El circo de Wert

Wert riendo

Hace ya algunos días se inauguró en el Teatro Circo de Albacete el I Congreso Internacional de la Tauromaquia. El ínclito ministro de cultura Wert y Dolores de Cospedal, en calidad de presidenta de la Comunidad de Castilla La Mancha, hacían los honores en la inauguración.

El señor Wert dijo que le gustaría españolizar a los alumnos catalanes. Parece que también está dispuesto a “torear” a toda la sociedad española

De rotundo fracaso se puede considerar no solo la sesión inaugural sino cada una de las tres mesas redondas que se celebraron para debatir no se sabe muy bien el qué. Si alguien se pregunta el sentido de tal despliegue de medios y en qué dirección iban encaminados los esfuerzos en llevar a parte de la primera plana del gobierno español a semejante evento, no encontrará fácil respuesta.

Si hubiera o hubiese alguna, sería rebatida de inmediato con los pobres datos de asistencia. Es decir, el poco o nulo interés que demuestra actualmente en nuestra sociedad algo tan primitivo como el mundo de los toros. Desde muchos foros, no solo antitaurinos, se viene denunciando el empeño de algunos en sujetar un cadáver muerto de cara a la galería. Albacete, tierra de toros, le dio la espalda al evento con una asistencia irrisoria. El Teatro Circo dispone de una capacidad de 1.200 personas, mientras que la media de asistencia a las mesas redondas, que debían de ser como el fútbol de interés general, fue de 300. En las taquillas de la corrida, acto estelar del Congreso, se colgó el cartel de “Agotadas”. Eso sí, la asistencia fue floja. ¿Por qué? La respuesta está en el acto solidario del evento. El dinero recaudado iba destinado a asociaciones benéficas, con lo cual, muchas de las personas se inclinaron por hacer un donativo a instituciones como Cáritas o a un colectivo de religiosas que trabajan para desfavorecidos.

El señor Wert dilapidó un valioso fin de semana de su trabajo en un acto irrelevante. Visto lo visto, parece que los frentes que tiene abiertos con la sociedad española, con todo el arco estudiantil en pie de guerra y con una baja valoración como ministro, no le importan y/o no le interesan.

El señor Wert dijo, en una de sus frases que serán más recordadas, que le gustaría españolizar a los alumnos catalanes. Parece ser que también está dispuesto a “torear” a toda la sociedad española. Nuestro ministro de Cultura debería saltar a otros ruedos y enfrascarse en faenas de otro menester, al menos, debería lidiar en temas que realmente interesen a la sociedad española del siglo XXI. Puede que todavía no se haya enterado del cambio de siglo.

Olga García Olga García

Publicado en Política | Etiquetado , , | 2 comentarios

Bambú

Bambú

Érase una vez dos agricultores japoneses que decidieron plantar bambú en sus respectivos terrenos. Colocaron las semillas y, durante varios años, regaron pacientemente sin que los tallos asomaran por la superficie. Todo parecía estar igual que al principio. Uno de ellos, cansado de trabajar sin ver beneficios, desistió en el empeño. “Creo que nos hemos equivocado y que las semillas que plantamos no eran fértiles. Quiero obtener beneficios ya. Como este terreno es húmedo y por él pasa un río, dedicaré mi tiempo en remover de nuevo la tierra, construir un bancal en el que plantar arroz, que es lo que planta todo el mundo, y unirme a una cooperativa. Aquí el bambú no crece”, le dijo a su vecino. Sin embargo, este se encogió de hombros y volvió a la tarea de seguir regando con cariño la tierra en la que había plantado el bambú.

El PACMA está muy cerca de ver su bambú crecer hacia arriba: sólo hay que regar un poco más, como los más de 31.700 animalistas pacientes que lo han apoyado en los últimos comicios andaluces

Pasaron varios años más. El agricultor paciente seguía cada día trabajando con cariño una tierra aparentemente inerte, en la que no había rastro de vida. Mientras tanto, su vecino ya estaba sacando cierto beneficio al arroz que sustituyó por el bambú y aquí descubrimos que los japoneses también saben vacilar. “Mírate”, se burlaba, “ahí sigues esperanzado con el bambú y han pasado ya seis años y medio desde que plantaste las semillas. Eres un fracasado. Bien hubieras hecho en tener en cuenta mi opinión y decidirte por el arroz en lugar de seguir trabajando para nada”. Su vecino se encogió de hombros y siguió regando. Aunque, para qué negarlo, algo más fastidiado al ver que su humilde trabajo era cuestionado gratuitamente.

Lo que el agricultor paciente sabía y el impaciente ignoraba, pero estaba a punto de descubrir, era que el bambú japonés, como ocurre con los cambios sociales, crece durante sus primeros años de vida hacia abajo, dentro de la tierra; en las raíces, sin que nada esté sucediendo aparentemente desde la superficie. Pasada la friolera de unos siete años, ya ha construido una base suficientemente sólida para asomarse al mundo vertiginosamente y crecer unos 30 metros en sólo seis meses. Incluso es capaz, cuando se ha regado con paciencia y esmero, de estirarse un metro cada 24 horas. Cuando esto ocurrió, el agricultor paciente saltaba con alegría ante la mirada recelosa de su vecino.

El Partido Animalista – PACMA está muy cerca de ver su bambú crecer hacia arriba. El riego por goteo quedó atrás. La acertada estrategia política ha completado sus raíces para estirarse con fuerza y dar voz en las instituciones públicas a los que no la tienen. Sólo hay que regar un poco más, como lo han hecho los más de 31.700 animalistas pacientes que han apoyado a PACMA en los últimos comicios andaluces y todos los que lo hicieron en los anteriores. El objetivo está más cerca, pero los cambios sociales importantes entienden menos de atajos que de perspectiva y esfuerzo constante. Y en eso estamos.

Andrés Cardenete Andrés Cardenete

Publicado en Elecciones, Historias, PACMA | Etiquetado , , | 3 comentarios

Paredes de cristal

Mirada cerdo

Y finalmente el temido día llegó. Desde primero de carrera en veterinaria, sabes que tarde o temprano tendrás que ir. Nadie se escapa. Una vez dentro de la nave, con la bata, las botas y el gorro puestos, el veterinario nos explica su funcionamiento. Empezamos la visita guiada al matadero.

Paso mi mano por su cabeza, mientas él resta inmóvil. “Ya está pequeño, pronto todo esto terminará y dejarás de sufrir. Sé valiente”. Me aparto y miro hacia el cielo disimuladamente, para evitar que la gravedad haga caer las lágrimas por mis mejillas

Cruzamos anchos pasillos por los que los trabajadores empujan carros llenos de vísceras, carne y cabezas, hasta llegar a la sala de despiece. Gente trabajando en cadena, apedazando las medias canales de los animales que van llegando. Los observamos manteniendo cierta distancia; los cuchillos y las manchas de sangre sobre su ropa no nos invitan a acercarnos más. Sin embargo, el simple hecho de mirarlos desde lejos mientras trabajan nos produce una sensación bastante incómoda. El ruido de las máquinas y de los cuchillos mezclado con el de una pequeña radio a todo volumen impide escuchar el monótono tono de voz del veterinario. Hace frío y el olor no es agradable: queremos huir de allí. Aun así, me invade una sensación de indiferencia. Los estudiantes de veterinaria estamos acostumbrados a ver animales muertos y a practicarles necropsias: la sangre, las vísceras y los cuerpos descuartizados no nos causan impresión alguna –a excepción de la sala de los intestinos, donde el olor se hace siempre insoportable.

matadero de cerdosSalimos al patio de la nave y nos encontramos con dos camiones llenos de cerdos. Aquí, por donde salen del camión para entrar en los corrales del matadero, es cuando la mayoría de cerdos ven la luz del sol por primera y última vez en su vida. Pero hoy el cielo está nublado; ni siquiera podrán gozar de este pequeño placer. Me subo al camión para observarlos mejor y, como si de un acto reflejo se tratase, giro la cabeza de inmediato, apartándome. Luego vuelvo a mirar. No puedo creer que sea legal transportar animales de esta manera. Resulta que sí que lo es. Algunos cerdos restan de pie, moviéndose nerviosos; unos están encima de los otros; muchos manchados de vómito y heces; otros tumbados en el suelo, jadeando; hay animales con cojeras y fracturas y un par de cerdos muertos y aplastados. Me miraban y a través de sus ojos podía sentir todo su temor, estrés, incertidumbre y sufrimiento. No es necesario tener mucha sensibilidad para captar su expresión. Acerco mi mano y acaricio uno, mientras sigue observándome. Paso mi mano por su cabeza, orejas y hocico, mientas él resta allí, inmóvil. “Ya está pequeño, pronto todo esto terminará y dejarás de sufrir. Sé valiente”. Me aparto y miro hacia el cielo disimuladamente, para evitar que la gravedad haga caer las lágrimas por mis mejillas.

Mal Rojo

Mal Rojo

Dentro de los corrales, los animales tampoco gozan de más “lujo” y espacio. Siguen respirando estresados, mirando alrededor intentando comprender algo. Hay uno tumbado en el suelo, disneico y separado de los otros en un corral, con la piel llena de manchas rojas y moradas en forma de rombo. Sufre el Mal Rojo, una enfermedad contagiosa y zoonótica. Alzo la vista hacia los otros corrales y compruebo que no es el único con las mismas lesiones. Además hay uno con un prolapso uterino. No tiene buen aspecto. Veo a los cerdos más pequeños de lo que esperaba. ¡Todos tienen cara a bebé! Es normal: sólo tienen seis meses. La longevidad de un cerdo en estado salvaje es de unos quince años. Normalmente los sacrifican cuando pesan cien kilos, pero estoy segura que allí algunos no llegan ni a los ochenta. El veterinario nos dice que esta situación es normal aquí. Sigo sin poder apartar la mirada de los cerditos. Algunos chillan. Los acaricio.

Cerdo encerrado

Los trabajadores los empujan hacia el pasillo conduciéndolos a la cámara de gas, donde los aturden con dióxido de carbono. Todos se mueveMano ensangrentadan estresados; no quieren seguir adelante. Ya huelen la muerte. En grupos de seis entran en la cámara y un mecanismo cierra la puerta. Al cabo de unos segundos se abre la puerta del otro lado y los cerdos caen sobre una cinta transportadora, inconscientes, mientras un trabajador rápidamente los cuelga de una pata. La triste vida de estos cerdos termina cuando llegan colgados de patas arriba en la esquina de la sala. Allí les espera un hombre que, clavándoles un cuchillo en el cuello, hace que se desangren con rapidez. El veterinario hace que nos acerquemos a menos de medio metro para mostrarnos exactamente dónde hacen el corte. Un cerdo empieza a sangran más de la cuenta, como un aspersor, haciendo que su sangre termine encima de mi bata, botas y pantalones. No es agradable pero me mantengo firme. Hay compañeras que lloran y nos cogemos de la mano fuertemente.

Seguramente estos cerdos sufren poco justo en el momento de la muerte. De pequeños son destetados a los 21 días de vida, separados de su madre y juntados con lechones de otras cerdas, causándoles un trauma y provocando peleas entre ellos. Después viven confinados en salas durante el engorde, durante unos cuatro meses, para luego terminar apretujados en un camión y posteriormente degollados en el matadero. “Sí. Quizá matarlos de forma rápida y precoz es lo mejor que les puede pasar después de esta vida de mierda”, pienso resignada.

Canales cerdo

Seguimos el recorrido de los cadáveres. Ahora los escaldan para quitarles los pelos y les pasan llamaradas para terminar de depilarlos. Después les extirpan el recto, los abren y quitan las vísceras, poniéndolas en bandejas o colgándolas de ganchos que van circulando por la instalación. El veterinario nos hace seguirle y es difícil ir esquivando todos los órganos y las canales de cerdo, ya divididas en dos mitades. Me siento como con siete años, cuando visité por primera vez la casa del terror en un parque de atracciones.

“La inspección veterinaria se hace en este punto, pero debería hacerse antes, justo después de abrirlos. La ley prohíbe disponer de una manguera para limpiar las canales si están sucias de heces o fibrina, ya que tendrían que recortarse y decomisar. Pero ya ves, aquí tenemos una, porque a nadie le gustan las canaleCerdito pequeños recortadas; son poco estéticas. Además, las instalaciones son viejas, las plataformas donde se encuentran los trabajadores son inestables y resbaladizas, y la ventilación llega de los corrales hacia aquí. “

“Este matadero no pasaría un control europeo. Pero no pasa nada, a los carniceros locales no les importa nada todo esto. Lo que quieren es poder vender carne fresca cada día para ganarse la vida. Las grandes superficies sí que tienen controles de calidad internos que se tienen que cumplir. Y exportar ya es mucho más complicado, porque se requiere poseer muchos certificados de calidad.”

La visita termina donde ha empezado, en la sala de descanso. El veterinario termina explicándonos algunos aspectos legislativos mientras los empleados, aprovechando los pocos minutos de descanso que disponen, se zampan bocadillos de jamón, salchichón y bacón acompañados de patatas fritas sabor jamón antes de volver al trabajo.

Estudiante de veterinariaAnónimo 

Publicado en Especismo, Maltrato animal | Etiquetado , , | 7 comentarios

El caudal de la vergüenza

Cerdo asustado

El río Ebro, que es la cuenca con más cantidad de agua en España, sufrió un gran desbordamiento a principios de este mes de marzo que amenazó y azotó a varias regiones de Aragón, Burgos, Navarra o La Rioja, aunque las zonas más afectadas fueron los pueblos limítrofes a Zaragoza. Hubo pérdidas materiales cuantificadas en unos 25 millones de euros (según fuentes del Gobierno de Aragón, tal como publicó el diario El Mundo), pero también se perdieron más de 10.000 vidas de los grandes olvidados por el Gobierno y la Administración: los animales.

“Llegó un sábado de madrugada y por la mañana ya estaba todo cubierto de agua”

Las acumulaciones de intensas lluvias o los deshielos que caen en la cuenca del Ebro son los encargados de provocar estas repentinas crecidas de su caudal. “Llegó un sábado de madrugada y por la mañana ya estaba todo cubierto de agua” —dice Luz Navarro, activista del Partido Animalista (PACMA) en Aragón que ayudó a rescatar a los animales—. “Anteriormente habíamos tenido cuatro riadas no muy fuertes y la tierra ha sido incapaz de absorber el agua; el río ha tomado su anterior cauce y todo lo que estaba construido en él ha desaparecido”.

Los animales domésticos han sufrido consecuencias de la riada, pero los más afectados han sido los animales de granja. Olga García, coordinadora del PACMA en Zaragoza, asegura que no sólo han ayudado con el rescate, sino que han colaborado como voluntarios en diferentes aspectos: “En la recepción y difusión de solicitudes de ayuda, en la gestión y mediación de la Administración pública (servicios de emergencias), en la denuncia pública de la situación y necesidades o en la colaboración en solicitud de ayudas”.

Luz Navarro

Luz Navarro rescatando cerditos

Alrededor de 100 personas de diversas asociaciones han llevado a cabo todas estas actividades a pesar de que se han sentido solos “e incluso en ocasiones bloqueados por parte de la Administración”, afirma Olga, y algunos de los problemas reales que tuvieron fueron desde “la saturación de los servicios de bomberos, la falta de respuesta efectiva de las dependencias del Gobierno de Aragón o la falta de un protocolo de desalojo de animales en granjas”, hasta “insultos y amenazas con escopetas y azadas o la interceptación de nuestros coches y la imposibilidad de entrar en las zonas inundadas”. 

“A los animales de granja no les abrieron las compuertas y quedaron indefensos a pesar de que podían haberse salvado accediendo a zonas más altas”

Olga informa de que “los animales que más sufrieron fueron los que estaban en terrenos atados permanentemente y no se les liberó” o, como los animales dedicados al consumo en granjas, “a muchos no les abrieron las compuertas y quedaron totalmente indefensos a pesar de que, accediendo a zonas más altas, podían haberse salvado”. Las entrevistadas cuentan que es difícil determinar el número de animales a salvo, pero sí los que se han quedado por el camino: habiendo sido evacuados hasta 20.000 animales, más de 10.000 de sus vidas han sucumbido a las aguas del Ebro y a la indiferencia del Gobierno.

Olga García

Olga García

Los animales de granja han sido llevados a santuarios, los burros a El Refugio del Burrito (que está en Málaga y tuvieron que pedir recaudación a través de su Facebook para poder hacer frente al elevado transporte de los burritos, que superaba los 1.000 euros) y los perros y gatos han sido asumidos por las protectoras; si tenían chip identificativo se comunicaba a los propietarios, y si no, se procedía a su difusión por las redes sociales. Los voluntarios han estado operando por las localidades afectadas de la Ribera Baja y la Ribera Alta y hasta en zonas de la misma Zaragoza: Juslibol, Alfocea, Nuez de Ebro, Villafranca de Ebro, Remolinos, Monzalbarba, Padrilla, Utebo, Boquiñeni, Alfajarín o el barrio de La Almozara.

Olga y Luz coinciden en que lo que han echado de menos los activistas y voluntarios han sido herramientas y útiles a los que sus bolsillos no podían acceder, ayuda de las autoridades en lugar de mofas y desprecio, un protocolo de evacuación de animales, la colaboración por parte de los ganaderos, la falta de información (y en ocasiones información contradictoria que se ha trasladado a estos ganaderos), la capacidad de actuación de los servicios de emergencia y bomberos que no estaban autorizados a actuar en propiedades privadas o la falta de movilización oficial del Cuerpo de Voluntarios del Ayuntamiento de Zaragoza, “ya que la movilización de voluntarios ha sido un movimiento espontáneo de la ciudadanía sensibilizada con la protección animal”.

Vaca víctima de la riada

El desbordamiento ha demostrado que la única preocupación por parte de los que gobiernan es la económica, mientras ciudadanos de a pie se movilizaban para salvar vidas, “vidas que son muy importantes de manera directa o indirecta para todos nosotros”, asegura Luz, mientras Olga propone que “deberían tener en cuenta las vidas de los animales que han muerto sufriendo una agonía espantosa y reconocer los errores y trabajar en el camino que marca la sociedad en lugar de invertir nuestro tiempo y dinero en promover la tauromaquia y proteger la caza en nuestra tierra”. Tras llevar más de dos semanas rescatando animales creen que es probable que se vuelva a repetir un desbordamiento así, y Luz informa de que para mayo se ha previsto otra riada y hay granjas y pueblos que siempre sufrirán riesgo de ser inundados por su localización.

“Nos hemos sentido solos, pero más solos se han sentido los animales”

Este ha sido el caudal de la vergüenza y de los intereses por parte del Gobierno y de la Administración, y es duro leer, por parte de las activistas y otros voluntarios que estuvieron salvando vidas en el río sin ningún tipo de discriminación, declaraciones como: “Nos hemos sentido solos, pero más solos se han sentido los animales, sobre todo los de granja”.

Las últimas palabras de Ebro cerdos pacmaagradecimiento de Olga van para los voluntarios, asociaciones y  protectoras “por su energía, su disposición y su trabajo incansable que durante estos días han llevado a cabo para ayudar a los animales”, y las últimas palabras de Luz relatan lo que vivió, sobrecogida: “Jamás se me borrarán de la mente las imágenes que he visto estas dos semanas; jamás dejaré de escuchar los gritos de auxilio y de miedo de los animales ahogándose. Zaragoza olía a muerte, a dolor, a sufrimiento y llorará a partir de ahora cada 28F las más de 20.000 víctimas cuyos responsables jamás estarán en la cárcel, jamás dimitirán y siempre quedarán impunes”. 

Por último queremos agradecer a los ciudadanos su ayuda prestada así como a las siguientes asociaciones: Vegan Hope, Espolones, Adala, Amnistía Animal, Orejotas, Espazio Animal, Gaaz, Rescates Cortizar, Santuario Gaia, Santuario Wings of Heart, Santuario Compasión Animal, Leon Vegano, Refugio La Candela, Mino and Valley, El Refugio del Burrito, El Valle Encantado, PACMA o incluso protectoras más lejanas que han ayudado y difundido como ADDANCA, de Tenerife.

¡Gracias!

Lorena Vargas Tortosa Lorena Vargas

Publicado en Especismo, Historias | Etiquetado , , | 6 comentarios

Cazando Gigantes

Galgos

Siendo galgo corredor, me hallo loco y solo por la frialdad del hombre,
que alejado del bravío del Quijote, no se da cuenta de cuanto le he dado,
de cuanto me debe.
Puedo ser de mil colores, de raza pura y rudo pelaje, de tono atigrado o un podenco canela;
un ángel ligero que planea sobre finas patas.
Pero mi dueño, mi hidalgo, ya no me respeta.

Siendo galgo corredor, me torné en bufón, de aquellos que hacen del respeto por la vida una mera hoja en blanco, que destiñe,
como las manos impías de los que cargan con burdas armaduras para ajusticiarnos
por no ser lo suficientemente rápidos,
por no ser fieros, crueles, por dejarnos matar sin aferrarnos
a ningún tipo de lamento.

Se censura cuando yazgo ahorcado
y mis ojos vidriosos no consiguen terminar de concienciar a tanta gente
que se empeña en vernos como una herida abierta,
que no consigue terminar de suturar.
Yo he sido grande, yo no juzgo a nadie, me muestro fiel,
me muestro puro y el amor de la gente me hace extraordinario.

Y no clamo por un mundo más piadoso, sino por un mundo más tolerante.
No quiero seguir batallando con molinos de viento al sonido de un fusil,
anhelo menos cobardía en vuestros añoso argumento,
pues si seguís manchando nuestro nombre con la sangre de liebres y cuerdas,
acabareis viviendo sin experimentar la nobleza de un espíritu que convivió con reyes,
que se conforma con hacer feliz a un hombre bueno.

Siendo galgo corredor, llega mi Febrero.

Pilar Dominguez Pilar Dominguez

Publicado en Caza | Etiquetado , , | 9 comentarios

La Luz que se apagó

Radiografía Elaine

Radiografía de Elaine

La petición que hacemos desde la pequeña asociación de animales ADAP (Associació d’amics per la defensa dels animals del Penedès) es sencilla:

¡¡¡Basta a la masacre de los perros de caza!!!  

Era una situación muy difícil y teníamos dos opciones: estabilizarla y operarla, o hacerla dormir para que no despertara jamás

Comúnmente se cree que donde más se hace sufrir a los perros de caza es en Andalucía, pero no es así. El miércoles 28/01/2015 por la mañana recibimos el aviso de que se había visto un Beagle por la zona de Santa Margarida i els Monjos (Alt Penedès), en el barrio de Can Salines, que tenía un fuerte golpe en la cabeza por un atropello. Nos dirigimos rápidamente a la zona, donde estuvimos hasta las 21:00h. No tuvimos suerte. Una de nuestras voluntarias habló con varios de los vecinos del barrio donde dio su nombre y su numero de teléfono. Estuvimos varios días buscando y esperando recibir noticias de los vecinos del barrio.

Lo habíamos dado por perdido hasta que el lunes 02/02/2015 los Mossos d’Esquadra se pusieron en contacto con la voluntaria antes mencionada: le pidieron por favor que se dirigiera hacia allí lo más rápido posible para buscar al animal, que estaba fuertemente dolorido. Fue en su búsqueda y se quedó muy conmocionada: resultó ser una hembra preciosa. La pequeña Beagle tenía la mandíbula totalmente destrozada.

Corriendo se la llevó al centro veterinario colaborador en Vilafranca del Penedès, donde nos dijeron que tenía mal pronóstico, aunque allí poco podían decir. Necesitábamos un traumatólogo, así que nos dirigimos a un centro de Sitges, donde nos comunicaron que debían hacerle dos placas: una de cabeza y otra de tórax, pues debido al atropello debían mirarle todo el cuerpo. La sorpresa fue mayúscula cuando nos enseñaron la radiografía. Tan solo una radiografía, no necesitaban más: a la pequeña Beagle no la habían atropellado. La habían disparado con una escopeta.

Mandíbula Elaine

Mandíbula rota de Elaine

Una vez hablado con el veterinario de lo sucedido y viendo en las radiografías cómo tenía la mandíbula Elaine (la bautizamos con el nombre de Elaine que significa luz en griego), teníamos dos opciones: la primera era intentar estabilizarla y operarla para después quitarle la mandíbula inferior, donde ya nos comunicaron que sólo tenía un 10% o un 20% de posibilidades de sobrevivir y, si lo hacía, sería con una calidad de vida extremadamente baja (llevaba casi 6 días con la mandíbula destrozada, sin comer y sin beber. La pobre estaba exhausta). La segunda era la más dolorosa para nosotros: hacerla dormir para que no despertara más.

Viendo a la pequeña y los pronósticos, nos decidimos por la segunda opción. Con toda nuestra pena y dolor en el corazón dormimos a Elaine, entre cariños, susurros y todo el amor que le pudimos dar. La misma Luz se apagó.

No queremos que la historia de Elaine pase desapercibida. La gente debe denunciar estos hechos y pararlos a tiempo. Basta ya al maltrato animal; ellos no tienen culpa de que haya gente (por llamarla de alguna manera) que sean unos insensibles.

Alba Tomsen-Valdec Alba Tomsen-Valdec

Voluntaria ADAP

Publicado en Maltrato animal | Etiquetado , , | 24 comentarios

‘Guau! qué perros’, la nueva aplicación para adoptar animales

Perro en adopción

En España se sacrifican más de 150.000 perros y gatos adultos por falta de adoptantes. Hemos mejorado en los últimos años respecto al maltrato animal, pero seguimos estando en un lugar lamentablemente retrasado en comparación con otros países desarrollados: desde abandonos masivos hasta sacrificios también masivos en las perreras. Por todo ello y más es importante crear una conciencia de adopción entre los ciudadanos y, por supuesto, siempre dentro de una adopción responsable. El PACMA lleva desde sus inicios intentando solventar este problema y personas como Darío, nuestro entrevistado, aportan su granito de arena para conseguir llegar a una situación más justa con los animales.

Darío López Padial

Darío López Padial

Darío López Padial, un ingeniero informático de 25 años y natural de Granada, ha desarrollado Guau! qué perros, una aplicación gratuita para Android orientada a ayudar a perros en adopción o perdidos a encontrar su hogar.

Esta aplicación permite listar y añadir perros en tres categorías: perros en adopción, perros perdidos y perros encontrados. Los usuarios podrán ver y añadir perros en cualquiera de estas categorías y hacer búsquedas filtrando los resultados por provincia, raza o sexo del animal, así como compartirlos en las redes sociales de forma cómoda y eficaz.

Gracias a esta aplicación y con un simple click se podrán buscar, añadir y compartir perros en las redes sociales

Su creador asegura que la idea surgió en una reunión informal de amigos (no informáticos), tras buscar en los principales mercados de aplicaciones y darse cuenta de que ninguna trataba la adopción o la pérdida de perros. La tarea más difícil: saber difundir y hacer entender a la gente el potencial que puede llegar a tener para ganarse la confianza de las asociaciones y protectoras.

Pregunta. ¿Crees que es necesaria la existencia de esta aplicación?

Respuesta. Creo que sí, solo hay que analizar las cuentas de Facebook o Twitter de cualquier asociación o protectora de animales, tienen muchísima actividad. Esta aplicación les puede ayudar a difundir sus perritos de un modo más cómodo: con un simple ‘click’ estarán compartiendo perros en esas redes sociales, y no solamente los suyos, sino que pueden compartir los de cualquiera y ayudar así a otras asociaciones o particulares.

P. Explícanos su proceso de difusión.

R. En el afán por dar la máxima difusión, cada vez que un perro es añadido a la plataforma automáticamente se tuitea en la cuenta de Twitter de la aplicación @guauqueperros y se publica una entrada en la página de Facebook ‘Guau! qué perros’. Además se ha incluido recientemente un botón “Compartir” para facilitar que cualquiera pueda dar difusión a un perro mediante su cuenta de Twitter, Facebook, Whatsapp, correo electrónico, etc. No hay excusa si lo que se quiere es aportar un granito de arena con la situación de los animales perdidos o abandonados.

Darío afirma que su creación ha tenido buena acogida entre los usuarios: el hecho de leer valoraciones o comentarios muy positivos por redes sociales de personas totalmente desconocidas lo impulsa a seguir haciendo mejoras cada día. Por ejemplo, y como le demandan mucho por la red, esta aplicación aún no cuenta con la inclusión de gatos y otras mascotas, pero con el aumento de descargas que va teniendo todos los días será la próxima gran característica.

P. ¿Cómo te sientes después de haber creado esto que servirá de gran ayuda, tanto para los animales como para las personas?

R. Me siento animado, espero que sea útil haciendo encontrar compañía a perros y personas. No suelo ser consciente en todo momento de si es útil o ha ayudado a alguien, pero despierto cuando llega uno de esos comentarios por redes sociales o un email en el que alguien te agradece de corazón todo el tiempo y esfuerzo dedicado. Es una sensación buenísima.

Aunque siempre ha habido mascotas en su casa, ahora vive solo y no tiene ninguna porque no puede comprometerse. Aun así está seguro de que acabará adoptando un peludo muy pronto; asegura que no podrá resistirse después de observar tanto la aplicación.

P. ¿Por qué crees que es importante incrementar la adopción de perros en España?

R. Creo que no tiene sentido tratar a seres vivos como mercancía, que su precio ascienda o decrezca según su raza, el color de su pelaje o su edad. Hay personas que usan sus perros como “máquinas reproductoras” para enriquecerse… A veces la sociedad da miedo. Además, en la mayoría de los casos no adoptar a un perro significa dejarlo morir. Varias son las fuentes que apuntan que diariamente existen miles de sacrificios animales sólo en España.

P. ¿Qué esperas de esta aplicación? ¿Ha dado, está dando o crees que dará los resultados que esperas?

Guau! qué perros

Guau! qué perros

R. No es fácil contestar a esta pregunta. Nunca se sabe cuál es el techo de una aplicación que podría usar cualquier persona en cualquier país, pero hay que ser realista: lanzar una herramienta útil y gratuita al público no garantiza que vaya a ser masivamente usada. Quizás el desarrollo de la aplicación sea menos complejo que el hecho de saber difundir y hacer entender a la gente su potencial. Hasta el momento son muy pocas las asociaciones que se están tomando en serio el uso de la aplicación para difundir sus perros, pero esto cada día está creciendo.      

P. La aplicación es para Android… ¿Hay noticias para iOS?

R. El principal problema es la imposición por parte de Apple a los desarrolladores de aplicaciones iOS, obligándolos a usar sus productos si quieren compilar una aplicación iOS. Apple, no contenta con esta imposición sobre los desarrolladores, también pone trabas a aplicaciones pequeñas o de bajo coste exigiendo el pago de 99 dólares cada año a los desarrolladores que quieran publicar aplicaciones en su mercado de aplicaciones Apple Store. Esto no quiere decir que no vaya a haber aplicación para iOS. En las próximas semanas se decidirá en función del número de usuarios alcanzado.

Darío cree que los políticos que gobiernan y han gobernado hasta ahora no están demasiado sensibilizados con los derechos de los animales y argumenta que “problemas reales como abandono y el sacrificio de perros podrían ser mitigados con políticas de planificación en la reproducción de animales domésticos, campañas de sensibilización sobre esterilización o adopción, etc. Ideas coherentes existen, pero la voluntad de llevarlas a cabo, hasta ahora no”, así como que carece de sentido que una televisión pública emita programas dedicados al toreo.

P. ¿Qué opinas del Partido Animalista – PACMA?

R. Vivimos en una sociedad ignorante, que sufre carencias de valores humanos. Una gran parte de esta sociedad trata a los animales como desechos, y otra gran parte lo ve tan natural que asusta. Existen herramientas que puedan actuar como megáfono para concienciar al mundo y creo que PACMA es una de ellas. Junto con asociaciones o protectoras de animales sois héroes del día a día, aportando ideas, llevando a cabo acciones y dando voz a los sin voz. El futuro dictará sentencia y cuando miremos atrás espero que sintamos vergüenza. Esto significará que hemos despertado. En gran parte gracias a vosotros.

Darío es un ejemplo de solidaridad al dedicar sus conocimientos para ayudar no sólo a los animales, sino también a las personas. Nos ha demostrado que cualquier individuo en su disciplina puede servir de apoyo a cualquier causa siempre y cuando se haga con ganas y desde el corazón.

En el PACMA estamos agradecidos por que gente así se sume a nuestra causa: la defensa de los Sin Voz.

¡Gracias, Darío!

Lorena Vargas Tortosa Lorena Vargas

Publicado en Educación en el Respeto | Etiquetado , , | 10 comentarios

La suerte de Suerte

Suerte sangrando en el coche

Suerte durante su traslado

A Javier se le atragantan las palabras mientras habla con nosotros: “Tenemos una nueva emergencia, ¡y ya no sabemos ni como acudir! Estamos desbordados, hemos pasado ya nuestro límite, pero, ¿cómo vamos a dejar a esta pobre tirada?”

Tenemos una nueva emergencia, ¡y ya no sabemos ni como acudir! Estamos desbordados, hemos pasado ya nuestro límite, pero, ¿cómo vamos a dejar a esta pobre tirada?

Poco a poco, con la voz trémula por la emoción vivida hace poco, nos va contando como ha sido el rescate: “Hemos recogido a esta preciosa galga, de mirada perdida, que ha sido atropellada en la Carretera de Palma del Río, a la altura de la Urbanización Azahara y muy cerca de una conocida barriada marginal de Córdoba. La hemos llamado Suerte, no por la mala suerte que ha tenido este pobre animal de nacer galgo, no por la mala suerte de haber sido abandonada y atropellada, sino porque ha tenido la SUERTE de haber sido rescatada con vida; por la suerte de, si supera sus heridas, tener un futuro que antes no tenía”.

Odiamos tener que poner este tipo de fotos, pero es la maldita realidad que nos encontramos y no la podemos maquillar. Ojalá no tuviéramos que publicar nunca más algo así.

Suerte en la camilla del veterinario

Suerte en la camilla del veterinario

Suerte ha sido atropellada, está en estos momentos en el hospital veterinario de Córdoba siendo atendida por  sus graves heridas. Tiene neumotorax, muchas heridas, una pata rota y daños internos graves. De momento está sedada y están trabajando para estabilizarla.

Sabéis, los amigos que nos seguís, que Galgos del Sur está en una situación crítica. El fin de la temporada de caza está desbordándonos de casos de maltrato y abandono. Estamos comidos por las deudas, con muchos más animales de los que podemos mantener, sin apenas apoyo (desde luego cero apoyo institucional) y sólo os tenemos a vosotros. Nos da vergüenza seguir pidiendo, pero si apenas hemos salido de la última no nos da tiempo a levantar cabeza. Y no podemos mirar a otro lado ante casos como el de Suerte.

Cuando recibimos un aviso de emergencia nunca nos paramos a pensar en cómo lo vamos a pagar o dónde vamos a meter al perro; lo primero es acudir y garantizar la ayuda veterinaria, y luego ya pensaremos en lo demás. Pero está claro que hay que pagar a los veterinarios y que necesitamos ayuda para acogidas.

Suerte en el hospital

Suerte en el hospital

Por favor, desde la Asociación Galgos del Sur os suplicamos ayuda para Suerte, ella sólo os tiene a vosotros.

Si tus recursos económicos son escasos, tienes la posibilidad de donarnos tan solo 1 euro al mes haciéndote de nuestro grupo de teaming. Pincha aquí.
También puedes hacerte socio donante desde 6€ al mes escribiéndonos a nuestro email: galgosdelsur@gmail.com

Con tu aportación ayudas a los gastos de residencia canina, alimentación, gastos veterinarios, analíticas, urgencias, etc.

Para Donativos:
Por banco: Banco Santander Central Hispano
Nº Cuenta 0049 1243 2524 1031 0340
IBAN ES18 0049 1243 2524 1031 0340 BIC: BSCHESMM
concepto: AYUDA A SUERTE

Por Paypal: galgosdelsur@gmail.com Pincha aquí.

Y si además eres de Córdoba y Málaga, necesitamos casas de acogida. Anímate y brinda temporalmente tu hogar a un perro. Contacta con galgosdelsur@gmail.com

¡Gracias de corazón a todos por vuestro apoyo y ayuda y gracias por estar siempre ahí, con los más necesitados!

Javier Sánchez – Galgos del SurJavier Sanchez

Publicado en Protectoras | Etiquetado , , , | 14 comentarios

La secta

los tres monos

El otro día hablaba con dos compañeros de la banda municipal de música en la que toco y, cuando les comenté que había dejado de comer carne, me dijeron con la solemne presunción de la experiencia: “Hay que comer de todo… Pero es tu decisión y habrá que respetarla”. Tras este panorama pensé que me había librado de otros tantos típicos juicios hasta que uno de ellos remató sin maldad y con tono burlón: “Pero ten cuidado que el siguiente paso es ir rezando con túnicas naranjas y coleta como los hare krishna”. 

Animo a los dudosos a que se atrevan a saltar. Pero sobre todo animo al resto a que duden

Bromas aparte, con estos comentarios me permití el lujo de dudar sobre cuál era la verdadera secta: los que comen carne o los que no. Pero sobre todo me hicieron reflexionar sobre la situación del mundo y la tolerancia: ¿Cómo es posible que los que decidimos seguir una dieta sin animales tengamos que aguantar las continuas bromas —nada originales, por otro lado— de familiares, amigos y compañeros recordándonos una vez más la exquisitez del jamón o el peligro de nuestro supuesto “lavado de cerebro”? Porque lo peor es que, aunque lo digan a modo de pitorreo, lo piensan de verdad. Y lo sabes. Lo sabemos.

Cuando mi compañero comparó a los hare krishna con los vegetarianos le respondí que posiblemente hubiese una secta más grande y más dañina: los que comen carne. A partir de ahí su rostro cambió y se escudó en que era lo que le habían enseñado desde siempre. Es difícil que te digan que perteneces a un pequeño grupo de gente a la que han lavado el cerebro, pero como ya estoy acostumbrada a esa denominación, pongamos un poco de igualdad: que ahora los raros sean los de la mayoría, los que nunca salen de su zona de confort y hacen lo-de-toda-la-vida. Esos que piensan que mientras no cuestionen nada y se comporten igual que sus raíces estarán dentro de la llamada normalidad. Lo preocupante es que siempre se acaba confundiendo el término “normal” con el de “correcto”.

¿Qué es “lo correcto”? Ni siquiera yo me atrevo a decir que mi modo de vida lo sea (juzgar algo así me parece de un egocentrismo y una soberbia tremendos), pero sí puedo decir alto y claro que, tanto para la ética como para el medio ambiente y el planeta, es la elección menos dañina. Objetivamente hablando, el consumo de carne implica: excedentes en su producción que cuesta mantener, maltrato animal (sobre todo para abaratar costes), medicación excesiva para ellos (incluso estando sanos), mayor índice de hambre en el mundo (según las Naciones Unidas se podría erradicar el hambre dedicando a la alimentación humana el 15% del grano destinado al ganado), gastos sanitarios, contaminación de la ganadería intensiva (por la erosión de la tierra o el metano) y un mayor consumo de agua, energía, espacio y materiales. Por ejemplo. Imaginad todas estas nefastas consecuencias durante muchos años.

consumo de agua

Sin embargo con este artículo no pretendo idear un posible modo de vida alternativo para salvar el planeta; no tengo ni la intención ni los conocimientos. Sólo quiero dejar claro que actualmente consumir carne es lo normal, porque es lo que hace la mayoría, pero ser vegetarianos no nos convierte en seres raquíticos o idiotas. Sé que a los más conservadores en este sentido les puede fastidiar leer esto, pero sí: los análisis de sangre salen sin carencias. Y algunos deportistas de élite llevan dieta vegana. Aprendamos a valorar a las minorías y a entender otros puntos de vista, aunque no estemos de acuerdo. No sé si será lo correcto, pero en saber cambiar está el progreso. Y la palabra “cambio” implica a veces alejarnos de lo corriente.

Hace años apenas se cuestionaba la tauromaquia. Hoy en día la tradición en el ruedo va en detrimento. ¿Y la tradición en el plato? Animo a los dudosos a que se atrevan a saltar a este círculo minoritario (que va in crescendo) y que prueben, porque no se van a arrepentir. Y también animo al resto a que duden. Espero que algún día toda esta historia tenga un final, si no correcto, al menos feliz, y así tener el placer de leer aquello de: “Comieron felices, y vivieron perdices”.

Lorena Vargas Tortosa Lorena Vargas

 

Publicado en Educación en el Respeto | Etiquetado , , | 8 comentarios

Cervantino

Cervantino muerto

[Haz click en la imagen para ver la noticia completa]

Llevo un tiempo que, cuando paseo con mi perro por mi ciudad, me voy encontrando cada vez con más paseantes acompañados de perros que me cuentan y advierten de sus experiencias al haber sido abordados por agentes incluso de “la secreta”, que les piden identificación, la suya y la canina, revisan si estos se encuentran al día de vacunaciones y comprueban si llevan insertado el microchip, les instan a que lleven a sus perros siempre perennemente atados y, en algunos casos, también con obligatorio bozal. Todo ello sin ningún comportamiento ni suceso previo que lo justifique. 

Pues esta es la Justicia animal que tenemos, que no sirve para proteger a la débil y desprotegida víctima del vil y depravado maltratador

Desconozco si es una campaña de acoso por motu proprio por parte de las autoridades o responde a la queja de ese típico tipo de personas que cuando te las cruzas siempre miran con, como poco, cierto desaire al acompañante cánido y murmuran a volumen que se les oiga algo que debe de estar relacionado con el vinagre, a juzgar por el gesto, y de lo que yo siempre sólo alcanzo a oír la última palabra que suele ser “… perritos”, pero dicho con tal acritud como si tuvieran la boca llena de bilis o simplemente la mente inundada de pura mala leche.

A la vez que todo esto, salta a la prensa la noticia que relaciona una de tantas horrorosas historias de maltrato animal, en este caso en équidos, con famosas series de televisión, Águila Roja principalmente, famosa y exitosa serie que cuenta con en torno 4 millones de seguidores fijos todas las semanas y numerosos y fieles fans que la viven y comentan además en diversas redes sociales. Por todo ello y en la era de la comunicación digital, la noticia se extiende como la pólvora y de igual forma se van inflamando los comentarios al respecto; hasta el punto que la propia productora de esta popular serie, Globomedia, ha tenido que salir al paso para desligarse de este aberrante hecho. Lo que ha hecho con una simple aclaración de que Cervantino, nombre de la víctima mortal que ha desatado la confusión, no es ninguno de los caballos utilizados por el héroe, cuyos nombres según comunican son Almirante para uso del actor y Talibán el utilizado por el especialista, quedando así olvidado Minero que hasta hace poco ejercía como caballo-actor principal, añaden también que estos están en perfecto estado por lo que el caballo del héroe ninja del Siglo de Oro “está vivo y coleando”.

Personalmente, mi primer deseo es que no hubiera en el mundo deleznables bestias humanas capaces de tales comportamientos como el que aquí comento. Pero dado que ha ocurrido porque sí las hay, hubiera deseado que el comunicado de tan importante productora como es Globomedia hubiera añadido además, algo relativo al exquisito trato que supongo proporcionan a los animales participantes en la serie, principales o secundarios, fijos u ocasionales.

Desearía que ese buen trato, dado que en este país ni es obvio ni se puede dar por supuesto, fuese, además de deseable, inevitable y se hiciese constar en cada capítulo de esta serie o de cualquier participación animal, pero no con una mera frase coletilla sin respaldo de veracidad, sino que, de manera obligatoria, hubiese supervisión para vigilar se dispense ese buen trato. Como ya viene haciéndose con otros participantes que por las limitaciones que fueren, menores por ejemplo, pudieran verse damnificados por daño o abuso en su trabajo como actores. Incluso cuando se utilizan como escenarios entornos valiosos se supervisa no sean dañados. De la misma manera los animales tienen una justificación que la motive: “Indefensión”, además de tantas otras evidentes.

Y aunque el pobre Cervatino no participara ya en Águila Roja y la confusión venga de que al parecer sí lo hizo en su día de manera ocasional y perteneciendo a otro dueño, también me hubiera gustado, hubiera agradecido y he echado de menos que, dada la fama y popularidad de la serie y su productora, hubiesen aprovechado la presumible amplia divulgación de su comunicado para, además de lavar el agravio a su imagen, sumarse a una buena causa, como sería el expresar su pesar por lo ocurrido y la condena sin paliativos hacia hechos tan deleznables. 

Cervantino en la serie

Cervantino en Águila Roja

Porque se ha relacionado el monstruoso hecho con la serie de ficción más popular del momento, ha sido por lo que ha tenido la difusión que ha alcanzado, pero eso no evita el hecho menos comentado y para mí más llamativo de la noticia, como es la precaria e ineficiente actuación de las autoridades y las exiguas leyes que les rigen. Siendo que, para que la Justicia sea justa, debería asistir a las indefensas victimas deteniendo la barbarie y reparándola en lo posible.

Y ahora pegaría decir: “Y que sobre el maltratador caiga todo el peso de la ley”, pero… ¿Qué ley? En lugar de esto, se dio una intervención que calificaría de pantomima ridícula pues tras constatar el horror dantesco que allí ocurría, confirmar que el desalmado agresor tenía innumerables precedentes de violencia animal con resultado de muerte por palizas hacia dos de sus perros, otros caballos por inanición, lesiones irreversibles con una fusta a otro, y no quiero imaginar cuanto más, de lo cual incluso se jactaba en público, sumándole innumerables delitos administrativos relacionados con el trato a los animales.

Pues, pese a todo ello y por si fuera poco, todavía continúan las autoridades oportunas instando al propietario a personarse en la Oficina Veterinaria de la Zona al objeto de “subsanar las deficiencias observadas”, según lo publica un medio informativo… ¿Deficiencias? Lo que además ha supuesto en la realidad dejar bajo la custodia del mismo abominable maltratador al resto de los pobres caballos que a duras penas siguen vivos, instándole a que cambie su comportamiento, que de manera reiterada ya se ha constatado que ha incumplido, pero una vez tras otra ahí siguen quedando y ahí siguen sufriendo.

Pues esta es la Justicia animal que tenemos, que no sirve para proteger a la débil y desprotegida víctima del vil y depravado maltratador, pero que sin embargo es una justicia muy eficaz para acosar a las personas que pasean con su perro sin que causen ningún mal ni hayan hecho nada que lo excuse ni pretexte, y que también es justicia eficaz y rápida además, cuando sin comprobaciones, pruebas ni miramientos, se trata de causar la muerte de un animal con la única razón de “por si acaso”.
Si la Justicia animal vigente permite todo esto, está claro que no es Justicia, y no cabe otra que dejar de desear cambiarla para todos a una luchar por hacerlo.

Ana Beatriz Rubio

Publicado en Maltrato animal | Etiquetado , , | Deja un comentario