A vosotras, personas transformadoras

dibujo niño animales

A veces tiene que llegar alguien para que te abra los ojos al mundo. Sí, al mundo, y no a TU mundo en el que estás atrapado. Si fuera religiosa los llamaría personas que cambian el alma, si fuera una niña diría personas que te llenan de magia, pero como no soy ninguna de estas cosas y carezco de ingenio, me limitaré a llamarlas personas transformadoras.

Cuando el desaliento os llegue pensad en todas las personas que han cambiado SU mundo por el mundo real gracias a vosotros

Yo he tenido la suerte de que una transformadora nata se cruce en mi camino, poniendo patas arriba mi mundo. Lo ha hecho en muchos aspectos, pero me centraré en lo que se refiere a los animales. Quiero con estas líneas dar fuerza a todos los transformadores que pululan por el universo animalista. Quiero que sepan que sí están llegando lejos cambiando mundos y vidas.

Mi transformadora me ha hecho ver obviedades que yo con mi mundo de cristal no veía.  Los cristales hay que limpiarlos y eso es lo que ella hizo. ¿Acaso yo era una desalmada con los animales?, ¿acaso yo era una taurina?, ¿acaso yo era una cazadora? No, no era nada de eso, pero frente a los animales vivía en la ceguera: sí era de las que iban al zoo, o a acuarios, o ignoraba al perro o gato que pasaba por la acera.

gatitos adoptados

Como buena transformadora, ella no alecciona, sino que da lecciones con su propio día a día. No te dice lo que tú tienes que hacer, ella lo hace. Eso provoca que la mente empiece a trabajar de otra forma, empiezas a limpiar el cristal de aquello que no te dejaba ver cómo es el mundo, porque una transformadora no limpia tu cristal, eso lo hace uno mismo.

Gracias a mi transformadora MI mundo cambió: ahora es más coherente con lo que siento hacia los animales. He visto lo que supone un zoo, he pataleado ante la llegada de un circo con animales a mi pueblo, he adoptado a dos gatos, he apadrinado un primate, sé lo que es un teaming, compro comida para colonias de gatos… Y lo más importante: todo ello lo hago de la mano de mis hijos; ellos tendrán los cristales limpios…

Gracias a todos los transformadores. Cuando el desaliento os llegue pensad en todas las personas que han cambiado SU mundo por el mundo real gracias a vosotros. Y muchas gracias a mi transformadora por haber cambiado mi herencia vital.

Sonia TransformadoraSonia Transformadora

Socióloga

Publicado en Educación en el Respeto | Etiquetado , , | 1 comentario

Devolvamos la humanidad a la Humanidad

cabras

El martes pasado me desperté con este titular: “Ha comenzado la matanza de cabras en Canarias”. Vaya, pues resulta que el gobierno de la isla de Gran Canaria había ordenado la caza de cabras silvestres en las reservas naturales de Inagra y Guguy y en el parque natural de Tamadaba, alegando desde la jefatura que “es necesario controlar la población para preservar la flora autóctona”. Las cabras están consumiendo la flora natural de la zona y es obvio que se trata de un tema serio, pero ¿realmente es esta la única solución?

El procedimiento consiste en lo siguiente: ejecutarlas a golpe de escopeta y dejarlas tiradas, como animales

Vale. Después de documentarme en profundidad, navegando en páginas de toda índole para no ser víctima del sesgo político y de intereses que, curiosamente, no me interesan, llegué a una conclusión: la Humanidad ha perdido toda su humanidad. Por lo que he podido averiguar sobre el tema, la flora endémica de esta maravillosa isla está en peligro y eso es un problema, está muy claro. Debe ser protegida como el bien preciado que es y eso nadie lo pone en duda. Ahora bien, los entendidos (los de verdad, no los que lo pretenden) defienden que las cabras majoreras, las que están siendo ASESINADAS, son también una joya de la isla. Y llegados a este punto yo pregunto: ¿quién decide que es más valioso? ¿Quién ejerce aquí de juez, sentenciando a una muerte injusta y dolorosa a decenas de cabras por encima de la flora? Así, a lo loco, se me ocurre que podríamos protegerlos a los dos. ¡Ay, qué loca estoy! ¡Que me detengan!

Pues yo os diré por qué no. Porque matar animales parece que sale gratis en este país (o al menos muy barato). Por eso el presidente Antonio Morales (“Nueva Canarias”) y el consejero de Medio Ambiente Juan Brito (“Podemos”) han decidido traer de la península a unos expertos tiradores que hagan el trabajo sucio y echen de su tierra a esos seres malvados y peligrosos que son las cabras, por todos sabido.

El procedimiento consiste en lo siguiente: ejecutarlas a golpe de escopeta y dejarlas tiradas como animales. Sí, y lo de animales lo digo con toda mi alma porque en España los animales no valen nada, sobre todo si vamos jactándonos por el mundo de que la cultura de nuestro país es matar toros en una plaza y luego aplaudir a los “maestros” (de la tortura, claro) mientras animan al gentío con rabos y orejas mutiladas del pobre animal. Por si fuera poco, los medios comentan que tanto Morales como Brito tiran balones fuera asegurando haber “recibido órdenes de la Unión Europea para continuar las labores de repoblación forestal de la isla”, hecho que ha negado el Director General de Agricultura y Desarrollo Rural de la Comisión Europea, Rudolf Mogele. Oh, oh… ¿y ahora qué usamos de escudo?

Bueno, por ahora respiramos tranquilos porque, aunque la concejalía de medio ambiente de Gran Canaria (recuerdo, de “Podemos”) apoye esta matanza, “Podemos Canarias” ha conseguido frenar esta locura que ya ha acabado con alrededor de 77 cabras. ¿Que se contradicen dentro del mismo partido? Una pena, porque la política sobre medio ambiente y el bienestar animal es un tema esencial en una comunidad tan valiosa como es Canarias, pero tendremos que conformarnos con el cese temporal de esta práctica hasta que consigan ponerse de acuerdo.

cabra

Por otra parte, César-Javier Palacios (geógrafo, naturalista, escritor y periodista) dice lo siguiente en su blog de “20 minutos” tras apoyar las medidas: “Más educación ambiental y menos sensiblería distorsionada”. Con todo mi respeto hacia usted y su trayectoria, le diré que hay alternativas que aúnan tanto la educación ambiental como esa “sensiblería” con la que trata de insultarnos pero que yo AMO. Hay pastores de Fuerteventura que se ofrecen encantados para capturar a las cabras majoreras vivas y hacerse cargo de ellas sin necesidad de matarlas, por ponerle un ejemplo.

Desde el propio PACMA se han propuesto una serie de alternativas, como el vallado, los cilindros protectores, el uso de cabras judas, los comederos cebos, el uso de dardos anestésicos, etc., que, hablando un poco de todo, sí tuvo en cuenta el anterior gobierno de la isla, del PP, que decidió proteger fauna y flora a la vez. Porque matar por matar no es ninguna tontería señor Palacios, y defender injusticias no responde a una distorsión sino a una necesidad de proteger a aquellos que no tienen voz, por mucho que a usted no le resulte importante la vida de una cabra. Mire usted (siempre había querido decir eso), los que nos estamos cargando el planeta somos los humanos, como usted y como yo. ¿Lo solucionamos matándonos entre nosotros los que tenemos dos dedos de frente? No, porque se dice que los humanos somos el único ser vivo con uso de razón. ¡JA!

El asesinato nunca puede ser justificado, ni en nombre de la preservación del medio ambiente ni en ningún otro. Toda vida es preciosa y preciada y nadie tiene el poder absoluto de decidir cuál es más importante. No se trata de jerarquía, se trata de empatía y compasión. Y amor, mucho amor.

Devolvamos la humanidad a la Humanidad.

Si tú también estás en contra de estas medidas puedes ayudar a frenarlas haciendo click aquí y firmando. Gracias de corazón.

Fuen AlarcónFuen Alarcón

Psicóloga

Publicado en Especismo, PACMA | Etiquetado , , , | 7 comentarios

‘Personas no humanas’, les llaman

perrita rescate

El rescate de una perra enterrada viva en Carrières-sur-Seine (Francia)

Otro galgo ahorcado, un caballo matado a palos o un perro enterrado vivo por su dueño. Actos así los vemos a diario, y yo sigo preguntándome cómo puede existir este tipo de gente. Desde luego que el ser humano me sorprende cada día más, y es que una persona que comete atrocidades de este tipo no se merece otro título que no sea el de un psicópata maltratador. Aquí no valen los eufemismos.

El mozo del local le arrojó una olla con agua hirviendo a un pobre perro que comía de la basura en la acera del restaurante

En serio, ¿qué le pasa a la gente? ¿Quieren ahogar su frustración dándole una paliza a su perro o es que disfrutan prendiéndole fuego a un pobre gato callejero? La semana pasada estuve en un congreso sobre los Derechos Humanos. Uno de los ponentes de la charla hizo una mención a los animales, esas “personas no humanas”, como él mismo les definió. Desde esa charla no paro de pensar en que esa definición se ajusta perfectamente al hombre, sin ir muy lejos. A aquel hombre que comete actos violentos contra los animales, actos sin escrúpulos y a sangre fría; y es que, a veces, un animal tiene más de humano que el propio hombre.

Prácticamente cada mañana me despierto con un titular que anuncia un nuevo caso de maltrato animal, y cada día siento más resentimiento hacia la especie humana. Me he encontrado con personas que aseguran que los animales no tienen sentimientos, que el toro no sufre durante el “espectáculo cultural” al que es sometido y palabras así salen de la boca de la gente como si nada. Y lo peor de todo es que lo creen de verdad, están convencidos de lo que piensan.

Perro agua hirviendo

El perro víctima del agua hirviendo

Hace no mucho un nuevo caso de violencia animal llegó a mis oídos. El hecho sucedió en Argentina en un restaurarte llamado “Zorba”. El mozo del local le arrojó una olla con agua hirviendo a un pobre perro que estaba comiendo de la basura que se encontraba en la acera del restaurante. El animal fue ingresado en estado grave en una clínica veterinaria. Esperemos que su estado mejore pronto y pueda restablecer la fe en la especie humana. A mí, desde luego, me cuesta hacerlo. No sé en qué estaba pensando el mozo del restaurante. Igual supuso que como los animales “ni sienten, ni padecen”, podría asustarle echándole un poco agua hirviendo por encima para que dejara de comer de la basura. Igual es eso.

Cada día sale a la luz algún caso de maltrato, pero por desgracia muchos siguen sin ser descubiertos, y cuando eso ocurre, en ocasiones, ya es demasiado tarde porque el maltratador desalmado ya ha llevado su labor a cabo.

Malgorzata Górowska Malgorzata

Publicado en Maltrato animal | Etiquetado , , | 25 comentarios

Mis queridos equinos

Platero burrito

El burrito Platero y su agresor en el Belén viviente de Lucena

Recientemente se ha escrito bastante sobre la crueldad con los animales y ha sido la lectura del último boletín de El Refugio del Burrito lo que me ha llevado a insistir en el tema. El reportaje principal trataba de la manera agónica en la que Platero, un pequeño burrito de cuatro meses, murió en diciembre de 2014 supuestamente después de que un un hombre ebrio de más de 100 kilos se sentara en él y lo apaleara. Al parecer, también pateó la cara de la madre cuando ésta trataba de proteger a su cría. Por desgracia, el único testigo del suceso ha ‘olvidado’ lo que vio y el juez ha tenido que archivar el caso.

Nunca olvidaré la mirada de desesperanza en los ojos de aquella mula: solo tenía una vida llena de miserias

El Refugio del Burrito ha reabierto el caso de manera privada. Les costará una nada desdeñable cantidad de dinero pero los motiva el convencimiento de que este hombre pueda ser condenado por el terrible crimen que ha cometido. Este tipo de hombres son cobardes y pendencieros, incompetentes que probablemente tratan a sus esposas de la misma manera. Tenemos que pararlos.

A lo largo de los años he visto innumerables casos de crueldad con los animales, especialmente con mis queridos equinos. Son bonitos, inteligentes y amables si los tratas con amor y cariño. Creo que la mayoría coincidirá conmigo en esto pero hay aún algunos que piensan de otra manera. Quizás, tú seas uno de esos hombres que en la feria de El Toro de la Vega lancea al animal hasta morir. ¡Qué valiente! O quizás uno de los que, en feria, ayudaba a tirar un par de cabras vivas desde un campanario con el tácito beneplácito del cura del lugar. Si eres cazador, ¿cuelgas a aquellos perros que ya no quieres de un árbol hasta su muerte o, simplemente, los abandonas en el campo y los deja morir de hambre? ¡Qué vergüenza! ¿Te ríes cuando ves que están tratando a un animal de una manera cruel o tratas de parar su tortura? Espero que hagas esto último.

Recuerdo el caso de un caballo de granja al que estaban transportando a su nuevo establo: hizo algo que a su nuevo dueño no le gustó, así que lo ató a la parte trasera de su Land Rover y lo arrastró por el campo hasta dejarlo moribundo. El hombre que me lo contó, el encargado del establo, pensaba que era muy divertido. Hasta hace pocos años, la gente podía hacer lo que quería con sus equinos ya que no había una ley de protección a los animales. Cuando eran increpados, reaccionaban diciendo: “Es mi caballo o mi burro o mi mula, ¿no? Entonces puedo hacer lo que me dé la gana”.

El Refugio del Burrito

Uno de los casos más tristes que nunca he visto es el de una pequeña mula que tenían encerrada junto con otros equinos: tenía colocada la cabezada (conjunto de correas de cuero que se pone en la cabeza del animal) con una dañina serreta (mediacaña metálica dentada) en su barbilla, y de ella, cogida con una argolla, una cuerda anclada al suelo para poder coger fácilmente al animal. Cada vez que uno de los otros animales tropezaba accidentalmente con la cuerda, la serreta se hincaba en su barbilla haciéndole una profunda herida y provocándole un dolor agónico. Un día la corté y le limpié la herida. Como era de esperar, pronto descubrieron lo que había hecho y me exigieron que se la devolviera. Temiendo a las consecuencias si no accedía a lo que me pedían, la arrojé sobre la mesa en la que estaba el dueño, aún cubierta de pelos y sangre seca. La cogió y dijo: “Es una cosa buena para los mulos y las mujeres”. Creo que eso lo dice todo. Nunca olvidaré la mirada de desesperanza en los ojos de aquella mula. Ante sí, solo tenía una vida llena de miserias.

Solo he hablado de la crueldad causada por los hombres pero conocí a una mujer finlandesa con nada que envidiar al peor de los hombres. Trataba de manera incalificable a sus caballos y uno de ellos le tenía tanto miedo que empezaba a temblar en cuanto se le acercaba. Solía decir: “Ya va siendo hora de que te caliente otra vez”. Por el contrario, un día, en el exterior de un cercado, vi a un joven español en cuclillas con su hijo en la rodilla. Un burro se les acercó y metió la cabeza a través de la valla. El hombre se inclinó y lo besó en el hocico. ¡Qué modelo de comportamiento tan fantástico para su hijo! En mi opinión, eso sí es un hombre.

Gracias a Dios, ahora tenemos en Andalucía una ley contra el maltrato animal, aunque el camino por recorrer es largo todavía. Frecuentemente los jueces son demasiados indulgentes y califican como delito menor lo que es un acto de rotunda crueldad. Casi todas las organizaciones de caridad animal están dirigidas por mujeres. Es hora de que los hombres se apunten. No eres un débil si cuidas a los animales y, desde luego, no eres un valiente si los tratas con crueldad. Ya va siendo hora de que esa trasnochada actitud de macho ibérico, que muchos hombres tienen hacia mujeres y animales, cambie. Afortunadamente, la nueva generación parece tener una visión bastante diferente de la vida en general. Están mejor preparados y piensan de otra manera. Valoran el medio ambiente, la naturaleza y todo lo que hay en ella.

Es vergonzoso maltratar a los animales. Ellos pueden hacer lo que tú les pidas sin necesidad de que haya miedo de por medio. Trátalos con amor y cariño y tendrás tu recompensa. ¿Qué prefieres?

Si deseas ser un miembro de El Refugio del Burrito, o hacer una donación, puedes hacer click aquí.

Teléfono: 952 735 077

Diana S. Fuengirola Diana S. Fuengirola

Traducción: Nicolás Navarro

Publicado en Historias, Maltrato animal | Etiquetado , , , | 1 comentario

Experimentación animal: debate

Experimentación animal

Que la experimentación científica con animales es un tema candente hoy en día es un hecho innegable. Diferentes colectivos alrededor de todo el mundo reclaman a las instituciones gubernamentales que prohíban de una vez estas prácticas, consideradas unas de las más crueles en cuanto al manejo de animales en todo el mundo. En España no es menos, y distintas agrupaciones (¿animalistas? ¿ecologistas?) llevan décadas reclamando a la Unión Europea que se muestre más firme, menos permisiva, y exigiendo la absoluta prohibición y eliminación de la experimentación animal. 

Creo firmemente que existen suficientes modelos alternativos de experimentación sin animales

En el presente artículo vengo a poner sobre la mesa una ligera síntesis del estado de la cuestión en la experimentación con animales dentro de Europa. Con la intención de arrojar algo más de luz sobre la normativa que regula esta práctica dentro de nuestro continente, mi texto va a tener como base el Comunicado que lanzó la UE en respuesta a Stop Vivisection, una plataforma ciudadana que presentó a principios de 2015 su propuesta de eliminar por completo la experimentación con animales en Europa.

Mi intención al aportar argumentos a favor no es suicidarme socialmente ante un público como el que está delante de la pantalla ahora mismo leyendo mis líneas. Lo que pretendo es ilustrar acerca de la situación actual de la experimentación en Europa:

  1. En primer lugar, debemos recordar que para llegar a modelos alternativos existentes, en ocasiones será igualmente necesaria la experimentación animal para encontrar o crear otras fuentes de experimentación. Esto resulta especialmente paradójico, pues acaba resultando que para dejar de experimentar con animales, es necesaria una previa experimentación con ellos. Pero también me gustaría hacer referencia a lo que yo veo como el círculo vicioso de la experimentación científica en general.
    Por un lado, sabemos que el llamado modelo animal ha sido y es el más utilizado por la comunidad científica dentro y fuera de los laboratorios para experimentar. Sin embargo, considero que este hecho y las facilidades económicas que conlleva —es muy rápido y barato conseguir animales con rapidez— evita que se invierta en otras fuentes de experimentación alternativas que, quizás con un mayor capital y más instituciones que apostaran por ellas, llegarían a desarrollarse mucho más en poco tiempo.
  2. Si bien es cierto que la UE contempla una serie de medidas protectoras muy estrictas hacia los animales de experimentación, sabemos que, en la mayoría de los casos, estas medidas no se cumplen. Sólo dentro de las fronteras de la Unión Europea, la seguridad es fluctuante e incierta en muchos laboratorios, y no digamos fuera de ellas. Esto es así, en gran medida, porque existe una concepción generalizada de los animales como algo desechable y fácilmente sustituirle. 
  3. El siguiente argumento alude directamente a la ética. Para mí, la experimentación animal responde a un sentimiento de superioridad por parte de la especie humana, que utiliza a los animales para su propio beneficio. Sin embargo, creo que es imperante abandonar esa idea y empezar a comprender que los animales no son un instrumento, que no son algo utilizable por nosotros; los animales son compañeros de entorno, seres que de alguna manera u otra conviven e interactúan con nosotros y bajo ningún concepto tenemos derecho a decidir sobre su vida, y mucho menos sobre el uso que queremos darle a la misma. Es por este motivo que mantengo una visión bastante radical: la experimentación con fines beneficiosos para los seres humanos deber ser llevada a cabo única y exclusivamente con seres humanos. Ningún animal se presta voluntario a ser sometido a experimentos que, en un elevadísimo porcentaje de los casos, solo supone una tortura física y una muerte lenta y agonizante.

Con todo, creo firmemente que existen suficientes para buscar y encontrar modelos alternativos de experimentación sin animales que podrían desarrollarse mucho más de lo que actualmente lo hacen. Sólo es cuestión de capital. Mi postura real se inclina completamente hacia los argumentos en contra de la experimentación animal. Se me ocurren muchas alternativas, algunas de ellas ciertamente radicales. Pero para mí los animales no son bajo ningún concepto instrumentos o herramientas.

A la típica y lógica aseveración de “es que sin la experimentación animal, los tratamientos contra el cáncer, la diabetes, el alzhéimer y otras enfermedades no existirían”, mi respuesta es esta: es cierto. Lo sé, y aplaudo la abrumadora velocidad con la que la medicina avanza, salvando cada día más vida. Simplemente, para mí no es un argumento válido el decir “como nos ha ido así de bien hasta ahora, no vamos a cambiar”. Creo que es pura y respetuosamente científico querer seguir avanzando en la metodología de los estudios, buscando como fin último un mundo igual de confortable para todos. Para mí, una parte de este mundo comienza con la abolición de la experimentación animal.

Ángeles RomeroÁngeles Romero 

Etóloga

Publicado en Especismo | Etiquetado , , | 8 comentarios

Incendios letales

Indonesia incendios

Incendios en la zona de las turberas en Palangka Raya, provincia de Kalimantan Central | Greenpeace

Aunque no se hace público, estos incendios provocados producen una neblina que es letal para la salud de personas, animales y plantas

Soy española y residente en España, pero paso todo el tiempo que me es posible en Indonesia. Es un país maravilloso con unas gentes encantadoras y tiene enormes recursos naturales, pero, y como siempre, de ellos solo se enriquecen unos pocos y la mayoría salen del país a través de las multinacionales. Indonesia está compuesto por más de 17.000 islas, de las cuales unas 6.000 están habitadas. Hay multitud de etnias, idiomas y religiones diferentes. Para entender lo que está sucediendo en la actualidad hay que recordar un poco su historia:

Los llamados países del tercer mundo no son pobres, todo lo contrario, la mayoría son muy ricos; la gente es pobre fruto del colonialismo o lo que es lo mismo, del capitalismo. En 1512 llegan los portugueses y en 1602 los holandeses. Sukarno (primer presidente de la República de Indonesia) logra la independencia de los Países Bajos en 1945. En 1965 el general Suharto (segundo presidente de la República de Indonesia) se hace con el control del ejército, promovido y financiado, como siempre, por los Estados Unidos de América a través de la CIA. En 1968 se produce un golpe de estado y se nombra como presidente al general Suharto.

Durante estos años se comete uno de los mayores genocidios de la historia de eso que llaman ‘humanidad’: se asesinan sistemáticamente a mas de un millón de personas de izquierdas y sus familias, en una matanza silenciada por los medios y la historia oficial.

Las grandes transnacionales, que son las que mandan, se ocupan de que lleguen al poder los políticos más corruptos, fáciles de comprar, así hacen su agosto, y las riquezas vuelan afuera del país, siendo la población cada vez más pobre. Parecido a lo que ha pasado estos últimos años con el saqueo de España. 

El actual presidente, Joco Widodo, está intentando que cambien las cosas, pero lo tiene muy difícil pues los intereses son enormes. Los incendios provocados están íntimamente relacionados con este tipo de economía. Solo por poner un ejemplo: la compañía Bumitama Agro, que es propiedad de una de las familias mas ricas del país, tiene 5 plantaciones en Kalimantan, la parte indonesia de Borneo (la tercera isla más grande del mundo) y otra más en una de las islas de Riau Islands, que es donde yo estoy, en la estratégica zona del estrecho de Malaca.

Para hacer estas enormes plantaciones se provocan incendios en las que se destruyen bosques con todos sus habitantes dentro. Los principales damnificados de estos incendios son los orangutanes: los están masacrando. Estos incendios producen una neblina que es letal para la salud de personas, animales y plantas. En el año 2015 fueron horrorosos, duraron más de tres meses. Aunque no se hace público, la salud de muchas personas se deterioró enormemente y muchos de ellos están muriendo a causa de ello. En este país hay mucha tuberculosis, la mayoría de los casos sin diagnosticar, y no pueden superar tres meses con esa terrible humareda.

Solo por poner un ejemplo, en plena neblina recogí de la calle cuatro gatitos recién nacidos. Les está costando muchísimo salir adelante a pesar de los cuidados, tienen muy afectados los pulmones y los ojos, van y vienen del hospital. Tristemente uno ya murió. Muchísimos de los alimentos, cremas y demás que utilizamos normalmente contienen aceite de palma. Hay que puntualizar que aproximadamente el 15 por ciento de la producción del aceite de palma es de cultivos sostenibles. También hay muchas organizaciones nacionales e internacionales que están trabajando duramente para atajar semejante atrocidad, en especial en lo que respecta a los orangutanes.

Pero solo el tomar consciencia y tener un consumo ético es lo que puede acabar con semejante barbarie. Todo esto es una vez mas fruto del capitalismo, de la avaricia del ser humano para el que nada y nunca es bastante. Vivimos en este planeta como si tuviéramos otro al que emigrar. Solo un cambio radical en nuestra manera de pensar y de consumir hará que el mundo cambie y que el planeta se convierta en un lugar en el que la violencia y la desigualdad no tengan cabida.

Patricia Marraco 

Publicado en Legislación, Maltrato animal | Etiquetado , , | 2 comentarios

El precio de una vida

perro abandonado

¿Cómo se valora una vida? Su valor es incalculable porque cuando se extingue es para siempre, y si se la arrebatamos a alguien, sea por acción o por omisión, no podemos restituirla ni con todo el oro del mundo.

Sin embargo el precio de las cosas no siempre es equivalente a su valor, sobre todo cuando no son cosas, sino seres vivos. De otro modo el Juzgado de Instrucción nº 4 de Requena  no hubiera  cifrado en treinta euros el precio de una vida. Noventa euros es la pena que ha impuesto a un ciudadano que abandonó a sus tres perros en un inmueble de Godelleta (Valencia). Uno de ellos murió y los otros dos fueron rescatados por la Policía Local en muy mal estado. Los hechos sucedieron en septiembre del 2014 y el juicio donde se ha impuesto una pena tan irrisoria, la mínima contemplada en el artículo 337 bis del Código Penal,  se celebró el pasado noviembre.

¿Por qué los animales no merecen la misma consideración que las personas? ¿Es porque no hablan?, ¿porque no protestan?

El acusado reconoció los hechos y adujo como excusa que tenía un familiar enfermo. Aunque es comprensible que su prioridad en ese momento fuera cuidar de ese familiar, tendría que haber llamado a un amigo o un vecino o una protectora y pedirle que se ocupara de los perros hasta que él estuviera disponible. ¿Qué hubiera pasado si reconociera que ha abandonado, por esta misma y justificada (en el caso de que sea cierta) causa, a tres personas que estaban a su cargo, incapaces de valerse por sí mismas, encerrándolas en un piso y dejándolas sin cuidados ni alimentos, sin tomar ninguna medida para evitarles esa muerte atroz y las abandonara, no durante un día ni dos, sino hasta que las decomisara la Policía, cuando ya fuera demasiado tarde para salvarlas a todas?

¿Cuál hubiera sido la condena en el caso de que las víctimas fueran humanas? ¿Por qué los animales no merecen la misma consideración que las personas? ¿Es porque no hablan?, ¿porque no protestan?, ¿porque no votan? No puede ser por estas causas, ya que los niños y las personas con demencia o incapacidad psicológica tampoco pueden hacer alguna o ninguna de estas cosas.

El motivo es que no son de nuestra especie y a pesar de que, en lo fundamental son como nosotros, pues su sistema neurológico les capacita para amar, para ser felices y también para sufrir, no sólo por tormentos físicos como el hambre, la sed o los golpes, sino también psíquicos, como el abandono, continuamos pensando que se puede abusar de ellos sin recibir penalización mínimamente proporcional al daño que se les causa. Y estas sentencias tan benévolas no hacen más que reafirmarnos en esa creencia y fomentar el antropocentrismo de la sociedad, patente en frases como: “Me trató como a un perro”, “me dejaron solo como a un perro”, presuponiendo que lo que es inadmisible para uno mismo, como miembro de la especie humana, está totalmente justificado si la víctima es un animal de otra especie.

Perro abandonado y muerto en la protectora

Perro abandonado en Albuixec (Valencia) y muerto en la protectora

A pesar de que en estos momentos parece que las autoridades están comenzando a considerar el maltrato animal como lo que es: un problema social que se ha de solucionar desde la esfera del poder, y aunque se están dando pasos en este sentido y se han producido algunas sentencias ejemplarizantes que llenan de esperanza a los animalistas,  está claro que son hechos aislados y que todavía queda mucho por hacer. Es evidente que algo falla: el código penal en sí o la interpretación o aplicación del mismo,  y seguramente las dos cosas. Una pena tan ridícula para un delito tan grave es un insulto. Y me estremece pensar que esta persona pueda tener otros perros, comprados o adoptados, a no ser que se le haya inhabilitado para ello, lo cual  espero que hayan tenido la precaución y la decencia de tener en cuenta.

Desgraciadamente abundan los casos como el perro de la foto anterior: fue encadenado a un árbol durante varios días en un campo de Albuixec (Valencia), sin agua ni comida a su alcance. El perro, por supuesto sin chip, aterrorizado y llagado por el roce de la cadena, fue rescatado por la Policía Local. Después llegó a mi protectora y allí murió.

Leonardo Da Vinci decía: “Llegará el momento en que el hombre verá el asesinato de los animales como ahora ve el asesinato de los hombres”, mas es palmario que ese momento todavía no ha llegado. La vida no tiene precio porque es imposible comprarla, pero en esta ocasión se ha pagado muy barata… demasiado barata.

Elena Negueroles Elena Negueroles

Publicado en Legislación, Maltrato animal | Etiquetado , , | 11 comentarios

Por esos animales condenados

Galgo

Encontrarse una entrada forzada con las cerraduras destrozadas para llevarse a una galga que descansa inocentemente es algo por lo que a nadie le gustaría pasar, bien por los daños materiales y emocionales como, por supuesto, por la salud del propio animal.

Que los animales no posean un lenguaje articulado a menudo los condena a las acciones de los seres humanos. Y pobres de ellos si las intenciones de los segundos no son buenas

Así vive el Centro de Protección Animal de Aranjuez (Madrid), que pertenece al Ayuntamiento, y  que es víctima continua de estos asaltos en los que intentan hacerse con los perros de caza que albergan. Pero, aparte de los desalmados que cometen estas atrocidades, la Administración tampoco ayuda a combatirlos y no les facilita la tarea a aquellos que se preocupan, trabajan y velan por el bienestar de estos animales: seis perros de este centro de Aranjuez, cincos galgos y un bóxer, han sido entregados a sus “supuestos” dueños, con su palabra como única prueba, tras haber sido abandonados y encontrados en pésimas condiciones sanitarias, sin microchip. Ni siquiera se han aplicado los artículos 337 y 337 bis del Código Penal que castigan el abandono y el maltrato como delito.

Puerta rota

Puerta del Centro de Aranjuez rota tras el asalto

“Para recuperar un animal recogido, y siguiendo las ordenanzas municipales y autonómicas, todos los ciudadanos deberían abonar la tasa de inoculación de la vacuna de la rabia y del microchip”, explican varios miembros relacionados con la protección animal. En este caso, las personas que reclaman a estos animales alegan que no tienen los recursos suficientes para sufragar esos gastos, pero la Concejala de Salud Pública ha decidido entregarlos de igual forma. En condiciones así, ¿qué garantías tienen estos perros de sobrevivir, cuando ya habían sido encontrados en un estado deplorable? 

Que los animales no posean un lenguaje articulado a menudo los condena a las acciones de los seres humanos. Y pobres de ellos si las intenciones de los segundos no son buenas. El Ayuntamiento de Aranjuez no ha actuado bien al consentir la entrega de los perros a esos “supuestos” dueños, y varias personas creen que desde el Centro de Protección Animal han actuado así para no ser tachados de racistas, pero, como siempre, las únicas víctimas son los animales. Que ayuden a esas personas de verdad, pero que no lo hagan perjudicando la vida de otros seres vivos inocentes.

Si no se les pone freno a estas injusticias desde las autoridades aplicando las leyes pertinentes, jamás se pondrá fin al maltrato animal. Por ello, 58 personas pertenecientes a diversas asociaciones animalistas han mandado al Ayuntamiento de Aranjuez esta carta que publicó la escritora Rosa Montero en su Facebook. Y por ello es importante que se sepa, para que no ocurran más atrocidades como los perros torturados y envenenados en El Saucejo o los miles de galgos ahorcados tras la temporada cinegética.

Siempre ellos. Siempre los perros de caza. Intentemos poner fin a estas injusticias. Por esos animales condenados.

Lorena Vargas Lorena Vargas

Publicado en Maltrato animal | Etiquetado , , , | 4 comentarios

Entre los cañizos del río estaba llorando

Lugar en el que lloraba el perrito

Lugar en el que lloraba el perrito

Entre los cañizos del río estaba llorando. Se había caído o, no quiero ni pensarlo, lo habían tirado. Alguien camina por el paseo de arriba y cree oír su llanto, pero lleva auriculares puestos y solo ha sido un alarido, o eso le ha parecido, porque trata de escuchar y ya solo suenan los ruidos habituales de la calle. En el paseo que va más abajo alguien más camina. De pronto se para e incluso se asoma por la barandilla a la orilla del río, pero inmediatamente continua andando. Afortunadamente ver ese gesto da la pista de que ese lamento que creyó oír, ese breve llanto que traspasó lo que el auricular iba contando, podía ser real. Mejor volverse a comprobarlo.

Entre los cañizos del río estaba llorando. Se había caído o, no quiero ni pensarlo, lo habían tirado

Y ahí estaba: pequeñito, miedoso, lloroso, con la mirada hacia arriba buscando quien lo ayudara. ¿Cuánto tiempo llevaría ahí? Sobre las piedras y entre cañas y demás hierbas que están en la ribera. Atrapado entre el gran río y el muro que lo canaliza. En cuanto vio que desde arriba lo miraban, de nuevo se puso a gemir y sin perder de vista a quien desde arriba lo llamaba, corrió entre las piedras que le doblaban en tamaño para ir hacia quien podría sacarlo de allí. Saltaron a por él y lo alzaron al paseo. Resulta que ahí había otro precioso perro esperando.

Como sorprendidos espectadores en una clase de excursión, mostraban asombro cuando en un principio solo vieron un peludín que, desde el río, aparecía de pronto en el paseo con sólo unas manos que lo empujaban.

Ahora ya iba cogido aunque seguía muerto de miedo, no sacaba su pequeño rabito de entre sus patas pero lo llevaban en brazos, eso ya le daba tranquilidad y en agradecimiento alguna vez lanzaba un beso. Tenía una cadenita al cuello, estaba gordito, algunos pinchos enredados en su pelo y legañillas en los ojos como signo de que había llorado. Pero estaba bien y en breve le esperaba lo mejor.

Así iba cuando se encontraron con su ángel, que paseaba con su perra.

Ya más detenidamente vieron que de la cadena le colgaba una chapista, aunque fueron vanas las esperanzas pues era de propaganda, y desde aquí aprovecho para recomendar las chapitas con el número de teléfono en el collar. En mi opinión, al ser más inmediatas dan más facilidad para que sea un mayor número de gente el que esté dispuesta a, en ese mismo momento, llamar y poder así evitar o acortar el sufrimiento de quien se encuentra perdido. Mientras que para hacerse cargo y buscar dónde encontrar un lector de chip a riesgo de que no lo tenga, por desgracia, el número de gente dispuesta a hacerlo es menor y más prolongado el tiempo para una solución.

Efectivamente no tenía chip, por ser aún de corta edad o porque lo pensaban abandonar, no lo sé. Pero para saberlo se buscaron lugares donde pudieran tener un lector. Primero fue una clínica veterinaria, que estaba cerrada, y acabó finalmente en la comisaría de la Policía Local.

Pipo en brazos

Pipo en brazos

Afortunadamente los dos policías que lo atendieron mostraron interés en tratar de detectárselo pero fue en vano. Se preocuparon por la suerte que podría correr de acabar en la perrera, se alegraron cuando supieron que eso no ocurriría e incluso se propusieron, de poder, como posibles adoptantes. Y, aunque ahí quedó ya todo, ese interés es más de lo que se esperaba y por ello vaya desde aquí el agradecimiento.

A partir de ese momento había que decidir qué hacer con esa pequeñez peluda. Había que tenerlo en acogida hasta que dieran resultado otras estrategias: pegada de carteles comunicando su hallazgo, publicación en redes sociales y, en su caso, buscarle una familia definitiva que lo cuide y mime como se merece, es decir, mucho.

Su ángel no dudó ni un momento. Con ella y su preciosa perra se fue a casa. Ella le compró un abriguito antes de sacarlo a la mañana siguiente porque hacía frío. Ahí fue donde se convirtió en “El perrito con el pijama de rayas”. Le compró su comida y un collar de gato, pues su cuello era minúsculo y el cascabel ayudaba a, en un primer momento, localizarlo, aunque al poco lo cambió por un arnés. Ella se preocupó de publicitarlo en las redes para ver si aparecía su familia, siempre y cuando fuera lo que ese término indica. Ella se informó de cómo era la manera más conveniente de seleccionar interesados adoptantes, que afortunadamente los tuvo desde el primer momento, ventaja de ser una bolita peluda bebé y con la que por desgracia no cuentan todos. Ella se ocupó de cuestionarios, visitas y entrevistas con los posibles, sufriendo con sus dudas que no se fundamentaban en nada más que no fuera el bienestar  del perrito encontrado.

Hace poco he leído unos hermosos versos de Elena Negueroles, llenos de sentimiento y verdad que dicen:

“¿Quién necesita los sonidos

cuando pueden sus ojos transparentes

sin que suene la voz en el oído

al corazón hablar directamente?

Si bien pueden hablar con los ojos, hay que mirarlos para oírlos, y son muchos los “sin voz” a los que nadie mira ni escucha.

Pero también hay algunos que tienen la suerte de cruzarse con estos ángeles, personas buenas,  que desinteresada y generosamente acogen animales en sus casas. Los cuidan, los miman, los enseñan y gastan en ellos. A la vez que les buscan hogares definitivos con un único requisito a cumplir: que les hagan felices.

Entonces viene la despedida y tristeza del sentimiento roto. Pero ante eso anteponen la filosofía de que han hecho lo mejor para su bienestar y su marcha deja lugar para acoger a otro que vague sin ser mirado a los ojos.

Pipo rescatado

Pipo rescatado

Pero este es un cuento con final feliz. Nuestro peludito en cuestión, que lloraba caído entre los cañaverales del río, ahora se llama Pipo y es cuidado, querido y mimado como se merece, es decir, mucho.

Su ángel se llama Virginia. Es joven y bella pero sobre todo llena de generosidad hacia esos “sin voz” pero que tanto hablan con la mirada. Por ello le costó elegir, por ello se planteó adoptarlo, por ello se reprochó no haber estrechado aún más su economía y cuidarlo para siempre, pero por ello sabe que necesita ese hueco dejado, porque no duda que acogerá al siguiente que necesite ser ayudado.

Desde aquí el merecido reconocimiento a todos esos ángeles, que tan desinteresadamente y con tanta generosidad acometen esa enorme labor de acoger a los necesitados, aun a sabiendas de que inevitablemente les quedará una muesca en el recuerdo cuando les tengan que dejar partir. GRACIAS. 

Ana Beatriz Rubio

Ana Beatriz Rubio

 

Publicado en Historias | Etiquetado , , | 4 comentarios

Las mentiras de los cazadores

Lámina 1

Las falacias de los cazadores no tienen límites cuando tratan de justificar su deseo de matar animales. A continuación recojo algunas de ellas:

  • “La caza sirve para regular la población, para la conservación de la biodiversidad, hábitats y paisajes”

Imagino que todos los cazadores son biólogos, ingenieros forestales, expertos en medio ambiente, gente preparada y que, de forma desinteresada y altruista, utilizan sus conocimientos en beneficio de la humanidad. No hay nada de narcisismo ni de crueldad en sus actos, por el contrario ellos sólo pretenden equilibrar la naturaleza. Porque sí. Porque son más sabios que ella.

  • “Los mejores paisajes no se habrían conservado de no haber sido considerados cotos”

Entonces, toda la maravillosa naturaleza espectacular y salvaje que hay por todo el mundo y que no es coto de caza, ¿cómo se ha conservado? ¿De verdad creen que cercar un trozo de tierra para dispara animalito impunemente ayuda a la conservación del paisaje? ¿En qué modo y en qué medida?

Tal vez hace feo ver muchos jabalíes por el campo…

Lámina 2

  • “Cazamos para comer, por necesidad”

Este argumento es mi preferido porque es tan ridículo que se cae por su propio peso. Si no tienen dinero y necesitan cazar para comer, ¿cómo pueden comprar una escopeta que cuesta entre 500 y 1.000 euros? Y las balas y los perdigones cuestan entre 20 y 50 euros.

Además, también tenemos la ropa especial de camuflaje para poderse esconder y esperar a que aparezcan las presas. O para poder diferenciarse de los jabalíes y no dispararse entre ellos. Por no hablar de los miles y miles de euros que se gastan algunos para acceder a matar animales de otros países.

Y si fuera para comer, ¿por qué ese afán de sacarse fotos al lado del animal muerto? Yo jamás me he sacado fotos al lado de algo que he adquirido para comer. Me vería ridícula posando al lado de unas hojas de espinacas o de un trozo de tofu.

Y nunca, en ningún caso, colgaría de mi salón el culo de un pepino.

lamina3

  • “Los animales no sufren”

Aunque los cazadores fueran unos expertos francotiradores entrenados por  El Mossad que dispararan de forma precisa y certera y que causaran muerte a los animales sin dolor y rápidamente, aunque así fuera, estaría completamente en contra de la caza: matar a seres vivos por placer es innegociablemente una monstruosidad.

Pero es que, además, la realidad es otra: los cazadores disparan varias veces, dejan animales heridos y agonizantes y, muchas veces, para terminar de matarlos,  acorralan y al animal con ayuda de sus perros y le clavan cuchillos o le matan a palos.

Si la gente de buenos sentimientos que no se ha posicionado aún en contra de la caza asistiera a uno de estas dantescas masacres, la rechazarían de forma rotunda.

lamina4

  • “Los cazadores aman la naturaleza y a los animales”

La primera vez que oí este argumento me pareció un chiste. Ahora me da miedo: decir que amas a quien maltratas, torturas y asesinas me parece más propio de un capítulo de Mentes criminales  que de la vida real.

lamina 6

  • “Los cazadores tratan muy bien a sus perros”.

Unas personas sin empatía, sin compasión, que no respeta la vida de los jabalíes, conejos, perdices, ciervos, gamos, lobos, zorros… ¿Por qué iba a hacer una excepción con los perros?

Yo misma he descolgado galgos de los árboles.

Esa moto que se la vendan a otro.

Alicia RoaAlicia Roa

Publicado en Caza | Etiquetado , , | 187 comentarios