora de elevar ese liston moral.

 

Esta entrada fue publicada en Derechos, Especismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Por qué Derechos para los Animales?

  1. Jose Luis Sanchez dijo:

    La empatia debe ser el motor que nos mueva a un cambio sustancial en nuestras relaciones entre humanos y animales. Así mejorara nuestra sociedad y podremos construir un mundo mas justo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *